Geraldina Colotti - Resumen Latinoamericano / Cubainformación.- En un salón del Hotel Alba Caracas, todo está listo para la quinta reunión de organización del PSUV y de la JPSUV, los jóvenes del Partido Socialista Unido de Venezuela, el más grande de América Latina. Hay delegadas y delegados de todo el país. La reunión estará dirigida por Julio César León Heredia, vicepresidente de organización del partido y con la presencia de Nicolás Maduro Guerra, vicepresidente de formación juvenil del partido. Una reunión importante, durante la cual se organizan las líneas operativas de este gran motor de la revolución bolivariana, que hoy tiene su mirada hacia adentro, pero también hacia el mundo, hacia las esperanzas puestas en los pueblos de este extraordinario laboratorio de propuestas y esperanza.


Un partido joven por su fecha de nacimiento (fue fundado en 2007), pero también por la edad de sus miembros, rostros jóvenes, muy jóvenes y en su mayoría mujeres. Durante la rueda de prensa, le preguntamos a Maduro Guerra qué mensaje le gustaría enviar a los jóvenes europeos que no han sido alcanzados por el viento del cambio que sopla en las calles latinoamericanas. «Que vengan a Venezuela para ver cómo se construye una revolución, responde. Mientras que otros exigen sanciones contra el imperialismo, encerrados en una Asamblea Nacional de papel, nosotros viajamos por el país, buscando a nuestro pueblo golpeados por la guerra económica, respaldándolo y buscando soluciones juntos «.

Y de las sanciones, de la guerra mediática y económica, del trabajo territorial y de la batalla de ideas, hablamos en la entrevista con Leon Heredia, nacido en 1966. Brillante y carismático, reconfirmado tres veces como Gobernador del Estado de Yaracuy, Heredia se ve así: » Soy un oficial de la gloriosa Fuerza Armada Nacional Bolivariana, participé en el levantamiento cívico-militar del 27 de noviembre de 1992. Como bolivariano y revolucionario, la mayor aspiración es ser útil sin pedir nada a cambio, contribuir al sueño colectivo de un mundo mejor «.

¿Qué significa organizar el partido más grande de América Latina hoy? ¿Qué etapas ha pasado el PSUV desde su fundación?

En el 2006, cuando el comandante Chávez convocó la discusión para fundar el partido, dirigió la propuesta a los militantes del Movimiento de la Quinta República, sucesor del Movimiento Revolucionario Bolivariano 200, y a los camaradas reunidos hoy en la Alianza del Gran Polo Patriótico en el que hacen vida sea formaciones políticas como el Partido Comunista, Podemos, Tupamaros o Patria Para Todos, tanto fuerzas sociales como movimientos, e importantes sectores de militancia que no se reconocen en un partido pero continúan su trabajo revolucionario. Desde entonces, el PSUV ha tomado un camino, que va desde el Congreso Fundador hasta el Cuarto Congreso, celebrado el año pasado, para convertirse progresivamente en un partido de cuadros y de movimiento, un partido no solo capaz de organizar elecciones – 25 en veinte años -, pero para dar major organicidad al poder popular, confiando en dos elementos fundamentales: conciencia y organización. Se determinó un punto de inflexión en el tercer congreso, en 2016, cuando tuvimos que enfrentar el gran ataque del imperialismo y de la derecha extremista que intentaron golpear a la población en todos los sentidos: a través del bloqueo, las sanciones, el bachaqueo. Las Unidades de Batalla Bolívar y Chávez (UBCH), que anteriormente eran esencialmente centros de votación, ahora son la estructura básica del partido. A instancias del presidente Nicolás Maduro, surgen los Clap, que no solo permiten evitar el contrabando de alimentos al llevarlos directamente a las familias, sino que son células de poder popular y tienen un carácter político-social. De esta manera, refiriéndose a las líneas estratégicas definidas por Chávez en 2012, dos de las cuales establecieron que el PSUV debería ser un partido de movimiento y dirigir las luchas populares, en el Cuarto congreso le damos carácter orgánico a las estructuras territoriales. Esto crea la RAAS, la Red de Articulación y Acción Sociopolítica.

¿De qué se trata y cómo funciona?

