Jorge Lezcano Pérez - Cubarte.- Que George Walker Bush es analfabeto total no es secreto alguno, el mundo entero lo sabe, pudiera pasar inadvertido entre los más de 800 millones de seres humanos que el neoliberalismo condena a no saber leer ni escribir. Ocurre, no obstante, que para estas personas el analfabetismo tiene solución, incluso a muy corto plazo, como lo demuestra el método cubano Yo si Puedo, mientras que el mal de Bush es crónico y no tiene cura y, es, además, un analfabetismo muy peligroso por ser el Presidente de la nación más poderosa del planeta, con capacidad, a su disposición, para destruir a la humanidad toda.


Que Bush sea analfabeto total tiene muchas otras negativas manifestaciones, como las de confundir el nombre de los países y su ubicación geográfica, o el de llamar a un Presidente por el nombre de otro, o el de modificar acontecimientos históricos. Todo lo que resulta natural para él, que no solo confiesa que nunca lee un libro sino que jamás se ha ruborizado en público por su escandalosa ignorancia.

El analfabetismo de Bush, su pasado alcohólico de secuela permanente, sus conversaciones con Dios, su servicio fiel al poder real del complejo militar-industrial y de las transnacionales, su ideología y actuar fascista, tienen al mundo al borde de la desaparición.

Por supuesto que el comportamiento día a día de ese Bush analfabeto afecta por igual a Cuba, pero con la particular agravante que para él y para todo el imperio nuestra nación tiene un interés especial, mostrado en una política anexionista de más de dos siglos de existencia.

Cincuenta años de resistir y enfrentarse victoriosamente a 11 administraciones norteamericanas le da la capacidad al pueblo cubano de escuchar el discurso de Bush del 21 de mayo del presente año sin el más mínimo asomo de susto, solo que el oír pronunciado en su voz el nombre de José Martí provoca en los más de once millones de cubanos la más profunda indignación. Al hacerlo, el presidente norteamericano persigue humillarnos y destruir el sustento moral y patriótico de nuestra resistencia, propósito que queda claro en su salvaje expresión: “113 años después de que nos dejara José Martí, un nuevo poeta y patriota –Willy Chirino- expresa las esperanzas del pueblo cubano”.

Que útil sería que algunas voces de los lúcidos y honestos intelectuales norteamericanos le recordaran al Presidente de Estados Unidos que vivir 15 años en ese país le permitió al Apóstol de nuestra independencia conocerlo profundamente y con esa autoridad decir “viví en el monstruo y le conozco sus entrañas”.

También pudieran facilitarle los textos en que Martí fustiga la descomposición moral de esa sociedad:

“… en este pueblo revuelto, suntuoso y enorme, la vida no es más que la conquista de la fortuna: ésta es la enfermedad de su grandeza. La lleva sobre el hígado: se le ha entrado por todas las entrañas: lo está transformando, afeando y deformando todo.”  (1)

“En verdad que en los Estados Unidos el afán exclusivo por la riqueza pervierte el carácter, hace a los hombres indiferentes a las cuestiones públicas en que no tienen interés marcado, y no les deja tiempo ni voluntad para cumplir con su parte de deber en la elaboración y gobierno del país, que abandonan a los que hacen oficio de la cosa pública, por ver en ella desocupación desahogada y lucrativa”. (2)

“No hay pueblo que premie, por lo que no hay estímulo a solicitarlo”

“Todos marchan, empujándose, maldiciéndose, abriéndose espacio a codazos y a mordidas, arrollándolo todo, todo, por llegar primero”.

“Sólo en unos cuantos espíritus finos subsiste como una paloma en una ruina, el entusiasmo”. (3)

Algunos de los poderosos medios de comunicación norteamericanos debían decirle la verdad a su pueblo informándole que fue José Martí el primero en alertar a los cubanos y a los demás pueblos del mundo sobre el proceso de gestación del imperialismo estadounidense:

“De mí, no le diría más que quejumbres, sobre todo ahora que estoy fuera de mí, porque lo que desde años vengo temiendo y anunciando se viene encima, que es la política conquistadora de los Estados Unidos, que ya anuncian oficialmente por boca de Blaine y Harrison se deseo de tratar de mano alta a todos nuestros países, como dependencias naturales de este, y de comprar a Cuba”. (4)

«Queremos el continente, y la política de nuestros estadistas debe ser la de procurar la extensión de nuestra área por todos los medios legales, hasta que nuestra bandera ondee desde el Polo Norte hasta el Istmo», lo mismo que dijo Ingalls, el presidente del Senado”. (5)

“De nada menos se trata que de ir preparando, por un sistema de tratados comerciales o convenios de otro género, la ocupación pacífica y decisiva de la América Central e islas adyacentes por los Estados Unidos”. (6)

Como en los Estados Unidos se vive en la actualidad momentos cruciales de la campaña para decidir el candidato presidencial del Partido Demócrata es apropiado recordarle a Bush el análisis de José Martí sobre las elecciones en ese país:

“¿A qué votar, se iban diciendo ya los ciudadanos, si nuestro voto libre y aislado nada ha de poder contra el voto organizado del partido? Y los hombres buenos disgustados de aquellas granjerías, desertaban de las urnas; y en los salones de cerveza, y en las aceras de las casas de registro, se compraban con monedas o cambiaban por licor los votos de los extranjeros naturalizados”.

