Tras ser señalado por la aviación yankee, el Sierra Aránzazu fue rodeado por tres lanchas rápidas y acto seguido sus tripulantes ametrallados.


Iñaki Egaña* - Naiz / Gara.- Acostumbrados como estamos a recibir retazos oficiales de nuestra historia en clave política, ciertos pasajes han sido silenciados en favor de una construcción falsaria que obedece a intereses específicos de una elite habitualmente económica. Los hechos son descontextualizados, a veces transformados de forma ramplona y cuando el tema es demasiado escabroso, silenciados de manera grosera.

Hace poco recordaba en Twitter la embestida del yate del dictador Franco contra la barca que hacía el trayecto a la isla en la Concha donostiarra, y que provocó cinco muertos. El desconocimiento del hecho indujo a que decenas de miles de tuiteros leyeran la crónica y centenares la expandieran. Un grupo de militares había hecho, probablemente, desaparecer el expediente correspondiente al accidente del archivo municipal, para proteger la honorabilidad del tirano. En el archivo había constancia de que los documentos habían «volado» tras una visita castrense. Los negacionistas del caso, apoyándose en la escasa documentación, lanzada por la prensa de la oposición entonces en el exilio, atizaron al mensajero, en un hecho habitual, y me tildaron de «cuenta cuentos».

Crónicas similares amparan ese batiburrillo que quieren convertir nuestro pasado, para llegar al presente y conformarlo de una manera determinada. Me viene al pelo esta reflexión para abordar el tema que quiero deslizar en las siguientes líneas. La desinformación, a través del silencio, y el posterior manoseo del concepto de víctima. Sucedió en setiembre de 1964, hace ahora 55 años. Un barco vasco, el Sierra Aránzazu, fue pautado por aviones de EEUU cuando se acercaba a Cuba con sus bodegas llenas de alimentos, telas y herramientas de labranza. Llevaba veinte tripulantes.

En octubre de 1960, el presidente Dwight Eisenhower había impuesto el embargo parcial y el bloqueo de la isla. Dos años después fue el embargo fue total. Más de 4.000 millones de dólares anuales en pérdidas. Un genocidio económico. Hoy, sin embargo y paradójicamente, son diversas las voces que defienden el embargo, aunque en otra página de su declaración niegan su existencia. Aducen que están «recuperando» las deudas contraídas por la Revolución, cuando las expropiaciones a los negocios norteamericanos, incluidos a los de la mafia.

Este modelo de embargo no es nuevo. Tuvo su origen en la estrategia utilizada por Francia con respecto a una nación cercana a la cubana, Haití. En 1804, tras la insurrección de los esclavos, Haití accedió a la independencia. Pero ningún país la reconoció. Aislados internacionalmente y con un país arrasado por la guerra, en 1825 Haití tuvo que firmar un tratado con Francia para lograr su reconocimiento. Según este tratado, debía pagar 150 millones de francos a París (su PIB anual multiplicado por diez), por sus propiedades y esclavos perdidos en la rebelión. Haití firmó, ante la presión de la flota francesa que amenazaba en la costa la intervención. Un banco francés le concedió el préstamo. Finalmente concluyó el pago de la deuda en 1947, 122 años después de ser impuesta por París. Francia, recordemos, Un modelo «democrático de libertades». Era el arquetipo que Washington deseaba y desea para La Habana.

Tras ser señalado por la aviación yankee, el Sierra Aránzazu fue rodeado por tres lanchas rápidas y acto seguido sus tripulantes ametrallados, provocando la muerte de su capitán, Pedro Ibargurengoitia, de Gorliz, y Javier Ceballos y José Vaquero Iglesias. Se contabilizaron en el casco más de ochocientos orificios de bala, algunos de hasta más de quince centímetros de diámetro. Tirar a matar. Busquen en listas de víctimas del terrorismo y a pesar de que la totalidad comienzan en 1960, no encontrarán a ninguna de ellas. Ni siquiera a Ibargurengoitia en las del Gobierno Vasco. Aquel fue un acto típico de terror, para mandar un mensaje claro: que no se acercasen más barcos a la isla con alimentos o ropa, que Washington estaba dispuesto a defender no solo diplomáticamente sino también militarmente el embargo. Después del fracaso de la invasión directa de 1961 por Playa Girón.