Es un sistema de organización básica del PSUV, que actúa en el territorio con tres elementos fundamentales: la UBCH, las Comunidades y las Calles (vereda, manzana, edificio). Es un sistema de gobernanza territorial basado en la unidad y en un nivel superior de organización para la Defensa integral de la nación. Un concepto establecido en el artículo 326 de la Constitución Bolivariana, según el cual la seguridad de la nación se basa en la corresponsabilidad entre el Estado y el Pueblo. Un principio que se ejerce en los ámbitos cultural, político, social, económico, geográfico, ambiental y militar. Es por eso que la Defensa integral de la nación es permanente. Por lo tanto, el objetivo de la RAAS es coordinar en cada comunidad, en cada calle, las acciones entre el Estado y las organizaciones del Poder Popular, para lograr la mayor suma de felicidad posible y alcanzar los niveles de conciencia, organización, conocimiento y habilidades necesarias para la Defensa territorial en las 7 áreas establecidas por la Carta Magna. Según el estatuto del PSUV, la UBCH es la organización esencial y la base de la articulación de las Patrullas socialistas «para la ejecución coordinada de los planes de acción política y social en un territorio específico». Está formada por todos y cada uno de los militantes del partido que se encuentran en ese territorio. Para darle un ejemplo, en la UBCH con pueblos indígenas, se formará la Patrulla de Pueblos Indígenas. En cada calle se formará una Patrulla Territorial, que representa la célula base del partido y tiene sus líderes en los sectores de Formación política, Producción, Misones y Grandes Misiones, Mujeres, Comunicación o Defensa Integral, en el que actúa en concierto con la Milicia Bolivariana. La Comunidad es el espacio geográfico que le permite al PSUV promover y desplegar una política amplia de alianzas con las diversas formas de organización popular, estableciendo objetivos concretos en el territorio, en el proceso real de transformación de la sociedad hacia el socialismo. En estos veinte años, nuestro pueblo ha adoptado diferentes formas de lucha y organización, algunas, como los Consejos comunales o los Comités de tierras urbanas, creadas por el comandante Chávez, otras por el presidente Maduro: el Clap, la RAAS, las Brigadas Somos Venezuela. En este momento, es tarea de la vanguardia del PSUV unificar a todas estas organizaciones en una forma superior y con formas adecuadas de luchar para defender la revolución en todos sus aspectos: como resistencia de todo el pueblo. «El partido – dijo Ho Chi Min – dirige la guerra revolucionaria». Una tarea fundamental para contrarrestar la doctrina de la «Guerra total en tiempos de globalización» concebida por el imperialismo estadounidense.

¿Puedes resumir los términos de esta doctrina militar?

En el número 150 de nuestro Boletín informativo, analizamos el documento en el que el Coronel retirado del ejército estadounidense, Max G. Manwaring, uno de los principales expertos en estrategia militar, define el concepto de «Guerra total en tiempos de globalización». Una doctrina que se aplica a Venezuela sobre la base de tres niveles de conflicto articulados de manera diferente: crear una amenaza interna contra la estabilidad política y la soberanía por parte de personas naturales o jurídicas, nacionales o transnacionales que cuentan con el apoyo internacional estatal o no estatal. Generar descontento popular y hacer que el gobierno no pueda resolver las causas del descontento. Promover una guerra convencional declarada por un Estado a otro (amenazas constantemente demostradas por el gobierno de los Estados Unidos hacia Venezuela). El primer nivel de conflicto incluye tres modalidades fundamentales: desestabilización económica y ataque a la moneda; golpe de estado; control territorial y político a través de organizaciones criminales como paramilitarismo, pandillas o bandas delincuenciales y crimen organizado. Manwaring insiste en este punto, argumentando que estos actores también pueden ser más funcionales para el objetivo que los tradicionales. El segundo nivel está respaldado por una estrategia de guerra psicológica dirigida a confundir al pueblo sobre quién es su verdadero enemigo y de qué lado está situada la lucha correcta. El estratega estadounidense también enfatiza que distintos niveles pueden intervenir e integrarse con el tiempo y los métodos del ataque. Entonces, para nosotros, es importante reiterar lo que dijo Ho Chi Min, que también quería paz con justicia social: mientras exista la opresión capitalista, «continuarán existiendo dos tipos de guerra: la guerra justa contra la opresión, dominación y agresión y la injusta guerra de agresión que busca imponer el dominio sobre otro estado, sobre otro pueblo. Pero las masas y los trabajadores, una vez despiertos y con la conciencia correcta, apoyarán y participarán con entusiasmo en la guerra justa «. Por esta razón, el trabajo de formación y el pleno conocimiento de nuestro territorio es importante: también, por supuesto, preparandonos para las próximas elecciones. Nuestras líderezas – el 80% de las estructuras básicas del partido están encabezadas por mujeres – , y nuestros líderes territoriales deben identificar el tipo de militancia y voto que existe en cada sector: voto y militancia dura, flotante o de oposición. Con el mismo espíritu del general Giap en la resistencia vietnamita, nuestro partido debe organizar «la guerra de todo un pueblo», sintetizando uno por uno, paso a paso, «cara a cara», como dice nuestro presidente Maduro, las experiencias acumuladas , los reveses, las ofensivas, las contraofensivas, en todas las áreas del poder popular. Porque aquí gobierna el pueblo, no el Fondo Monetario Internacional. Uno de los objetivos de la Guerra Total en tiempos de globalización ha sido golpear a nuestra industria petrolera, el principal motor de redistribución de la riqueza a nuestro pueblo. La refinería de Citgo ha sido robada, las cuentas son confiscadas, el oro también … En 2015, antes de las sanciones y el bloqueo económico-financiero, tuvimos un ingreso petrolero de 48.000 millones de dólares, en este mes de octubre bajamos a 2.500 millones dólares, pero con el sistema de protección dirigido a nuestro pueblo estamos logrando contener los efectos criminales del bloqueo.

