Canal Caribe.- Como es habitual cada domingo el comentario internacional lo trae el periodista Oliver Zamora Oria. ¿Qué importancia tiene para Moscú el territorio de Kazajstán? Es una de las exrepúblicas exsoviéticas ubicada en Asia Central, la zona en la cual el Kremlin ha logrado asegurar con cierto éxito sus fronteras frente al cerco que le tiende algunas potencias occidentales.


¿Casualidad o causalidad?

Ojo avizor, que nada o casi nada viene por gusto...

Nestor Nuñez - Cubahora

Tras la Revolución rusa de 1917 y a la subsecuente guerra civil, el territorio se reorganizó en varias ocasiones antes de convertirse en la República Socialista Soviética de Kazajistán en 1936, como parte de la URSS. Durante el siglo XX, fue sede de importantes proyectos soviéticos, entre ellos la campaña de las Tierras Vírgenes de Jrushchov, el Cosmódromo de Baikonur y el sitio de pruebas de Semipalátinsk, el mayor centro de pruebas nucleares de la URSS.

Se declaró a sí mismo país independiente el 16 de diciembre de 1991, siendo la última república soviética en hacerlo. Su presidente de la era comunista, Nursultán Nazarbáyev, se convirtió en el nuevo presidente del país en 1991 y se ha mantenido en el poder de forma continua e ininterrumpida, hasta su renuncia en marzo de 2019.

El presidente es el Jefe de Estado, y a la vez Comandante en Jefe de las Fuerzas Armadas.

Sostiene vínculos económicos con Cuba a través de la Unión Económica Euroasiática (UEEA) mostrando principal interés en las esferas energética y la biotecnología.

Hace más de cuatro decenios, cuando cursaba la carrera de periodismo en la universidad habanera, un estimado y sapiente profesor, por demás veterano de no pocas lides diplomáticas, nos advertía que en política, y sobre todo en materia de enconos, apetencias desbordadas y extremismos, nada sucede por generación espontánea, y por tanto no se podía navegar en la ingenuidad en semejante marea.

En consecuencia, los más recientes acontecimientos de violencia y desestabilización interna en Kazajistán, una de las mayores repúblicas exsoviéticas con extensas fronteras con Rusia y China, no pueden verse a la ligera justo cuando Washington y la OTAN se coaligan sin reparos frente a ambos pretendidos enemigos globales.

Si Adolfo Hitler incendió el parlamento germano para culpar a otros y hacerse del poder e implantar el nazismo; si los pretendidos atentados terroristas del 11 de septiembre de 2001 fueron el pivote para el injerencismo masivo de Washington en Oriente Medio y Asia Central; si Occidente promovió el cambio político en Ucrania para posicionarse ante la frontera Este de Rusia; y si la ultraderecha trumpista asaltó armas en mano el Capitolio para intentar imponer al presidente de su gusto, ¿por qué dudar que en Kazajistán concurra otra jugada oportunista y falaz?

Los disturbios estallan además a horas del anunciado encuentro entre los Estados Unidos y Rusia para debatir las demandas del Kremlin relativas a la inadmisible expansión de la OTAN hacia el oriente, y que sin dudas resultan molestas para los planes gringos de expansionismo global.

Y si la Casa Blanca y sus lerdos aliados eurooccidentales han pretextado hasta estas horas que su “noble motivación” en Ucrania es proteger al gobierno de Kiev contra una “invasión militar rusa”, qué no alegarán entonces cuando ya tropas de la Organización del Tratado de Seguridad Colectiva, OTSC, actúan en territorio kazajo para devolver el orden y la estabilidad internos.

La OTSC, dicho sea, se instituyó desde 1992 entre Rusia, Armenia, Bielorrusia, Kirguistán, Kazajistán y Tayikistán para ofrecer apoyo inmediato a los firmantes del tratado en el caso de una agresión o un ataque armado contra la seguridad, estabilidad, integridad territorial y soberanía de esos países.

Por demás, no es un secreto que solo el pasado 2021 el Departamento de Estado y la titulada Agencia de Estados Unidos para el Desarrollo Internacional destinaron más de millón y medio de dólares a, textualmente, “fortalecer la capacidad de las organizaciones de la sociedad civil y proteger los derechos humanos y las libertades en Kazajistán”.

Asimismo, y antes de su bochornosa y caótica retirada de Afganistán, dedicó Washington ingentes recursos para trasladar a ese país a miles de terroristas del Estado Islámico y Al Qaeda derrotados en Siria e Iraq, con el propósito de dejar sembrada la semilla de la inseguridad y la violencia en Asia Central, justo en el espacio exsoviético y las divisorias chinas.

