Norelys Morales Aguilera.- La industria de los informes de Estados Unidos respecto a aquellos que no son de su agrado, Cuba siempre incluida, está bien aceitada y productiva como sucede con los derechos humanos y el terrorismo, entre otros tópicos.

Por Andrés Gómez*/Foto Virgilio Ponce -Martianos-Hermes-Cubainformación.- En mi reciente viaje a Cuba tuve la oportunidad de no sólo estar en La Habana sino también de poder viajar extensamente a otras provincias y ciudades de la Isla, al interior, como especialmente decimos los habaneros. En este viaje fuera de La Habana fui junto con otros amigos por carretera a Bayamo. De La Habana a Bayamo hay unos 745 kilómetros de distancia. Entre una cosa y otra son alrededor de once a doce horas de camino, por suerte encontramos muy buen tiempo, mucho sol, en todo el viaje.


Por Orestes Martí* Martianos-Hermes-Pueblos-Cubainformación

INTRODUCCIÓN

En el marco de la primera reunión de coordinación de medios y redes amigas celebrada en La Habana en 2010, se realizaron algunas interesantes entrevistas. Uno de los temas que fueron abordados versaba sobre los blogs, los blogueros y el descubrimiento y empleo de ese nuevo "nicho" -como lo calificara el intelectual Juan Valdés Paz (1)-, por parte de los servicios especiales norteamericanos contra Cuba. Como hemos señalado en otras ocasiones, el tema ha sido ampliamente tratado por muchos periodistas y medios de comunicación populares y hoy, en este mundo "globalizado" -salvo algunas personas "despistadas" o "inocentemente equivocadas", que aún no identifican adecuadamente a "damas" y caballeros- el que más y el que menos sabe perfectamente el papel que juegan en las campañas de desestabilización que a escala planetaria se llevan a cabo por los que invierten cuantiosos recursos en organizarlas (2).

Como es lógico suponer, las fuerzas progresistas se percatan de la situación, poco a poco reaccionan, pasan a la fase de organización del ciber teatro de operaciones militares, acumulan fuerzas y definen la dirección del golpe principal y finalmente contra atacan.... comienza la "Guerra de todo el pueblo" en el ciberespacio.

Muchos de nuestros lectores conocen a La Polilla Cubana, siempre presente en nuestras redes sociales -especialmente en la Red Social HERMES (3)- así como en el Boletín de Información Referativa y Factográfica que a través del Servicio de InfoCom de HERMES Internacional llega día a día a nuestros suscriptores, vía "correo electrónico".

Sandra Álvarez - Blog "Negra cubana tenía que ser" / Cubainformación.- Cada año, durante la Jornada contra la Homofobia que se hace en Cuba, salta un artículo publicado en un medio de prensa que revela lo entronizada que esta la homofobia en el imaginario popular cubano al punto que la persona que lo signa (periodistas, corresponsales, comunicadores) ni siquiera se dan cuenta de su propios prejuicios acerca del tema, y mucho menos la labor que les toca en sus legitimados roles dentro de los medios cubanos que como sabemos son dirigidos por el Partido Comunista de Cuba.

Por: Roberto G. Peralo - Cubainformación- Blog "La Joven Cuba".- Quién no ha visto películas, donde la trama se puede anticipar antes de que anuncien el título. No es que uno sea adivino, se nos presenta un guión que hemos visto anteriormente, solo cambian los actores, la escenografía y algunos matices.

Por Lázaro Fariñas*/Foto Virgilio Ponce -Martianos-Hermes-Cubainformación.- Si en los EE.UU. alguien grita ¡Fuego! en una sala de cine, sin ser cierto, tiene muchísimas papeletas para ganarse unas vacaciones en la cárcel. ¿Pero y la sacrosanta libertad de expresión, no es esa una de las banderas que usa el gobierno de Washington para satanizar regímenes que no son de su agrado? Entonces, ¿por qué no se puede gritar ¡Fuego! en el cine sin ser arrestado? Muy sencillo, porque pone en peligro a multitud de personas, y además, porque nadie tiene el derecho de crear pánico en un lugar público. El respeto al derecho ajeno es la paz, dijo Benito Juárez, pero crear pánico no es derecho de nadie, como tampoco lo es que un ciudadano o una institución  ponga en peligro la seguridad nacional de un país, ni en  nombre de la libertad de expresión, ni  en nombre de nada.

Lo último
)
La Columna