La Paz, 21 dic (Prensa Latina) - Foto: La Época / Tomada de Cubadebate.- La Dirección general de Migración de Bolivia determinó hoy la salida obligatoria por tres años del ciudadano cubano Magdiel Jorge Castro, quien se inmiscuyó en la política boliviana y calificó de dictador al presidente, Luis Arce.


Una resolución publicada por el propio Castro establece que “infrigió la normativa boliviana, alterando el orden público mediante redes sociales”.

Este individuo residente en Santa Cruz se identifica en su perfil en Twitter como “Ciudadano de un país//Human Rights Activist”, sin ningún otro dato sobre sus actividades.

Según el portal elboliviano.net, “siempre usando su cuenta de Twitter”, calificó de dictador a Arce cuando participó de la XXII Cumbre de la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América-Tratado de Comercio de los Pueblos (ALBA-TCP) el 14 de diciembre último.

Igualmente empleó términos ofensivos contra los otros dignatarios participantes en la reunión de ese foro integracionista, se informó.

Añaden las fuentes que también está relacionado con la Gobernación de Santa Cruz y el Comité Cívico de ese departamento, ambas instituciones opositoras extremistas al actual Gobierno boliviano y promotoras del paro con violencia de 36 días que tenía como objetivo desestabilizar el orden democrático de Bolivia.

El portal informativo describió que Castro emplea la red social Twitter, principalmente, para articular corrientes de opinión y acciones afines a su línea de pensamiento político-ideológico.

Este accionar, agrega la información, derivó en un proceso y la decisión migratoria boliviana de notificarlo con una orden de salida temporal.

Como reacción a esta medida, Castro inició una especie de campaña en Twitter con el afán de revertir la decisión migratoria y la intención de generar una corriente de opinión a su favor.

Entre los mensajes publicados aparece un video en el cual se ve el escudo del Comité pro Santa Cruz y en el que dos veces se refiere a asuntos internos bolivianos y al presidente Arce.

Respecto a Cuba, se informó que Castro es una persona activa en su cuenta de Twitter, desde donde ataca sistemáticamente al gobierno del presidente Miguel Díaz-Canel.

Según la fuente, en el último lustro dedicó sus energías a convocar y amplificar todo tipo de protestas contra la Revolución cubana, participó en las protestas estimuladas desde Estados Unidos el 11 de julio de 2021 y en la fracasada convocatoria a la denominada Marcha por el Cambio el 15 de noviembre de ese mismo año.

De acuerdo con elboliviano.net, el activista anticubano ahora en circunstancias de salida temporal obligatoria de Bolivia se esfuerza a diario por tratar de imponer tendencias coincidentes con las de estructuras que reciben financiamiento de agencias del Gobierno de Estados Unidos.

 

¿Quién es el joven “protegido” de la Casa Blanca que ataca a Cuba desde Bolivia?

Publicado el 28 de julio de 2022

Helena Paz - La Época - Tomado de Cubadebate

El pasado lunes 11 de julio el periodista Gustavo Veiga publicó en el periódico argentino Página 12 el artículo: “¿La campaña 2.0 por el 11 de julio llegará a las calles de Cuba?”. Allí hizo un repaso de las últimas agresiones estadounidenses contra Cuba, dedicándole un buen espacio al rol destacado que juegan las redes sociales en esa estrategia desestabilizadora y subversiva. Y algo importante: apuntó los nombres de algunas de las personas a las cuales se les paga –imagino que abultadamente– para tan triste labor.

Y, sin dudas, uno de los personajes más interesantes y enigmáticos es Magdiel Jorge Castro, cuyos vínculos con Bolivia enriquecen estas líneas. Vamos por parte.

Al poner en el buscador Google el nombre “Magdiel Jorge Castro” de inmediato saltan unas cuantas páginas web cuyos artículos hacen referencia a un jovencito de bigotes, bastante locuaz –por si desea escucharlo en algún video en Youtube–, y cuyo denominador común es: “un luchador por los Derechos Humanos”, “un activista de las redes sociales que enfila sus dardos contra el régimen cubano”, “un mártir de la libertad”…

A la par, algo resulta igualmente llamativo: abundan fotografías, entrevistas, artículos y mensajes de y sobre Magdiel, quien junto con ser un personajillo armado para su lucha supuestamente solo de su mente, un celular y sus filosos mensajes de Twitter, da vueltas una y otra vez a una misma historia biográfica que se reduce a un lugar y fecha de nacimiento, estudios universitarios y su desempeño meteórico en una plataforma “democrática” llamada Archipiélago. El joven se cuida a sí mismo y, aunque cueste creerlo, al menos la prensa lo cuida; poco y nada se sabe en detalle de él.

Un paréntesis. Ya en la segunda entrada de Google irrumpe su perfil en Twitter. ¡28 000 seguidores!

En efecto, Magdiel nació el 12 de octubre de 1994 (tiene 27 años) en la ciudad de Holguín, en el oriente de Cuba. Estudió Microbiología en la Universidad de La Habana e hizo su práctica profesional en el Centro de Inmunología Molecular, destacando además por su activismo LGBTIQ+. En noviembre de 2018 creó su cuenta de Twitter.

Y sí, amigos lectores, tal como lo dicen sus cuentas en Linkedin y Twitter, para comunicarse con Magdiel lo puede hacer a través de un simple WhatsApp con código inicial “+591”. ¿Se fijó bien? “+591”, es decir, Bolivia.

En el último lustro Magdiel ha dedicado sus energías para convocar y amplificar todo tipo de protestas contra la Revolución Cubana. Participó en el dudoso y cuestionado estallido del 11 de julio de 2021, en la fallida Marcha Cívica por el Cambio del 15 de noviembre del mismo año y hoy se esfuerza a diario tratando de imponer tendencias con etiquetas como #SOSCuba, #CubaConUcrania, #CubaPaLaCalle y un largo etcétera.

Por supuesto, todo eso a la distancia y con el Internet como escenario, pues Magdiel desde el primer semestre del año 2020 (el mismo de la nefasta y delictual administración Áñez y su pandilla) reside en Santa Cruz de la Sierra.

Según informaciones ofrecidas por el propio Veiga, Magdiel regularizó su situación migratoria en Bolivia y gracias a la Oficina de Migraciones consiguió una residencia temporal por dos años. Y, como no podía ser de otra manera, se vinculó con los comités cívicos y la ONG Ríos de Pie, financiada por Washington.

Pero, en realidad, Magdiel consiguió un empleo en el Servicio Departamental de Salud (Sedes) de Santa Cruz, institución que puntualmente le paga para únicamente dedicar su tiempo a coordinar con organismos de inteligencia y represivos yanquis para activar a la contrarrevolución externa y al interior de la isla, aun a costa de provocar sufrimientos a la población civil en medio de un bloqueo y una pandemia.

¿Será correcto que este jovencito se aproveche cada hora de un beneficio migratorio brindado por Bolivia y de un salario que, en última instancia, es pagado por todas y todos los bolivianos, para atacar a un país latinoamericano amistoso como Cuba? Ustedes tienen la última palabra, amigos lectores.

 
Contra Cuba
La Fundación Nacional Cubano Americana (FNCA) está trabajando activamente con organizaciones en España con el objetivo de organizar cursos subversivos en el extranjero para contrarrevolucionarios residentes en Cuba...
Cubainformación.- En Ràdio Klara 104.4FM de València se habla de la persecución judicial a Cubainformación y Euskadi-Cuba....
Lo último
La Columna
La Revista