Por ello, tal vez no es de extrañar que las autoridades de Kazajistán denunciaran la presencia de personas “no nacionales” entre los grupos armados que atacaron estaciones policiales y centros estatales en medio de las protestas que Occidente atribuye con insistencia a la inconformidad con la “subida de precios de los combustibles”, pero que en la realidad denotan un plan que va más allá y persigue otras metas, sobre todo luego de que el gobierno local dio inmediata marcha atrás a las nuevas tarifas energéticas, con lo que cerraba la presunta causa de los disturbios.

De manera que, si todavía pueden quedar elementos para un análisis más completo y detallado, sí existen hechos, conductas y antecedentes objetivos que tomar muy en cuenta a la hora de evaluar el hoy kazajo.

Y rechazar esa realidad es simplemente asumir el juego con la pelota de trapo.

 

Moscú condena el silencio de Occidente tras asaltos «dirigidos» a medios en los disturbios en Kazajistán

RT

La portavoz del Ministerio de Exteriores de Rusia, María Zajárova, arremetió este sábado contra el silencio de Occidente, y en particular, de la Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa (OSCE), ante los asaltos «dirigidos» a las oficinas de algunos medios de comunicación durante los disturbios en Kazajistán que sacuden al país desde hace varios días.

«El bloqueo de un sitio web pone histéricos a los representantes de la OSCE […] Pero cuando las redacciones son vandalizadas, incendiadas e inundadas al mismo tiempo, los reporteros quedan apresados y detenidos, y se usa la fuerza contra ellos, no hay reacción», escribió la alta diplomática en su artículo titulado ‘Disfunción de la protección’ publicado en telegra.ph.

En paralelo, la vocera señaló que los Estados miembros dirigen «millones de dólares» para financiar el funcionamiento de la entidad, pero esta falla al momento de proteger la libertad de expresión y a los propios periodistas en una situación «crítica» como es el caso de Kazajistán.

Ataques planificados

Zajárova enumeró una serie de ejemplos que muestran las amenazas a las que tuvieron que hacer frente los reporteros que cubrían las violentas protestas en el país centroasiático. Así, el pasado 5 de enero, un grupo de individuos no identificados irrumpió en la oficina del canal internacional Mir en Almatý, la ciudad más grande del país, que se convirtió en el principal foco de tensión con masivos saqueos, incendios provocados y enfrentamientos con víctimas mortales. Los periodistas del medio, atrapados en el edificio en algún momento, fueron evacuados, pero sus puestos de trabajo y equipamiento quedaron destruidos.

Por su parte, la diplomática supuso que se trató de un ataque planificado, en el que participaron unos 500 asaltantes, armados con hachas, sopletes autógenos y cócteles molotov. Según los pormenores revelados, los atracadores desatornillaron los radiadores de la calefacción, destrozaron la sala de control de satélite y el equipo de televisión, al igual que llevaban intercomunicadores inalámbricos como si supieran que la conexión podría cortarse. Además, al dañar el sistema de calefacción, se inundó la instalación. Para acabar devastando la oficina, los atacantes la quemaron por completo. https://t.me/mir24tv/11283

La vocera precisó que las oficinas de las cadenas televisivas Qazaqstan, Jabar, Eurasia, KTK y la agencia de noticias Sputnik Kazajistán también fueron «prácticamente destrozadas». Además, un corresponsal de la agencia Sputnik estuvo retenido por los manifestantes hasta que logró huir de ellos.

Pasar por alto las agresiones

Ante este panorama las organizaciones de derechos humanos quedaron callados, según Zajárova. «Ni la OSCE, ni ninguna organización internacional de derechos humanos, ni siquiera preguntaron por el destino de los periodistas de Mir y otros medios, por no hablar de prestar la ayuda real. A nadie se le ocurrió comentar este vandalismo cavernícola», aseveró.

La portavoz subrayó que la representante de la OSCE para la Libertad de los Medios, Teresa Ribeiro, solo reaccionó en dos tuits. En uno de ellos expresó sus condolencias a la familia de un empleado de la cadena kazaja Almatý, fallecido a causa de una herida de bala durante los disturbios, mientras que en el otro condenó el ataque armado contra el hijo del editor de un medio local.

«Déjenme adivinar, ¿eso es todo? ¿Todo lo que se podía ver desde Viena [sede del organismo]? ¿Todo lo que parecía valer la pena como para reaccionar?», escribió. «¿Es necesario que muera un periodista para que la señora Ribeiro llegue a publicar un tuit? ¿Cree que alguien de la oficina de la representante llamó a la empresa de radiodifusión Mir? ¿Desde Viena, desde la oficina de la organización en Nursultán? No, claro que no», recalcó.