En el último congreso, una de las líneas aprobadas se refiere al trabajo político del partido a nivel internacional. ¿Cómo se organiza este trabajo incluso después de los diversos encuentros internacionales decididas en el Foro de Sao Paulo?

El PSUV ha sido cuestionado en base a la «3R»: revisar, rectificar, reimpulsar. Un camino que funciona para la reunificación de fuerzas, tanto en los territorios como internacionalmente. Tanto a nivel de América Latina como a nivel mundial, es importante asumir la tarea de volver a politizar el debate como un elemento fundamental para la recomposición de las fuerzas y para la definición del socialismo. Muchos se preguntan: ¿por qué Brasil terminó de esta manera a pesar de que Lula sacó a 35 millones de personas de la pobreza? Porque, obviamente, ese nivel por sí solo no es suficiente si no hay un partido que trabaje para construir la conciencia de los sectores populares. Por esta razón, un proceso de repolarización internacional es muy importante. Todos los días debemos mostrar la diferencia irreconciliable entre el modelo capitalista y el socialismo. En el proceso bolivariano, a pesar de todas las estrategias imperialistas para generar descontento y violencia, nuestro pueblo está consciente y no cae en la trampa, porque está acompañado por el partido y los organismos revolucionarios del estado. Nuestros representantes son elegidos por el pueblo, no son designados por los grandes bancos ni por la embajada de los Estados Unidos. El nuestro es un partido-movimiento en el que los militantes se comprometen de manera absolutamente gratuita. Para mí, para mis compañeras y mis compañeros, la revolución es un compromiso de vida sin reservas para llevar a cabo con pasión, paciencia y perseverancia, poniendo los intereses colectivos por encima de los intereses individuales. Con este espíritu, y con gran humildad, estamos convencidos de que el socialismo bolivariano puede desempeñar un papel en el despertar de la conciencia de los pueblos también a nivel internacional.

La Columna
Geraldina Colotti - Resumen Latinoamericano / Cubainformación.- “Lo explicaré de una manera coloquial y sencilla.. Estados Unidos odia al Socialismo. ¿Porque? Porque si el pobre progresa lo pueden explotarlos menos. Y el ca...
Geraldina Colotti - Resumen Latinoamericano / Cubainformación.- “Leer Independiza”, la lectura te hace independiente. Este es el lema de la Filven número 17, la Feria Internacional del Libro que se realiza en Caracas del 4 a...
Geraldina Colotti - Resumen Latinoamericano / Cubainformación.- Desde 2002, un decreto presidencial emitido por Hugo Chávez establece que en Venezuela el 12 de octubre se celebra como el Día de la Resistencia Indígena, fun...
Lo último
La Columna
Ómicron, Cuba y el mundo
Flor de Paz - Cubaperiodistas / Cuba en Resumen / Cubainformación.- A casi tres años de la aparición del nuevo coronavirus, la variante Ómicron, recién identificada en el sur de África, vuelve a saltar las al...
La Revista