Miente Bush sobre el no acceso de cuba a Internet

Ángel Rodríguez Álvarez - AIN.- En el reciente discurso del presidente George W. Bush dedicado al tema Cuba, destacan algunos "curiosos" planteamientos, demostrativos del derroche de cinismo y demagogia presente en su retórica.

Al referirse a la disposición de la Casa Blanca a brindar "apoyo al pueblo cubano", Bush señaló textualmente: "...aquí les presento una idea interesante para ayudar al pueblo cubano -el gobierno de los Estados Unidos está dispuesto a conceder licencias a organizaciones no gubernamentales y a grupos religiosos para que suministren al pueblo cubano computadoras y acceso a Internet- si los gobernantes cubanos ponen fin a sus restricciones que prohíben que el pueblo tenga acceso a Internet."


Sería como para reírse a carcajadas si no fuera tan groseramente cínica tal proposición.

W. debía saber que desde octubre de 1996, casi cuatro años antes de su arribo a la Oficina Oval, cuando la mayor de las Antillas quedó enlazada a la red informática Internacional de computadoras, Washington le ha creado obstáculos diversos, incrementados durante su actual mandato.

El más sobresaliente de estos tropiezos se relaciona con los soportes técnicos para garantizar el libre flujo de datos, pues la abundante legislación estadounidense sobre el bloqueo prohíbe la conexión de Cuba al cable de fibra óptica administrado por ellos y por el cual viaja casi la totalidad de la red de redes.

Rodea el archipiélago cubano pero no puede tocar sus costas, y como lógica consecuencia el acceso a la red se ha visto limitado al quedar como única opción la satelital, mucho más lenta, de menor calidad y capacidad y, por supuesto, mucho más costosa.

Bush no puede haber olvidado que en diciembre del 2006 -hace apenas 10 meses - su gobierno se dirigió a los proveedores de servicios de Internet con el objeto de prevenirlos de ofrecer servicios a Cuba.

Como resultado de ello se ha visto seriamente limitado el acceso de los cubanos a determinadas bases de datos y páginas web.

Los usuarios de Internet en la ínsula no pueden entrar al buscador Google Herat. Al intentarlo, se recibe el aviso: "This product is not available in your country". (Este producto no se encuentra disponible en su país).

De igual modo ocurre con la actualización de los programas antivirus. Si desde Cuba se desea actualizar el McCaffe, la respuesta en inglés traducida al español será: "Lo sentimos, pero al parecer usted se encuentra ubicado en un país al cual no podemos exportar de acuerdo con la legislación de Estados Unidos.")

La mas reciente agresión en este terreno se produjo en Brasil, donde la filial local de la fábrica estadounidense de ordenadores Dell, exige a sus clientes firmar un documento en el cual se comprometen a "no transferir, exportar o reexportar, directa o indirectamente, cualquier producto adquirido de Dell para: Cuba, Irán, Corea del Norte, Sudán y Siria..."

Cínicamente oculta el mandatario cómo, pese al obsesivo empeño imperial de dañar a Cuba, el archipiélago realiza un esfuerzo supremo para avanzar en la informatización de la sociedad mediante un abarcador programa priorizado por el Ministerio de la Informática y las Comunicaciones.

La demagogia del inquilino de la Casa Blanca no le permite dedicar el menor comentario a los más de 600 Joven Club de Computación y Electrónica a disposición de los cubanos en sus 169 municipios, y en los cuales se han graduado más de 800 mil ciudadanos, en su mayoría jóvenes.

Tampoco dice una palabra de los 26 Institutos Politécnicos de Informática con una matrícula de 40 mil estudiantes y la recién creada Universidad de las Ciencias Informáticas, con casi 10 mil alumnos.

Autorice Bush la conexión de Cuba al cable de fibra óptica y verá desatarse las enormes potencialidades creadas en la nación caribeña para sacar provecho de Internet, como valioso instrumento del desarrollo.

 

 

El último rebushno


Daniel Chavarría  - CubaDebate.- De Bush ya el mundo sabe que es un pobre diablo, ignorante, cobarde y fraudulento.

