No existe una sola participación política de los Estados Unidos en acciones encubiertas en el mundo, donde no hayan desplegado su taimado discurso de la negación plausible. Los ejemplos son abundantes y Cuba los conoce perfectamente.


El 17 de marzo de 1960, el presidente Dwight Eisenhower lo dejó bien esclarecido cuando aprobó el primer plan subversivo contra la Revolución cubana, presentado por Allen Dulles, director de la CIA, durante la reunión conjunta del Consejo de Seguridad Nacional y los jefes principales del Grupo Especial.

En su intervención Eisenhower expresó:

“No he visto un plan mejor para enfrentar la situación en Cuba […] El problema principal es la filtración y las brechas de seguridad […] Todos tienen que estar preparados para jurar que no han escuchado nada sobre este plan”.

En el acta de esa reunión se evidencia que la negación plausible es una parte indisoluble de la política del régimen de los Estados Unidos, en su guerra sucia contra otros estados, algo que también está presente en la negación que hasta 1975 hicieran de su participación en disímiles planes para asesinar a Fidel Castro, solo porque no era un hombre fácil de manejar, que le permitiera continuar apropiándose de la economía cubana.

A partir de ese momento, Cuba se convirtió en un laboratorio para sus ensayos de guerra subversiva, con el empleo de los métodos más sofisticados y sucios de la política exterior yanqui.

El 15 de abril de 1961, como preludio de la invasión mercenaria por bahía de Cochinos, aviones B-26 yanquis bombardearon varios aeródromos cubanos, hecho denunciado por Cuba en la ONU, algo que negó el embajador yanqui Adlai Stevenson, al asegurar que fueron desertores de las fuerzas cubanas quienes ejecutaron las acciones.

Tiempo después, Stevenson declaró: “Aquella fue la experiencia más humillante de mi vida, al sentirme deliberadamente manipulado por mi propio gobierno”.

La mentira de la existencia de armas de destrucción masiva en poder de Irak, dio inicio a la invasión yanqui a ese país, dejando miles de muertos y heridos, así como la destrucción de ciudades enteras bombardeadas despiadadamente. Esa invasión no fue rechazada por Europa ni se propusieron sanciones contra Estados Unidos, a pesar descubrirse la falacia

Tampoco fueron condenados por la invasión a Yugoslavia, Afganistán, Siria y Libia, sin razón alguna, destruyendo hasta zonas patrimoniales con un saldo incalculable de muertos.

Los dueños del mundo se consideran intocables, con el poder divino de hacer y deshacer a su antojo sin que nadie los pueda juzgar por sus crímenes.

Un empleo reciente de sus métodos sucios es el sabotaje a los gasoductos Nord Stream 1 y 2, construidos por Rusia para suministrar gas natural a mejores precios, a Alemania y otros países europeos, construcción que siempre contó con la oposición de Washington, ante la pérdida de un mercado ambicionado por ellos.      

Este acto terrorista, ocurrido el 26 de septiembre del 2022, causó cuatro grandes fugas en los gasoductos Nord Stream 1 y 2, cerca de la isla de Bornholm, Dinamarca. La explosión provocó dos temblores detectados por los institutos sísmicos, que afirmaron no fueron causados por movimientos telúricos.

Bjorn Lund, del Centro Nacional de Sismología de Suecia, declaró a la prensa que no había dudas de que se trató de explosiones, mientras Mats Ljungqvist de la fiscalía de Suecia, confirmó que lo ocurrido en el gasoducto fue un acto flagrante de sabotaje, pues los análisis realizados encontraron rastros de explosivos en varios objetos extraños recuperados en el lugar.

El diario sueco, Expressen, informó el 18 de octubre que una sección de por lo menos 50 metros, había desaparecido del gasoducto Nord Stream 1, apreciada en las primeras imágenes publicadas del daño. Suecia y Dinamarca investigan los cuatro agujeros detectados en los gasoductos submarinos.