“ … Es recia, y nauseabunda, una campaña presidencial en los Estados Unidos”. (7)

“Una vez nombrados en las Convenciones los candidatos, el cieno sube hasta los arzones de las sillas. Las barbas blancas de los diarios olvidan el pudor de la vejez. Se vuelcan cubas de lodo sobre las cabezas. Se miente y exagera a sabiendas. Se dan tajos en el vientre y por la espalda. Se creen legítimas todas las infamias. Todo golpe es bueno, con tal que aturada al enemigo…”  (8)

“Un gobernador compra a cincuenta pesos los votos de los delegados a la convención reunida para nombrar el candidato del partido” .(9)

"Otro ofrece perdón a los criminales de la penitenciaría, e introduce en ella de noche a su propio secretario, para que los presos afirmen bajo juramento escrito que durante el gobierno de los demócratas se les obligaba a despellejar a los irlandeses y negros que morían en la prisión «y a hacer con retazos de sus pieles bastones de pasear." ¿Mentira? (10)

“Poco es cohecho; estafa es poco. Domina en Nueva York el voto irlandés que se da, por lo común a quien lo compra, ya con halagos a sus preocupaciones, ya con permisos para cosas ilícitas, ya con dineros; -y hay un John Kelly entre los demócratas y un Johnny Brien entre los republicanos que tienen amaestrados a los votantes de sus distritos como a sus perros sabios un titiritero”. (11)

Aunque ya al final de su mandato, el Presidente Bush debiera conocer que antes de caer en pleno combate por la independencia y soberanía de Cuba José Martí escribió:

 “Ya estoy todos los días en peligro de dar mi vida por mi país y por mi deber- puesto que lo entiendo y tengo ánimos con que realizarlo- de impedir a tiempo con la independencia de Cuba que se extiendan por las Antillas los Estados Unidos y caigan, con esa fuerza más, sobre nuestras tierras de América. Cuanto hice hasta hoy, y haré, es para eso”. (12)

Ninguna definición más apropiada para concluir este comentario sobre el analfabetismo martiano de Bush que lo expresado por nuestro Comandante en Jefe:

¡Las ideas inmortales que Martí irrigó con su sangre no serán jamás traicionadas!

Notas:

1. (“Carta de Martí, La Nación; Buenos Aires, 16 de julio de 1884, t.10, p.63.)
2. (“Correspondencia particular de El Partido Liberal”, México, 4,5 y 6 de noviembre de 1886; Otras crónicas de Nueva York, 2da. edición, Editorial de Ciencias Sociales, 1983, p.76)
3. (“Cartas de Martí, “La Nación, Buenos Aires, 14 de noviembre de 1886, t.11, p.83)
4. (“Carta a Enrique Estrázulas” [Nueva York], 15 de febrero [de 1889], Epistolario, Obras Completas t.20, p. 203)
5. (“Desde el Hudson”, La Nación, 23 de febrero de 1890, t. 13, p. 393)
6. (“Carta a Martí, La Nación, Buenos Aires, 22 de febrero de 1885, t.8, p.87.)
7. (“Cartas de Martí, La Nación, Buenos Aires, 9 de mayo de 1885, Obras Completas, t.10, p. 185.)
8. (Ibidem)
9. (“Cartas de Martí”, La Nación, Buenos Aires, 7 de diciembre de 1886, Obras Completas, t.11, p.89.)
10. (Ibidem)
11. (“Cartas de Martí”, Nueva York , marzo 28 de 1884”)
12. (“Carta a Manuel Mercado, Obras Completas, t.20, p.161)

El autor es Asesor del Presidente de la Asamblea Nacional del Poder Popular


 

Contra Cuba
Yurisbel Gracial durante una práctica de bateo ante la mirada del coach Orestes Kindelán en el estadio Latinoamericano de La Habana, el lunes 16 de enero de 2023. La selección de Cuba inició entrenamientos rumbo al Cl&aacu...
La Habana, 23 ene (Prensa Latina) La Federación Cubana de Beisbol (FCB) reiteró hoy sus denuncias por el trato discriminatorio que sufren sus peloteros que tomarán parte en el V Clásico Mundial de la disciplina....
Habrá disponibilidad de salbutamol, fluticasona y enalapril, y se desarrollará un nuevo antihipertensivo: el lisinopril. Video: Canal Caribe / TV Cubana....
Lo último
La Columna
La Revista