Raúl Antonio Capote - Original publicado en Granma


Lo primero que hace un nuevo rico antes de adquirir el último televisor de pantalla plana, cubrirse el cuello con cadenas de oro y emplear a una trabajadora doméstica para las tareas del hogar, es comprar privilegios.

El nuevo rico necesita hacerse notar. Sobre todo trata de separarse del resto de la masa «incapaz» e «ignorante». Ellos son listos y exitosos emprendedores, por lo tanto, es «lógico» que tengan acceso primero que los demás, a bienes, servicios y otros favores.

Intenta sobornar a funcionarios, maestros, médicos, a todo el mundo, para ser atendido de forma preferencial. Soborna y corrompe.

Reina en el mundo de Timón de Atenas, el célebre personaje de William Shakespeare, «que somete y compra a su amor y a su sociedad, los corazones de todas clases». No es generoso, él conquista poder, usurpa beneficios.

El nuevo rico se autoafirma en su capacidad de comprar a los demás, se siente en la gloria. Como el personaje del drama shakesperiano, no hace amigos, obtiene aduladores, servidores que medran a costa de sus dádivas.

Disfrazado de generoso marchante, mercadea elogios y afectos, la prostitución que genera lacera a la colectividad.

Cuando se erige el dinero en vara de medir triunfos, en paradigma del éxito, los valores fundamentales de una sociedad como la nuestra se ven severamente disminuidos.

Cuando el dinero se convierte en divinidad y reina sobre las mentes y los corazones, como señala Shakespeare, «es el alcahuete común de pueblos y naciones» o como dice con sabia ironía el Arcipreste de Hita «comprarás paraíso, ganarás salvación, cuando es mucho el dinero es mucha la salvación».

Construir al hombre nuevo, esa tarea ingente, no es una utopía inalcanzable, es una necesidad.

Ejemplos de esos hombres y mujeres del socialismo con los que soñó el Che, sobran en nuestra pequeña Isla; donde no faltan tampoco, por supuesto, los que se sitúan en las antípodas.

Nadie dijo que era fácil ni que era cuestión de fabricar un molde en barro y fundir ejemplares por miles.

El altruismo, la solidaridad, el amor al trabajo, pueden sufrir menoscabo en tiempos difíciles, pero el cubano formado en estos años de Revolución muestra, constantemente, los valores de que está dotado.

Una atleta que entrega una medalla a una rival, porque considera injusta la regla; miles de médicos que brindan su aporte solidario fuera de la Isla, bomberos que arriesgan la vida, maestros que no renuncia a su vocación en medio de increíbles necesidades, dueños de negocios que ejercen solidaridad y no la caridad de los burgueses, son ejemplos de esos valores.

Esas personas que no salen en las noticias, los millones que luchan y trabajan duro, día a día, en medio de un bloqueo económico de proporciones apocalípticas, de las mayores privaciones, de la amenaza permanente de una guerra de exterminio, sin rendir bandera, son la prueba fehaciente de ese individuo diferente del socialismo.

En esta justa eterna con el pasado, con el que tiene que lidiar la nueva sociedad en formación, los legados de Fidel y del Che son imprescindibles.

No perdamos la fe en el individuo que nace del proceso revolucionario: El hombre y la mujer del comunismo, libres como nunca antes, que marcarán la salida definitiva de los seres humanos de la prehistoria de la humanidad.

 

La Columna es un espacio libre de opinión personal de autoras y autores amigos de Cuba, que no representa necesariamente la línea editorial de Cubainformación.

La Columna
Raúl Antonio Capote - Colaboración Especial para Resumen Latinoamericano...
Raúl Antonio Capote - Granma
Raúl Antonio Capote - Colaboración Especial para Resumen Latinoamericano....
Lo último
La Columna
La Revista