Por Iroel Sánchez Espinosa - Blog "La pupila insomne".- Leyendo la que tal vez sea la investigación más completa sobre el videoclip que se haya escrito en lengua española se encuentra una historia que considero interesará a los lectores de La pupila insomne.


 

Jon Illescas es Doctor Cum Laude en Sociología y Comunicación y Licenciado en Bellas Artes con Premio Extraordinario Fin de Carrera y Premio Universitario 5 Estrellas y autor de más de sesenta publicaciones sobre cultura popular, geopolítica, arte, comunicación y economía. Varias han sido traducidas a otros idiomas.

Entre 2009 y 2013 Illescas trabajó la tesis doctoral que sirve de base a su libro La dictadura del videoclip en la Universidad de Alicante y la Universidad Complutense de Madrid con una beca predoctoral de la Fundación Caja Murcia. Este libro fue noticia en numerosos medios de comunicación españoles como TVE, Cadena Ser, Radio Caracol, La Vanguardia, ABC, El Confidencial, etc. A pesar de tratarse de un enjundioso ensayo de más de 600 páginas y 1300 notas el libro va por tres ediciones impresas en tres años y una exitosa edición digital.

Sin embargo, Illescas no pudo continuar como docente en ninguna Universidad española. En su prólogo a la edición digital del libro en 2017, él explica por qué:

“Esto fue así “gracias”, entre otras cosas, al sistema de calificación de candidatos que penaliza a los que se esfuerzan para que el saber generado en la Universidad se democratice y premia los que deciden recluirlo en los círculos académicos en una amalgama de congresos, revistas y artículos científicos que, ordenados por un más que discutible índice de impacto, solo leen un reducido grupo de profesionales.

“A esta salida no deseada de la academia hay que sumar dos causas más. La primera la crisis económica que expulsó a miles de alumnos que ya no pudieron costear las prohibitivas tasas universitarias que les exigían por continuar sus estudios y, con ellos, a cientos de jóvenes profesores que ya no serñan necesarios.  La segunda causa y no la menor hay que achacarla al ya clásico y pereene antimarxismo que florece en las academias del sistema-mundo capitalista por razones harto evidentes. Un odio dogmático y obtuso a este enfoque de análisis que, curiosamente, también estuvo a punto de dejarme sin trabajo al inicio de mis tiempos universitarios como Personal Docente e Investigador de la Universidad de Alicante gracias a una beca de la Fundación Caja Murcia.”

La editorial cubana Ciencias Sociales trabaja para presentar en febrero de 2020, durante la Feria del Libro de La Habana, una edición cubana de La dictadura de videoclip, que seguramente despertará la atención de los lectores cubanos.

Artículos relacionados:

 

 

La Columna
Al recorrer estos días de noviembre, tan llenos de carencias, pero también de buenas noticias, amenazas imperiales, ilusiones vueltas aire y memes geniales, he vuelto sobre un título referencial de nuestra ensayística....
Por Iroel Sánchez Espinosa - Blog "La pupila insomne" - Este texto forma parte del Vol. 23 Núm. 2 (2021) de la Revista Electrónica Internacional de Economía Política de la Información, la Comunicaci...
Por Iroel Sánchez Espinosa - Blog "La pupila insomne" - El viernes 16 de julio, en los jardines de la Casa Blanca y antes de abordar el helicóptero rumbo a la residencia de descanso en Camp David, Joe Biden declaró a la...
Lo último
La Columna
Patriotismo cubano
Gerardo Moyá Noguera*.- Me consta que muchísimos ciudadanos/as europeos y del mundo entero conocen muy poco o nada sobre Cuba. Me refiero a lo que venimos diciendo y denunciando abiertamente casi todos los días. Todos los atentad...
A los dirigentes europeos
Gerardo Moyá Noguera*.- La Revolución cubana podemos afirmar rotundamente que es obra del pueblo cubano y mantenida por sus dirigentes gubernamentales, como Fidel Castro Ruz. Gracias a todos ellos, Cuba y  su pueblo se han mantenid...
La Revista