En un comunicado, la Asociación Cultural José Martí - Solidaridad con Cuba (ACJM Grecia) indica que, "tras la vergonzosa resolución titulada `Sobre los derechos humanos y la situación política en Cuba´ del 10 de junio, el Parlamento Europeo volvió con una segunda resolución, titulada "Represión gubernamental contra manifestantes y ciudadanos en Cuba". Ya está claro que existe un centro anticubano establecido en la Union Europea que recientemente ha intensificado su acción, en alianza con la política de los Estados Unidos".


Denuncia sobre la nueva resolución del Parlamento Europeo contra Cuba

Asociación Cultural José Martí - Solidaridad con Cuba (ACJM Grecia)

El 16 de septiembre, por segunda vez en cuatro meses, el Parlamento Europeo se ocupó de Cuba  . Pero no fue para agradecerla por la ayuda que ha brindado en Europa y todo el mundo en el enfrentamiento contra la pandemia. Tampoco, desde luego, fue para expresar su oposición a la guerra económica, cada vez más fuerte, de  los Estados Unidos contra el pueblo cubano, incluso tiempos de pandemia.

Tras la vergonzosa resolución titulada "Sobre los derechos humanos y la situación política en Cuba" del 10 de junio, el Parlamento Europeo volvió con una segunda resolución, titulada "Represión gubernamental contra manifestantes y ciudadanos en Cuba". Ya está claro que existe un centro anticubano establecido en la Union Europea que recientemente ha intensificado su acción,  en alianza  con la política   de los Estados Unidos.

La resolución, busca dañar el prestigio de Cuba y la admiración y simpatía que inspira aún más a los pueblos por su contribución a la lucha contra la pandemia. Por otro lado, convoca a la abolición del Acuerdo de Diálogo y a sanciones a los funcionarios del gobierno cubano con el fin de agravar aún más el bloqueo contra la isla.

La nueva resolución se refiere al llamado "estallido social " que se produjo el 11 de julio en algunas ciudades cubanas. Recordamos que los  hechos del 11 de julio fueron instigados y organizados por los Estados Unidos. En particular, se produjeron disturbios en unos 10 lugares de Cuba con una participación  limitada, a pesar de la situación realmente difícil que se vive  la isla por el asfixiante bloqueo y  a pesar de los continuos esfuerzos de las agencias estadounidenses, (financiamiento sistemático, sobornos y chantaje de cubanos, organizada campaña mediática de desinformación y socavamiento, así como la intención de organizar-motivar a través de  las redes sociales estas manifestaciones etc.). No todos los manifestantes fueron malintencionados y no fueron tratados de esa manera. Sin embargo, algunos llevaron a cabo ataques violentos, completamente no provocados, contra policías cubanos (desarmados en Cuba), vandalismos de instalaciones y servicios, incendio de vehículos, etc.

Los protagonistas pidieron descaradamente a través de las redes sociales una intervención militar   estadounidense.   El ridículo intento de los medios  de comunicación dominantes   de construir una imagen de un levantamiento social generalizado con mentiras crudas, incluso con imágenes de manifestaciones en otros países, fue revelado en Internet.

Al día siguiente, el pueblo cubano  de manera masiva tomó las calles   apoyando  la revolución y dando respuesta al atentado de orquestar un "estallido de indignación" por el imperialismo, como preludio de una intervención inmediata. Los únicos arrestados y juzgados son los autores naturales de delitos. Los preocupados europeos no presentan ni un  nombre de  manifestante torturado o desaparecido.

Si el Parlamento Europeo y los gobiernos europeos están preocupados por el pueblo cubano, sólo pueden exigir el levantamiento inmediato del bloqueo económico, comercial y financiero que estrangula a Cuba desde hace más de 62 años, junto con las 243 nuevas disposiciones que bloquean el suministro de la isla, incluso en productos de necesidad básica para enfrentar la pandemia.

Los gobiernos de los Estados-miembros de la UE lanzan sistemáticamente contra sus pueblos  toneladas de gases lagrimógenos y  químicos , balas de plástico, hieren y dejan   manifestantes discapacitados, monitorean y archivan los datos de todos, lanzan sus servicios de "contraterrorismo" para arrestar, monitorear, secuestrar y pisotear a cualquier persona. Es realmente ridículo acusar a Cuba por su gestión ejemplar de la provocación  promovida desde el exterior del 11 de julio.

• ¡Condenamos este nuevo ataque contra Cuba!

• ¡Exigimos el levantamiento inmediato del bloqueo homicida!

• Instamos a los gobiernos europeos (que cada año condenan formalmente el bloqueo en la Asamblea General de las Naciones Unidas) a no aplicar las disposiciones del bloqueo que obstaculizan el comercio económico entre Europa y Cuba.

• El gobierno griego  tiene que desbloquear inmediatamente las remesas hacia Cuba (mucho más cuando se trata de remesas para enfrentar la pandemia).

• Expresamos nuestra solidaridad con el pueblo cubano que junto a su gobierno, con espíritu de solidaridad internacionalista, con valentía y dignidad, defienden la Revolución, la soberanía y su derecho a seguir el camino que ha elegido.

20/9/2021

Solidaridad
Esta iniciativa, impulsada desde Italia por la emigración cubana en dicho país, pretende reunir firmas a través de la plataforma Change. Su texto contiene propuestas como la de apoyar "al pueblo de Cuba en su derecho a elegi...
Organizada por la Asociación Ernesto Guevara y Medicuba España, se realizará la proyección del documental "Sacha, un niño de Chernobyl" este 4 de noviembre, en el Centro Polivalente "Abogados de Atoch...
Lo último
No tenemos derecho a callar
Michel E. Torres Corona - Foto: Juvenal Galán - Granma.- A esa valentía, a ese compromiso con la verdad desde la Revolución, a ese modo ético y límpido de luchar por el socialismo en Cuba, se encomienda Con Fil...
Ver / Leer más
La Columna
Cuba libre
Gerardo Moyá Noguera*.- Siempre con el respeto a la opinión diferente,  cualquiera que venga de quien venga, la manifestación solicitada por algunos miembros de Patria y Vida y apoyada y auspiciada por el imperio y por la CI...
La Revista