Por Edmundo García*/Foto Virgilio Ponce - Martianos-Hermes-Cubainformación.- El periodista Lázaro Fariñas declaró en el programa “La Tarde se Mueve” del miércoles 26 de septiembre de este año que aunque la extrema derecha cubanoamericana de Miami siempre ha sido intolerante con los puntos de vista que difieren de los suyos, en los años 90 él personalmente pudo participar en algunos programas de radio y televisión miamenses y defender sus puntos de vista. Con frecuencia le preparaban encerronas donde se confabulaban el presentador y los panelistas en su contra, pero al menos podía decir lo que pensaba e irse satisfecho para su casa.


Posteriormente, el martes 8 de octubre, Lázaro Fariñas publicó un artículo en el portal “Rebelión” donde volvía sobre el tema, que también había interesado a muchos oyentes. Decía Fariñas en “Rebelión”: “Hace unos días, en una intervención mía en el programa ‘La Tarde se Mueve’ que dirige el periodista cubano Edmundo García, comenté que en el Miami de los noventa existió una pequeña apertura en lo que a la libertad de expresión se refiere. Esta ciudad que, a través de los años se caracterizó por la intolerancia política, por la intimidación y la violencia, tuvo en aquella década un pequeño respiro en lo que a la aceptación de discutir ideas diferentes se refiere” (fin de la cita). Por supuesto, aquella apertura no era gratis, obedecía a la euforia que había creado en Miami la caída del campo socialista, que en esta ciudad se tomó como un preludio del fin de la revolución cubana. Parece que los extremistas de la derecha se volvieron generosos. Pero cuando vieron que el pueblo cubano resistía, cuando comprobaron que nuevamente Fidel conducía a la revolución a un puerto seguro, aquella aperturita se terminó. Así lo recuerda Lázaro Fariñas al final de su artículo: "Toda esa apertura a la libertad de expresión en los noventa se fue junto con el niño Elián González. Con la llegada del nuevo siglo, Miami regresó a los tiempos de los que piensan igual, con el lema de ‘Dentro del anticubanismo ultraderechista todo, fuera de él nada" (fin de la cita).

Al igual que los oyentes de “La Tarde se Mueve”, yo me quedé pensando en la historia que había contado Lázaro Fariñas y me llamó la atención un punto. Cuando Fariñas cita algunos de los periodistas que le habían dado una oportunidad en sus programas (seguro porque el público estaba cansado de escuchar la misma cantaleta anticubana las 24 horas del día), un patrón sale a relucir por entre esos nombres: son periodistas de la vieja guardia, la mayoría con bastante tiempo en Miami y ya ajenos o desactualizados de la nueva realidad que se abría paso en aquella Cuba de los 90. Entre otros Fariñas citó a Luis Aguilar León, Vicentico Rodríguez, Tomás García Fusté, Agustín Tamargo, Luis Fernández Caubí, etc.

Con la entrada del nuevo siglo y la evidencia de que la revolución cubana mantendría su rumbo, realidad efectivamente confirmada por el regreso del niño Elián González, entre otras pruebas, y el descrédito de la ultraderecha cubanoamericana ante la opinión pública general, alguien se dio cuenta que había que reclutar periodistas nuevos que combinaran una doble condición: que hubieran llegado a Miami recientemente, de modo que estuvieran actualizados de lo que sucedía en Cuba cuarenta años después del triunfo revolucionario de 1959, y que a la vez estuvieran dispuestos a ponerse al servicio de los intereses políticos de la vieja derecha cubanoamericana. Es enorme la lista de personas que se ofrecieron a servir como periodistas, analistas o panelistas en los medios de Miami: en Telemundo, en Univisión, Tele Miami, en Radio Martí, en Radio Mambí, en Mega, en el Canal 41, en Gen TV, en El Nuevo Herald, etc. Mientras estos llamados nuevos periodistas estuvieron empleados como trabajadores simples no hubo demasiados problemas; pero cuando empezaron a ganar en influencia y sobre todo cuando algunos de ellos ascendieron a puestos de dirección en los medios, ejercieron una censura muchas veces más férrea que la ejercida por los viejos llamados históricos en la década del 90. Censura y discriminación ininterrumpida, sin esos periodos de “tolerancia” o “apertura” como el que recordaba Lázaro Fariñas.