El afamado periodista estadounidense Seymour Hersh, ganador del premio Pulitzer en 1970, dio a conocer al mundo la información que obtuvo a través de una fuente anónima, donde asegura que “Washington es el principal autor del ataque contra los gasoductos y el presidente Joe Biden oculta la verdad sobre algo que autorizó y que sí sucedió”.

La fuente anónima asegura que buzos del Centro de Salvamento y Buceo de la Marina de Estados Unidos en Panamá, colocaron cargas de C-4 sobre las cuatro tuberías del Nord Stream 1 y 2,en junio 2022 durante las maniobras de la OTAN en el Báltico, BALTOPS 22, esa acción planificada por la CIA por orden del presidente Joe Biden, sin informar al Congreso.

El 26 de septiembre de 2022, un avión de vigilancia P8 de la Marina de Guerra noruega, lanzó una boya con sonar sobre el punto donde se habían instalado los explosivos. Poco después emitió una señal y los explosivos se activaron. De inmediato el mar empezó a burbujear en el lugar de la explosión, por la fuga masiva del gas metano al dañarse las tuberías que ocasionó una catástrofe medioambiental.

Según Hersh, todo empezó por la preocupación yanqui de que Europa occidental y especialmente Alemania, no estuvieran dispuestos a dar todo su apoyo a Ucrania, porque recibían combustible de Rusia y podrían levantar las sanciones impuestas a Rusia, para volver a recibir el gas.

El pasado año, el presidente Biden y Victoria Nuland, subsecretaria de Estado para Asuntos Políticos, aseguraron que sabían cómo detener los gasoductos Nord Stream, declaración que molestó a los implicados en el plan de sabotaje, por tratarse de una acción encubierta que no podía filtrarse.

Recordemos la advertencia de Eisenhower el 17 de marzo de 1960, cuando al aprobar el plan contra Cuba alertó a los miembros del Consejo de Seguridad:

“El problema principal es la filtración y las brechas de seguridad. Todos tienen que estar preparados para jurar que no han escuchado nada sobre este plan”.

Se conoce muy bien que los planes de guerra de los Estados Unidos, están sustentados en la mentira y sus motivos reales siempre son negados, por ser el engaño la piedra angular de su política.

No se equivocó José Martí al asegurar:

“Los bribones tienen un modo muy fácil de desembarazarse de los tribunos de la justicia pública”.

 

 

La Columna es un espacio libre de opinión personal de autoras y autores amigos de Cuba, que no representa necesariamente la línea editorial de Cubainformación.

La Columna
Artur González / Heraldo Cubano.- Desde Miami, la llamada capital del Odio contra Cuba, escudriñan todo lo que sucede en la Isla para criticar y amplificar los más mínimos detalles, con el fin de satanizar el sistema que n...
Artur González / Heraldo Cubano.- El pasado 9 de junio del 2024 la embajada de Estados Unidos en La Habana que, en vez de trabajar por el mejoramiento de las relaciones entre los dos países, persiste en ser un centro de subversió...
Artur González / Heraldo Cubano.- Es tal el odio de la mafia terrorista anticubana asentada en Miami desde 1959, cuando asesinos, torturadores y seguidores del dictador Fulgencio Batista, corrieron a refugiarse allí para evitar la justi...
Lo último
Comienza en Cuba temporada teatral
Canal Caribe Alterno.- El  jueves 20 de junio, Teatro El Publico inicia una temporada de la obra Réquiem Por Yarini, obra de Carlos Felipe, En esta ocasión con una nueva propuesta bajo la dirección del Premio Nacio...
Ver / Leer más
La Columna
Que suenen los timbales
Rosa Miriam Elizalde - Un submarino ruso surcó las aguas cubanas el otro día. En realidad, no fue solo un sumergible el que hizo el bojeo por la costa norte de Cuba. El grupo de barcos de la Flota del Norte que llegó a los mares ...
La Revista