Muhammad, / acurrucado en brazos de su padre, / es un pájaro temeroso del infierno del cielo: / papá, protégeme, que salgo volando, / y mis alas / son demasiado pequeñas para el viento … y está oscuro. / Muhammad, / quiere volver a casa, / no tiene bicicleta, / tampoco una camisa nueva. / Quiere irse a hacer los deberes / del cuaderno de conjugación gramática: / llévame a casa, papá, / que quiero preparar la lección / y cumplir años uno a uno.

Versos pertenecientes al poema Muhammad. Autor: Mahmoud Darwish.

En 2021 1149 Niños Palestinos han sido detenidos por el ejército de ocupación sionazi.

Ofer, Damun y Megido son las prisiones en las que han pasado su encarcelamiento. A punto de terminar año 160 Niños y Niñas permanecen en sus mazmorras sin ver a nadie, sin vivir su infancia.


Las organizaciones en defensa de los Prisioneros denuncian que son sometidos a torturas físicas y sicológicas. Para el colonialista no existen Derechos Humanos pues su acción se sitúa por si sola al margen de toda ley, ¿y para los gobiernos que se declaran valedores de la democracia? Sí, me refiero a los que en el Consejo de Seguridad se oponen a tomar decisiones que afectan al ente neocolonial, y no sólo a ellos, a sus seguidores también. Ese grupo de poder parece ansioso por volver a tiempos pasados, pues su silencio y su inacción contra el crimen neocolonial dejan la puerta abierta a los que hoy se encargan de esa tarea tan sucia de la que ellos se benefician.

Así vemos su participación en las guerras que se desarrollan en Medio Oriente, ahí llegan sus instructores, su financiación, sus armas y sus tropas de élite y mercenarios. Y en el caso de las y los Prisioneros de Palestina el incumplimiento de los Convenios de Ginebra, por ejemplo, es tan flagrante que habría que sentarlos en el banquillo junto a los cabecillas sionazis, gente que incumple y dedica su ejército, armado hasta los dientes y con todo tipo de protección, a capturar Niñas y Niños Palestinos. Quienes se dedican a semejante tarea recuerdan a los nazis persiguiendo a sus víctimas indefensas; van en masa, agarran por el cuello, retuercen brazos, arrastran, arrancan de los brazos de padres, madres, vecinos, y se ocultan con cascos y viseras dejando ver sus fusiles de última generación, sus pistolas y sus cargadores y bombas de mano. ¿No es motivo de escándalo lo que hacen? Todos los días capturan en la calle, los caminos, sus casas, Niñas y Niños Palestinos. ¿No horroriza a las personas que los invasores para aterrorizar a la población haga razzias una tras otra? ¿Quieren que las familias se aterroricen y no salgan a la calle? ¿Quieren que se vayan de Palestina su tierra?

No habrá silencio mientras haya ocupación neocolonial, los pueblos tienen que saber de sus propios derechos. El Pueblo Palestino no consiente al ocupante.

Las últimas noticias nos hablan de la captura de dos Niños Palestinos en Al Quds por levantar la bandera de su país, Palestina, en la mezquita. También nos hablan de la decisión que han tomado dos Prisioneras, se han puesto en huelga de hambre contra el aislamiento a que los sionazis las han sometido. Y hemos sabido de la autodefensa de un Prisionero al responder a un oficial de la ocupación. Son diarias las capturas de Palestinas y Palestinos de todas las edades, y son diarias las muestras de rebelión en defensa propia. La población Palestina que ha pasado por las prisiones de la entidad neocolonial alcanza casi al 50% de los hombres y un 20% de mujeres, ¿se imaginan para cuánto daría tantísimos años de cárcel si hubiesen estado en libertad y trabajando por su Patria y sus gentes? Todo lo que se puedan imaginar ha sido robado por la entidad neocolonial, la misma que se dice, y sus acólitos la presentan como, democrática. Los neocolonialistas son enemigos de los derechos de los pueblos. Las Prisioneras y los Prisioneros Palestinos, desde la infancia hasta los ancianos en los cuarteles, comisarías y prisiones del sionazi han sufrido y sufren torturas (es legal la tortura en el ente neocolonial) y sufren todas las humillaciones. El Pueblo Palestino ha demostrado su amor a la libertad, no hay duda que su lucha es una voz que se va a escuchar por los siglos de los siglos . ¿Tiene algo que hacer en ese sentido la población de la sociedad neoliberal- capitalista, que come en estos días el cordero navideño que es reminiscencia de la cultura del Pueblo Palestino?

La libertad de las Prisioneras y Prisioneros, adultos y Niñas y Niños, es una cuestión de principio, es un principio de Derechos Humanos que abita en cada casa, en la inmensa mayoría del mundo, solo se ponen al margen los sionazis. Diga conmigo: Para Navidad Libertad para los Prisioneros Palestinos.

 

Continúa: Para Navidad: Cuba (2)

 

 

Ramón Pedregal Casanova es autor de los libros: Gaza 51 días; Palestina. Crónicas de vida y Resistencia; Dietario de Crisis; Belver Yin en la perspectiva de género y Jesús Ferrero; y, Siete Novelas de la Memoria Histórica. Posfacios. Presidente de AMANE. Miembro de la Asociación Europea de Apoyo a los Detenidos Palestinos. Miembro del Frente Antiimperialista Internacionalista e integrante de la Red de Artistas, Intelectuales y Comunicadores Solidarios con Nicaragua y el FSLN.

La Columna
El nuevo faszzzismo brota del capitalismo con varias capas de protección, a partir de su idea principal. - ¿Qué puede usted quitar a un moribundo pobre?: - El último suspiro en la agonía. - ¿Pero la agon&iacu...
Expulsen a las representaciones y con ello irá al cajón de la basura histórica el reconocimiento del ente colonial. Si dicen reconocer a Palestina no sostengan un establecimiento que se levanta contra toda la Ley Internacional, c...
“Solo el 6% de los europeos ve a EEUU como un garante “muy fiable” de la seguridad europea durante la próxima década.” “El 6% de los alemanes se opone a la conducta israelí en la guerra en Gaza, (enc...
Lo último
Comienza en Cuba temporada teatral
Canal Caribe Alterno.- El  jueves 20 de junio, Teatro El Publico inicia una temporada de la obra Réquiem Por Yarini, obra de Carlos Felipe, En esta ocasión con una nueva propuesta bajo la dirección del Premio Nacio...
Ver / Leer más
La Columna
La Revista