A pie de estribo

Se puede, ¡cómo no!, arrebatarle al enemigo fanfarrón hasta la fe que jamás tuvo; andar, mandar y comandar de Frente; allanar nueva vida en la vieja montaña y darle toda su justa altura al llano; conquistar la paz, convencido de que no se puede perder la misma guerra que luego se seguirá ganando bajo el puro y pacífico concepto de evitarla a toda costa, preparándose sólidamente para ella

Pastor Batista Valdés

Granma

Foto: Ilustrativa

Se puede ser casi un niño y tomar rumbo supuestamente equivocado, para continuar (siguiendo), rectos, los pasos de un hermano mayor, acaso hasta desoyendo el silencio revelador de la familia.

Se pueden echar a un lado seguras comodidades del césped hogareño para empezar a andar, todo el tiempo por venir, sobre campos minados de peligros y de adversidades.

¿A cambio de qué provecho personal? Ninguno más material que las ideas, valores y convicciones traídos en vena, de la cuna, de las raíces…

Y ajustarse bien las botas y las espuelas para hincar los ijares del tiempo, mediante «locuras divinamente locas» como asaltar fortalezas de pura muerte artilladas hasta los dientes, ganarle la partida al Modelo de la penitenciaría, dejar atrás la tierra amada, pulir como diamante el difícil arte de poner ojo y bala en el mismísimo punto, mientras por todo el mundo otros, de igual edad, vacían cargadores completos en conquistas de amor…

Puede un hombre, tan joven aún, tragarse las náuseas de un infernal vaivén en mar bravío, pidiéndole permiso a un pie para darle descanso al otro, a bordo de un pequeño yate, en el que solo un milagro podría «acomodar» 162 botas más –con los cuerpos que calzaban–, mochilas y todo lo útil para desafiar la muerte en quién sabe cuántos combates armados.

Y ser bautizado no solo con Las Coloradas aguas del rojizo mangle, a pecho y barbilla, sino también con irreverente pólvora, en metralla de aviación rasante. Y salvar el pellejo por obra y gracia del futuro, y reencontrarse luego bajo Cinco viriles Palmas con aquel mismo hermano –y un puñadito de seguidores– seguro, ahora sí, de la victoria en una guerra a todas (oscuras) luces ¿perdida?

Se puede, ¡cómo no!, arrebatarle al enemigo fanfarrón hasta la fe que jamás tuvo; andar, mandar y comandar de Frente; allanar nueva vida en la vieja montaña y darle toda su justa altura al llano; conquistar la paz, convencido de que no se puede perder la misma guerra que luego se seguirá ganando bajo el puro y pacífico concepto de evitarla a toda costa, preparándose sólidamente para ella.

Puede un hombre apoyar, a lo largo y ancho de una vida entera, la cabeza sobre la almohada durante menos horas que muchos otros, incluso en medio de verdaderos «dolores» que millones de cabezas ni imaginan.

Un hombre puede todo eso y mucho más. Puede continuar siendo el mismo ocurrente y jovial serrano de ayer y antes de ayer, burlar las zancadillas físicas y mentales de los 80 años, saltar como un veinteañero la varilla de los 90. Y puede, tres calendarios más acá, mantener la bota muy bien afincada en el estribo, listo para cabalgar y decir ¡voy!, a la hora en que Cuba lo llame.

Para servir a la Patria

El poder para él nunca ha sido un fin, sino una forma de servir a la Patria. En reiteradas ocasiones de su vida revolucionaria, ha dejado legados sin esperar nada a cambio de sus contemporáneos ni de las generaciones futuras

Nikolai S. Leonov

Granma

Raúl Castro en Baracoa

Foto: Estudios Revolución

En el poco tiempo transcurrido desde su regreso de Europa hasta el asalto al Moncada, Raúl se dedicó a la preparación de la acción armada contra Batista. Fidel no le informó sobre los detalles porque el plan estaba totalmente compartimentado. Solo unas horas antes de la operación, en la Granjita Siboney, conoció que iría con otros cinco hombres a tomar el edificio del Palacio de Justicia, que se encontraba al lado del cuartel, para desde la azotea apoyar con el fuego la ofensiva del grupo principal, dirigido por Fidel.

Otro grupo, compuesto por 20 hombres y dirigido por Abel Santamaría, segundo jefe del movimiento, debía tomar el hospital que colindaba con la parte trasera de la fortaleza y neutralizar cualquier actividad de la guarnición en este sector.

Raúl y sus compañeros cumplieron la primera parte de la orden con relativa facilidad. Primero capturaron a un cabo que transitaba por el lugar, luego al sereno del Palacio de Justicia que acudió a abrirles la puerta, quien les informó dónde se encontraban los guardias que custodiaban el edificio. Hicieron prisioneros a estos últimos y, después de desarmarlos, los encerraron junto a los otros dos en un local.

Con otros combatientes, Raúl subió a la azotea, desde donde se observaba muy bien el Moncada. Ya había comenzado el combate, iniciado alrededor de las 5:15 de la mañana. En el cuartel sonaba la sirena de alarma. Se escuchaban las ráfagas de una ametralladora, que lamentablemente se encontraba emplazada fuera del alcance de las armas de los que estaban en la azotea del Palacio.

 El grupo abrió fuego sobre el cuartel con el objetivo de inmovilizar las acciones de la guarnición. Raúl disparaba con un fusil Springfield, ocupado instantes antes a uno de los militares, cuyo funcionamiento había aprendido con los guardias rurales en Birán. Como es sabido, el combate solo duró alrededor de 15 minutos. Al fallar el factor sorpresa, era imposible, con apenas unos 60 hombres mal armados, tomar la fortaleza donde se defendía un regimiento completo del ejército regular. Fidel dio la orden de retirada, que fue observada por Raúl y sus compañeros desde la azotea.

Raúl también ordenó la retirada, pero permaneció unos minutos más mirando lo que sucedía en el cuartel. Al descender por el ascensor del edificio, advirtió que una patrulla de militares estaba a punto de apresar a sus compañeros. De inmediato se abalanzó sobre el sargento que los dirigía, le arrebató la pistola y ordenó a los soldados y su jefe tirarse al suelo, lo que cumplieron sin resistencia.

Fue un momento en que se decidió el destino de un hombre y el de sus compañeros; instantes que, como dice la canción homónima de la serie de televisión soviética Diecisiete instantes de una primavera, «silban junto a la sien y llevan a unos el deshonor y a otros la inmortalidad». Raúl, ante la ausencia de mando del jefe de su grupo, desde el comienzo dio las órdenes oportunas y organizó la retirada en el momento adecuado. Así, de combatiente de fila, pasó a ser el jefe.

En pocos segundos, los asaltantes se convirtieron de arrestados en escolta. El desdichado sargento y los soldados que lo acompañaban fueron conducidos a la misma habitación que ocupaban los demás detenidos. Se les ordenó sentarse en silencio, hasta tanto recibieran otra indicación.

Raúl ordenó a sus compañeros tomar el auto en que habían llegado, ponerlo en marcha y esperarlo mientras él buscaba al jefe de grupo. Luego de confirmar que no se encontraba en el lugar, partieron a toda velocidad. Tras dar varias vueltas llegaron a Ciudamar, un reparto costero de Santiago de Cuba, donde vieron ropas tendidas en el patio de una casa y se vieron obligados a ocuparlas para despojarse del uniforme del ejército con el cual iban vestidos todos los asaltantes que participaron en las acciones del 26 de julio.

Regresaron al centro de la ciudad y, al llegar al parque Céspedes, uno de ellos propuso ir a la casa de Micaela Cominches, a quien conocía, donde estaba seguro que encontrarían protección. Raúl, como eran muchos, decidió buscar ayuda con personas amigas de sus padres.

De su grupo ninguno murió en combate ni cayó en las garras de los batistianos en aquellos cuatro espantosos primeros días de represión, cuando los que resultaban sospechosos de haber participado en los asaltos eran sometidos a las más bestiales torturas y asesinatos.

                              ****

Solo dos meses antes, entre el 17 y el 22 de diciembre de 1975, había sesionado en La Habana el Primer Congreso del Partido Comunista de Cuba, el cual adoptó la Plataforma Programática de la organización, eligió los órganos de dirección del Partido, hasta entonces formados bajo el principio de cooptación, y aprobó otros importantes documentos.

La trascendental reunión sesionó en el teatro Carlos Marx. (…). El honor de inaugurar los trabajos se le concedió a Raúl Castro. Los cubanos, como regla general, acostumbran dedicar las grandes actividades políticas a importantes aniversarios de su historia. En esa ocasión, Raúl planteó que el congreso se celebraba en el año del cincuentenario de la fundación del primer Partido Comunista de Cuba.

(…) En el trabajo del congreso ocupó un lugar especial la elección de la nueva dirigencia del Partido. Raúl fue electo Segundo Secretario de la organización, cargo que ocupaba desde la creación de las ORI. Al referirse a este tema en las palabras de clausura del evento, Fidel Castro dijo: Se sabe que en nuestro Partido y en nuestra Revolución no puede existir, ni existirá jamás, el familiarismo; ¡se sabe eso! A veces dos cuadros se juntan: el caso de Raúl y de Vilma, y son familia. Y así otros casos de otros compañeros. Pero en nuestro Partido, donde el mérito tiene que prevalecer siempre, ni la amistad ni la familia son, ni serán jamás, factores a considerar. (…)

En el caso del compañero Raúl, en realidad es para mí un privilegio que, además de un extraordinario cuadro revolucionario, sea un hermano. Esos méritos los ganó en la lucha y desde los primeros tiempos. La relación familiar sirvió para que lo enrolara en el proceso revolucionario, lo invitara al Moncada. ¡Ah!, pero cuando allí, en la Audiencia de Santiago de Cuba llega una patrulla y los hace prisioneros, si Raúl no hace lo que hizo en ese instante, hace mucho tiempo que no existiría Raúl, que fue quitarle la pistola al jefe de la patrulla y hacer prisionera a la patrulla que los había hecho prisioneros a ellos. Si no hace eso, a todos ellos los habrían asesinado algunas horas después en el Moncada. Y ese fue el comienzo. Y la prisión, y el exilio, y la expedición del Granma, y los momentos difíciles, y el Segundo Frente, y el trabajo desplegado durante estos años.

