Cimarronas.- Son disímiles las historias que pueden conmovernos, que llegan y nos cautivan. Historias de amor, de fuerza, de valentía, de humanismo, de sororidad, de lucha... historias de desafíos.


#Muchacha te trae hoy, el texto "Desafíos" donde Alejandra, Laura y Talía, más que protagonistas, son ejemplos, personas que con sus historias nos dan fuerza.
Carmen Maturell Senon
 
Alejandra…
Alejandra es atrevida, audaz. No le importaron las opiniones ajenas aquella vez que se paró frente al espejo y decidió cortarse el pelo.
Lo cierto es que ese cabello largo le era molesto y ansiaba probar otras cosas con las que se sintiera mejor; el corte fue el comienzo. Fueron disimiles las críticas que recibió. Comentarios como «lesbiana, marimacha o que no se veía bien», se hicieron presentes, no obstante, Alejandra se mantuvo firme.
Poco a poco las faldas, los vestidos, los tops y las blusas apretadas fueron remplazadas por ropa más holgada, más cómoda para ella.
En esa etapa de su vida, en donde su expresión de género no iba acorde a los cánones sociales, Alejandra sí tuvo una pequeña lucha interna. Aquella mirada inquisidora de la abuela, algunas “bromas” de su madre y las opiniones fuera de lugar sobre su sexualidad por otras personas, la frenaron por un breve tiempo. Mas la conformidad de saberse suya la puso en primer plano. Se gustaba así, era lo único que importaba.
Alejandra es atrevida, audaz; lo mismo lleva el pelo verde, azul o negro, de esas personas que tienen mucho para contar y demasiado que conseguir.
Laura…
Detiene la mirada, frunce el ceño, desea taparse los oídos y hacer como si no hubiese escuchado nada. Laura no quiere creer que las palabras de su suegra sean ciertas, pero cuando de los labios ajenos sale que su deber es cuidar a su pareja y ser ama de casa, la realidad le da un duro golpe.
Tiene 21 años y conoció el feminismo hace poco, ahora comienza a preguntarse sobre los roles de género. ¿Acaso existe tal asignación que determine qué cosa es de hombres y cuáles son de mujeres? El machismo, así como el micro-machismo, sigue imperando en la sociedad y se necesita desconstruir preceptos para poder progresar.
Mira a su novio y ambos saben que esa es la señal para comenzar a trabajar juntos. Ella no es la encargada de hacer los quehaceres de la casa y él sí puede cocinar.
Talía…
Sabía por otras lenguas el riesgo que corría al incursionar en esa carrera. «La mayoría son varones, tienes que esforzarte el doble», le decían y ella lo creía necesario.
Telecomunicaciones no es fácil, pero a Talía nunca le importó. Su perspicacia y agilidad para los números la llevó lejos.
Conoce bien a sus compañeros y compañeras de aula, en especial a los muchachos, a esos los estudió, porque muy en el fondo piensa que debe ser como ellos para que se le tenga en cuenta y a diario se somete a estos comentarios: «Las mujeres sirven mejor para ser comerciales en la oficina, los hombres en el taller a aprender la carrera de verdad», «felicidades, soldó bien, ¿quién la ayudó?», «si quiere la máxima puntuación puede recurrir a otros métodos».
Pese a las advertencias machistas dichas por algunos de sus profesores Talía no baja la cabeza y detenerse jamás ha sido su opción.
Género
Yuset Puig Pupo - Periódico 26.- A eliminar la pasividad, el conformismo y la apatía, desde el interior de cada comunidad, convocó Teresa Amarelle Boué, secretaria general de la Federación de Mujeres Cubanas (FMC), ...
Cimarronas.- Nos vemos el viernes 27 para marchar juntas como marchaba el Frente Civico de Mujeres Martianas....
Pilares Construcciones es una de las pocas empresas privadas que tiene a una mujer como líder. Foto: Enrique González/ACN Lirians Gordillo Piña - Red Semlac.- Estadísticas, análisis especializados e historias de vid...
Lo último
La Columna
La Revista