alerta-cuba-sobre-impacto-de-cambio-climatico-en-estados-insulares

Alerta Cuba sobre impacto de cambio climático en estados insulares

Saint John, 27 may (Prensa Latina) El vicepresidente de Cuba, Salvador Valdés, denunció hoy que los pequeños Estados insulares en desarrollo concentran las mayores pérdidas producto del cambio climático y desastres naturales.

Valdés subrayó que las afectaciones generan costos anuales equivalentes al ocho por ciento de la renta nacional de esas naciones.

Así lo expresó el titular cubano durante la IV Conferencia Internacional sobre los Pequeños Estados Insulares en Desarrollo (PEID), espacio donde llamó «a movilizar recursos internacionales nuevos, adicionales, predecibles y adecuados para capitalizar el fondo de pérdidas y daños derivados del cambio climático».

Según informó la Presidencia de la República en la red social X, el vicepresidente encabeza la delegación cubana que asiste a la cita, celebrada bajo el lema Trazando el rumbo hacia una prosperidad resiliente.

La IV Conferencia persigue evaluar la capacidad de los PEID, cerca de 60 pequeños territorios insulares del Caribe, el Pacífico, el Índico, para alcanzar desarrollo sostenible.

Patrocinado por las Naciones Unidas, el foro reunirá hasta el próximo día 30 a más de cinco mil delegados en Saint John, Antigua y Barbuda.

La voz de Cuba en la Cuarta Conferencia Internacional sobre Pequeños Estados Insulares en Desarrollo

René Tamayo

Cubadebate

De 1970 a la fecha, los pequeños Estados insulares en desarrollo (PEID) acumulan pérdidas por 153 000 millones de dólares debido a riesgos relativos al clima, el tiempo y los problemas hídricos.

Así lo expuso, sin medias tintas, el trinitario Dennis Francis, presidente de la Asamblea General de las Naciones Unidas, en la Cuarta Conferencia Internacional sobre los PEID, cónclave que se celebra cada 10 años para dar seguimiento a los problemas y avances de estas naciones en busca del esquivo desarrollo sostenible, y que ahora sesiona en Antigua y Barbuda.

Sin una reforma sustantiva del sistema financiero internacional, no podrá desencadenarse todo el potencial para movilizar los recursos necesarios que permitan mitigar los efectos del cambio climático y los otros muchos desafíos que tenemos, subrayó el diplomático, confiado en que la Cuarta Conferencia de los PEID ofrezca una plataforma potente en las metas comunes de estos países, en extremo vulnerables al cambio climático.

Los PEID, diría más adelante Dennis Francis, están entre los lugares más bellos del planeta, sus ricos ecosistemas y su abundante vida marina son testimonios de sus riquezas y su papel en la vida de la naturaleza y el hombre. Sin embargo, acotó, entre 2017 y 2021, no más del 1.55% de la ayuda mundial al desarrollo se asignó a estos Estados.

Los próximos 10 años, reclamó el presidente de la Asamblea General de la ONU, son cruciales para lograr un apoyo financiero sostenible y mejorar el acceso general a los recursos para que nuestras naciones no solo enfrenten el cambio climático y los desastres naturales, sino también para recuperar nuestros ecosistemas y potenciar el desarrollo social.

Y esta Cuarta Conferencia, subrayó, es el momento para forjar un verdadero compromiso para establecer un desarrollo equitativo y sostenible, no solo para los PEID, sino para todos los países.

La voz de Cuba

Entre los primeros oradores de la sesión plenaria de la Cuarta Conferencia Internacional sobre los PEID estuvo el vicepresidente de la República y miembro del Buró Político del Comité Central del Partido Comunista de Cuba, Salvador Valdés Mesa, quien denunció que nuestros países "enfrentan un panorama económico internacional adverso y desafiante, caracterizado por altos niveles de endeudamiento, inflación, crisis alimentaria, energética, climática y limitado acceso a financiamiento".

Nuestras naciones —dijo— "concentran las mayores pérdidas producto del cambio climático y los desastres naturales, que generan costos anuales equivalentes al 8% de nuestra renta nacional.

"Los persistentes retos de desarrollo que enfrentan nuestros países requieren de una adecuada provisión y movilización de todos los medios de implementación, cooperación y solidaridad urgentes para alcanzar los objetivos acordados internacionalmente", reclamó el vicepresidente cubano.

