Compañeros obreros y campesinos, esta es la revolución socialista y democrática de los humildes, con los humildes y para los humildes.

Fidel Castro Ruz (1961)


Cualquier conversación de la tarde anterior se refería a la marcha del 1º de Mayo, desde las casas, desde los centros de trabajo, en familia, amistades, agrupaciones sindicales de trabajo, hervía el aire con la preparación. A la una de la noche empezó a salir gente por las calles para llegar y coger sitio en la Plaza de la Revolución. Desde esa hora en adelante se fue viendo la ciudad con más vida que nunca. Sonaban bocinas de colches, camiones y autocares, que circulaban por todas las calles. Me sumé  a quienes circulaban por la 23, era de noche y bajo la luz de las farolas resultaba un espectáculo que despertada los sentidos, la población se sumaba, jóvenes y mayores tributaban a la Revolución con su entusiasmo. Sin saber por donde me tenía que dirigir, la multitud conducía portando carteles, pancartas, y fui entre conversaciones de los humildes. Uno de los asistentes se percató de mi asombro y me dijo: “Esto ya no se ve por el mundo ¿verdad?”  Yo estaba un tanto conmovido y no pude más que asentír y expresarle mis mejores deseos de felicidad para el pueblo cubano, “¡Felicidades! ¡Hasta la victoria!”

En  el caminar se fue enrojeciendo el horizonte de la calle, premonitorio, y se escuchaban  los pasos de la multitud y el torrente de conversaciones que se llevaba. El sol fue subiendo, abriendo el cielo, iluminando la ciudad, y veía una gran masa con la ropa de trabajo, la unidad estaba presente, y la gente gritaba “¡Cuba Vive y Trabaja!”, en otros momentos había escuchado “¡Pa lo que sea Díaz Canel! ¡Pa lo que sea!” “¡Viva Fidel!” “¡Viva el 1º de Mayo!”

La gran genialidad de los revolucionarios cubanos es haber desarrollado un proceso democrático que ha dejado seco a quien no ayuda a la soberanía de la clase obrera, a la unidad del país, a quien se quiere distinguir por la apariencia, al falso patriota. En un Granma de 2016 se lee: “El Partido esta en el deber de favorecer y garantizar la participación cada vez mayor de la ciudadanía en las decisiones fundamentales de la sociedad. No tenemos ningún miedo a opiniones distintas ni a las discrepancias, pues solo la discusión franca y honesta de las diferencias entre los revolucionarios nos conducirá a las mejores decisiones.”

Ese trabajo revolucionario, aun habiendo pandemia durante los dos últimos años, lo que ha dificultado la vida comunitaria y suspendido esta gran manifestación, ha tenido en este 1º de Mayo de 2022 una respuesta tan sumamente hermosa que pone de relieve la fortaleza de la unidad cubana, y hace que la palabra de los recalcitrantes y los más significados contrarrevolucionarios, mercenarios y carne para la picadora del capitalismo imperial, su palabra y sus escándalos, resulten absurdas y queden enterradas. No quiere decirse que el bloqueo criminal, la guerra comercial, económica, financiera, no constriña la vida del Pueblo Cubano, por contra los asesinos de Washington insisten en hacer cuanto daño les sea posible. “¡No al bloqueo!” se ha gritado. He recibido como respuesta a una petición en algún comercio “No tenemos, compañero, estamos bloqueados”. Es preciso romper esas cadenas. El mundo entero una y otra vez, año tras año en la ONU, vota contra el bloqueo, el régimen imperialista es denunciado por descargar una acción de guerra contra el ejemplo del modo de vida que puede salvar el mundo. La unidad cubana es contra la explotación imperial de todos los recursos humanos y materiales para dominio unipolar de la minoría que vive de las guerras. 

Hace falta que de todas partes, la solidaridad con Cuba sea tan fuerte que el bloqueo resulte inútil. El solo ejemplo de esta gran fiesta del 1º de Mayo tiene que abrir el camino definitivo: han acudido más de 1000 delegados de más de 200 organizaciones de los cuatro puntos cardinales del mundo para mostrar su reconocimiento a Cuba Revolucionaria, a sus más insignes representantes, Pueblo, Presidente Díaz Canel, Raúl Castro, … 

Día 1º de Mayo, Día de la Clase Obrera. Día de la Unidad. Cuba Vive y Trabaja. Esta es la revolución socialista y democrática de los humildes, con los humildes y para los humildes.  

 

Ramón Pedregal Casanova es autor de los libros: Gaza 51 días; Palestina. Crónicas de vida y Resistencia; Dietario de Crisis; Belver Yin en la perspectiva de género y Jesús Ferrero; y, Siete Novelas de la Memoria Histórica. Posfacios. Presidente de AMANE. Miembro de la Asociación Europea de Apoyo a los Detenidos Palestinos. Miembro del Frente Antiimperialista Internacionalista e integrante de la Red de Artistas, Intelectuales y Comunicadores Solidarios con Nicaragua y el FSLN. Nuevo libro: Palestina es Palestina, para quien quiera, en: https://share.riseup.net/#GETr4Z4Amkh6_vi7FnGjXg

La Columna
Hemos descubierto esa otra forma sutil de colonización que muchas veces subsiste y pretende subsistir al imperialismo económico, al colonialismo, y es el imperialismo cultural, … Cuanto libro se publique aquí, cuanto papel...
Ahora somos un imperio, prosiguió, y cuando actuamos creamos nuestra propia realidad. Y mientras ustedes estudian esa realidad, nosotros volvemos a actuar y creamos otras realidades; y así es como pasan las cosas. Nosotros somos los act...
La cosa es muy clara, es muy lógica. La revolución tiene miles de jóvenes estudiando en las universidades, la revolución tiene miles de jóvenes estudiando en el extranjero, dedicados al estudio, a hacerse ingenieros...
Lo último
La Columna
7 de diciembre de 1896
Gerardo Moyá Noguera*.- Hace 126 años de la caída en combate en Punta Brava del  mayor general Antonio Maceo Grajales, quien luchó por la independencia de Cuba en la guerra de los diez años. Su fallecimiento f&...
La Revista