Mesa Redonda - Foto: Tony Hernández Mena.- La Mesa Redonda cambia el tema de su emisión de este viernes para dedicarlo a informar sobre los trágicos sucesos ocurridos en el hotel Saratoga como resultado de la accidental explosión de un depósito de gas. El programa contiene la conferencia de prensa del ministro de Salud Pública y otras informaciones que brindan autoridades de la capital.


Primero, siempre… el ser humano

El Presidente Miguel Díaz-Canel Bermúdez se personó más de una vez en el lugar de los hechos y planteó que: lo más importante, lo urgente, es atender a las personas 

Alina Perera Robbio y Yaima Puig Meneses

Granma

Poco tiempo transcurrió desde que el Primer Secretario del Comité Central del Partido y Presidente de la República, Miguel Díaz-Canel Bermúdez, se despidiera, en la mañana de este viernes, de los pobladores de El Tejar, en el barrio de Husillo perteneciente al municipio de Marianao, hasta que llegase a las inmediaciones del Hotel Saratoga, en La Habana Vieja, donde a media mañana –casi a las 11– se produjo una terrible explosión que ha cobrado vidas y ha dejado el saldo de decenas de lesionados.

Ante un escenario devastador y que olía a quemado, donde el hermosísimo rostro del Saratoga se había convertido en un amasijo de columnas y paredes deformes, el Jefe de Estado –acompañado por los miembros del Buró Político, Manuel Marrero Cruz, primer ministro; Roberto Morales Ojeda, secretario de Organización del Comité Central, y Esteban Lazo Hernández, presidente de la Asamblea Nacional del Poder Popular– conversaba con dirigentes del Partido y del Gobierno en la capital, así como con autoridades del orden interior y de Salud Pública.

Preguntaba detalle a detalle, intercambiaba, recordaba la necesidad de informar a la población y de actualizar todos los datos posibles acerca del siniestro.

Ya la triste noticia se había expandido veloz por todos los espacios comunicacionales, y con la evidencia del doloroso suceso, también toda la avalancha de suposiciones e incertidumbres que, inevitablemente, acompaña a una información tan impactante y en desarrollo.

Por eso, ante un grupo de periodistas que, pasado el mediodía, ya era bien nutrido, Luis Antonio Torres Iríbar, primer secretario del Partido en la capital, declaró: «Estamos hablando de forma preliminar, aproximadamente a las 11 menos cinco surgió una explosión, y esa explosión condujo a una situación de derrumbe».

Los bomberos, los grupos de salvamento y rescate, la Cruz Roja, trabajaban «arduamente para tener toda la información de lo que puede estar sucediendo y poder rescatar en el menor tiempo posible a las personas atrapadas.

Luego de intercambiar con los allí presentes, el mandatario cubano tomó rumbo al Hospital Clínico Quirúrgico Hermanos Ameijeiras.

El siguiente punto fue el Hospital Universitario Clínico Quirúrgico General Calixto García. Los pasillos internos del centro asistencial eran una verdadera vorágine; el mandatario entró a más de un recinto; a los médicos y paramédicos pidió darlo todo: «Hay que salvar a nuestra gente», dijo.

A la salida del emblemático Hospital Calixto García, Díaz-Canel ofreció declaraciones a la prensa: «En ningún caso ha sido una bomba, ni ha sido un atentado, como ya salieron medios internacionales de manera muy perversa a confundir y a tergiversar. Ha sido, sencillamente, un accidente lamentable, muy lamentable».

También valoró: «Se actuó muy rápido por parte de los bomberos y de toda la fuerza especializada». Lamentablemente, enfatizó, tenemos personas fallecidas, y los hospitales están en función de la atención a todos los lesionados.

Dijo que seguían trabajando en las actividades de rescate para después poder evaluar los daños y ver qué tratamiento lleva la estructura del hotel, detalló.

«Lo más importante –recalcó el mandatario– es permitir que los médicos, los paramédicos, las fuerzas de rescate, las fuerzas del orden interior puedan desempeñar su papel, junto con los bomberos».

Volvió el Presidente Díaz-Canel a las inmediaciones del Saratoga. Allí hurgaba en cada detalle, juntaba toda la información. El sol que daba fuerte era ya el de la tarde. Desde horas antes habían comenzado a encadenarse, como la intensidad del astro, las voluntades de muchas personas, de hombres y mujeres, de jóvenes que habían hecho explícita la decisión de tender el brazo y dar la sangre necesaria a los hospitales.

Las redes, consternadas, amplificaban imágenes y mensajes de dolor. Otra vez el Presidente Díaz-Canel compartió reflexiones al filo de las seis de la tarde, cuando los partes confirmaban que había 18 fallecidos –17 adultos y un niño–, y 64 lesionados.

Lo primero: atender a las personas. Fue el mensaje central de las declaraciones del mandatario. Y esa filosofía fidelista, según la cual el ser humano está en el centro de todo –necesitando compañía o irradiando creación y esfuerzo–, es algo de alivio en medio del dolor, de tanta pérdida que no va a paralizarnos, sino todo lo contrario: nos compulsa a rehacer lo que se nos deshace, y a seguir, con las heridas adentro, y nuestra inmarchitable tozudez, dibujando cada mañana los horizontes de una faena que busca parecerse al hombre, y hasta mejorarlo. 

Cuba
Canal Caribe / TV Cubana.- La investigadora cubana María Guadalupe Guzmán afirmó este jueves que el Premio Internacional L’Oréal-Unesco “La Mujer y la Ciencia” que le fue concedido pertenece a todas las f...
Yaima Puig Meneses - Cubadebate - Video: Canal Caribe / TV Cubana.- El trabajo social que se realiza en las comunidades cubanas es un tema de constante evaluación en la agenda del Gobierno....
Alma Mater - Fotos May Reguera.- Parecen moverse a un mismo ritmo, estar en complicidad, juegan, se miran. Disfruta estas hermosas imágenes de la talentosa fotógrafa May Reguera, como parte de la campaña de esterilización ...
Lo último
La Columna
Cuestión de tamaño
Rosa Miriam Elizalde - Cubaperiodistas.- Es cuestión de tamaño, pero depende de la vara con que se mida. En conferencia de prensa en el Departamento de Estado la semana pasada, el vocero Ned Price se ha largado una gran perorata contra ...
La Revista