Por Octavio Fraga Guerra* - Cinereverso - Cubainformación.- Me preguntaba —puro ejercicio de imaginación— que hubiera dicho el compositor, director de orquesta y flautista cubano Luis Casas Romero (Camagüey, 24 de mayo de 1882 – La Habana, 30 de octubre de 1950), si escuchara su tema El mambí ejecutado, con arreglo y voz de Santiago Feliú (1962-2014). Pero me aventuraría a pronosticar que emoción sería la palabra protagónica en sus reflexiones.

Por Octavio Fraga Guerra* - Cinereverso - Cubainformación.- Para el lector fílmico su entorno es continuidad del espectáculo cinematográfico que ha visto, por esa cualidad humana de absorber lo desmedido, inusual o intrascendente en dialogo con su entorno. En ese repensarlo todo, edifica singulares códigos de observación, una suma de apropiaciones de sustantiva elaboración o también respuestas que parten de una matriz banal.

Por Octavio Fraga Guerra* - Cinereverso - Cubainformación.- La semiótica es la ciencia que estudia los diferentes sistemas de signos que potencian la comunicación entre individuos y sociedades, así como sus modos de elaboración, funcionamiento y recepción. Cualquier imagen está sujeta al ejercicio discriminatorio de los constructores de significados. Una foto, que tiene la cualidad de congelar un momento, arropa en todos sus vértices plurales trazos, requeridos volúmenes para legitimar la corporeidad complementada con tonos y colores.

Por Octavio Fraga Guerra* - Cinereverso - Cubainformación.- Mi abuelo no era un hombre del mar. Ciertamente habitamos en una isla colmada de salitre, esas minúsculas “virutas” que pululan en cualquier espacio, dispuestas a tomarlo todo sin permiso. Labran dispares e imperceptibles huellas en el mapa de todas las aritméticas posibles, impulsadas por impertinentes ciclos de esbeltas olas gestadas en las raíces de los océanos. Se erigen como palabras de sal, secundadas —en definidas temporadas— por “risueños” huracanes, uno de nuestros demonios.

Por Octavio Fraga Guerra* - Cinereverso - Cubainformación.- Los testimonios de anónimos personajes que han sido tocados por la fuerza de un mordaz zarpazo afloran desde la memoria tardía. Tras el trauma, los sueños se truncan, las palabras emergen deshilachadas, dispuestas en delgados telares de tonos y texturas, huecas de muchas voces. Son esas nítidas huellas que retratan los pilares del dolor, resueltas con una impredecible suma de gestualidades y acentos. Todas ellas, curtidas desde las faldas de la angustia.

Por Octavio Fraga Guerra* - Cinereverso - Cubainformación.- Desde mucho antes del 1ro de enero de 1959 —día de luz y victoria para la Nación cubana— Fidel desamarró con pasión el nítido susurro de sus palabras. Una práctica que forjó (1945-1950) como estudiante y líder en la Facultad de Derecho de la Universidad de La Habana.

Por Octavio Fraga Guerra* - Cinereverso - Cubainformación.- El integrante más prominente de esta banda, el que está ubicado en la extrema derecha de la foto —el más alto de los cinco— acicaló gustosamente sus botines de piel curtida con pasta de brillantez plomiza antes de salir del recinto policial. Cómo todo funcionario que “se respeta”, sus “misiones cívicas” se han de materializar con las botas “bien limpias”.