No es difícil entender ese extremismo. A pesar de todo el esfuerzo por mostrarse críticos de la revolución cubana, muchos de esos nuevos periodistas se habían formado en las escuelas revolucionarias y habían trabajado para importantes medios informativos gubernamentales. La prensa escrita, la televisión y la radio de Miami están llenas de graduados de la Universidad de La Habana, de la Escuela Internacional de Cine y hasta de las academias militares y policiales de la isla, como los Camilitos y la Briones Montoto. Este historial los hacía sospechosos ante la derecha, por lo que se empeñaron en limpiar el pasado acumulando méritos como contrarrevolucionarios radicales que les hicieran confiables para la extrema derecha cubanoamericana. Los nuevos asumieron el patrón injerencista y plattista que se les exigía a cambio de prebendas que harían todo lo posible por alcanzar y conservar. El precio pagado ha sido alto. Algunos comentan en privado que se prestan a difamar al pueblo y los dirigentes cubanos porque tiene que sobrevivir; los menos han llegado a creerse el guión inventado. Lo cierto es que hoy por hoy, detrás de los llamados programas de análisis de actualidad política de Miami, como los de Oscar Haza y María Elvira Salazar, trabajan equipos formados (sin excepción) por personas formadas en la Cuba revolucionaria de después de 1959, no de antes. Identificar nombres no es difícil, pero en esta ocasión no lo haré por respeto al propio dilema que me han confesado personalmente.

Los conversos se han pasado muchas veces de la raya y no es raro que sobre cumplan los planes de producción de mentiras de los viejos. Por ejemplo, fue uno de estos nuevos arrepentidos, productor de un canal de televisión miamense, quien tuvo la idea de no dar los resultados deportivos de Cuba en los Juegos Olímpicos de Londres y concentrarse en los chismes anticubanos que se producían tras bambalinas. Fue otro nuevo quien explicó que la valentía de Los Cinco Héroes cubanos se debía a que eran dirigidos por telepatía desde La Habana. Fue un nuevo quien “reveló” que la celda de Gerardo Hernández no era tan incómoda porque tenía unos centímetros más que los declarados. Fue un nuevo el analista que “demostró” que había un auto rojo persiguiendo y chocando al que conducía Ángel Carromero. En fin que esos nuevos periodistas, lejos de superar el extremismo que empaña la libertad de prensa en Miami, la entierran más. Algún crédito tendrán para la vieja derecha cubanoamericana, porque van de un canal de televisión a una emisora de radio, de un periódico a un blog, y viceversa, con el mismo disco de la difamación a su pueblo y el servicio a los enemigos de su país.

*Edmundo García periodista cubano residente en EE.UU., conductor del programa "La Noche se Mueve".

Fuente: Martianos-Hermes-Cubainformación

Estos textos pueden ser reproducidos libremente siempre que sea con fines no comerciales y cite la fuente.

La Columna
Por Edmundo García*/Foto Virgilio Ponce -Martianos-Hermes-Cubainformación.- Los terroristas anticubanos de Miami se envalentonan cada vez que creen que los acontecimientos les favorecen y entonces salen a la luz pública. Típico de abusadores. Es la ...
Por Edmundo García*/Foto Virgilio Ponce -Martianos-Hermes-Cubainformación.-  Oscar Elías Biscet está de visita en Estados Unidos desde hace días. Le acompaña su esposa Elsa Morejón, que es visitante más habitual. Biscet se ha presentado en Miami com...
Por Edmundo García*/Foto Virgilio Ponce -Martianos-Hermes-Cubainformación.- El próximo 20 de julio se conmemorará el primer aniversario de la apertura de la Embajada de Cuba en Washington DC. El día elegido para la celebración es el 7 de julio, el p...
Lo último
La Columna
El imperio EEUU mortalmente herido
Gerardo Moyá Noguera*.- Ningún jefe de estado europeo ni mucho menos del imperio/EEUU dice algo positivo sobre las vacunas que los científicos cubanos han realizado y que, gracias a todos ellos, la población en su conjunto...
Venta del litio
Gerardo Moyá Noguera*.- "Yo no soy político, puedo decir la verdad" dixit Pablo Iglesias de Unidas Podemos. ¿Quiere decir con estas afirmaciones que los políticos españoles mienten? Parece ser que sí...
La Revista