Norelys Morales Aguilera - Blog "Isla mía" / Cubainformación.- Contrario a la rapidez que tuvo el gobierno de Estados Unidos para acusar a Cuba de cometer ataques sónicos contra el personal diplomático estadounidense en La Habana, una extraña lentitud es manifiesta para dar resultados sobre el ataque terrorista a la embajada cubana en Washington.


Un informe policial sobre los hechos, citado por la agencia AP, señala que se trata de un "posible crimen de odio", refirió BBC. El caso también está siendo investigado por el Servicio Secreto de EE.UU., encargado de la protección de las sedes diplomáticas.

De acuerdo con una declaración de una portavoz de ese organismo, el detenido fue arrestado "por estar en posesión de un arma de fuego y de municiones no autorizadas, por asalto con intención de matar y por posesión de un cargador de alta capacidad".

Hasta la fecha, las autoridades no han informado cuáles fueron las motivaciones del ataque.

La sede de la embajada de Cuba se encuentra en el borde del barrio Adams Morgan, una zona conocida por su activa nocturna y por su amplia oferta gastronómica, que en estos momentos se encuentra en pausa debido a la pandemia del coronavirus, también indica el reporte de BBC.

En torno a las 2 de la madrugada de este jueves, los vecinos alertaron a la policía de la ciudad tras escuchar una serie de disparos.

Al llegar al sitio, los funcionarios detuvieron a un hombre que posteriormente fue identificado como Alexander Alazo, de 42 años de edad y procedente de la localidad de Aubrey (Texas).

Resulta muy llamativo que las autoridades de Estados Unidos no hayan podido identificar las motivaciones del detenido.

No hace falta ser un experto policial para saber que Alazo es un ferviente admirador de Trump y que tiene vínculos con influencers creados y participantes en las campañas de odio contra Cuba.

"Para nadie es un secreto que desde la asunción al poder de Donald Trump la guerra mediática contra Cuba se ha arreciado, como nunca antes, a través de las redes sociales donde, mediante granjas de Trolls o de presuntos infuencers, se repiten hasta la saciedad las campañas de mentiras orquestadas por los funcionarios del gobierno de Estados Unidos contra la Isla." escribió MH Lagarde.

Al mismo tiempo han pedido públicamente ataques contra Cuba, por ejemplo con drones o ataques a casas de revolucionarios. Piden más bloqueo: "Hay que apretar la mano" y "Va a correr la sangre", han dicho. Todo lo cual es una incitación a actos terroristas, que pareciera no quieren revelar las autoridades estadounidenses.

En redes sociales se habla de vínculos de Alazo con un influencers contrarrevolucionario y terroristas de Miami.

Del informe periodístico de la agencia AP se puede colegir que el asalto a la embajada fue premeditado y no hay referencias al suficiente resguardo a la embajada cubana, como debería ser y es responsabilidad de Washington.

El caso del asaltante no puede ser sacado de contexto y la lentitud inexplicable a las investigaciones apuntan, una vez más a contradicciones y complicidad con la agresividad de Estados Unidos contra Cuba.

La Columna
Norelys Morales Aguilera - Blog "Isla mía" / Cubainformación.- Si alguien tiene dudas de la intensa campaña a fondo del gobierno de Estados Unidos contra Cuba puede hallar la respuesta en los hechos y declaraciones de l...
Norelys Morales Aguilera - Blog "Isla mía" / Cubainformación.-  Como en el Juego del Calamar la "exitosa" entrega de Netflix, la manipulación de Yunior García Aguilera, sus voceros, su proyecto Arc...
Norelys Morales Aguilera - Blog "Isla mía" / Cubainformación.-  Las cartas están sobre la mesa. Bien le vienen las caretas a Junior García Aguilera y compañía, si no se supieran los antece...
Lo último
La Columna
La mano de Fidel
José A. Amesty R.- Parece que Fidel, al igual que Bolívar, nos mira “sentado aún, en la roca de crear”, parafraseando a Martí, vigilante y desvelado, atento a los acontecimientos y preocupado por el destino del...
Fidel, protagonista intemporal
Ese pueblo al que despreciaban, ese pueblo de analfabetos, hizo una revolución tan profunda como no la había hecho todavía nunca antes ningún pueblo de América. ¡Y la hizo frente al imperialismo yanqui, que es...
La Revista