Fausto Triana - Ginebra, Suiza - Prensa Latina.- Veinticinco países ofrecieron ayer su respaldo absoluto a Cuba y pidieron el cese definitivo de los mandatos por países en el Consejo de Derechos Humanos (CDH) de Naciones Unidas. Brindaremos con los amigos cubanos muy pronto cuando terminen estos mandatos politizados y selectivos, y para celebrar cantaremos la Guantanamera, dijo la delegación de Palestina arrancando risas en un auditorio por lo general bastante sobrio. 

Palestina fue en realidad la decimonovena comitiva en hablar con muestras de admiración hacia la mayor de las Antillas, como lo hicieron también Sri Lanka, Nicaragua, Venezuela, Vietnam, Ecuador, Irán, Bolivia, China y Sudáfrica. Fue una cadena de discursos no muy usuales a favor de un país en el Palais des Nations de esta ciudad suiza, en razón del informe presentado por la denominada Representante Especial para Cuba de la antigua comisión, Christine Chanet.

 
Rusia, India, Indonesia, la Re-pública Popular Democrática de Corea, Argelia, Siria, Sudán, Malasia, Libia, Angola, Zimbabwe, Bangladesh, Belarús, Paquistán y Uzbekistán, se unieron al coro de voces que descalificaron el texto de Chanet.

Juan Antonio Fernández, embajador antillano ante los organismos internacionales en Ginebra, calificó de farsa el reporte de la Chanet, que, subrayó, no merece credibilidad alguna. Adelantándose al sentir de la mayoría de los integrantes del CDH, el diplomático advirtió que pronto se pondrá fin "a este grotesco espectáculo" y precisó: "se llevará consigo la hipocresía, los dobles raseros y las complicidades que hundieron en el descrédito a la defenestrada Comisión". (PL)
 
Texto íntegro de la intervención del jefe de la misión permanente de Cuba ante organismos internacionales, en el V período de Sesiones del CDH
Señor Presidente: La farsa está a punto de terminar. Pronto bajará el telón que pondrá fin a este grotesco espectáculo. Se llevará consigo la hipocresía, los dobles raseros y las complicidades que hundieron en el descrédito a la defenestrada Comisión.
El mandato de la llamada "Representante Especial" es un pesado fardo de la vieja Comisión. Sus "informes de situación" no merecen credibilidad alguna.

La Representante Especial, en un juego de malabarismos y supuestos equilibrios, ha sido el instrumento de turno. La Cuba que ella presenta es la imagen mediática que proyectan las grandes transnacionales de la desinformación, la que se fabrica artificialmente en los laboratorios de la CIA y la Casa Blanca.

Pero la terca realidad es otra. Es la que no aparece en sus informes. Es la de una Cuba que trabaja y construye, la que envía legiones de médicos para salvar vidas y curar el dolor, desde los altos picos del Himalaya y las planicies africanas, hasta los cerros pobres de Caracas, es la que lleva la luz de la enseñanza a quienes no saben leer ni escribir, desde la vecina Haití hasta la lejana Oceanía con sus pueblos originarios.

La Representante Especial tendría mucho más que decir sobre Cuba, pero prefiere no hacerlo, para no incomodar a los poderosos.

Podría, por ejemplo, acompañar nuestra lucha para que se cierre el campo de concentración y se ponga fin a las torturas y vejámenes que sufren cientos de personas en el territorio ilegalmente ocupado por la Base Naval estadounidense en Guantánamo.
Podría también sumar su voz a la de todos aquellos que enérgicamente condenan la reciente liberación en Estados Unidos del más peligroso terrorista y asesino del hemisferio occidental, Luis Posada Carriles, responsable entre otros actos criminales, de la explosión en pleno vuelo de un avión civil de Cubana de Aviación que cegó la vida a 73 personas inocentes.

Podría incluso unirse a la enorme campaña mundial y a la infatigable lucha de nuestro pueblo en su reivindicación de la causa de 5 valerosos jóvenes cubanos que guardan injusta y cruel prisión en cárceles de Estados Unidos por luchar contra el terrorismo y defender la vida de los cubanos y cubanas.

Pero ya lo sabemos, prefiere no hacerlo.

Señor Presidente: En todo caso este ejercicio representa el pasado.