Sin embargo, observó a continuación, cualquier empeño "en ese sentido será limitado sin una reforma profunda e integral de la arquitectura financiera internacional, que brinde un tratamiento justo a los países en desarrollo, tanto en el proceso de toma de decisiones como en el acceso a financiamiento".

Tras dar la bienvenida al nuevo programa de acción que se consensua como resultado de la conferencia de Antigua y Barbuda, Salvador Valdés Mesa recordó que para los PEID "el costo de la adaptación climática se sitúa entre los 22 000 y los 26 000 millones de dólares anuales".

Llamó a "movilizar recursos internacionales nuevos, adicionales, predecibles y adecuados para capitalizar el fondo de pérdidas y daños derivados del cambio climático", garantizando que las prioridades y necesidades de los PEID se tengan en cuenta.

En el encuentro de Saint John, que reúne a más de 5 000 personas y a representantes de unos 60 pequeños Estados insulares en desarrollo de todo el mundo, Valdés Mesa también agradeció "las valiosas expresiones de solidaridad" de esas naciones "al reclamar el cese del bloqueo económico, comercial y financiero impuesto a mi país hace más de 60 años por el Gobierno de Estados Unidos, recrudecido sin precedentes en el contexto de la pandemia de COVID-19".

También manifestó su gratitud por el rechazo de estos países "a la arbitraria e injusta inclusión de Cuba en la unilateral lista de Estados supuestamente patrocinadores del terrorismo".

No obstante, "a pesar de este cerco ilegal, Cuba se ha fijado metas claras en materia económica y social, que se reflejan en el acceso universal y gratuito a la salud y la educación; un robusto sistema de ciencia, tecnología e innovación y un ambicioso Plan Nacional de Enfrentamiento al Cambio Climático".

A la vez, y en correspondencia con nuestra permanente vocación solidaria —subrayó Valdés Mesa—, "reiteramos la voluntad de poner a disposición, los 17 proyectos de cooperación impulsados por Cuba durante su Presidencia del G77 y China el pasado año, y que pueden beneficiar a los PEID".

La delegación cubana a la Cuarta Conferencia Internacional sobre los pequeños Estados insulares está integrada, además, por la vicecanciller Anayansi Rodríguez Camejo; el viceministro de Salud Pública, Reinol García Moreno; el embajador de Cuba en Naciones Unidas, Ernesto Soberón Guzmán; el embajador de Cuba en Antigua y Barbuda, Sergio Martínez González; y Rafael Dausá Céspedes, director de Centroamérica y el Caribe de la Cancillería, entre otros directivos.

En la primera jornada de trabajo de la conferencia de los PEID, miembros de la delegación han sostenido encuentros bilaterales y participado en eventos paralelos, como el organizado por la Unesco y Cuba sobre la capacitación a la juventud caribeña en las industrias culturales y creativas para la innovación y la resiliencia, y la Reunión de la Asociación Caribe-Unión Europea sobre el Protocolo del Caribe para el Acuerdo de Samoa y la Agenda de Inversión Global Gateway.

 

Asiste Salvador Valdés a IV Conferencia Internacional de los Pequeños Estados Insulares en Desarrollo

Cubadebate

El vicepresidente, Salvador Valdés Mesa, arribó a Antigua y Barbuda al frente de la delegación cubana que participará en la IV Conferencia Internacional de los Pequeños Estados Insulares en Desarrollo. La cita reúne cada diez años, a altos dignatarios para discutir las prioridades y objetivos en materia de desarrollo sostenible de esta categoría específica de países, de la cual Cuba es parte.

Al mismo tiempo, la estancia del Vicepresidente cubano en la isla caribeña será propicia para cumplimentar una visita oficial en el marco del 30 aniversario de las relaciones diplomáticas entre ambos países. Como parte del programa bilateral sostendrá encuentros con autoridades del país, representantes de la solidaridad, cubanos residentes y cooperantes.

La delegación cubana está integrada por la viceministra de Relaciones Exteriores, Anayansi Rodríguez Camejo; el viceministro de Salud Pública, Reinol García Moreiro; el representante permanente de Cuba ante las Naciones Unidas, embajador Ernesto Soberón Guzmán; así como otros directivos y funcionarios de la Cancillería y demás organismos.

(Tomado de Cubaminrex)

Pequeños Estados Insulares en Desarrollo: Trabajar juntos para tener un futuro

René Tamayo

Cubadebate

La posición de Cuba ante los retos climáticos y del desarrollo siempre ha sido desde la salvaguarda de los reclamos históricos de los países del sur, en particular los más vulnerables a los efectos adversos del cambio climático, con especial énfasis en los Pequeños Estados Insulares en Desarrollo (PEID), como el nuestro.