Lo digo y lo recalco, porque es necesario expresar hasta qué punto en nuestra Revolución el criterio que se impone y se impondrá siempre es el mérito, y jamás ninguna consideración de tipo de amistad o de familia. Los cubanos comprendemos bien todo esto, pero también es necesario que se comprenda fuera de nuestro país.

Las palabras de Fidel fueron interrumpidas más de una vez por los fuertes aplausos de los delegados, quienes conocían muy bien los méritos de Raúl.

                             ****

Raúl Castro pertenece a la estirpe de estadistas que jamás ha aspirado a convertirse en primera figura del Estado o del Partido. Acogió el liderazgo de Fidel Castro con total naturalidad e infinita fe en él, y ha insistido siempre en destacar su excepcional papel en la Revolución Cubana. Juntos han formado una pareja inseparable, que multiplicó por diez las fuerzas de cada uno por separado. Algunos historiadores incluso los han comparado con Carlos Marx y Federico Engels. (…)

Cuando Fidel enfermó, Raúl cumplía 75 años de edad. Por supuesto, era ya un dirigente muy experimentado, que conocía a la perfección a los cuadros del Partido y del Estado. (...)

El poder para él nunca ha sido un fin, sino una forma de servir a la Patria. En reiteradas ocasiones de su vida revolucionaria, ha dejado legados sin esperar nada a cambio de sus contemporáneos ni de las generaciones futuras.

 Fragmentos del libro Raúl Castro, un hombre en Revolución.

 

Gobierno de Nicaragua felicitó a Raúl Castro por su cumpleaños

Managua, 3 jun (Prensa Latina) El Gobierno de Nicaragua felicitó hoy al líder histórico de la Revolución cubana, Raúl Castro, quien cumple 93 años de edad.

“Celebramos tu vida, querido Raúl (Castro), dedicada por entero a la Revolución cubana, su integridad, heroísmo, y la vocación superior de solidaridad con los pueblos del mundo”, destacó el mensaje del Ejecutivo sandinista.

Firmado por el presidente Daniel Ortega y la vicemandataria Rosario Murillo, el texto añadió que celebran a Raúl Castro siempre con Fidel (Castro), y siempre más allá, “en ese sitial de honor que has alcanzado como líder y comandante de Cuba victoriosa, invicta, y ejemplo para el mundo y los pueblos libres”.

El comunicado hizo referencia a las exigencias permanentes de Nicaragua por el cese del bloqueo económico, comercial y financiero impuesto por Estados Unidos a la isla desde hace más de seis décadas, y calificaron de criminal esa normativa.

“Sabemos que todas las batallas que libramos juntos por justicia, verdades verdaderas y cooperación para la seguridad y la paz, van perfilando el nuevo mundo que todos necesitamos, donde Cuba, Fidel (Castro), vos (Raúl Castro), Miguel (Díaz-Canel), y ese glorioso pueblo, sigan triunfando”, subrayó.

Las máximas autoridades nicaragüenses también desearon al líder cubano un hermoso día junto a su familia y su pueblo.

 

Desde Argentina, felicitan a Raúl Castro por su cumpleaños

Buenos Aires, 3 jun (Prensa Latina) La organización argentina Corriente Peronista Descamisados felicitó hoy al líder cubano y General de Ejército Raúl Castro por su 93 cumpleaños.

Saludamos al soldado y patriota, leal con la Revolución, al servicio de su pueblo, comprometido con la paz y con las causas justas del mundo. Tenemos 93 motivos para seguir tu ejemplo, señala un mensaje de esa agrupación publicado en la red social X.

Por su parte, el movimiento cultural Acercándonos, resaltó “su ejemplo de revolucionario en ejercicio constante para la construcción de un mundo justo”.

A su vez, el embajador cubano en este país, Pedro Pablo Prada, señaló que “hoy cumple años el hermano menor del gigante, el mambí que creció de soldado a jefe en el Moncada y en Mayarí reveló su valía de organizador y estratega, el cubano raigal que sigue con el pie en el estribo”.

Raúl Castro nació el 3 de junio de 1931 en el poblado de Birán, Holguín, en la entonces provincia de Oriente.

Integró la llamada Generación del Centenario, participó en el asalto al cuartel Moncada en Santiago de Cuba, en julio de 1953, e inició junto Fidel Castro (1926-2016), líder histórico de la Revolución, la lucha que culminó con el triunfo del 1 de enero de 1959.

Asumió la dirección de su país de 2006 a 2018, período durante el cual impulsó cambios estructurales y conceptuales para la actualización del modelo económico y social cubano.

Bajo su conducción tuvo lugar la liberación de cinco luchadores antiterroristas detenidos en Estados Unidos, así como el proceso de negociaciones para el restablecimiento de las relaciones diplomáticas con Washington.

Además, fue primer secretario del Partido Comunista de Cuba desde 2011 hasta 2021, cuando asumió esa responsabilidad Miguel Díaz-Canel, actual presidente de la República.

 

Presidente de Venezuela felicitó a líder histórico cubano Raúl Castro

Caracas, 3 jun (Prensa Latina) El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, felicitó hoy al líder de la Revolución cubana general de ejército de Cuba Raúl Castro por su cumpleaños.

“Mi abrazo y mis deseos de felicidad a nuestro hermano Raúl Castro, comandante y líder histórico de la Revolución cubana, gran estadista y combatiente que hoy cumple 93 años”, escribió el jefe de Estado en su cuenta de la red social X.

Una vida admirable en defensa de la dignidad del pueblo cubano y la unión latinoamericana, manifestó.

Raúl acumula una larga hoja de servicios de más de 70 años en la forja y defensa de la Revolución cubana y de otros pueblos del mundo, que se iniciaron desde muy joven en la Universidad de La Habana, donde destacó por su espíritu rebelde y patriótico.

Fue partícipe del asalto al Cuartel Moncada en 1953, del desembarco del Granma, de la lucha en la Sierra Maestra y de cuanto acontecimiento trascendente vivió el proceso revolucionario cubano, donde brilló como ministro de las Fuerzas Armadas Revolucionarias por casi 50 años.

 

Felicitan a líder de la Revolución Cubana, Raúl Castro

La Habana, 3 jun (Prensa Latina) El líder de la Revolución cubana, Raúl Castro, recibio variados mensajes de felicitación, en ocasión de celebrarse hoy su 93 cumpleaños.

«Felicidades, querido General de Ejército, líder indiscutible de la Revolución Cubana», escribió el presidente de Cuba, Miguel Díaz-Canel en X (antes Twitter).

«En su ejemplar vida se resumen los valores de la generación histórica, guiada por el ideal unitario, patriótico y antiimperialista de Martí y de Fidel. Fuerte abrazo», añadió.

Por su parte, el presidente de la Asamblea Nacional del Poder Popular (ANPP, Parlamento), Esteban Lazo, manifestó en la propia red social que «Raúl es un referente para cualquier revolucionario; ejemplo de disciplina, experiencia, capacidad y aportes a nuestra obra».

«Feliz 93 cumpleaños al General de Ejército Raúl Castro Ruz, líder de la Revolución Cubana, el mejor discípulo de Fidel», declaró.

También en la red social extendió su felicitación el ministerio de Relaciones Exteriores cubano, que con la etiqueta #RaúlEsRaúl, cita una reflexión de quien ofició como presidente de Cuba entre 2008 y 2018.

«Se podrá atribuir a la Revolución Cubana y a la epopeya escrita por este heroico pueblo solo la responsabilidad que emana de su ejemplo como símbolo de plena independencia, resistencia victoriosa, justicia social, altruismo e internacionalismo», refiere la cancillería.

El propio canciller cubano, Bruno Rodríguez Parrilla, envió «Cálidas felicitaciones, desde @CubaMINREX para el General de Ejército Raúl Castro Ruz, líder de la Revolución Cubana, en su cumpleaños 93».

La diplomacia revolucionaria, apuntó, seguirá fiel a su orientación y enseñanzas en defensa de la Revolución, la Patria y el socialismo.

Por su parte, el primer ministro, Manuel Marrero, manifestó que es «un gran privilegio poder contar con su ejemplo, enseñanzas y compromiso. Gracias por continuar con los pies en el estribo en defensa de la Patria y la Revolución».

¡Un abrazo con mucho cariño a nuestro General de Ejército Raúl Castro Ruz en su 93 cumpleaños!, añadió

¡Muchas felicidades, querido Raúl, en su cumpleaños! Gracias por sus enseñanzas, por su lucidez, por su ejemplo, comentó el intelectual cubano Abel Prieto.

Desde la Casa de las Américas le enviamos un abrazo muy fuerte y todo nuestro cariño, dijo el Prieto, presidente de esa institución cultural capitalina.

 

Raúl Castro, ejemplo de revolucionario en ejercicio constante para la construcción de un mundo justo

Cuba en Resumen

Por Asela de los Santos.

Raúl Modesto Castro Ruz nace el 3 de junio de 1931 en el poblado de Birán, Holguín, en la entonces provincia de Oriente. Cursa los primeros estudios en la ciudad de Santiago de Cuba y posteriormente se traslada a La Habana. Allí realiza la Enseñanza Secundaria e ingresa en la Universidad, donde participa en las luchas estudiantiles contra el corrupto gobierno de Carlos Prío Socarrás y la tiranía de Fulgencio Batista Zaldívar.

En el año 1953 asiste como delegado a la Conferencia Internacional de Defensa de los Derechos de la Juventud, que se llevó a cabo en Viena. Fue invitado a participar en la Reunión del Comité Internacional Preparatorio del IV Festival Mundial de la Juventud y los Estudiantes en Bucarest.

Trayectoria revolucionaria

Formó parte de los jóvenes que el 26 de julio de 1953 asaltaron al Cuartel Moncada, en la ciudad de Santiago de Cuba, ocasión en la que dirigió al grupo que tomó el Palacio de Justicia en apoyo a la acción principal comandada por Fidel Castro. Por tales hechos fue condenado a 13 años de cárcel y trasladado al Presidio de la Isla de Pinos, hoy Isla de la Juventud.

