Alberto  Mas, corresponsal de Cubainformación en Buenos Aires - Video: Prensa Latina.- Con la presencia del Secretario de Derechos Humanos de Argentina, Horacio Pietragalla, la Presidenta de Abuelas de Plaza de Mayo, Estela de Carlotto, el Secretario de la Liga Argentina por los Derechos del Hombre, José Schulman, representantes del Movimiento Argentino de Solidaridad con Cuba, graduados ELAM, residentes cubanos, entre otros invitados, se desarrolló en la Embajada de Cuba en Buenos Aires, Argentina, el acto por el “Día de las víctimas del terrorismo de Estado contra Cuba”


En homenaje a las víctimas del atentado llevado a cabo por la mafia de Miami, dirigidos por Orlando Bosch, Posada Carriles y la CIA, contra el vuelo CU-455 de Cubana de Aviación ejecutado el 6 de octubre de 1976 en Barbados, donde fallecieron 73 personas entre tripulantes y pasajeros, incluido el equipo nacional juvenil de esgrima cubano, se erigió el 6 de octubre como el “Día de las víctimas del terrorismo de Estado contra Cuba”.

En la Embajada de Cuba en Argentina, se recordó el día en un homenaje a los dos jóvenes diplomáticos detenidos-desaparecidos y la instalación de una placa recordatoria de las/os argentinas/os relacionados a las actividades de la delegación diplomática cubana, área comercial, servicios y la escuela primaria anexa, que fueran detenidos, torturados, desaparecidos en el marco de la dictadura militar de 1976/1983

En las acciones contra el personal de la Embajada cubana, un total de 18 argentinas/os y 5 cubanos fueron detenidos, 12 argentinas/os permanecen desaparecidas/os, y los cubanos  Jesús Cejas Arias y Crescencio Galañena Hernandez, desaparecidos y torturados en el Centro Clandestino de Detención y Tortura Automotores Orletti, cuyos restos fueron hallados dentro de tambores de chapa rellenados de cemento, identificados y repatriados en los años 2012 y 2013 a Cuba. En las mismas condiciones se encontró el cuerpo de la empleada de la Escuela San Martín anexa a la Embajada, María Rosa Clementi de Cancere, el resto de los desaparecidos, nunca aparecieron.

A continuación el discurso del Sr. Embajador de Cuba en Argentina, Pedro Pablo Prada, desgravación tomada de El Cubano Libre.

Queridas compañeras y compañeros:

Sobre esta hora, hace 45 años, se iniciaba en Caracas el vuelo 455 del DC-8 de Cubana de Aviación que, después de una escala en Barbados, sobre las 17:15 horas locales, estallaría en pleno vuelo sobre el Mar Caribe, con sus 73 pasajeros y tripulantes civiles, incluido el equipo nacional juvenil de esgrima que acaba de conquistar el Campeonato Centroamericano y del Caribe.

Documentos recién desclasificados de la CIA dan cuenta que la agencia dispuso desde junio de 1976 de todas las evidencias de que un hecho semejante podía ocurrir, pero no lo detuvo. A la cabeza estaba uno de sus agentes preferidos, el ex policía de Batista, veterano de la fallida invasión de Bahía de Cochinos y terrorista Luis Posada Carriles, que luego entrenó a la tristemente célebre DISIP venezolana, a los Escuadrones de la Muerte y al Ejército salvadoreño, y a quien protegió hasta su muerte.

Aquel hecho monstruoso, aunque no fue el último, resume la historia del empleo por parte de sucesivos gobiernos estadounidenses y sus mercenarios, del terrorismo de Estado como arma contra la revolución y el pueblo de Cuba.

En el proceso judicial conocido como “Demanda del pueblo de Cuba al gobierno de Estados Unidos por daños humanos”, del 31 de mayo de 1999, se dan cuenta de miles de actos de terror armado, químico y biológico contra los principales dirigentes cubanos, contra la infraestructura económica y civil del país, así como contra la población.

El fallo del tribunal reconoció la existencia de 3478 cubanos muertos, 2099 discapacitados y un inmedible impacto humano, que el gobierno estadounidense deberá resarcir por un equivalente de 181,100 millones de dólares. Esas cifras no están asociadas con el reclamo por daños causados por el bloqueo económico, comercial y financiero, que a la fecha ascienden a 144,413.4 millones de dólares a precios constantes. Este genocidio se ha recrudecido en las condiciones de la pandemia, hasta alcanzar extremos de sevicia.

Argentina ha sido también lamentable escenario de esa guerra interminable contra Cuba:

El 13 de agosto de 1975 un comando de la organización Acción Cubana –grupo terrorista integrante activo de la Coordinación de Organizaciones Revolucionarias Unidas (CORU)-, atentó contra la vida del Embajador Emilio Aragonés Navarro, abriendo fuego contra su automóvil en el momento que ingresaba al portón de estacionamiento de la sede, provocando heridas al personal de seguridad del diplomático.

