Indira Ramírez Elejalde - Revista Mujeres.- Entre los derechos que regula el proyecto de Ley de Código de las Familias se encuentra el respeto "a las parejas si desean tener descendencia, el número y el momento para hacerlo, preservando en todo caso el derecho de las mujeres a decidir sobre sus cuerpos", lo que se encuentra registrado en el artículo 4, inciso f.


La experiencia de Carmen

Sobre el tema conversamos con Carmen Martín, mujer soltera de treinta años y sin hijos, quien, como a muchas en su misma situación, se ha visto cuestionada por no tener hijos a su edad.

Tiene una relación formal de hace varios años,  confiesa que le molestan los comentarios sobre su decisión de postergar la maternidad pero, aun así, le afectan poco pues no deja que influyan en sus decisión.

Sobre esto aclara:

"Muchas veces las personas me cuestionan y mis  amigos, sobre todo, me preguntan: -"¿Qué esperas para parir?". Mi respuesta es siempre la misma: -"Aún no quiero ser madre". -"¿Y por qué?", me refutan. - "Porque todavía no es mi prioridad", ahí doy por terminada la conversación.

"Sobre todo son mujeres mayores las que me preguntan sobre el tema. Pueden llegar a ser muy insistentes y maleducadas".

Para Carmen lo más lógico es que respeten la decisión ya que sólo le interesa a las personas involucradas: "detrás de la determinación de parir a una "edad adecuada" o no hacerlo, pueden haber muchas respuestas. Ser madres no es una obligación", asevera.

La seguridad de Carmen es común en muchas jóvenes que están convencidas de lo que quieren en sus vidas. Aun así la sociedad continúa, a pesar de los espacios conquistados por la mujer en la actualidad, tratando de regirlas y enjuiciarlas por los naturalizados códigos patriarcales donde se dicta que ellas deben ser madres.

Sucede que la presión social igual se interesa por establecer límites de edad en referencia con el proceso de gestación. Martín lo equipara con una carrera que deben las mujeres terminar: "es como si cuando llegas a los treinta creen que se te está acabando el tiempo para ser madre, que se hace tarde, y se convierte entonces en una cuenta regresiva".

Mi propia experiencia

Desde mi experiencia personal la presión social se refleja en la cantidad de niños que deberia tener: "No te quedes con uno sólo, eso es malo", me dicen algunas personas; o "dale un hermano al niño, así no estará sólo"; o la clásica frase de "nada más falta la niña, sería una pareja perfecta".

Si, la presión es molesta cuando ya tienes un hijo y no está entre tus planes tener próximamente otro. Incluso te preguntan la edad y cuando se enteran que has llegado a los treinta,  te consuelan aprobándote tres, cuatro o cinco años más de prórroga para decidirte a repetir la experiencia.

La decisión de cuándo tener descendencia y cuántos hijos traer al mundo resulta personal. En todo caso, biológicamente, repercute exclusivamente en el cuerpo de la mujer. Lo que personaliza, aún más, este asunto.

"Respeten la decisión de ser madres", fue uno de las últimas frases que Carmen Martín expresó sobre el tema. Y sí, creo que es hora de que por escrito quede plasmado el derecho de cada mujer a decidir sobre su cuerpo.

Género
Canal Caribe / TV Cubana.- Cuba ocupa el segundo lugar de cinco países con clasificación de paridad de género en el parlamento y el segundo a nivel mundial con mayor proporción de diputadas, informó hoy la Uni&oacut...
El acoso o intimidación por medio de las tecnologías digitales es un comportamiento repetitivo, que pretende atemorizar, humillar o enfadar a otras personas. AM se acerca al tema. Rosanyela Cabrera Viera - Alma Mater.- Vibra el tel&eacu...
Arlín Pérez Duharte y Tania de Armas Fonticoba. Doctoras en Ciencias Jurídicas. Profesoras Titulares de Derecho Penal. Facultad de Derecho. Universidad de la Habana - Red Semlac.- El entramado o tejido normativo que hoy protege, ...
Lo último
La Columna
OTAN: objetivo China
Arantxa Tirado - Publicado originalmente en eldiario.es.- EEUU se resiste a que China pueda convertirse en la superpotencia que lo desplace de su papel de 'hegemón', lo que trastocaría por completo el orden internacional emanado...
La Revista