Sheyla Delgado Guerra di Silvestrelli - Cubaliteraria Ediciones.- Que se haya ido de viaje no asusta. Lo que asusta es lo que duele. Es lo acostumbrados que estamos a la presencia de su palabra, al filo de su debate, a la crítica por gimnasia, a la apología del criterio libre y de la Cultura por bandera. Desiderio Navarro se ha ido un 7 de diciembre como Maceo. Y al igual que él, al Hijo ilustre de su Camagüey habrá de recordársele —como herencia de Titán— que tuvo tanta fuerza en la mente como en la palabra.


Se reconocerá como el crítico que radiografió Las causas de las cosas (2007), el intelectual que hizo un paréntesis urgido A pe(n)sar de todo. Para leer en contexto (2008), el profesor empeñado en sacarle músculos a la cultura con sobredosis necesaria de Ejercicios del criterio (1989), o el filósofo con vocación de retratista que se debatió entre Cultura y marxismo. Problemas y polémicas (1988).

Al investigador, crítico, traductor, ensayista, cubanísimo de este y nuevos tiempos, jamás se le quebraron la voz ni el verbo. Se resistió a la desmemoria y a engavetar el pensamiento. Desafió la inercia —la de conservar la quietud estéril— y le arrancó el mutismo insípido al silencio.

Podría listar en cuartillas, títulos y reconocimientos, pero sería improductivo reparar en ornamentos cuando se tiene al micrófono a un Desiderio que deja su idea viva y su libro abierto, como quien se resiste a irse y se sabe imprescindible en la Cuba del otro y del actual milenio.

Desiderio en italiano significa deseo. Y este Navarro vivió la vida con la fuerza de su deseo: el de no dejar escapar la cultura nacional por el lavabo de los extremismos, ni que esa crítica que repara y edifica se nos escurra por las grietas de un eufemismo obsoleto.

No sé si después de los tantos textos que tradujo, desde unos 16 idiomas, le alcanzó el tiempo para traducir su nombre… o su obra. Por eso me atrevo a hacerlo, en plata cubana, evocando el Desiderio nuestro: el deseo de volverlo a encontrar tan vivo como auténtico.

http://www.cubaliteraria.cu/articulo.php?idarticulo=20947&idseccion=30

 

 

 

 

La Columna
  Sheyla Delgado Guerra di Silvestrelli - Cubaliteraria Ediciones.- Entre los daneses Karl Adolph Gjellerup y Henrik Pontoppidan —1917—, y el suizo Carl Spitteler —1919— hay un vacío catapultado por la guerra. El mismo que hubo antes entre Rabindrana...
Sheyla Delgado Guerra di Silvestrelli - Cubaliteraria Ediciones.- Hay un silencio en algún minuto cercano a la medianoche, como un oasis de paz en el epicentro de la algarabía. Hay un tramo de 31 que, para mí, vale lo que todo el calendario. Un minu...
Sheyla Delgado Guerra di Silvestrelli - Cubaliteraria Ediciones.- “Tengo el presentimiento de que muerto seré más y mejor conocido que vivo”, dijo el poeta a las puertas de la muerte. Y había algo profético en esa observación suya que acompañó una p...
Lo último
La Columna
Cuba y sus científicos
Gerardo Moyá Noguera*.- Leo  en Juventud Rebelde la siguiente noticia: " La ciencia cubana está contribuyendo a salvar el país". No puede haber otra noticia más expresiva y verdadera  con su añad...
La Revista