Presidio

El 12 de octubre, el Ministro de Gobernación, Ramón Heredia, dispuso que el grupo de revolucionarios condenados por los sucesos del Moncada, dentro del cual se encontraba Raúl Castro, fuera trasladado al Reclusorio Nacional de la Isla de Pinos. Según las disposiciones del Tribunal deberían permanecer en locales especiales, separados de los presos comunes. En aviones DC-3, del ejército, bajo fuerte custodia militar fueron trasladados desde la provincia de Oriente hasta la Isla de Pinos.

Fue ubicado, junto al resto de sus compañeros, en una de las salas del hospital del presidio, separados de los presos comunes por una pared de ladrillos que fue levantada para ese fin. Poco después se le permitió recibir una visita al mes y alguna correspondencia, que siempre era severamente revisada y censurada.

Como el resto de sus compañeros se negó a aceptar la cena especial del 24 de diciembre de 1953 en protesta por los asesinatos cometidos por el ejército y la guardia rural durante los sucesos del Moncada.

El 12 de febrero de 1954, cuando el dictador Fulgencio Batista visitaba el Penal para inaugurar la planta eléctrica de la prisión, Raúl Castro, junto a sus 25 compañeros entonó a toda voz la Marcha del 26 de Julio. Batista prestó atención a la letra y visiblemente disgustado sólo preguntó quiénes cantaban, luego abandonó rápidamente el reclusorio. Por esta acción serían castigados severamente, Fidel Castro, Ramiro Valdés, Ernesto Tizol, Israel Tápanes y Agustín Díaz Cartaya. A él, y al resto de sus compañeros les retiraron el aparato de radio que tenía el pabellón y les suspendieron la entrega de periódicos además de prohibirles comunicarse con el exterior.

Diez veces se recibieron en el Penal telegramas firmados por el Ministro de Gobernación, Ramón Hermida, en que se ordenaba el traslado de Raúl hacia La habana para comparecer como acusado ante el Tribunal de Urgencia como responsable de un delito contra el orden público en la causa 412 de 1953. En todas las ocasiones el Supervisor de la prisión alegó distintas excusas para no cumplir la orden: falsas enfermedades de Raúl, carencia de escoltas, falta de pasajes, entre otras.

Desde 1954 y con mayor fuerza a partir de 1955 comenzó un amplio movimiento nacional, que abarcó a casi todas las tendencias políticas y clases del país, en pro de una amnistía general que incluyese a los moncadistas. El 10 de marzo de 1955, en medio de los festejos oficiales por el tercer aniversario del golpe de estado, se presentaron en ambas cámaras del Congreso Cubano sendos proyectos de amnistía general.

El 29 de marzo de 1955, Raúl fue castigado con treinta días de privación de comunicaciones y visitas al igual que su hermano Fidel, por un artículo del líder del Movimiento 26 de Julio que había aparecido en la revista Bohemia bajo el título de “Carta sobre la amnistía” y que denunciaba la maniobra politiquera que se escondía tras los proyectos de amnistía que manejaba el régimen en el Congreso. Raúl fue considerado cómplice de Fidel en la elaboración del artículo y la burla de las autoridades del penal al hacerlo llegar a Bohemia.

El 6 de mayo, luego de ser aprobada por ambas cámaras del Congreso Cubano, Fulgencio Batista firmó la Ley de amnistía que ponía en libertad a todos los presos políticos, incluidos los asaltantes de los cuarteles Moncada y Carlos Manuel de Céspedes que cumplían su condena en el presidio de la Isla de Pinos. Gracias a la amnistía el 15 de mayo de 1955 salió en libertad junto a sus compañeros de presidio político.

Guerra de Liberación

La persecución de la tiranía lo obligó a asilarse en la Embajada de México y luego a trasladarse a dicho país. Allí tomó parte en los preparativos de la expedición que culminó con el desembarco del Granma, el 2 de diciembre de 1956 por la costa sur de Oriente. Después de la dispersión que siguió al revés de Alegría de Pío, se puso al frente de un pequeño grupo de cuatro expedicionarios hasta el día 18 de diciembre en que logró reencontrarse con su hermano Fidel en el lugar conocido por Cinco Palmas, en Purial de Vicana.

Formó parte del núcleo inicial del Ejército Rebelde y tomó parte en las primeras acciones victoriosas de la guerrilla en La Plata y Arroyo del Infierno. También estuvo presente en la sorpresa de Altos de Espinosa donde la fuerza rebelde pudo haber sido aniquilada debido a una traición.

El 28 de mayo de 1957 al frente de su pelotón participó en el ataque al cuartel de El Uvero, acción que tuvo gran repercusión mediática y que a juicio de Ernesto Guevara marcó la “mayoría de edad” del Ejército Rebelde. Distinguido en numerosas acciones militares contra el ejército de la dictadura, el 27 de febrero de 1958 fue ascendido a Comandante.

Recibió la misión de abrir un nuevo frente de combate contra la dictadura y en los primeros días de marzo de 1958 partió de La Mesa, en la Sierra Maestra, al mando de una columna guerrillera con la misión de crear el Segundo Frente Oriental Frank País, que dirigió hasta el final de la Guerra de Liberación.

Revolución en el poder 

Al producirse la huida de Fulgencio Batista el 1 de enero de 1959, Raúl, al frente de sus hombres ocupó el Cuartel Moncada y fue designado Jefe Militar de la provincia de Oriente al día siguiente. Al ser designado Fidel Castro como Primer Ministro del gobierno provisional revolucionario el 16 de febrero, tras la renuncia de José Miró Cardona, Raúl asumió la Jefatura de las Fuerzas de Tierra, Mar y Aire de la República. El 16 de octubre al crearse el Ministerio de las Fuerzas Armadas Revolucionarias (MINFAR), fue designado Ministro, cargo que ha desempeñado hasta el 24 de febrero de 2008. Ante las constantes provocaciones y actos terroristas del enemigo Fidel Castro le ordena crear el Ejército Oriental para fortalecer la zona, destacando la importancia de la misma:
“Mira, vete para Oriente y yo me hago cargo del Ministerio de las Fuerzas Armadas con el Jefe del Estado Mayor, vete para allá, ve organizando el Ejército Oriental, que si salvamos Oriente, salvamos a la Revolución”.

Según el propio Raúl comento en una entrevista realizada el 31 de diciembre de 2008, los primeros años de la Revolución Cubana fueron muy difíciles:
“A veces llegaba al Ministerio de las Fuerzas Armadas y venían cuatro o cinco ayudantes, que eran enlaces con los diferentes territorios, ejércitos y regiones del país, y para andar más rápido no me hacían informes, venían con un listado de lo que había acontecido en las últimas 24 horas, o por lo menos las últimas 12 horas de la noche anterior: decenas de casas de curar tabaco incendiadas en Pinar del Río, tantas decenas de cañaverales ardiendo en todo el país, según la época del año; tantos combates librados, tantas bombas en ciudades y otros lugares, tantos sabotajes a tendidos eléctricos. A veces yo les decía: «Díganme lo más importante», y eso fue, con mayor o menor intensidad, durante cinco o seis años”.

Formó parte de la Dirección Nacional de las Organizaciones Revolucionarias Integradas (ORI), y más tarde la Dirección Nacional del Partido Unido de la Revolución Socialista de Cuba. En octubre de 1965, al crearse el Comité Central del Partido Comunista de Cuba, fue elegido como su Segundo Secretario, y ratificado como tal por los II, III, IV y V Congresos de la organización.

Es diputado a la Asamblea Nacional del Poder Popular desde su conformación en 1976, y el 3 de diciembre de ese año fue electo Primer Vicepresidente de los Consejos de Estado y de Ministros, cargo que desempeña a partir de ese momento.

Por los servicios prestados a la defensa del país, el 15 de noviembre de 1976 fue ascendido al grado de General de Ejército. El 27 de febrero de 1998, por acuerdo del Consejo de Estado, al cumplirse el 40 Aniversario de su ascenso a Comandante del Ejército Rebelde, le fue otorgado junto al Comandante de la Revolución Juan Almeida Bosque, el título honorífico de Héroe de la República de Cuba y la Orden Máximo Gómez de Primer Grado, en consideración a su larga trayectoria, sus grandes méritos revolucionarios y la consagración al deber durante estos años. Ha recibido también otras condecoraciones nacionales y extranjeras.

Presidente de Cuba

El 31 de julio de 2006, el Comandante en Jefe Fidel Castro le confió de manera temporal la presidencia de los Consejos de Estado y de Ministros así como el liderazgo del Comité Central del Partido Comunista. Posteriormente el 24 de febrero de 2008 fue electo Presidente de los Consejos de Estado y de Ministros de Cuba. En su primer discurso como presidente expresó:
Estoy consciente de la responsabilidad que entraña ante el pueblo la tarea que se me encarga, y a la vez convencido de contar, como hasta hoy, con el apoyo de quienes desempeñan responsabilidades de dirección a los diferentes niveles y más importante aún, con el de mis compatriotas, sin el cual no hay éxito posible en una sociedad como la nuestra”.

Raúl Castro, 24 de febrero de 2008

Política interna

En septiembre de 2006, Raúl, entonces primer vicepresidente de los Consejos de Estado y de Ministros, asistió a las sesiones del XIX Congreso de la Central de Trabajadores de Cuba. Durante el discurso de clausura del evento llamó a la CTC y a los sindicatos a fortalecer su funcionamiento y su accionar en favor de los trabajadores, asi como reiteró la intensión del Gobierno y el Partido de apoyar al sector obrero.

