Desde 1959 el régimen de Estados Unidos no ha dejado un solo día de fabricar noticias falsas contra la Revolución cubana, como parte de su guerra psicológica para ganar la mente de las personas. Es su viejo método cuando quieren demonizar a quienes no se arrodillan ante el amo imperial.


Con el plan de acciones encubiertas de la CIA, aprobado por el presidente Dwight Eisenhower el 17 de marzo de 1960, se inician formalmente las medidas de subversión para “provocar la sustitución del régimen de Castro por uno que sea más aceptable para Estados Unidos”.

Dicho plan contiene varias líneas de trabajo, entre ellas la propaganda elaborada desde el cuartel general de la CIA, para atraer la lealtad de los cubanos de una forma real, dirigir y llevar a cabo actividades de la oposición y proporcionar una cobertura para otras operaciones compartimentadas controladas por la agencia.  

Para alcanzar ese propósito, la CIA desarrolló un fuerte trabajo con los medios de prensa de la época, con el objetivo de “iniciar una poderosa ofensiva propagandística en nombre de la oposición”, la     cual conformaron con miembros de la burguesía y partidarios del dictador Fulgencio Batista. Financiaron la creación de una emisora radial clandestina instalada en la Isla Swan de Honduras, para transmitir hacia Cuba noticias falsas o tergiversadas, la que sumaron a las campañas iniciadas desde Washington por La voz de las Américas.

Ese plan ya desclasificado expone:

“La CIA tendrá que tener contactos directos con cierto número de cubanos y para proteger a éstos, utilizará cuidadosamente a un grupo de hombres de negocio norteamericanos como cobertura, los cuales tienen un interés marcado en los asuntos cubanos y desean apoyar a la oposición. Estos hombres de negocio actuarán como un mecanismo de financiamiento y a la vez como una vía para la dirección y apoyo al directorio de la oposición bajo condiciones controladas. El personal de la CIA aparecerá como representante de este grupo. Para fortalecer la cobertura, se espera que se recauden importantes fondos de fuentes privadas que apoyen a la oposición. Ya se han prometido cien mil dólares de fuentes norteamericanas”.

Por esa vía transmitieron las acusaciones falsas de que el gobierno cubano privaría a los padres de la patria potestad de sus hijos, conocida como Operación Peter Pan y otras mentiras similares.

Han pasado 63 años y los yanquis no cesan de conformar acciones similares, a pesar de acumular tantos fracasos. En las últimas décadas iniciaron la formación de “periodistas” en cursos impartidos dentro de la misión diplomática en La Habana, violando la Convención de Viena de 1963.

A esos “periodistas”, hechos a la carrera y no mediante una carrera universitaria, los califican de “periodistas independientes”, cuando realmente son orientados y pagados por el Departamento de Estado a través de la USAID y la NED, para difundir propaganda falsa contra Cuba.

Lo que era un secreto a voces, lo acaba de confirmar al diario británico The Guardian, Fulton Armstrong, exanalista de la CIA durante años, al exponer: “Muchos de los llamados periodistas independientes en Cuba, son financiados indirectamente por Estados Unidos para difundir informaciones tergiversadas contra el gobierno cubano”.

Armstrong está considerado como uno de los analistas más importantes de la comunidad de inteligencia yanqui para América Latina y posee informaciones verídicas de los planes de la CIA contra Cuba, Venezuela y Nicaragua, por tanto, es una voz creíble.

La mal llamada “prensa independiente” en Cuba está, sostenida por el presupuesto que entregan la USAID y la NED, datos expuestos en Internet. Con esos miles de dólares se financian los blogs, periódicos digitales y otros programas de esos “periodistas” dependientes de las órdenes yanquis.

Anualmente los presidentes de turno en la Casa Blanca, aprueban no menos de 20 millones de dólares para las actividades subversivas contra la Revolución cubana, pero ninguno le informa al electorado estadounidense en qué se emplea ese dinero y cuáles son los resultados obtenidos, pues en 63 años han enriquecido a parte de la mafia anticubana de Miami y a los llamados “disidentes” en la Isla, quienes compran casas y otros artículos para vivir del negocio de ser “opositores”, como comprobó una auditoría hace algunos años.

