El arma más destructiva que utiliza el fascismo es la mentira. Palabras del poeta Antonio Machado.

El financiamiento a través de fundaciones y grupos de derecha sigue el mismo procedimiento conocido hace décadas en América Latina. El propio Washington Post, en boca del investigador Jeremy Bigwood, reconoce estas formas de financiamiento a través de la USAID, entre otras agencias del gobierno estadounidense. El ex agente de la CIA, Philip Agee, compara los métodos de desestabilización con los ocupados durante la Guerra Fría y con la estrategia de “promoción de la democracia” empleada en Nicaragua en los ochenta. La asfixia económica, como las huelgas de transportistas y el desabasto en Venezuela en los últimos años, ya se conocieron en el Chile de los setenta. Del libro La norteamericanización de la seguridad en  América Latina. Autora: María José Rodríguez Rejas. Editorial Akal.


Es el imperio de la mentira. Sus gerentes hablan de democracia, ¿para quién?, pues para las élites, para la gran burguesía, para quienes organizan la sociedad que defiende sus intereses, los de la minoría dominante. Su democracia es el imperio de la gran mentira. Y en los países bajo su control, los sicarios que intervienen en la mayor parte del mundo, las élites y sus sicarios son tan obscenos, tan sumamente descarados porque resultan impunes. El poder que no se ve, el que cambia y recambia a los que hacen públicamente de mandamases de la globalización, el grupo que paga gobernantes criminales y criminales sin más, obedece mandando actuar contra las naciones o contra los individuos. 

Quienes se manchan las manos perciben sus emolumentos por la vía de la agencia estadounidense a la que están adscritos, en escalones hasta donde se desparraman los organigramas. Todo el billetaje lo preparan bajo la mesa. El Washington Post, vocero oficial de la Casa Blanca, reconoce estas formas de financiamiento a través de la USAID, entre otras agencias del gobierno estadounidense. Cuánta falsedad y cuánto dinero forman la criminalidad, es el imperio de la mentira.

En el capítulo anterior detallaba quienes van a la cárcel en Esclavistas Unidos: las gentes que no tienen trabajo, que viven en la calle, que son inmigrantes, que trafican con drogas, … los últimos de la escalera social, y cuando salen de la cárcel no pueden trabajar por haber estado en la cárcel, de esta manera los Esclavistas U. consiguen que esa porción social se quede enganchado en un círculo vicioso que alimenta las cárceles, ¿y qué busca el poder con semejante método? Los presos son convertidos en mano de obra esclava para las multinacionales. En el capítulo anterior, también, se daban sus nombres. Es el imperio de la mentira, y miente tanto que hasta se autotitula la mayor democracia del mundo. El caso es que, además de ser dueños de los monopolios, de las corporaciones globalistas, de las empresas paramilitares, disponen de mano de obra, esclava. Así alimenta el imperio su estómago siniestro. Brandilynn Parks, presidenta de la Coalición Kansas para la Reforma Penitenciaria ha declarado: Las empresas privadas que ingresan al departamento de prisiones en Kansas, firman un contrato que garantiza que un cierto número de personas trabajará allí. Eso significa que tiene que haber una cierta cantidad de personas encarceladas, … estamos construyendo el complejo industrial de la prisión.

En el capítulo anterior de esta serie exponía que el aparato de estado imperial resulta ser el tercer mayor empleador de EEUU, y lo es por los millones de presos esclavos que emplea para alquilarlos a las multinacionales. Es el imperio de la mentira, por eso pueden sus organizaciones quejarse mientras explotan esclavos. La mentira lacrimosa sirve a la gente servil conscientemente o no, que aprueba la producción en las prisiones, gente que no entiende el fin del sistema que crea las condiciones más perversas que es una amenaza, no la salvaguarda, de los Derechos de las mayorías.