El 6 de diciembre presidió la Revista militar y marcha popular por el 50 aniversario del Desembarco del Yate Granma y Día de las FAR.
“Continuaremos elevando la preparación y cohesión combativa de las tropas regulares y sus reservas, de las Milicias de Tropas Territoriales, las Brigadas de Producción y Defensa y los demás elementos del dispositivo defensivo territorial, incluyendo las estructuras partidistas, estatales y gubernamentales en todos los niveles. Seguiremos acondicionando el Teatro de Operaciones Militares a la vez que desarrollamos las comunicaciones y la modernización de los medios de combate como vía para elevar sus cualidades combativas y hacerlas corresponder con el empleo previsto en caso de una agresión. De la misma forma, continuaremos fortaleciendo en todos los frentes la importante labor que realizan los abnegados combatientes del Ministerio del Interior.”
Raúl Castro, 2 de diciembre de 2006

El 26 de julio, durante el Acto Central por el 54 aniversario de los Asaltos a los Cuarteles Moncada y Carlos Manuel de Céspedes realizado en la ciudad de Camagüey, Raúl lanzó un llamado a aumentar la eficiencia y la productividad de la economía como clave para resolver los problemas urgentes de la sociedad cubana.

“Cualquier incremento de salarios o descenso de precios, para que sea real, solo puede provenir de una mayor y más eficiente producción o prestación de servicios que permita disponer de más ingresos.”

Raúl Castro, 26 de julio de 2007

En su discurso en Camagüey anunció que se estaba dando cumplimiento a la decisión de la Asamblea Nacional de organizar el sistema de pagos a campesinos además se informó que el Estado fomentaría la producción de leche, arroz y carne, como forma potenciar la seguridad alimentaria y reducir importaciones y gastos innecesarios. Su discurso en Camagüey se considera como base de los cambios que años después se impulsarían en la política económica cubana.

“Nadie, ni un individuo ni un país, puede darse el lujo de gastar más de lo que tiene. Parece algo elemental, pero no siempre pensamos y actuamos en consecuencia con esa realidad insoslayable. Para tener más, hay que partir de producir más y con sentido de racionalidad y eficiencia, de forma que podamos reducir importaciones, en primer lugar de alimentos que se dan aquí, cuya producción nacional está aún lejos de satisfacer las necesidades”.

El discurso generó un proceso de discusión y debate impulsado por el Partido, la UJC y las organizaciones de masas a lo largo y ancho de Cuba. Según datos brindados por el propio Raúl, el proceso generó más de un millón de planteamientos centrados en asuntos como la agricultura, los precios de los alimentos, el salario y la política monetaria, los cuales fueron base para el proceso posterior de redacción y discusión de los lineamientos de la política económica.

“(…) se dedicaron los meses de septiembre y octubre a discutirlo en la base sin limitarse a los asuntos contenidos en ese discurso, y se estimuló a la población a manifestarse sobre cualquier tema de su interés, datos que han resultado muy útiles para el trabajo posterior de la dirección del país; en noviembre de ese año se trabajó en la recopilación de la información y la elaboración del resumen y en diciembre del propio año analizamos en el Partido el informe final. Asistieron a las reuniones de estudio más de 5 100 000 personas, que efectuaron 3 255 000 intervenciones, con 1 301 203 planteamientos concretos, de los cuales el 48,8% fueron críticos. Los resultados de esa actividad no se echaron en saco sin fondo”.

1 de agosto de 2009

El 11 de julio de 2008 la Asamblea Nacional del Poder Popular convocó durante el Primer Período Ordinario de su VII Legislatura a debate popular el Anteproyecto de Ley de Seguridad Social, sobre este aspecto el propio Raúl expresó el propio día: 
El anteproyecto de la nueva Ley de Seguridad Social -y repetimos algunas de las cuestiones que ya ustedes han tratado con profundidad, para información directa a nuestro pueblo-, y sobre todo los cambios propuestos en la edad de jubilación y los años laborados para tener derecho a ella, se corresponden con la realidad de un país donde la esperanza de vida es cada vez más alta y la natalidad se mantiene”.

11 de julio de 2008

En esa misma sesión anunció que los próximos días el Consejo de Estado aprobaría un Decreto Ley (posteriormente Decreto-Ley 259) el cual autorizaría la entrega de tierras estatales ociosas en concepto de usufructo a personas naturales o jurídicas.

En el verano de 2008, el paso casi seguido de los huracanes Gustav e Ike asi como la tormenta tropical Paloma causaron grandes destrozos en el Municipio Especial Isla de la Juventud y en la occidental provincia de Pinar del Río así como considerables afectaciones en los poblados de Santa Cruz del Sur (Camaguey), Guayabal (Las Tunas) y Baracoa (Guantánamo). Raúl, quien siguió minuto a minutoel paso del huracán y las labores de recuperación, visitó los territorios afectados y manifestó la intensión del Estado y el Gobierno de apoyar la recuperación.

El 1 de enero de 2009 encabezó el Acto Central por el 50 Aniversario del Triunfo de la Revolución celebrado en la Ciudad Héroe: Santiago de Cuba. En su discurso reafirmó el llamado a la continuidad y preservación del socialismo y recordó a los caídos por la defensa de la Revolución.
“El primer pensamiento, un día como hoy, para los caídos en esta larga lucha. Ellos son paradigma y símbolo del esfuerzo y el sacrificio de millones de cubanos. En estrecha unión, empuñando las poderosas armas que han significado la dirección, las enseñanzas y el ejemplo de Fidel, aprendimos en el rigor de la lucha a transformar sueños en realidades; a no perder la calma y la confianza frente a peligros y amenazas; a levantar el ánimo tras los grandes reveses; a convertir en victoria cada reto y a superar las adversidades, por insuperables que pudieran parecer”.

Meses después, en su discurso en Holguín por el 56 aniversario de los sucesos del 26 de julio de 1953 anunció la decisión del Gobierno de darle prioridad a las inversiones que ayuden a resolver la situación hidráulica en las provincias orientales. En ese sentido anunció que las inversiones en el Acueducto de Santiago y en la construcción del Trasvase Este-Oeste tendrían máxima prioridad.

“(…) se trabaja para estar en condiciones de prevenir y enfrentar los efectos de los recurrentes períodos de sequía, cada vez más prolongados e intensos, mediante diversas medidas, entre ellas el trasvase de agua, incluso de unas provincias a otras.
Recuerden los tres años difíciles de sequía desde comienzos del siglo hasta el 2005, donde fue necesario en todo el país llevarles el agua hasta en ferrocarriles y en todo tipo de vehículos y vasijas a cerca de 3 millones y medio de cubanos
Por eso estamos construyendo en diferentes lugares estos trasvases de agua estratégicos, que nos permitirán maniobrar con el líquido vital de unas provincias a otras”.

El 30 de julio de 2009, el Consejo de Ministros aprobó el segundo ajuste al plan de la economía del año así como un conjunto de acuerdos con vistas a enfrentar la tensa situación financiera en la que Cuba se encontraba. Sobre esto Raúl expresó durante una intervención ante la Asamblea Nacional:
“En la pasada sesión de la Asamblea, en diciembre, alerté que el año 2009 constituía un difícil reto para los cubanos, tras las pérdidas y daños por 10 000 millones de dólares ocasionados por tres devastadores huracanes. El primero, Gustav, comenzó a afectarnos el 30 de agosto y el tercero, Paloma, causó destrozos hasta el 9 de noviembre. Es decir que en apenas 72 días se perdió alrededor del 20% del Producto Interno Bruto, el famoso PIB. A ello se agregaba la incertidumbre que suponía la crisis económica y financiera de escala global, y sus inevitables impactos en nuestra economía.
Entonces pensábamos crecer un 6%, ya en abril, cuando nos vimos obligados a realizar el primer ajuste del plan, rebajamos nuestra expectativa al 2,5% y hemos constatado que en el primer semestre, el crecimiento del PIB ha sido de un 0,8%.
(…) Han decrecido significativamente nuestras exportaciones a causa de la caída de sus precios. El níquel, por ejemplo, de un precio medio de 21 100 dólares por tonelada el pasado año, se ha vendido como promedio a 11 700 en el primer semestre.
(…) Hemos sido consecuentes con la necesidad de ajustar los gastos en correspondencia con los ingresos (…) parto de la lógica de que, como ya dije en la pasada sesión del Parlamento, nadie, ni un individuo ni un país, puede gastar indefinidamente más de lo que ingresa”.

1 de agosto de 2009

Por iniciativa del propio Raúl, en agosto de 2009 nació la Contraloría General de la República de Cuba mediante la aprobación de la Ley 10. El organismo sustituyó al anterior Ministerio de Auditoría y Control (MAC) y al frente fue designada Gladys Bejerano Portela.

En agosto de 2010, la Asamblea Nacional aprobó dos nuevos instrumentos jurídicos, la Ley modificativa de la División Político Administrativa que marcó el nacimiento de las provincias de Artemisa y Mayabeque así como el nuevo Código de Seguridad Vial. Sobre estas medidas, el propio Raúl expresó:
Las nuevas provincias Artemisa y Mayabeque nacerán el 1º de enero de 2011 sin repetir los errores que han acompañado el trabajo de los órganos locales del Poder Popular, bajo una concepción de ahorro y uso racional de todos los recursos, en particular con plantillas ajustadas a sus funciones y una clara delimitación de facultades en las interrelaciones con los organismos de la administración central del Estado, las empresas nacionales y las organizaciones políticas y de masas. Por su parte, el Código de Seguridad Vial, cuya aprobación aplazamos en la sesión anterior para profundizar en su contenido, conciliar las discrepancias entonces existentes y avanzar en la elaboración de las disposiciones complementarias, constituye una contribución a la elevación de la disciplina social y la preservación de la vida humana, así como la disminución de cuantiosas pérdidas económicas”.

1 de agosto de 2012

En ese mismo discurso Raúl anunció la decisión de modificar el tratamiento laboral y salarial a los trabajadores disponibles e interruptos de un grupo de organismos de la administración central del estado, añadiendo que: “nadie quedará abandonado a su suerte, el Estado Socialista brindará el apoyo necesario (…) mediante el sistema de asistencia social a aquellos que realmente no estén en capacidad de trabajar y sean el único sustento de sus familias”. Las medidas fueron dadas a conocer el 25 de octubre de 2010 en la Gaceta Oficial y se comenzaron a poner en práctica a partir de noviembre.