Un vivo ejemplo del enriquecimiento de esos elementos, es Yoani Sánchez Cordero, convertida en bloguera al ser reclutada en España por Carlos Alberto Montaner, terrorista y prófugo de la justicia cubana, con el propósito de atraer a la juventud de la Isla.

La novedosa táctica empleada con ella, fue premiarla con los mejores galardones internacionales, respaldados en miles de euros y dólares, con el fin de construirle una imagen a nivel mundial para protegerla de supuestas medidas de represión y evitar que la calificaran de mercenaria. Cálculos a priori, aseguran que en solo tres años Yoani recibió no menos de 264.000 euros, unido al pago por conferencias en centros académicos, publicaciones y otros financiamientos. 

Otros desembolsos millonarios que eroga el régimen de Estados Unidos en su enfermiza obstinación por derrocar a la Revolución cubana, es el mantenimiento de la Radio y TV Martí, a pesar de que ambas no se escuchan ni se ven en Cuba.

Lo mismo hicieron al crear Zunzuneo para el envío de Twitter e influir en los jóvenes cubanos, a un costo de 8 millones de dólares pagados a contratistas estadounidenses.

No se puede pasar por alto lo afirmado en el 2011 por el senador Carl Meacham:

“…El Departamento de Estado ha entrenado a periodistas en varios países, para que aumenten su capacidad de diseminar rápidamente la información precisa sobre acontecimientos y asuntos importantes. Se han invertido grandes esfuerzos en Cuba. […] nuestro equipo reparó en el creciente interés que tienen los funcionarios del Departamento de Estado, en incrementar las capacidades básicas de computación y alfabetización del pueblo cubano, como medio de facultarlo para llevar a cabo cambios positivos en su propia sociedad.”

Otro desembolso millonario fue para la campaña elaborada durante los años 2020, 2021 y 2022, con el objetivo de organizar protestas populares, entre ellas el plantón que dirigió Tania Brugueras, artista plástica y colaboradora de los yanquis, frente al Ministerio de Cultura, y las etiquetas #SOS Cuba, #Patria y Vida y algunas similares, que derivaron en los disturbios del 11 de julio 2021, basados en bots constituidos y financiados externamente, que llegaron a dos millones Twitter en solo 48 horas.          

El historial que acumula la CIA en la difusión de información falsa de Cuba, conforma la actual guerra psicológica de 5ta generación de la cual es víctima el pueblo cubano, con el marcado propósito de romper la unidad y sembrar el desencanto y el desaliento entre los ciudadanos, añeja táctica que no les ha dado resultados y sí mucho dinero perdido.

No se equivocó José Martí cuando afirmó:

“Para algo más noble se tiene en las manos la pluma que para mancillar reputaciones merecedoras de respeto”.

 

 

La Columna es un espacio libre de opinión personal de autoras y autores amigos de Cuba, que no representa necesariamente la línea editorial de Cubainformación.

La Columna
Artur González / Heraldo Cubano.- Desde Miami, un periodista de origen cubano que ha hecho carrera gracias a la Revolución, hizo un programa del 17 al 21 de junio del 2024, titulado “La Isla de los espías”, exhibido e...
Artur González / Heraldo Cubano.- Desde Miami, la llamada capital del Odio contra Cuba, escudriñan todo lo que sucede en la Isla para criticar y amplificar los más mínimos detalles, con el fin de satanizar el sistema que n...
Artur González / Heraldo Cubano.- El pasado 9 de junio del 2024 la embajada de Estados Unidos en La Habana que, en vez de trabajar por el mejoramiento de las relaciones entre los dos países, persiste en ser un centro de subversió...
Lo último
Ser cubano: Fernando Luis Rojas
Vocesenlucha.- Semilla audiovisual de la entrevista a Fernando Luis Rojas, pensador cubano y director del Fondo Editorial Casa de las Américas. Conversamos en este avance de la entrevista realizada en La Habana en febrero de 2024 sobre el ser ...
Ver / Leer más
La Columna
La Revista