La primera información que llegó del acto terrorista no fue tal. Silencio. Cuando el Gobierno cubano la lanzó al mundo, recogió los restos del barco, la propaganda oficial señaló que habían sido los propios barbudos revolucionarios los que habían originado el ataque. Cuando aparecieron las pruebas de que no fue así, entonces la versión oficial admitió por vez primera que hubo un ataque reivindicado por un grupo anticastrista (MRR) y que se trató de un error, que en realidad querían ametrallar al Sierra Maestra, un barco cubano. Y que lo de «Sierra» les confundió.

No hubo investigaciones, ni imputaciones. En 1998, EEUU desclasificó algunos documentos relacionados con el caso, en los que se apuntaba a un conocimiento de los hechos por la Policía española. Pero jamás he encontrado una pista en los archivos españoles. Crímenes sin resolver que dirían en algún cenáculo, víctimas sin inventariar en mi diccionario. Manuel Artime, a quien se atribuye la preparación del ataque, murió en 1977 y su nombre fue llevado en Miami a los altares. Los supervivientes y cadáveres del Sierra Aránzazu, en cambio, fueron rescatados, a iniciativa de EEUU, por un barco holandés que los llevó a Guantánamo. Desde la base militar, fueron enviados a Madrid.

Pedro Ibargurengoitia García, en contraste, que murió con 42 años, no tuvo siquiera un recuerdo. Tampoco su viuda María Basarrate Mota, de Getxo. Sus hijos no tuvieron el reconocimiento de otros. Ana María tenía siete años cuando falleció su padre. Fue profesora en Sarriko. Pedro, que tenía cinco años cuando el ataque, decía que el aniversario y el día del suceso, 13 de setiembre, es el peor de su vida. Participó en la mítica trainera de Kaiku que ganó en la Concha, en 1980, precisamente al día siguiente del aniversario del asesinato de su padre. Es hora de que las instituciones se acuerden de un hijo de nuestro pueblo, víctima mortal del terror, Pedro Ibargurengoitia García.

* Historiador vasco.

Cuba
Enrique Ubieta Gómez - Granma.- En vísperas del 8vo. Congreso, conversamos con el Comandante José Ramón Machado Ventura (Vueltas, 1930), miembro del Comité Central del Partido Comunista de Cuba desde su fundaci&oacu...
Ediciones Dyskolo presenta el último trabajo del periodista colombiano Hernando Calvo Ospina....
Daniel Cecchini - Socompa - Video: Arco Iris TV.- La increíble historia de “Inchiesta su un mito”, la película que el periodista Roberto Savio filmó para la RAI apenas tres años después del asesinato de ...
Lo último
No tenemos derecho a callar
Michel E. Torres Corona - Foto: Juvenal Galán - Granma.- A esa valentía, a ese compromiso con la verdad desde la Revolución, a ese modo ético y límpido de luchar por el socialismo en Cuba, se encomienda Con Fil...
Ver / Leer más
La Columna
Agradecimiento siempre
Gerardo Moyá Noguera*.- Desde esta página que nos brinda Cubainformación queremos dar encarecidamente las gracias al compañero hispano-venezolano y que vive desde hace mucho tiempo en La Habana-Cuba, Bartolomé Sanch...
Cuba es libre, independiente y soberana
Por Lázaro Fariñas*/Foto Virgilio Ponce -Martianos-Hermes-Cubainformación.- En realidad no veo nada raro ni extraño en el que las autoridades cubanas hayan denegado el permiso para una manifestación que algunas pers...
La Revista