Quienes ostentan el mando, esos que conforman el imperio de la mentira, se dan prisa en aprobar la mecanización de las labores que pueden mecanizarse y dar curso legal a que el resto se contrate  en los centros penitenciarios. Pretenden que la vida cotidiana transcurra alrededor de ese sistema de trabajo, que se normalice, que pase por natural, y lo extenderán como una forma más de trabajo. ¿Qué hacen para los puestos que no pueden llevar a las prisiones?: como la finalidad es pagar lo menos posible ya están proponiendo una ley para contratar a inmigrantes, por ejemplo conductores, ¿y para trabajos que no no se mecanizan y tampoco vayan a las prisiones?: quieren contratar adolescentes. Es el imperio de la mentira, a la explotación humana descrita, al paro, con la consiguiente producción multitudinaria de pobreza, malnutrición, enfermedades, ... la denominan mercado de trabajo, y los amos, los Esclavistas Unidos, disponen de 40 a 50 millones de pobres declarados.

Esclavistas Unidos es la tercera empresa contratista de empleo en el mercado. Pero el imperio de la mentira tiene a su cargo, además del aparato del crimen, el departamento generador de narración, cuya función es conducir el pensamiento de las mayorías, modelarlo requiere ocultación, exposición tergiversada, desconocimiento de las causas, inculpar a cada individuo, generar fragmentación,  desvalorizar el bien común, culpar a quien duda, sobornar  y chantajear al pueblo. Los mercenarios y los sicarios hacen eso y propagan la resignación, y se preparan para hacer sangre, aunque ellos también son carne de cañón; ¿recuerdan la frase Roma no paga a los traidores?

Nadie se encuentra más lejos de eso que el pueblo resistente, del pueblo cuya practica política y social tiene raíz en el hermanamiento, en el internacionalismo solidario. Si como declaró el Presidente López Obrador se acogiese a Cuba como Patrimonio de la Humanidad, ¿qué debería hacerse con EEUU? ¿qué lugar ocuparía en la escalera humana?

Pero lo referido al esclavismo es en los presos comunes. Los mercenarios que hacen la narración y la difunden ocultando o tergiversando lo que significa una sociedad con semejante agujero antihumano, tienen otro lado oscuro: no hablan de otra clase de presos, los presos políticos en EEUU. De los presos y presas políticas estadounidenses no se sabe su número porque desde el régimen niegan toda información, aunque algunas asociaciones de su defensa declaran un mínimo de 523; puede consultarse en alainet.org, y el profesor Atilio A. Boron nos expone una lista de encarcelados y sus causas judiciales en www.cronicon.net/wp/sobre-los-presos-politicos-en-ee-uu-biden-el-desmemoriado

Un caso de disidencia política, distinguida por su solidaridad internacionalista, directamente relacionado con Cuba, es la presa política Ana Belén Montes:

La ciudadana estadounidense (por su herencia puertorriqueña) Ana Belén Montes fue acusada de espionaje a favor del gobierno cubano. Al ser detenida en Nueva York, dos semanas después del 11 de septiembre de 2001, trabajaba en el Departamento de Defensa como especialista en Cuba y fue miembro clave en un equipo de la inteligencia de su país que dictaminó que la nación caribeña no constituía peligro alguno para Estados Unidos. Para evitar la pena de muerte, Belén Montes se declaró culpable ante el Tribunal de la acusación «porque obedecí a mi conciencia en lugar de a la ley… Me sentí moralmente obligada a ayudar a Cuba a defenderse de nuestros esfuerzos por imponerle nuestros valores y nuestro sistema político.» https://rebelion.org/por-los-presos-politicos-en-estados-unidos/

¿Recuerdan el caso de Snowden? ¿ qué le habría hecho el poder imperial si le llega a capturar?, ¿conocen el caso de Julián Assange?, perseguido y encarcelado por haber expuesto al mundo los crímenes del imperio en Irak. El imperio de la mentira pone en marcha a sus cuadrillas de mercenarios dedicados a hacer la narración de lo que debe creerse y hace que se pierda cada caso o que se deje de atender a cada disidente que no han podido encerrar.