Para la Mayor de las Antillas, el enfrentamiento a este proceso en nuestras naciones es un gran desafío, teniendo en cuenta la dura batalla por alcanzar el desarrollo sostenible y erradicar la pobreza. Proceso, a su vez, ya irreversible y cuya causa está en el calentamiento global producido por las industrias de los países desarrollados y el consumo indiscriminado de los sectores más ricos del planeta.

Los PEID enfrentan graves impactos de un problema que no causaron. Son unas 60 naciones insulares —cerca de 40 de ellas miembros de Naciones Unidas— de baja altitud, muchas casi a ras de mar, que agrupan a más un millar de islas, en el Caribe, el Pacífico, el Índico...

En estas tierras viven unos 65 millones de personas y tienen abrigo centenares de miles de especies de la flora y la fauna, muchas de ellas endémicas, mientras que sus poblaciones humanas están entre las más vulnerables y excluidas del planeta.

El consenso de estas islas se remonta a los años 90 del pasado siglo, cuando se fundó la Alianza de Pequeños Estados Insulares (AOSIS, por sus siglas en inglés), dirigida a aunar a los PEID en acciones comunes para enfrentar el calentamiento global.

“Dicen los expertos que nuestros Pequeños Estados Insulares en Desarrollo serán los primeros en desaparecer como consecuencia del cambio climático. Hablemos y hagamos lo que nos toca por evitarlo mientras esa posibilidad exista”.

Fueron esas las palabras iniciales del discurso del primer secretario del Comité Central del Partido y presidente de la República, Miguel Díaz-Canel Bermúdez, en la Reunión de Jefes de Estado y Gobierno de la AOSIS, en el marco de la Asamblea General de la ONU que sesionó de forma virtual el 22 de septiembre de 2021.

“Es hora de detener la destrucción del medio ambiente causada por los irracionales patrones de producción y consumo de quienes de manera egoísta se sienten confortables con el statu quo.

“Los países desarrollados deben asumir la responsabilidad que les corresponde en apoyo a los esfuerzos por alcanzar el desarrollo sostenible de todos los pueblos y preservar al planeta frente a las amenazas que ellos mismos provocaron”.

“¡Ellos pueden y deben!”, reclamó entonces el mandatario cubano, quien reafirmó, a la vez, que a pesar “de las restricciones del bloqueo económico, comercial y financiero impuesto por el Gobierno de los Estados Unidos, recrudecido de manera deliberada en tiempos de pandemia, Cuba sigue siendo fiel a ‘su vocación solidaria y humanista’, y continuaría ‘promoviendo la cooperación en diversas esferas, en particular la Salud, y compartiendo nuestras modestas experiencias en materia de reducción del riesgo de desastres y enfrentamiento al cambio climático’”.

“¡Trabajemos juntos por tener futuro! Un futuro en el que las aspiraciones de nuestros pueblos puedan realizarse sin que penda sobre nuestros sueños la amenaza de desaparecer por los excesos ajenos”, fue la afirmación final de aquel discurso de Díaz-Canel.

Palabras que, junto al largo historial de solidaridad y colaboración con los países más urgidos, de la mano del Comandante en Jefe Fidel Castro Ruz y del General de Ejército Raúl Castro Ruz, continúan guiando la posición de Cuba, que por estos días estará representada por el vicepresidente de la República, Salvador Valdés Mesa, en la IV Conferencia sobre los Pequeños Estados Insulares en Desarrollo que se realizará en Antigua y Barbuda.

IV Conferencia sobre los PEID

El cónclave, organizado por Naciones Unidas, reúne a más de 5 000 delegados en Saint John, entre altos funcionarios de la ONU y de otros organismos internacionales, dirigentes políticos, académicos, activistas y otros voceros que trabajarán entre el 27 y 30 de mayo en esta nación del Caribe Oriental, anfitriona de uno de los eventos más grandes que se ha organizado por estos lares.

Bajo el lema “Trazar el rumbo hacia una prosperidad resiliente”, la IV Conferencia sobre los Pequeños Estados Insulares en Desarrollo tiene entre sus metas consensuar un nuevo Programa de Acción, destinado a lograr los Objetivos de Desarrollo Sostenible de la Agenda 2030.