A partir de 2011, a raíz de la aprobación por el VI Congreso del PCC de los Lineamientos de la Política Económica y Social, el Estado y el Gobierno cubano aprobaron una serie de medidas con vistas a darle cumplimiento al llamado de Raúl de actualizar la política económica cubana:

  • Entrada en vigor nuevas facilidades para aumento del trabajo por cuenta propia (septiembre de 2011).
  • Autorización de compra y venta de autos (noviembre de 2011).
  • Autorización de compraventa de casas (noviembre de 2011).
    Sustitución del Ministerio del Azúcar por el Grupo AzCuba (noviembre de 2011).
  • Aprobación de regulaciones para arrendamiento de barberías estatales (noviembre de 2011).
  • Autorización de venta de los productores agrícolas al sector turístico (noviembre de 2011).
  • Flexibilización de las restricciones para la migración interna (noviembre de 2011).
  • Autorización a los bancos cubanos a entregar créditos a particulares (noviembre de 2011).
  • Entrega de subsidios a particulares para reparación de viviendas (enero de 2012).
  • Creación de los ministerios de Energía y Petroleo y de Industrias (marzo de 2012).
  • Nuevas normas en la entrega de tierras en usufructo (octubre de 2012).
  • Aprobación de constitución de cooperativas en sectores no agropecuarios (diciembre de 2012).
  • Aprueban nueva ley del sistema tributario (diciembre de 2012).

El 16 de octubre de 2012 fue anunciada la actualización de la política migratoria cubana la cual entró en vigor a partir del 14 de enero de 2013. Sobre dicha medida el propio Raúl expresó:

En octubre pasado fueron emitidas nuevas regulaciones migratorias que suprimieron restricciones y eliminaron o simplificaron trámites, sin desistir del derecho de defendernos y proteger nuestros recursos humanos. Estas modificaciones han tenido una positiva acogida en el pueblo y mayoritariamente por la emigración cubana, que desea fortalecer sus lazos con la Patria y la familia en contraposición con las políticas de hostilidad, insidiosas campañas mediáticas y el aliento a la emigración ilegal e insegura”.

Política exterior

La política exterior de la Isla bajo la presidencia de Raúl Castro ha continuado la misma línea que bajo la administración de su hermano Fidel. Esta se ha basado en la libre autodeterminación de los pueblos, el respeto al derecho internacional, la lucha por la integración latinoamericana y la cooperación Sur – Sur además de la práctica desinteresada del internacionalismo proletario.

Aunque asumió la presidencia cubana de manera oficial en febrero de 2008, desde 2006, en su condición de primer vicepresidente, Raúl representó al Estado y Gobierno cubano a nivel internacional con vistas a fortalecer las relaciones externas y potenciar los vínculos con nuevos estados.

Entre el 9 y el 16 de septiembre de 2006, La Habana fue sede de la XIV Conferencia Cumbre del MNOAL (Movimiento de Países No Alineados). Raúl presidió la delegación cubana en representación de Fidel Castro, quien se encontraba recuperándose de la intervención quirúrgica que le fuera practicada. Al asumir la presidencia del bloque en representación de Fidel[53] y del Gobierno cubano expresó:
“Con satisfacción y orgullo Cuba asume nuevamente la responsabilidad de ser sede de una Cumbre de los Países No Alineados. Agradezco el inmenso honor que nos hacen con su participación y les doy la más calurosa bienvenida en nombre de nuestro pueblo.
Todos hubiéramos querido que estas palabras inaugurales fueran pronunciadas por el Presidente Fidel Castro, quien por las razones que conocemos no nos acompaña en esta Sala.
(…) El compañero Fidel me ha pedido que les transmita sus más cordiales saludos y el agradecimiento por la presencia de todos ustedes”.

En diciembre de 2008, Castro ya como presidente cubano, sirvió como anfitrión de la III Cumbre Cuba – CARICOM que en esta ocasión tuvo como sede la ciudad de Santiago de Cuba.

El 13 de diciembre de 2008 inició en Caracas, Venezuela, su primera gira internacional como presidente cubano, la cual abarcaría además Brasil. Durante su estancia en Venezuela se reunió con el presidente venezolano Hugo Chávez, colocó ofrendas florales en el Monumento a Simón Bolívar en la Plaza Bolívar y ante la tumba del Libertador en el Panteón Nacional así como sostuvo un encuentro con diplomáticos y colaboradores cubanos en Venezuela. En el marco de su visita a Venezuela, recibió de manos del presidente Hugo Chávez la Orden del Libertador en su clase Gran Collar y una réplica de la espada de Simón Bolívar. Posteriormente participó en la Cumbre de América Latina y el Caribe (ALC) sobre Integración y Desarrollo que tuvo lugar en la localidad brasileña de Costa de Sauípe. Como jefe de la delegación cubana participó en los segmentos de alto nivel de la Cumbre ALC y de la reunión del Grupo de Río así como actuó como invitado a la XXXVI Cumbre del Mercado Común del Sur. Tras finalizar la Cumbre de la CALC en Salvador de Bahía realizó una visita oficial de dos días a la capital brasileña, Brasilia, donde se reunió con el mandatario brasileño Luiz Inácio Lula da Silva y visitó varios lugares emblemáticos.

El 28 de enero de 2009 iniciaría una visita oficial de una semana a Rusia, siendo su primera como mandatario cubano[65]. En el marco de su visita se reunió con el entonces mandatario rusio, Dimitri Medvédev y con el primer ministro Vladimir Putin además visitó el Museo Central de la Gran Guerra Patria, el Monumento al Soldado Descocido y el Mausoleo a Vladimir I. Lenin. Tras finalizar su visita a Rusia, entre el 4 y el 9 de febrero del propio año, visitó Angola y Argelia[66] reuniéndose con los mandatarios de dichas naciones y firmando varios acuerdos de cooperación bilaterales.

El 29 de junio de 2009 participó en la cumbre extraordinaria del Grupo de Río en apoyo al presidente de Honduras realizada en Managua, Nicaragua. En la reunión defendió el derecho de Manuel Zelaya como presidente legítimo del Estado hondureño y condenó el golpe militar perpetrado el domingo 28 de junio.
“Cuba condena enérgicamente el brutal golpe de Estado contra el gobierno constitucional de Honduras y su legítimo Presidente y rechaza el criminal ataque a la soberanía popular de esta nación. La agresión contra la constitucionalidad política de un país miembro tiene que ser rechazada unánimemente y en los términos más contundentes por parte del Grupo de Río”.

El 12 de julio de 2009 inició su segunda visita oficial a Argelia como mandatario cubano. Durante estancia de dos días se reunió con el presidente Abdelaziz Bouteflika y varios funcionarios argelinos además visitó el Museo Central del Ejército argelino.

Tras concluir su visita a Argelia, el día 14 llegó al balnerario de Sharm El-Sheikh donde participó en la XV Cumbre del MNOAL. En el marco de dicha cita, en la cual entregó la presidencia del MNOAL a Egipto, sostuvo encuentros con el secretario general de la ONU, Ban Ki-moon y con los presidentes de Egipto, Croacia y Sudán y los primeros ministros de Malasia y Nepal.
“(…) Hoy somos 118 Estados miembros, por tanto, constituimos mayoría en la comunidad internacional. Pero no sólo hemos crecido en número, además la historia ha demostrado la justeza de nuestras aspiraciones y metas. Nuestras reivindicaciones no pueden ser ignoradas, ni las decisiones sobre los principales problemas que afectan a la humanidad podrían adoptarse sin la participación activa del Movimiento”.

Raúl Castro, 15 de julio de 2009

Luego inició una visita oficial a la capital egipcia, El Cairo. En dicha ciudad además de asistir a actividades protocolares, rindió homenaje a Gamal Abdel Nasser ante la tumba del líder egipcio y visitó el Museo Egipcio de El Cairo, el Museo Copto además de la zona de Giza, donde visitó la Gran Pirámide y la Esfinge acompañado del destacado egiptologo Zahi Hawass. Posteriormente entre el 20 y el 23 de julio de 2009 realizó visitas oficiales a Namibia y Angola.

El 9 de agosto de 2009 encabezó la delegación cubana a la toma de posesión de Rafael Correa, reelegido presidente ecuatoriano en los comicios del 26 de abril del mismo año. Meses después, en diciembre de 2009, sirvió como anfitrión de la VIII Cumbre de la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América la cual se realizó en La Habana entre el 13 y 14 de diciembre de 2009.

El 12 de enero de 2010 envió un mensaje de condolencias a su homólogo de Haití, René Préval, tras el fuerte terremoto que devastó a la capital de nación caribeña.
“Estimado amigo, con profundo dolor y consternación hemos conocido del terremoto que ha azotado a la hermana República de Haití en las últimas horas”

En febrero de 2010 Raúl encabezó la delegación cubana a la II Cumbre de la Unidad de América Latina y el Caribe (CALC) considerado el máximo evento político económico realizado en la región de América Latina y el Caribe en el año 2010. La reunión realizada en el balneario mexicano de Cancún, ubicado en la zona de la Riviera Maya, sirvió para establecer el cronograma a seguir para la posterior fundación de la CELAC.
“La decisión que acabamos de adoptar de crear la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños es de trascendencia histórica. Cuba considera que están dadas las condiciones para avanzar con rapidez hacia la constitución de una organización regional puramente latinoamericana y caribeña que integre y represente a las 33 naciones independientes de la América Latina y el Caribe.
La mayoría de las regiones del mundo tiene su propia organización, con la independencia de que algunos de sus miembros pertenezcan a otras agrupaciones subregionales u organismos que abarcan a más de un área geográfica. No hay razón para que América Latina y el Caribe no cuenten con su propia entidad de concertación política, de coordinación económica y de cooperación e integración. No tendría sentido dilatar ese proceso, seamos consecuentes con la voluntad expresada en la Cumbre de Salvador de Bahía”.

Entre el 18 y el 21 de abril de 2010 inició su segunda visita oficial a Venezuela esta vez para asistir a los actos por el Bicentenario de la Independencia de Venezuela así como en la IX Cumbre del ALBA.