El comando era parte de un grupo operativo mixto formado por la inteligencia militar argentina y comandos especializados de la CIA. Un autodenominado Consejo Revolucionario Anticomunista Latinoamericano (CRAL) se atribuyó la autoría del hecho.

El 9 de agosto de 1976 los diplomáticos cubanos Jesús Cejas Arias y Crescencio Galañena Hernández fueron secuestrados en la esquina de Arribeños y La Pampa, frente a las barrancas de Belgrano, en las inmediaciones de la sede diplomática. Tenían solo 23 y 26 años.

Fueron trasladados al centro clandestino de detención “Automotores Orletti”, torturados y asesinados, en el marco del Plan Cóndor. Sus cadáveres ocultos en tambos rellenos de cemento no aparecieron hasta 2012 y 2013, respectivamente, durante trabajos en áreas cercanas al canal de San Fernando. Con ellos dos, son 11 diplomáticos cubanos que perdieron la vida a manos del terrorismo, mientras cumplían con su patriótico deber en otros países.

Pero, si estos fueron los hechos de terror más conocidos que lesionaron o cobraron la vida de cubanos, Cuba nunca ha olvidado a los argentinos que compartiendo con nosotros ideas y tareas diplomáticas como trabajadores de la Misión, resultaron víctimas del terror que impuso su propio Estado, con anuencia, complicidad y apoyo de Estados Unidos:

Desde el verano de 1976 la Escuela “José de San Martín”, adscrita a la Embajada de Cuba y ubicada en Arribeños, casi esquina con Zabala, actual predio de la Universidad de Belgrano, fue asediada y sus maestros y empleados colocados bajo sospecha y vigilados, comenzaron a ser diezmados, poniendo en riesgo la vida de los niños, lo que obligó a su cierre.

Igual suerte corrió la Oficina Comercial de la Embajada, ubicada en el edificio Pirrelli, tercer piso, en la esquina de Avenida del Libertador y Alem, en el microcentro.

Con la colaboración de los investigadores del Memorial de la Denuncia de Cuba y del Archivo de la Memoria de Argentina, se pudo establecer hasta ahora que entre 1976 y 1978 fueron secuestrados y desaparecidos nueve trabajadores argentinos de la Embajada:

El 3 de agosto de 1976 secuestraron a María Rosa Clementi de Cancere, auxiliar de la escuela “José de San Martín”, quien se hallaba embarazada.

El 10 de agosto de 1976 asaltaron tres viviendas de la familia de Hugo Unía, chofer del embajador Aragonés.

El 1 de junio de 1978, Raúl “El Gordo” Adolfo Repetto, empleado de la embajada.

En fechas posteriores no precisadas fueron secuestrados y desaparecidos Nélida Leonor Garde de Repetto, esposa de “El Gordo”. María del Carmen Repetto, hija (16 años). Hebe Nelly Repetto, hija (18 años)

Ramón “Moncho” Lucio Pérez, empleado de la oficina comercial.

Patricia Dixon Della Torre, empleada de la oficina comercial.

Jorge “Koki” Teodoro Mosqueda, trabajador de la escuela José de San Martín.

Hugo Uñía, chofer del embajador, quien estuvo un año escondido en la residencia del Embajador.

Además, secuestraron y torturaron a:

Carlos “El Turco” Abraham, segundo chofer del embajador Aragonés, quien luego se exilió.

Claudia Dafne Gorban, empleada de la oficina comercial, quien también tuvo que salir del país, y María del Carmen “La Negra” Izaguirre, maestra de la escuela “José de San Martín” anexa a la Embajada, quien fue forzada a seguir el mismo destino.

En correspondencia, Cuba obró con similar lealtad hacia los argentinos que enfrentaban el terror y sus familias. Hemos podido establecer que, durante la dictadura, este edificio histórico de la Embajada de Cuba en Buenos Aires acogió y protegió al menos a once familiares de perseguidos políticos:

Ofelia Paz de Santucho, esposa de Asdrúbal Santucho, María Ofelia Santucho, quien hoy nos acompaña, María Susana Santucho, María Silvia Santucho y María Emilia Santucho, todas hijas de Asdrúbal Santucho.

Ana Cristina Santucho, Marcela Eva Santucho y Gabriela Inés Santucho, hijas de Mario Roberto Santucho.

Martha Belarde y el bebé Ernesto Conti, compañera e hijo de Haroldo Conti.

Pichón Valenzuela, jardinero de la escuela “José de San Martín”.

Recordarlos a todos y a cada uno, a los pocos que sobrevivieron y a quienes ya no están, no solo es parte del deber, de la solidaridad y de la gratitud hacia ellos y sus familias, sino que es también parte de nuestra futura felicidad. Y es, por sobre todo, una responsabilidad con la memoria, la verdad y la justicia, especialmente en momentos en que las fuerzas del odio y del terror se han lanzado renovadas en Argentina y contra Cuba, para descarrilar las ansias populares de construir el mundo mejor, de paz y justicia que nos merecemos.