«Una aceptación tácita ante las atrocidades»

La alta funcionaria advirtió que la falta de acción por parte de la OSCE para proteger a los reporteros durante su cobertura en Kazajistán «no solo socava cada vez más la credibilidad» del organismo, sino que podría percibirse por los saqueadores y atracadores como «una aceptación tácita de ‘la comunidad internacional’ ante las atrocidades perpetradas contra los medios y periodistas».

En este sentido, Zajárova recordó que la llamada diplomacia silenciosa de la OSCE, encaminada, entre otros asuntos, a asegurar la libertad de expresión y la protección de los periodistas, se aplica de forma «selectiva». «Voy a poner las cosas como son: la OSCE no trabaja en los problemas reales ni a voz alta, ni al margen o en el silencio de los despachos. […] La vergüenza y el oprobio», concluyó.

 

El presidente de Kazajistán da por restablecido el orden constitucional

Sputnik

El presidente kazajo, Kasim-Yomart Tokáev, dio por «restablecido mayormente» el orden constitucional en todas las regiones del país, pero insistió al mismo tiempo en continuar la «operación antiterrorista».

«Se ha lanzado una operación antiterrorista. Las fuerzas de seguridad están trabajando intensamente. El orden constitucional se ha restablecido mayormente en todas las regiones del país. Las autoridades locales controlan la situación», aseguró Tokáev al reunirse esta mañana con altos cargos de su administración y de las estructuras de seguridad.

El mandatario kazajo, citado por su oficina de prensa, reconoció sin embargo que «los terroristas siguen usando las armas y causando daños a las propiedades de los ciudadanos».

«Por lo tanto, es necesario continuar las acciones contra el terror hasta exterminar a los terroristas por completo», enfatizó.

El portavoz de la Presidencia kazaja, Berik Uali, citado por el canal de televisión Khabar 24, avanzó que Tokáev dirigirá esta tarde una alocución a la ciudadanía. El discurso del presidente será transmitido por varios canales de televisión nacionales.

Ninguna legación diplomática sufrió daños durante los disturbios que se desencadenaron en Kazajistán en las primeras fechas de enero, dijo a Sputnik el portavoz del Ministerio de Exteriores kazajo, Aybek Smadiyarov.

«Los disturbios no han afectado a las embajadas extranjeras en Kazajistán, se ha reforzado la protección de las legaciones diplomáticas», aseguró Smadiyárov.

El 2 de enero estallaron las manifestaciones por el alza de los precios del gas licuado de petróleo en el suroeste de Kazajistán.

Una comisión gubernamental determinó dos días después disminuir los precios del combustible. Sin embargo, las protestas no cesaron y se extendieron a otras zonas del país, en particular a Almaty, derivando en violentos disturbios que hasta el momento han dejado al menos 18 agentes de seguridad muertos y otros 748 heridos, de acuerdo con los datos oficiales.

Al menos 26 individuos armados fueron abatidos durante los disturbios y otros 18 resultaron heridos, de acuerdo con un informe del Ministerio del Interior de Kazajistán citado por el canal de televisión Khabar 24.

Más de 3.000 personas, según la misma fuente, han sido detenidas.

El mandatario kazajo, Kasim-Yomart Tokáev, aceptó el 5 de enero la dimisión del gobierno en pleno y asumió la jefatura del Consejo de seguridad nacional, encabezado hasta entonces por el expresidente Nursultán Nazarbáev. También denunció que las protestas fueron orquestadas por un grupo de instigadores, aunque no reveló su identidad, y solicitó a la Organización del Tratado de Seguridad Colectiva (OTSC) enviar fuerzas de paz.

La OTSC, que aglutina a Armenia, Bielorrusia, Kazajistán, Kirguistán, Rusia y Tayikistán, respondió de inmediato a la solicitud y el primer contingente llegó el 6 de enero.

Las autoridades kazajas decretaron también el estado de emergencia hasta el 19 de enero y el toque de queda que rige de las 11 de la noche hasta las 7 de mañana.

Cuba
María Armenia Yi Reina durante la jornada final de la quinta sesión extraordinaria de la Asamblea Nacional del Poder Popular. Foto: Irene Pérez/ Cubadebate....
Miguel Díaz-Canel Bermúdez, primer secretario del Partido Comunista de Cuba y presidente de la República. Foto: Irene Pérez/ Cubadebate....
La diputada Mariela Castro Espín comentó que en 18 normas de América Latina se han reconocido los términos femicidio o feminicidio. Foto: Irene Pérez/ Cubadebate....
Lo último
La Columna
Alejandro no conoció la mediocridad (+ videos)
Este sábado 14 de mayo de 2022 nos volvimos a encontrar, esta vez en la CUJAE, su Universidad, compañeros y amigos de Alejandro Herrera Agete. Hermano con virtudes excepcionales como estudiante, atleta, trabajador voluntario, machetero,...
La Revista