En la Cumbre de la Tierra, Río de Janeiro, 1992, los pequeños estados insulares en desarrollo —38 miembros de la ONU y 20 no miembros plenos— fueron reconocidos como un grupo de países del Tercer Mundo con vulnerabilidades sociales, económicas y ambientales específicas. En el Programa 21, emanado de aquel encuentro, se realizó el compromiso de abordar sus problemas de desarrollo sostenible de una forma diferente.

Resultado de la Cumbre de Río, y como seguimiento al Programa 21, en abril de 1994 se celebró la Conferencia Mundial sobre el Desarrollo Sostenible de los Pequeños Estados Insulares, en Bridgetown. Se acordó entonces el Programa de Acción de Barbados para los Pequeños Estados Insulares en Desarrollo, con esferas prioritarias y medidas concretas para hacer frente a los problemas especiales de esas naciones.

El Plan señaló que los PEID son especialmente vulnerables a los efectos del cambio climáticos mundiales, a la variabilidad del clima y al aumento del nivel del mar. Todo incremento del nivel del mar tendrá efectos importantes y profundos sobre la economía y las condiciones de vida, y hasta la supervivencia misma de determinados países de poca altitud se puede ver amenazada, señalaba.

En 1999 el asunto volvería al más alto nivel, en el 22º período extraordinario de sesiones de la Asamblea General de la ONU, que hizo una evaluación de la ejecución del Programa de Acción de Barbados.

Como parte del seguimiento que se le dio en la ONU a este tema, sin muchos resultados concretos, por cierto, en enero de 2005 sesionó la Reunión internacional para examinar la aplicación del Programa de Acción para el desarrollo sostenible de los PEID en Port-Louis (Mauricio), de la que surgió la Declaración y la Estrategia de Mauricio.

Otro hito sería la Tercera Conferencia Internacional sobre los PEID, celebrada en Apia, Samoa, en septiembre de 2014. Se consensuó allí la Trayectoria de Samoa (Modalidades de Acción Acelerada para los PEID), un programa de acción decenal para promover la asistencia internacional para abordar los desafíos que enfrentan estos Estados.

Su objetivo era la promoción del desarrollo sostenible y la erradicación de la pobreza en estas pequeñas naciones a partir de tres dimensiones, la ambiental, la económica y la social.

Ha sido un largo camino que ahora llega a la IV Conferencia Internacional en Saint John, Antigua y Barbuda.

Para Cuba, que ha ratificado su compromiso con garantizar el éxito de este evento, el resultado de la IV Conferencia debe basarse en la Trayectoria de Samoa (2014), la Estrategia de Mauricio (2004) y el Programa de Acción de Barbados (1994).

***

Estados que integran el grupo de los PEID

El grupo de Pequeños Estados Insulares en Desarrollo está formado por 38 Estados miembros de la ONU y 20 no miembros de la ONU/Miembros Asociados de Comisiones Regionales.

Miembros de la ONU: Antigua y Barbuda, Bahamas, Bahrein, Barbados, Belice, Cabo Verde, Comoras, Cuba, Dominica, República Dominicana, Fiji, Granada, Guinea Bissau, Guyana, Haití, Jamaica, Kiribati, Maldivas, Islas Marshall, Mauricio, Nauru, Palau, Papua Nueva Guinea, Saint Kitts y Nevis, Santa Lucía, San Vicente y las Granadinas, Santo Tomé y Príncipe, Samoa, Seychelles, Singapur, Islas Salomón, Surinam, Timor-Leste, Tonga, Trinidad y Tobago, Tuvalú, Vanuatu.

No miembros: Samoa Americana, Anguila, Aruba, Bermudas, Islas Vírgenes Británicas, Islas Caimán, Mancomunidad de las Marianas del Norte, Islas Cook, Curazao, Polinesia Francesa, Guadalupe, Guam, Martinica, Montserrat, Nueva Caledonia, Niue, Puerto Rico, Sint Maarten, Turcos y Islas Caicos, Islas Vírgenes de los Estados Unidos.

Cuba
Canal Caribe.- El llamado de la Unión de Jóvenes Comunistas (UJC) de Cuba a contribuir a la producción de alimentos es una de las prioridades de la nación y que más de una vez la dirección del país ha ...
La vicepresidenta de Información de Prensa Latina, Luisa María González. Foto: Marcelino Vázquez Hernández/ Cubadebate....
Lo último
La Columna
La Revista