Y hablando de prisiones, de esclavismo, de inhumanidad, de lo que el imperio de la mentira pretende creando pobreza y falta de posibilidades de sostenerse fuera de las cárceles, quedaría por ver como ejemplo de las ansias de terror en desafío a las leyes del mundo, el caso de la cárcel de Guantánamo, fuera de toda legalidad, tanto de la mismísima legalidad estadounidense, esclavounidense, como de la legalidad internacional. Si Guantánamo es el ejemplo para Cuba de Esclavistas Unidos, ¿de qué nos quieren convencer los sicarios y su mafia de Miami, los Narco Rubio y los mercenarios con sus canciones que se las paga el imperio de la mentira?

Arte no es hacer y parecer que se siente, es hacer y sentir añadiendo algo que adelante, que venza la esclavitud, que denuncie contradicción del sistema que vuelve el mundo atrás, a tiempos de explotación que han deplorado los pueblos soberanos como muestra de progreso, ¿puede añadir algo el imperio productor de esclavismo? Sus narradores forman parte de la mentira estratégica, componen un relato y transmiten una visión, luego la elaboración incluye de ese relato conlleva la realización de un camino, de un proceso estratégico de contenido, de lo que no se ve. Deténgase quien oye sus palabras a contrastarlas con las raíces, con los motivos de las condiciones en que esos mercenarios machacan, por qué resultan llamativa su acción, qué forma adopta, con qué medios cuentan, y en qué medio concreto la echa.

El imperio de la mentira somete a sus presos al esclavismo, mientras sus mercenarios llaman a la invasión de Cuba, al genocidio del Pueblo Cubano, y al mismo tiempo cantan a la libertad que venden a Pinocho en su cuento. Se sabe que el dinero que les llega es plusvalía sacada de las prisiones, por eso no pueden mejorar nada, no añaden nada. Piensan como aquellos filósofos franceses ilustrados, ilustrados sí, que decían ser enemigos de la esclavitud, pero que manifestaban en sus escritos personales y cartas que querían que el pueblo no aprendiese a leer ni a escribir porque, decían, sino ¿cómo vamos a vivir unos pocos del resto?, querían que además de pobre, el pueblo fuese ignorante, que no conociese, que no se informase, que no supiese lo que pensaban realmente, éstos son iguales y es por una sola cosa, trabajan para quien les soborna, no solo quieren al pueblo pobre, quieren que pierda su carácter, su raíz, su hermanamiento, y quieren que así se convierta en ignorante, es la misma cadena con que tienen atados a los prisioneros para tener mano de obra esclava.

Sabemos lo que piensan las élites esclavistas por su Historia, su trayectoria y su mismo comportamiento hoy, y las órdenes que sus mercenarios tienen mandadas. Eduardo Galeano, el escritor, dijo en su gran libro Las venas abiertas de América Latina: La resurrección de la esclavitud grecorromana en el Nuevo Mundo tuvo propiedades milagrosas: multiplicó las naves, las fábricas, los ferrocarriles y los bancos de países que no estaban en el origen ni, con excepción de los Estados Unidos, tampoco en el destino de los esclavos que cruzaban el Atlántico. … Del Potomac al río de la Plata, los esclavos edificaron la casa de sus amos, talaron los bosques, cortaron y molieron las cañas de azúcar, plantaron algodón, cultivaron cacao, cosecharon café y tabaco y rastrearon los cauces en busca de oro. ¿A cuántas Hiroshimas equivalieron sus exterminios sucesivos? Es la Historia que retienen y procuran.