Nuestra mirada está puesta ahora en el futuro. Por eso Cuba votó a favor de la resolución 60 251 que estableció el Consejo de Derechos Humanos. Por eso Cuba presentó su candidatura al Consejo, y estableció sus compromisos con este órgano, resultando elegida con 135 votos, más de las dos terceras partes de los miembros de la Asamblea General de las Naciones Unidas. Por eso Cuba ha venido trabajando, a lo largo de este año, de una manera constructiva y con espíritu de cooperación.

Por eso también, el segundo año de vida del nuevo Consejo de Derechos Humanos debería arrancar lanzando por la borda este pesado lastre.

Cuba espera que el resultado final del proceso de construcción institucional, refleje los más amplios intereses del Tercer Mundo y del Movimiento de Países No Alineados. Cuba reafirma su compromiso con este órgano nuevo, y sus mecanismos, incluyendo el de la Revisión Periódico Universal; y trabajará para que se ponga fin a los dobles raseros y las injustas selectividades con motivaciones políticas. Cuba también está lista, como lo han hecho sucesivas generaciones de cubanos a lo largo de nuestra historia, a continuar su lucha hasta el día que conquistemos toda la justicia.    

Muerte anunciada de mandatos por países en CDH
Fausto Triana, enviado especial
Ginebra, 13 jun (PL) Desacreditados por su politización y carácter selectivo, los mandatos por países en el nuevo Consejo de Derechos Humanos (CDH) de Naciones Unidas entraron hoy en un corredor de muerte virtual.

Mecanismo creado por la desaparecida Comisión de Derechos Humanos, muy criticada por sus líneas de dobles raseros para analizar el sensible tema sólo en las naciones en vías de desarrollo, parece condenado a dejar de existir.

El CDH entró en la recta final durante su V Sesión que aspira a adoptar un nuevo reglamento, con la divisa de abordar esta problemática en virtud del respeto a la diversidad política, ideológica y cultural.

Si alguna duda quedaba en el ambiente, este martes quedó rotundamente disipada con el espaldarazo casi absoluto de integrantes y observadores del foro al cese de las relatorías especiales por países.

Primero con las duras criticas al encargado de analizar el caso de Belarus, Adrián Severín, y luego con un apoyo abrumador a Cuba después del análisis presentado por la representante especial Christine Chanet.

Un rosario de delegaciones rechazó la postura de Severín, calificada de injerencista, en el caso de Belarus, entre ellas Argelia, Cuba, India, China y Venezuela.

Posteriormente, 25 países ofrecieron hoy su respaldo a Cuba y pidieron el fin de la misión de Chanet, considerada por Venezuela como "una comparsa hipócrita".

Brindaremos con los amigos cubanos muy pronto cuando terminen estos mandatos malintencionados, y para celebrar cantaremos la Guantanamera, dijo la delegación de Palestina arrancando risas en un auditorio por lo general bastante sobrio.

Palestina fue en realidad la decimonovena comitiva en hablar con muestras de simpatías hacia la Mayor de las Antillas, como lo hicieron asimismo Sri Lanka, Nicaragua, Venezuela, Vietnam, Ecuador, Irán, Bolivia, China y Sudáfrica.

Rusia, India, Indonesia, la República Popular Democrática de Corea, Argelia, Siria, Sudán, Malasia, Libia, Angola, Zimbabwe, Bangladesh, Belarus, Pakistán y Uzbekistán, se unieron al coro de voces que descalificaron el texto de Chanet.
Cuba
Cubadebate.- La cancillería cubana anunció en Twitter que los Gobiernos de EE.UU. y Cuba han intercambiado información “sobre los daños cuantiosos y pérdidas lamentables ocasionados por el huracán Ian e...
Prensa Latina TV.- Cuba y China celebraron el 62 aniversario del establecimiento de sus relaciones diplomáticas marcadas por el fortalecimiento constante de los lazos y por la voluntad compartida de llevar esos vínculos a niveles superi...
Canal Caribe.- A trabajar con más eficiencia y con más eficacia en la solución de las afectaciones dejadas por el Fenómeno Hidrometeorológico y responder a las provocaciones desestabilizadoras, llamó el Prime...
Lo último
La Columna
La Revista