Paco Azanza Telletxiki - Cubainformación - Baraguá.- Jesús Santrich ya no respira, aunque sigue vivo, muy vivo. Como se sabe, el comandante de las FARC-EP Segunda Marquetalia fue asesinado por el Ejército colombiano en una emboscada el pasado 17 de mayo.

   


 

Este lamentable suceso ha creado cierta controversia. Por una parte, el día 18 los medios de la derecha más rancia divulgaron la noticia de manera un tanto confusa. Todo lo que sabíamos era a través de esos medios, ya que los de izquierdas que tenían capacidad para recabar información al respecto y aclarar minimamente el suceso guardaron cierto mutismo.

Esto propició el rumor de que la noticia pudiera ser falsa. Finalmente, fueron las propias FARC-EP Segunda Marquetalia quienes difundieron un comunicado confirmando la mala noticia. En la nota, además, informaron que el hecho había sucedido en territorio de Venezuela.

Sin embargo, su página web se cayó y permaneció hasta ayer inactiva, lo que provocó que se especulara acerca de la veracidad de que hubiera sucedido en territorio Venezolano, incluso del propio comunicado. Algunos medios nada sospechosos de ser enemigos de la Revolución Bolivariana aseguraron que era mentira que la emboscada hubiera sido en Venezuela. Argumentaron que es una calumnia para desviar la atención del caos que vive Colombia.

El Gobierno Bolivariano contribuyó a la confusión, pues no dijo nada a través de sus medios, y cuesta creer que no tuviera ya alguna información al respecto.

Pero lo que más llama la atención, aunque quizás no sorprenda tanto, es que un medio como TeleSUR aún no haya publicado nada sobre el caso. En estos momentos, para este medio el asesinato de Jesús Santrich todavía no es noticia.

No estoy insinuando que deberían haber ensalzado la figura de Santrich, tan sólo que su asesinato lo deberían haber reportado, porque ha sido un suceso bastante más importante para la gente a la que se deben que muchas otras noticias que habitualmente difunden.

Es cierto que los medios de comunicación cuyos dueños son grandes capitalistas nunca podrán ser independientes y objetivos en la difusión de las noticias. Pero, ¿qué pasa con los medios económicamente apuntalados por algunos gobiernos? ¿Pueden ser independientes?

TeleSUR es un buen medio y necesario, no me cabe la menor duda. Ahora bien, dicho esto, cabe preguntarse: ¿Es realmente un medio independiente? No considero para nada a TeleSUR un medio mentiroso, pero sí he observado en no pocas ocasiones cómo elude ciertas noticias que finalmente acaban conociéndolas todo el mundo (no porque no las difundan dejan de existir); por ejemplo el asesinato de Jesús Santrich, o la fuga de Leopoldo López (que tardó más de dos días en publicarla, cuando ya la conocía todo el mundo) por negligencia del Gobierno Bolivariano o con su consentimiento, vayan ustedes a saber.

De dominio público es que a los sostenedores de TeleSUR la existencia de las FARC-EP Segunda Marquetalia no les hace ni una pizca de gracia. Es evidente que ellos apostaron y apoyan el fiasco de Proceso de Paz, aunque la paz en Colombia siga siendo una quimera y cientos de ex firmantes hayan sido asesinados, además de numerosos líderes y lideresas sociales (la paz en Colombia sólo existe para la oligarquía). En TeleSUR el partido Comunes tiene amplia difusión; las FARC-EP Segunda Marquetalia carecen de espacio, sólo aparecen muy contadas veces. Esto no es una suposición, es un hecho constatado por quién todos los días lee el citado diario.

Otro ejemplo es cómo nunca aparecen noticias en tono crítico sobre los líderes socialdemócratas latinoamericanos, a pesar de que todos ellos (unos más que otros) también acumulan méritos (muchos más que pocos) para ser criticados.

Algunos, incluso, han señalado a Cuba y Venezuela de manera insultante y mentirosa, pero en TeleSUR esas noticias no aparecen. Y no sólo no aparecen, sino que ensalzan a estos nefastos individuos a la primera de cambio como si fueran salvadores del mundo.

En fin, aquí lo dejo. Decía que TeleSUR es un buen medio, además de necesario. Pero como toda obra humana tiene sus fallas y, de manera constructiva al menos, no debería estar exento de críticas.
 

Nota:

Cubadebate y Granma tampoco han publicado la noticia del asesinato de Jesús Sanctrich. El guerrillero era bien conocido en la Isla, pues allá pasó una larga temporada como miembro del equipo negociador de las FARC-EP. Aunque sólo fuera por eso, llama la atención el silencio en sus páginas acerca de su muerte.

¡Ah!, se puede decir sin miedo a equivocarse que, salvando la distancia (no tanta) y los tiempos (62 años), la Colombia de Uribe-Duque no se difiere gran cosa de la Cuba de Batista, lamentablemente. Y no conviene olvidar lo que dijo el compañero Fidel en 1953, durante el juicio tras el asalto al cuartel Moncada: “El derecho de rebelión contra el despotismo, señores magistrados, ha sido reconocido, desde la más lejana antigüedad hasta el presente, por hombres de todas las doctrinas, de todas las ideas y todas las creencias”.

Guste o no, a Jesús Santrich (y a sus compañeros que volvieron a empuñar las armas tras el previsible fiasco del Acuerdo de Paz), con un gobierno tan déspota como el de Colombia, le asistía también ese derecho.

 

 

 

 

 

La Columna
Paco Azanza Telletxiki - Cubainformación - Baraguá.- El compañero Marcelo Colussi nació en la argentina ciudad de Rosario, la misma que vio nacer al Guerrillero Heroico Ernesto Che Guevara. En Argentina estudió Psic...
Paco Azanza Telletxiki - Cubainformación - Baraguá.- CHUCHO VALDÉS. El mismo 11 de julio, día de los sucesos contrarrevolucionarios en Cuba, Chucho Valdés, que vive en La Florida, ejerció de gUSAno publicando...
Paco Azanza Telletxiki - Cubainformación - Baraguá.- Quien expresó tamaña mentira se llama Pedro Sánchez y es presidente del Gobierno español. Sí, ese que se niega a derogar la ley Mordaza que lleva ad...
Lo último
La Columna
Senil y mentiroso
Por Arthur González*/Martianos-Hermes-Cubainformación.- El primer discurso del presidente Joe Biden ante la 76 Asamblea General de la ONU, el 21 de septiembre del 2021, demostró la situación lamentable en que se encuentra ...
La Revista