¿Qué importa de lo dicho hasta aquí al tal Yotuel y sus acompañantes, seguidos del que se hace llamar Movimiento San Isidro? Van con el dinero de los conquistadores, con la plusvalía sacada a los presos  esclavos, con el del fascismo europeo y con toda la tropa periodística mercenaria tocando el tambor y las trompetas tras ellos, mercenarios encabezados por el Wall Street Yournal que en viaje por Europa hace la narración imperial. Es determinante que el tal Yotuel se ha ido a encontrar con el mafioso Guaidó, paramilitarismo, contratista de mercenarios para dar golpes de Estado en Venezuela, ladrón de las riquezas del Estado Venezolano y su pueblo, provocador de numerosos asesinatos con Leopoldo López, autoelegido presidente, el mismo al que ahora le retiran su apoyo gobernantes que siguieron al fascista Trump, Guaidó, con ese mafioso se abraza el criato que desprecia su patria soberana, sus conquistas sociales, su ejemplo admirado por el mundo. El mentiroso que se dice artista no solo se abrazó al mafioso Guaidó, también se echó en los brazos de Almagro, golpista donde los haya, personaje despreciado por gobiernos y pueblos de Latino América, mercenario de la CIA que hace las veces de presidente de la OEA, ese ente del que el escritor Eduardo Galeano en su obra Las venas abiertas de América Latina, definió refiriéndose a la invasión de la República Dominicana por el imperio esclavista: La Organización de Estados Americanos - que tiene la memoria del burro, porque no olvida nunca dónde come - bendijo la invasión y la estimuló con nuevas fuerzas. Había que matar el germen de otra Cuba.

Y en medio de toda esta maniobra, cuando los medios que hacen la narración proimperial estaban volcados en la tarea de los MSI en La Habana, llegó la noticia de que el grupo fascista Fundación de las Víctimas del Comunismo, compuesto entre otros por nazis que viven en EEUU, le daban su premio al tal Yotuel. Abrazó el galardón nazi para que sus admiradores sepan de la finalidad de su mensaje.

Ahora, dicho lo que había de decirse, póngase sobre la mesa el bloqueo del imperio de la mentira y sus efectos en la vida cotidiana del Pueblo Cubano, el impacto que provoca, y, explíquese, que se grite para que se escuche en todo el mundo, el por qué hay consenso mundial en las Naciones Unidas para que se quite. El arte le viene grande al imperio de la mentira, viene grande a quienes recogen galardones nazis, a quienes reciben dinero de Esclavistas Unidos porque quieren dar mano de obra gratis a sus amos.

 Siguiente: Esclavistas Unidos: Matar, por hambre, sin remesas, medicamentos, ni combustible (4).

 

Ramón Pedregal Casanova es autor de los libros: Gaza 51 días; Palestina. Crónicas de vida y Resistencia; Dietario de Crisis;  Belver Yin en la perspectiva de género y Jesús Ferrero; y, Siete Novelas de la Memoria Histórica. Posfacios. Presidente de Estudios Sociales  AMANE,  Miembro de la Alianza Europea para la Solidaridad con los Detenidos Palestinos. Miembro del Frente Antiimperialista Internacionalista.

 

 

 

 

 

La Columna
Ese pueblo al que despreciaban, ese pueblo de analfabetos, hizo una revolución tan profunda como no la había hecho todavía nunca antes ningún pueblo de América. ¡Y la hizo frente al imperialismo yanqui, que es...
Mientras los servicios de propagación, como los altavoces de aquel campo nazi, difunden, entre la población de EEUU, Europa y demás regímenes de su obediencia, asuntos de corto alcance ocultando el escándalo de su g...
Cuba "Cito en primer término al sufrido y valeroso pueblo palestino. Ningún despojo más brutal de los derechos a la paz y existencia de un pueblo se ha cometido en este siglo. Entiéndase bien que no somos fanát...
Lo último
La Columna
La mano de Fidel
José A. Amesty R.- Parece que Fidel, al igual que Bolívar, nos mira “sentado aún, en la roca de crear”, parafraseando a Martí, vigilante y desvelado, atento a los acontecimientos y preocupado por el destino del...
Fidel, protagonista intemporal
Ese pueblo al que despreciaban, ese pueblo de analfabetos, hizo una revolución tan profunda como no la había hecho todavía nunca antes ningún pueblo de América. ¡Y la hizo frente al imperialismo yanqui, que es...
La Revista