Como pobre diablo (en inglés "poor devil") lo es en el sentido literal de "personaje maligno de poca monta". De su malignidad da cuenta su fervorosa y sincera adhesión al exterminio de 600 000 iraquíes y su disposición a acabar con todos, en aras de robarles su petróleo para asegurar la continuidad de los despilfarros energéticos del American Way of Life; y de la poca monta habla a las claras su empaque vulgar, sus ojitos de roedor, la falta de seguridad en sí mismo que le sobraba a Hitler, Mussolini, Franco, Pinochet y otros malignos de mucha monta.

Y también es un pobre diablo en el estricto significado de la frase hecha, que tanto en español como inglés, alude a un "cualquiera", un "don nadie", un simple pelele, presidenciable por su apellido y millones, al servicio incondicional del complejo militar industrial, y que además se adorna con el IQ más bajo de los conocidos entre presidentes norteamericanos.

De su ignorancia testimonian muchas burradas antológicas, recogidas en varias publicaciones e idiomas.

De su cobardía, baste con recordar que se rajó cuando la guerra de Vietnam, e hijo de papá al fin, evadió el servicio activo.

De sus fraudes ni hablar; y no sólo sobre las supuestas armas ocultas de Sadán Hussein y la ya demostrada farsa de vincularlo con Osama, Al Qaeda y las Torres Gemelas; sino sobre todo, por ser el beneficiario de la estafa usurpadora que privó a Gore de la Presidencia.

Sin embargo, me inquietan dos aspectos, para mí enigmáticos, de la conducta de Bush. El primero es su mesianismo. ¿Miente o de verdad cree recibir mensajes de Dios? Y el segundo se relaciona con su odio transparente a Cuba y Fidel. ¿Es personal y sincero, o una simulación para quedar bien con la mafia de Miami? ¿O representa ambas cosas?

Sobre el mesianismo, me inclino a pensar que miente. Pero sería terrible que de verdad se creyera un iluminado, digno del diálogo con Dios. En ese caso, un psicópata burro, pobre diablo, envenenado contra Cuba y acomplejado por un rechazo del 80% entre sus compatriotas, como sucederá muy pronto; ¿no cogerá impulso un día, en medio de una curda solitaria, para apretar el botón del holocausto atómico? 

Y en el segundo punto, cuando se esmera por capitanear la transición de Cuba hacia el capitalismo, creo que él lo desea tanto como los mafiosos de la Fundación.

En mi caso, yo tampoco le tengo miedo a Bush. Pero le tendría mucho menos todavía, si Cheeney, Wolfowitz o como se llamen los que lo manichean tras las bambalinas de la Casa Blanca, se dieran cuenta de que el loco mesiánico, por quitarse del buche el hueso atravesado de Cuba, puede iniciar un siglo de guerras en este continente. Ojalá se den cuenta a tiempo y decidan, preventivamente, alejarlo del peligroso teléfono.
 

Contra Cuba
Cubadebate.- La compañía CA Indosuez Switzerland S.A. (CAIS, por sus siglas en inglés), especializada en la gestión de patrimonios, tendrá que pagar más de 720.000 de dólares tras violar las sanciones ...
Bruno Rodríguez en Naciones Unidas. Foto: ONU....
TV Cubana.- El canciller indicó que EE.UU. presiona a Gobiernos, instituciones bancarias y compañías del mundo interesados en relacionarse con Cuba para provocar el colapso económico....
Lo último
Cuba, el huracán y la palma
Iroel Sánchez - La Pupila Insomne.- Todos hemos sido afectados por el impacto del huracán Ian. Es comprensible la lógica irritación de quienes llevan varios días sin servicio eléctrico: la pérdida...
Ver / Leer más
La Columna
No caerá
Gerardo Moyá Noguera*.- El criminal bloqueo existente del imperio/EEUU contra Cuba y demás países democráticamente elegidos por el pueblo, no pararán de luchar jamás. Esta es una lucha, casi interminable. La ...
La Revista