En el caso de Cuba, y en el último año y medio, hemos visto resurgir hechos atroces, financiados, dirigidos, alentados y organizados nuevamente desde Estados Unidos, ejecutados además con absoluta impunidad: el 30 de abril de 2020 fue ametrallada la Embajada de Cuba en Washington, a solo unas cuadras de la Casa Blanca; el 11 de julio fueron desatados hechos de desconocida violencia en 11 localidades cubanas, y el 26 de julio de 2021 fue atacada con cocteles Molotov la Embajada de Cuba en París.

Las redes sociales publican sin censura mensajes que llaman abiertamente a matar cubanos, y publican tarifas para alentar actos de terror en Cuba, como descarrilamiento de trenes, destrucción del transporte y dependencias públicas, bienes privados y atentados contra personas, incluidas figuras políticas y agentes del orden. Incluso, se convoca a agredir a nuestras sedes diplomáticas y a sus funcionarios. Ni todos los errores de los revolucionarios cubanos engendrarían tanto odio.

Al mismo tiempo, incluyen a Cuba en una lista espuria de patrocinadores del terrorismo y se apoyan en la complicidad de medios de comunicación transnacionales y oligárquicos, en el control de Internet y de las redes, y en poderosos recursos tecnológicos y científicos para desplegar una operación política comunicacional que envenene y confunda, respecto a lo que realmente pasa en nuestra Patria y aseste un golpe mortal a las ideas revolucionarias y socialistas.

Todo se decide y se financia con fondos del gobierno de Estados Unidos para el cambio de régimen en Cuba, o como suelen decir, “para la promoción de la democracia y la sociedad civil”.

En los últimos diez años, solo a través del Departamento de Estado y agencias como la USAID, además de ONGs, se han distribuido más de 300 millones de dólares.

En Argentina, organizaciones como la Fundación Libertad, CADAL, Cultura Democrática y Transparencia Electoral son todas beneficiarias de esos recursos. No se incluyen los que se canalizan de forma encubierta, a través de otras agencias federales e instituciones estadounidenses.

Pensar que esto es solo contra el sistema político, económico, social y cultural por el que han votado libre y democráticamente millones de cubanos sería una ingenuidad. Van por toda la revolución socialista cubana, pero van también por todos los que se oponen al Destino Manifiesto y a la doctrina Monroe, al imperio del dólar, del libre comercio y a las deudas perpetuas.

Recordar todo esto en este día constituye una alerta de que la lucha por la paz, la democracia, los derechos humanos, la memoria, la verdad y la justicia, es, también, una acción de lucha contra las causas que engendran el terrorismo de Estado, que están en el irrespeto a las normas y principios del derecho internacional, en el desafío a la voluntad popular y en la aspiración a mantener el control hegemónico de unos pocos y muy ricos, sobre los recursos naturales y la vida de la inmensa mayoría de la humanidad, a la que se somete a condiciones de explotación cada vez más crueles y sofisticadas.

Queridos todos:

Que esas dos tarjas que desde hoy saludan a todo el que ingrese a la Embajada de Cuba en Argentina o transite por su vereda, nos recuerden a diario el precio de la libertad, la democracia, la dignidad y la paz. Defenderemos nuestros derechos. No nos van a imponer su miedo. No nos confundirán.

Cuba seguirá fiel a sus principios: nos seguiremos oponiendo al terrorismo en todas sus formas y manifestaciones, cométalo quien lo cometa y provenga de donde provenga.

Argentinos y cubanos tenemos una historia común que nos demanda serle fieles, desde nuestros himnos nacionales:

Coronados de gloria vivamos

O juremos con gloria morir…

¡Morir por la Patria es Vivir!

Muchas gracias

América Latina
Manuel 'Manu' Pineda, diputado del Parlamento Europeo, en entrevista con RT en Español....
Ana Hurtado - Cubainformación.- Revisando las negligencias que se están cometiendo en las redes sociales en los últimos tiempos y los incumplimientos del Convenio de Viena de 1963, he llegado a encontrarme (¡oh sorpresa!) e...
teleSUR - Foto: News.cn.- Rodríguez: Que una fuerza política por la vía del voto confirme el 88 por ciento de los mandos regionales sólo ha sucedido en Venezuela. Ganamos 21 de las 24 capitales de estados o dependencias fe...
Lo último
La Columna
Fidel, protagonista intemporal
Ese pueblo al que despreciaban, ese pueblo de analfabetos, hizo una revolución tan profunda como no la había hecho todavía nunca antes ningún pueblo de América. ¡Y la hizo frente al imperialismo yanqui, que es...
Una clara advertencia
Cristóbal León Campos - Cubainformación.- La advertencia es muy clara, Europa enfrenta una cuarta ola de Covid-19 y algunos analistas pronostican en breve el inicio de un embate más, el llamado “viejo continente&rdqu...
La Revista