Entre los días 2 y 3 de diciembre de 2011, Raúl Castro presidió la delegación cubana a la Cumbre fundacional de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC), integrada por 33 países latinoamericanos y caribeño. Al intervenir en la inauguración de dicho evento, celebrada en el Teatro Teresa Carreño de Caracas, el Presidente de la República de Cuba expresó:
“Tenemos el privilegio de asistir a un acto fundacional de carácter trascendental. Con las decisiones que aquí adoptamos y el trabajo conjunto de los últimos tres años, reivindicamos más de dos siglos de luchas y esperanzas. Llegar tan lejos nos ha costado esfuerzo, pero también sangre y sacrificio.
La Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños es nuestra obra más preciada. Simbólicamente, consolida el concepto de una región unida y soberana, comprometida con un destino común. En términos estratégicos, nos brinda el instrumento político requerido para aunar voluntades, respetar la diversidad, resolver diferencias, cooperar por el bien de nuestros pueblos y solidarizarnos los unos con los otros. Su éxito dependerá del carácter y la sabiduría de sus miembros, que somos las 33 naciones independientes situadas entre el Río Bravo y la Patagonia”.

El 7 de diciembre Raúl viajó a Trinidad y Tobago junto a miembros de su gobierno para participar en la IV Cumbre Cuba-Caricom a celebrarse un día después con la participación de Cuba y ocho países del Caricom.

Su cuarto viaje oficial a Venezuela lo realizó entre el 3 y 6 de febrero de 2012 cuando asistió a los actos de celebración del aniversario 20 del alzamiento del 4 de febrero así como en la XI Cumbre de la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América (ALBA).

El 26 de marzo de 2012 Raúl recibió en el Aeropuerto Internacional Antonio Maceo de Santiago de Cuba al Papa Benedicto XVI, Sumo Pontífice de la Iglesia Católica, quien realizó una visita pastoral y oficial a Cuba entre el 26 y el 28 de marzo.
“Nos satisfacen las estrechas relaciones entre la Santa Sede y Cuba, que se han desarrollado sin interrupción durante setenta y seis años, siempre basadas en el respeto mutuo y en la coincidencia en asuntos vitales para la Humanidad.
Nuestro gobierno y la Iglesia Católica, Apostólica y Romana en Cuba mantenemos buenas relaciones”.

El junio de 2012 Raúl participa en la Cumbre Río+20, celebrada en Río de Janeiro, Brasil, para abordar el problema del cambio climático. Durante su discurso, el 21 de junio, expresó:
“Dejemos las justificaciones y egoísmos y busquemos soluciones. Esta vez, todos, absolutamente todos, pagaremos las consecuencias del cambio climático. Los gobiernos de los países industrializados que actúan de esta forma no deberían cometer el grave error de creer que podrán sobrevivir un poco más a costa de nosotros. Serían incontenibles las oleadas de millones de personas hambrientas y desesperadas del Sur hacia el Norte y la rebelión de los pueblos ante tanta indolencia e injusticia. Ningún hegemonismo será entonces posible. Cese el despojo, cese la guerra, avancemos hacia el desarme y destruyamos los arsenales nucleares.
Estamos urgidos de un cambio trascendental. La única alternativa es construir sociedades más justas, establecer un orden internacional más equitativo, basado en el respeto al derecho de todos; asegurar el desarrollo sostenible a las naciones, especialmente del Sur, y poner los avances de la ciencia y la tecnología al servicio de la salvación del planeta y de la dignidad humana”.

El 4 de julio de 2012 inició su primera visita oficial a la República Popular de China, con el objetivo de fortalecer las relaciones socio-económicas con esa potencia asiática.Durante su estancia en China sostuvo encuentros con el presidente chino Hu Jintao, el vicepresidente Xi Jinping, el primer ministro Wen Jiabao y el viceprimer ministro Li Keqiang. Durante su estancia en Beijing asistió a la firma del memorando de cooperación aduanera 2013-1015 además de ocho acuerdos y memorandos de entendimiento, entre ellos un préstamo del Banco de Desarrollo de China (brazo financiero del país asiático en el exterior) para la mejora de instalaciones sanitarias. Raúl también se reunió con el presidente de la Asamblea Nacional Popular (Legislativo), Wu Bangguo. Posteriormente entre el 7 y 10 del mismo mes visitó Vietnam y luego Rusia entre el 10 y el 13 julio.

El 25 de enero de 2013 representó a Cuba en la I Cumbre de la CELAC y en la reunión CELAC-UE que tuvo lugar en la ciudad de Santiago de Chile a finales de enero. El 28 de enero, Raúl recibió la presidencia pro-témpore de la CELAC. Tras recibir el liderazgo del bloque de manos del presidente chileno Sebastián Piñera, Raúl expresó:
“Para Cuba y para mí es un gran honor asumir hoy la Presidencia Pro Tempore de la CELAC. Siento que es un reconocimiento a la abnegada lucha de nuestro pueblo por su independencia que sirve de especial homenaje a José Martí, en el 160 aniversario de su natalicio.
Lo hacemos con el propósito de contribuir al máximo a la consolidación del primer mecanismo de concertación e integración que reúne a las 33 naciones independientes de Nuestra América para construir un espacio de soberanía regional y fomentar la integración, la concertación, la cooperación y la solidaridad entre ellas. Lo asumimos con el compromiso de trabajar a favor de la paz, la justicia, el desarrollo y el entendimiento entre todos nuestros pueblos”.

El 17 de diciembre de 2014, fruto de conversaciones bilaterales realizadas en secreto, Castro anunció, mediante alocución que se había logrado un acuerdo entre los Estados Unidos y Cuba el cual había logrado cambiar al excontratista norteamericano Alan Gross por los cubanos Gerardo Hernández, Antonio Guerrero y Ramón Guerrero quienes se encontraban presos en los Estados Unidos, acusados injustamente.
“Resultado de un diálogo al más alto nivel, que incluyó una conversación telefónica que sostuve ayer con el Presidente Barack Obama, se ha podido avanzar en la solución de algunos temas de interés para ambas naciones. Como prometió Fidel, en junio del 2001, cuando dijo: ¡Volverán!, arribaron hoy a nuestra Patria, Gerardo, Ramón y Antonio (…) Por otra parte, basados en razones humanitarias, hoy también fue devuelto a su país el ciudadano norteamericano Alan Gross.”

El 19 de septiembre del 2015 recibe al Papa Francisco en el Aeropuerto Internacional José Martí que visitó Cuba como parte de un Viaje Pastoral. En la mañana del 20 de septiembre asiste a la Santa Misa ofrecida por el Papa en la Plaza de la Revolución José Martí y en la tarde recibe al sumo pontífice en el Palacio de la Revolución donde tuvieron un encuentro privado que duró más de media hora e intercambiaron regalos en un ambiente distendido. Asiste a las misas celebradas en la Plaza de la Revolución Calixto García Iñiguez de Holguín el 21 de septiembre y en la Basílica Menor del Santuario de Nuestra Señora de la Virgen de la Caridad del Cobre el 22 de septiembre. Al mediodía del 22 despide al santo padre en el Aeropuerto Internacional Antonio Maceo en Santiago de Cuba.

Entre el 24 y el 29 de septiembre de 2015, viajó a Nueva York, Estados Unidos, donde su intensa agenda incluyó intervenciones en eventos de alto nivel de Naciones Unidas y encuentros con personalidades estadounidenses y extranjeras. Por primera vez el mandatario se dirigió a la Asamblea General de la ONU, foro en el cual antes pronunció históricos discursos el líder de la Revolución Cubana, Fidel Castro, en 1960, 1979, 1995 y 2000.

Su estancia se produjo en un escenario inédito en las últimas seis décadas entre Cuba y Estados Unidos, que restablecieron relaciones diplomáticas en julio de 2015 y comenzaron a dar pasos hacia la normalización de los vínculos.

Desde su asistencia a la plenaria que escuchó al papa Francisco, el 25 de septiembre, hasta su reunión con el presidente norteamericano, Barack Obama, cuatro días después, las actividades del jefe de Estado atrajeron la atención de los medios de prensa y los especialistas en política internacional.

Entre el 24 y el 29 de septiembre de 2015, viajó a Nueva York, Estados Unidos, donde su intensa agenda incluyó intervenciones en eventos de alto nivel de Naciones Unidas y encuentros con personalidades estadounidenses y extranjeras. Por primera vez el mandatario se dirigió a la Asamblea General de la ONU, foro en el cual antes pronunció históricos discursos el líder de la Revolución Cubana, Fidel Castro, en 1960, 1979, 1995 y 2000.

Su estancia se produjo en un escenario inédito en las últimas seis décadas entre Cuba y Estados Unidos, que restablecieron relaciones diplomáticas en julio de 2015 y comenzaron a dar pasos hacia la normalización de los vínculos.

Desde su asistencia a la plenaria que escuchó al papa Francisco, el 25 de septiembre, hasta su reunión con el presidente norteamericano, Barack Obama, cuatro días después, las actividades del jefe de Estado atrajeron la atención de los medios de prensa y los especialistas en política internacional.

Primer Secretario del PCC

El 31 de agosto de 2006, el Comandante en Jefe Fidel Castro, en su Proclama al pueblo de Cuba delegó en Raúl las funciones de Primer Secretario del Comité Central del Partido Comunista de Cuba. A pesar de dicha designación, Raúl mantuvo su condición de Segundo Secretario reiterando en varias ocasiones que el liderazgo y ejemplo de Fidel es prácticamente insustituible.
“(…) Fidel es insustituible y el pueblo continuará su obra cuando ya no esté físicamente. Aunque siempre lo estarán sus ideas, que han hecho posible levantar el bastión de dignidad y justicia que nuestro país representa.
Sólo el Partido Comunista, garantía segura de la unidad de la nación cubana, puede ser digno heredero de la confianza depositada por el pueblo en su líder. Es la fuerza dirigente superior de la sociedad y el Estado y así lo establece el Artículo 5 de nuestra Constitución, aprobada en referendo por exactamente el 97,7% de los votantes”.

El 28 de abril de 2008, Raúl presidió el VI Pleno del Comité Central del Partido Comunista de Cuba el cual se centró en aspectos de importancia nacional como la producción de alimentos, la defensa, la economía y el funcionamiento interno de la organización. Fue en esa reunión en la que se convocó al VI Congreso del PCC el cual se realizaría según lo planeado a finales del segundo semestre del 2009, aunque durante el VII Pleno realizado en julio de 2009 se postergó su realización hasta que concluyera “un amplio y profundo proceso de análisis de la situación actual y perspectiva de la nación, con los militantes y todo el pueblo”.

En noviembre de 2010, durante un acto por el X aniversario del Convenio Integral de Cooperación Cuba-Venezuela y en el que se encontraba presente el entonces presidente venezolano, Hugo Chávez, se presentó al convocatoria al Sexto Congreso del Partido.

“El Buró Político ha acordado convocar el VI Congreso para la segunda quincena del mes de abril del próximo año, en ocasión del 50 Aniversario de la Victoria de Playa Girón y de la Proclamación del Carácter Socialista de la Revolución Cubana.

(…) el VI Congreso se concentrará en la solución de los problemas de la economía y en las decisiones fundamentales de la actualización del modelo económico cubano y adoptará los Lineamientos de la Política Económica y Social del Partido y la Revolución. El Congreso no es sólo la reunión de quienes resulten elegidos como Delegados, sino también el proceso previo de discusión por parte de la militancia y de toda la población de los lineamientos o decisiones que serán adoptados en el mismo”.

El 16 de abril de 2011 en horas de la tarde fue inaugurado el VI Congreso del PCC el cual estuvo antecedido por una Revista Militar realizada en horas de la mañana en la Plaza de la Revolución con motivo del 50 aniversario de la proclama del carácter socialista de la Revolución Cubana, ambos sucesos fueron encabezados por el propio Raúl. El 19 de abril quedó clausurado el VI Congreso, durante la sesión final, encabezada por Fidel y Raúl quedó electo el nuevo Comité Central y Buró Político encabezados por Raúl quien fue electo Primer Secretario.

“En lo que a mí respecta, asumo mi última tarea, con la firme convicción y compromiso de honor de que el Primer Secretario del Comité Central del Partido Comunista de Cuba tiene como misión principal y sentido de su vida: defender, preservar y proseguir perfeccionando el Socialismo y no permitir jamás el regreso del régimen capitalista”.
Raúl Castro, 19 de abril de 2013

Meses después, en enero de 2012, presidiría la Primera Conferencia del PCC la cual trataría aspectos del funcionamiento de la organización, el papel del Partido en la sociedad y su relación con la UJC. En el discurso de clausura, el propio Raúl expresó las líneas de trabajo del partido:

“Renunciar al principio de un solo partido equivaldría, sencillamente, a legalizar al partido o los partidos del imperialismo en suelo patrio y sacrificar el arma estratégica de la unidad de los cubanos, que ha hecho realidad los sueños de independencia y justicia social por los que han luchado tantas generaciones de patriotas, desde Hatuey hasta Céspedes, Martí y Fidel. (…) defendemos el sistema del partido único frente al juego de la demagogia y la mercantilización de la política

Es preciso acostumbrarnos todos a decirnos las verdades de frente, mirándonos a los ojos, discrepar y discutir, discrepar incluso de lo que digan los jefes, cuando consideramos que nos asiste la razón, como es lógico, en el lugar adecuado, en el momento oportuno y de forma correcta, o sea, en las reuniones, no en los pasillos. Hay que estar dispuestos a buscarnos problemas defendiendo nuestras ideas y enfrentando con firmeza lo mal hecho.

El Partido, en primer lugar, exigirá a todos responsabilidades por el cumplimiento de sus obligaciones, sin intervenir en la administración, pero sí llamar la atención, alertar y luchar allí, desde el núcleo, el municipio, hurgar, pensar y volver a pensar en cómo movilizar al conjunto de las fuerzas en ese empeño”.
Raúl Castro, 29 de enero de 2013

Vida personal

El 26 de enero de 1959, en la ciudad de Santiago de Cuba, Raúl contrajo matrimonio con Vilma Espín Guillois, combatiente de la lucha clandestina y con quien había trabajado durante su etapa al frente del Segundo Frente Oriental. El matrimonio tuvo cuatro hijos, Deborah, Mariela, Nilsa y Alejandro.

“Raúl siempre ha encontrado tiempo para atender a su familia y preocuparse por la educación de sus hijos que, ya adultos, son personas trabajadoras, responsables, sencillas y de gran calidad humana. Raúl y Vilma, formaron sus hijos desde sus valores y ejemplos personales. Hablar de Raúl con respecto a su familia es imposible sin aludir a Vilma, figura imprescindible en la historia y en la obra de la Revolución. Vilma, a quien Raúl admiró desde que la conoció y después amó. Vilma, la combatiente clandestina, la insurrecta del alzamiento del 30 de noviembre de 1956, la guerrillera en la Sierra y la protagonista, a partir de 1959, de la revolución que se produjo dentro de la Revolución por la emancipación e igualdad de la mujer.”

 

Raúl Castro Ruz: El valor de los principios

Cuba en Resumen

Por MsC. Adelaida Béquer Céspedes.

El 3 de junio de 1931, veía la luz en la casona de Birán, el menor y último hijo de Ángel Castro Argíz y Lina Ruz González. El benjamín de la familia era un niño muy simpático, achinado cuyas facciones recordaban mucho a las de su progenitora. Muy lejos estaban entonces de adivinar sus padres la estatura política que tendría el hijo que habrían traído al mundo, quien junto a su hermano Fidel cambiaría la historia de este país.

De pequeño estuvo en una de las escuelas de corte militar creada por Batista, en las fotografías de la época se aprecia la alegría que muestra con su uniforme blanco y su gorra de plato. Más tarde al ingresar en el colegio religioso, también vestirá con orgullo un uniforme de corte militar, tal parece que ya presentía que ese iba a ser su camino, pero de un militar de nuevo tipo.

Los años transcurrieron y transformado ya en un mozalbete, su hermano Fidel lo trajo para La Habana, para que estudiara, matriculando en la Universidad de La Habana donde rápidamente se vinculó con los grupos más combativos.  Posteriormente ingresó en la Juventud Socialista, y en ese mismo año formaría parte de los compañeros que asaltaron el cuartel Moncada.

Pero hay una cuestión que me impacta profundamente de su personalidad y es la intransigencia revolucionaria ante la violación de los principios, lo cual ha sido y es para él la brújula que guía sus pasos. Y esto me recuerda la idea de Martí que dijo que como mármol ha de ser el carácter: blanco y duro. Jamás ha transigido con los enemigos de la revolución ni contra aquellos que violen los principios.

Decía el general Alberto Bayo Giroud, entrenador de los futuros expedicionarios en México, que si los locos asesinos algún día segaran la vida de nuestro ídolo Fidel, creyendo que sacrificándole se iba a apagar la luz de la Revolución, no sabían, ni tenían la más ínfima idea del hombre que iba a recoger la antorcha del suelo caída, pues Raúl es Fidel por dos en lo que a energía se refiere…y continuaba afirmando: Raúl es acero templado, … es el rayo que apunta al objetivo y lo alcanza sin cavilar, dudar o fluctuar. Y advertía que frenaran la mano aquellos que pensaran eliminar a Fidel, pidiendo más blandura en las leyes revolucionarias, puesto que su sustituto por derecho propio Raúl al que seguiremos ciegamente los enamorados de esta Revolución, sería más implacable con ellos. Así ha sido siempre en su larga y fructífera existencia.

Raúl encontró en la ejemplar combatiente clandestina y luego del II Frente Vilma Espín Guillois la compañera ideal, el 8 de noviembre de 1958 en plena guerra, le declaró su amor y el 26 de enero de 1959, en Santiago de Cuba consolidaron su unión contrayendo nupcias, que él confesó que fue lo mejor y más lindo que hizo en toda su vida.

Siempre estuve orgullosa de tener un ministro de ese calibre, porque en las Fuerzas Armadas Revolucionarias al calor de su ejemplo encontré el sentido de mi vida.

En el cuarenta aniversario de la fundación de la Federación de Mujeres Cubanas, al ser condecorada con la Orden Ana Betancourt, me dio el abrazo más grande y fuerte que he recibido en mi vida y sentí que había cumplido con mi deber.

Raúl será siempre mi eterno Ministro de las Fuerzas Armadas Revolucionarias.

¡Felicidades en su 93 aniversario!

 

Fidel Castro: “Raúl es un hombre de cualidades excepcionales”

Equipo Editorial Sitio Fidel Soldado de las Ideas

Siempre que Fidel Castro se refería a Raúl Castro se emocionaba al enumerar las virtudes de su hermano menor, destacando su capacidad como organizador y de gestionar múltiples tareas, así como su humildad, integridad y valentía. Constantemente reconoció en Raúl a un líder para guiar la Revolución cubana, gracias a sus méritos y al respaldo incondicional del pueblo.

Fidel consideraba a su hermano como un hombre con cualidades excepcionales, incluso reflexionó sobre cómo su propia figura y liderazgo podían haber afectado la percepción y oportunidades de Raúl. Todos sabemos que ambos tenían una compenetración y una complicidad inigualable, se admiraban mutuamente, juntos siempre desde pequeños, la vida los unió en lazos sanguíneos e ideales.

Yo creo que Raúl es un hombre de cualidades excepcionales. No sé cuánto le habrá perjudicado ser hermano mío, porque hay un árbol crecido y todo árbol crecido siempre hace un poco de sombra sobre los demás. Bueno, junto a mí se han destacado muchos hombres en este país: piensa en el Che, en Camilo, en Almeida, en todos esos compañeros. Pero, lógicamente, la presencia de un árbol mayor ejerce un poco de sombra.

Nadie sabe lo que habría podido destacarse Raúl si hubiera tenido las responsabilidades que yo he tenido. Desde el primer momento fue muy serio, muy responsable, muy consagrado, muy comprometido, muy valiente, y eso se demostró desde el ataque al Moncada, porque Raúl todavía no participa en la organización del Moncada, pero ya participa en el ataque al Moncada. Era muy jovencito; si yo tenía 26 años él debe haber tenido 21 —fue en julio, no sé si habría cumplido 22—, tendría más o menos 22 años”.

Reconoció la valentía y compromiso de Raúl desde una edad temprana, destacando su participación en el ataque al Moncada a pesar de su juventud. Ejemplo de ello cuando Fidel cuenta con admiración una de las acciones de valor de su hermano en las que sobresalen  su espíritu revolucionario:

“A él se le manda con un grupo a una posición muy importante, muy estratégica, que es la Audiencia de Santiago de Cuba.

Llegan, toman la Audiencia, desarman, ocupan fusiles, porque esa era una posición dominante; pero en el transcurso de los acontecimientos, ya que los planes no salieron como se habían elaborado —he explicado en La historia me absolverá cómo fue todo aquello del Moncada—, una patrulla del ejército logra penetrar en el edificio cuando ya ellos van evacuando y los hacen prisioneros. Raúl muestra una agilidad mental de tigre, reacciona, le quita la pistola al sargento que lo tenía prisionero y hace prisioneros a los soldados.

Fíjate, siendo prisionero le arrebata el revólver al sargento y pone prisioneros a los otros, y gracias a eso escapa de lo que en ese momento habría sido una muerte segura precedida de atroces torturas. No logra al final evadir toda la persecución, y en un pueblo que se llama San Luis lo capturan. Entonces regresa, va preso, y desde ahí empieza a ejercer un papel importante, en virtud de todo lo que hizo en el juicio, actuando ya como cuadro con los demás presos. Atravesamos situaciones muy difíciles, la prisión de Boniato, la prisión de Isla de Pinos, todas esas cosas, y entonces él se va destacando mucho, por todas esas características de seriedad, de responsabilidad, su mente ágil, rápida, su espíritu revolucionario”.

En la Sierra Maestra detrás de Fidel Castro , Raúl Castro y Camilo Cienfuegos, 1957. Foto: Andrew St George / Sitio “Fidel Soldado de las Ideas”

Su gran sentido de la responsabilidad y su capacidad organizativa propiciaron su ascenso y su asignación importantes cargos en la Revolución cubana. Fidel enfatizó que los logros y la posición de Raúl no estaban relacionados con su parentesco, sino que se basaban en sus propios méritos extraordinarios, lo cual Raúl siempre con su destreza demostró:

“El primer comandante que sale a abrir un frente fuera de la Sierra Maestra es Raúl, y demostró notables capacidades de jefe y de organizador, un gran sentido de la responsabilidad, mucha firmeza revolucionaria. Realiza un gran trabajo político dentro de los campesinos, desarrolla una influencia muy positiva en todos los cuadros y todos los jefes, y así se fue destacando. Sus méritos y el lugar que él ocupa en la Revolución no tienen nada que ver con el nexo familiar; como Camilo se destacó, como el Che se destacó, como Almeida se destacó y otros muchos se destacaron, por sus méritos extraordinarios y no por ser familiares, ese es, realmente, el caso de Raúl. De manera que su ascenso, su papel en la Revolución, no tiene nada que ver con el parentesco familiar.

Después se produce el triunfo de la Revolución. Se le asignan funciones importantes; a mí me parecía que tenía todas las condiciones para asumir el cargo de Ministro de las Fuerzas Armadas Revolucionarias, y así es como se le nombra para esa responsabilidad, donde ha desarrollado un trabajo extraordinario de carácter político y educativo, formador de cuadros. Creo que realmente su trabajo es excepcional. Es lo que puedo decir objetiva e imparcialmente”.

Fidel explica que aquellos que lo conocen de cerca se dan cuenta de su humanismo, calidad y sentimientos, a pesar de la imagen que la propaganda enemiga ha tratado de crear sobre él. Destaca el papel de Raúl como formador y educador, resaltando la importancia de su papel en el Ministerio de las Fuerzas Armadas Revolucionarias:

Raúl es un compañero que tiene sus criterios, sus opiniones, su carácter y su forma de ser, y, por cierto, es un individuo muy diferente de ese Raúl que ha querido pintar la propaganda enemiga. Todo el que llega a conocerlo y a intimar con él se da cuenta de su humanismo, de su gran calidad y de sus sentimientos; se sorprenden de un Raúl que le han pintado belicoso, agresivo, duro, cuando ven los sentimientos de amistad, de cariño y afecto que es capaz de tener por la gente. Y ha sido un gran formador y un gran educador, porque creo que el Ministerio de las Fuerzas Armadas Revolucionarias ha sido la mejor escuela de formación de cuadros que nosotros hemos tenido, con mucho rigor siempre y con mucha exigencia”.

Fidel en varias ocasiones declaró su confianza plena en Raúl para sustituirlo en caso de que pereciera en la lucha:

“Siempre consideré eso. Sobre todo en aquellos primeros años en que todos los días se estaban haciendo planes de atentados contra mí, como esa era una posibilidad real, dije: Desde ahora hay que ir pensando en alguien que pueda ejercer las funciones mías.

Y consideré, realmente, que la persona que estaba más capacitada entre todos los cuadros para ejercer esas funciones, la persona más acatada que podía desempeñar esas funciones era Raúl, y así lo planteé públicamente porque era una necesidad de los momentos que estábamos viviendo.

Raúl ha sido realmente el segundo al mando de la Revolución en todo este período revolucionario. Yo digo que Raúl no se ha destacado más porque ha tenido la sombra mía, es mi opinión; porque para que la gente se destaque más es necesario que pueda tener el ámbito donde poder demostrar todas sus capacidades o todas sus cualidades”.

En febrero de 2008 cuando asume la presidencia del Consejo de Estado y de Ministros de la República de Cuba hasta abril de 2018, aunque desempeñaba el cargo de manera interina desde el 31 de julio de 2006, supo estar a la altura de su cargo, demostrando que su hermano siempre tuvo la razón. Sobre su importante rol en el Partido, la Revolución y para él mismo contar con un compañero como Raúl, cuyos méritos, experiencia, capacidad y contribuciones a la Revolución son ampliamente reconocidos, el 10 de octubre de 1997, en el discurso pronunciado en la Clausura del V Congreso del Partido Comunista de Cuba, Fidel manifestó:

“La vida nos ha deparado muchas satisfacciones y muchas emociones, mucha suerte, y digo realmente que ha sido una suerte para nuestro Partido, nuestra Revolución y para mí que hayamos podido disponer de un compañero como Raúl, de cuyos méritos no tengo que hablar, de cuya experiencia, capacidad y aportes a la Revolución no es necesario hablar. Es conocido por su actividad infatigable, su trabajo constante y metódico en las fuerzas armadas, en el Partido. Es una suerte que tengamos eso”.

Celebrando el cumpleaños de su hermano Raúl Castro junto a otros compañeros, en el apartamento de Emparan 49 C, punto de contacto de los revolucionarios cubanos que preparaban la expedición del yate Granma, 3 de junio de 1956. Foto: Oficina de Asuntos Históricos del Consejo de Estado / Sitio “Fidel Soldado de las Ideas”

En el día de hoy, 3 de junio, al celebrar el 93 cumpleaños de Raúl Castro, resulta propicio rememorar algunos fragmentos de sus palabras pronunciadas el pasado 1ro de enero del 2024, durante el acto por el 65 Aniversario de la Revolución cubana, cuando hace un llamado a la unidad entre todas las generaciones:

“En el socialismo y su obra, en la unidad y la ideología revolucionaria se sustenta nuestra capacidad de resistir y vencer..

La unidad es nuestra principal arma estratégica; ha permitido a esta pequeña isla salir airosa en cada desafío; sustenta la vocación internacionalista de nuestro pueblo y sus proezas en otras tierras del mundo, siguiendo la máxima martiana de que patria es humanidad. ¡Cuidemos la unidad más que a la niña de nuestros ojos! No tengo duda de que así será. Estoy convencido de que los Pinos Nuevos, nuestra combativa juventud, así lo garantizará.

La unidad formada por el Partido, el Gobierno, las organizaciones de masas y todo nuestro pueblo, y como parte de este los combatientes de las Fuerzas Armadas Revolucionarias y del Ministerio del Interior, es el escudo contra el que se estrellarán, una vez más, todos los planes subversivos del enemigo, que incluyen desde el uso sistemático de la mentira hasta el terrorismo.

(...) La historia nos ha enseñado con creces a dónde conducen la resignación y el derrotismo. No nos limitemos a resistir. Vamos a salir de estas dificultades, como lo hemos hecho siempre, ¡combatiendo!, con la misma decisión de Baraguá, del Moncada, del Granma, de Girón y con las firmes convicciones que nos inculcó el Comandante en Jefe.

Esto se traduce hoy en trabajar más y sobre todo hacerlo bien. Es nuestro compromiso con la gloriosa historia de la patria y el mejor homenaje a los caídos”.

Referencias:

  1. Libro: Un grano de maíz. Conversación con Tomás Borge.
  1. Discurso pronunciado por el Comandante en Jefe Fidel Castro Ruz en la Clausura del V Congreso del Partido Comunista de Cuba, 10 de octubre de 1997.
  2. Discurso pronunciado por el General de Ejército Raúl Castro Ruz, líder de la Revolución, con motivo del Aniversario 65 del triunfo de la Revolución, en el parque Céspedes, Santiago de Cuba, el 1ro. de enero de 2024.
Cuba
Milaxy Yanet Sánchez Armas, Gobernadora de Ia provincia de Villa Clara. Foto: Marcelino Vázquez....
Foto: Gonzo GONZÁLEZ BORGES / ACN.
Lo último
Isabel Rubio, razones para la libertad
Marilys Suárez Moreno - Revista Mujeres.- Dicen que fue una mujer de armas tomar y su historia de vida no deja dudas sobre la también llamada Capitana de Vuelta Abajo. Ferviente seguidora de los planes insurreccionales de José Ma...
Ver / Leer más
La Columna
La Revista