El 15 de mayo del 2023, Antony Blinken, secretario de Estado del imperio yanqui, presentó el Informe sobre Libertad Religiosa Internacional correspondiente al 2022, donde se acusa a Cuba de “violaciones a la libertad religiosa”, y la incluyó en la lista de “países de especial preocupación” que confeccionan unilateralmente.


En ninguna parte del viejo testamento, consta que Dios haya designado a Blinken para representarlo en la tierra y por tanto no tiene poder divino para decir que en Cuba se violan las libertades religiosas, sin prueba alguna.

Sin embargo, cuando Dios escribió los 10 mandamientos, en dos tablas de piedra que entregó a Moisés en el monte Sinaí, en el octavo expuso claramente:

“No darás falso testimonio ni mentirás contra tu prójimo” (Ex 20, 16).

Mentir y dar falsos testimonios es lo que constantemente hacen los que ahora incluyen a Cuba en espurias listas, en un intento por deformar la realidad de la Isla y así justificar la cruel guerra económica, comercial y financiera que desde hace 64 años le imponen al pueblo.

Como dicen sus documentos, esa guerra es para enajenar el apoyo interno a la Revolución, a través del desencanto y el desaliento, a partir de la insatisfacción y las dificultades económicas e intentar matar de hambre y enfermedades al pueblo, como recurso ideado para causar desesperación y agotamiento en los cubanos.

 

Esos que se toman el derecho celestial de sancionar a otros, violan todos los mandamientos de la ley de Dios, entre ellos el que dice:

“No matarás. La vida humana ha de ser tenida como sagrada, porque desde su inicio es fruto de la acción creadora de Dios y permanece siempre en una especial relación con el Creador. Sólo Dios es Señor de la vida desde su comienzo hasta su término; nadie, en ninguna circunstancia, puede atribuirse el derecho de matar de modo directo a un ser humano inocente”.

¿Qué ha hecho Estados Unidos desde hace siglos con sus guerras imperiales? Asesinar inocentes y mentir.

Con esos antecedentes Blinken y sus antecesores no tienen moral para juzgar a nadie.

En vez de tergiversar la realidad en los países que no aceptan ser sus súbditos, deberían preocuparse por evitar los asesinatos que tienen a diario en su propio territorio, por la venta sin límites de armas de fuego.

Estados Unidos debe dejar de invadir, destruir ciudades enteras y asesinar a miles de seres humanos. Mientras se incrementa la pobreza en el mundo, ellos obtienen jugosas ganancias vendiendo armas para matar.

¿Por qué no combaten el abuso sexual contra niños, que comenten sacerdotes pedófilos en las escuelas religiosas de Estados Unidos?

¿Dónde está la inventada persecución religiosa en Cuba, si la han visitado los tres últimos Sumos Pontífices y todos alabaron la actuación del estado cubano?

Los tres celebraron misas en plazas públicas de varias provincias, que el mundo pudo ver por la televisión, donde la excelente organización, la música y la participación popular, demostró la plena libertad religiosa.

Los cubanos pueden profesar su fe y realizar sus prácticas religiosas con total libertad, ejemplo de ello son las procesiones por las fiestas patronales en toda la Isla, donde se destacan las del día de San Lázaro, la Caridad del Cobre, la Merced, Santa Bárbara, el Vía Crucis del Viernes Santo y la celebración de la Navidad.

La libertad religiosa en Cuba es un derecho constitucional, pero decir que no hay libertad religiosa es parte de la estrategia yanqui para desacreditar al país. La Constitución cubana establece la igualdad de todas las manifestaciones religiosas ante la ley y el derecho de los ciudadanos a profesar el culto de su preferencia, a cambiar de creencia, o no practicar ninguna.

 

Reconocidas por el Ministerio de Justicia, hay más de 1,850 organizaciones e instituciones religiosas de diferentes denominaciones.  En la Isla están presente diversas religiones como el cristianismo (católicos, protestantes, ortodoxos de ritos ruso y griego), judaísmo, islamismo, budismo, espiritismo, religiones cubanas de origen africano (yorubas, abacuás, bantú), Fe Bahaí y los yogas. Existen cinco sinagogas en las que las familias judías se reúnen para celebrar libremente sus ritos.

La Revolución cubana no cerró un solo templo, conventos ni seminarios para la formación sacerdotal o pastoral. La Iglesia Católica posee en funcionamiento más de 600 iglesias que celebran sus misas diarias.

Por decisión del Estado revolucionario, se abrieron en La Habana y Pinar del Río, casas de la Orden del Santísimo Salvador de Santa Brígida y se construyó un nuevo seminario para la formación de sacerdotes católicos.

El Consejo de Iglesias de Cuba agrupa numerosas denominaciones religiosas cristianas y funcionan con total libertad varios centros de estudio, como el Instituto Superior Ecuménico de Ciencias Religiosas y el Seminario Evangélico. Las instituciones religiosas evangélicas cubanas poseen 10 seminarios y decenas de institutos bíblicos para la formación de su personal consagrado.

Cuba y el Vaticano poseen relaciones diplomáticas sin interrupción desde 1935 y este jamás ha expresado que no hay libertad religiosa.

El Consejo de Iglesias de Cuba coordina un programa mensual por una de las emisoras nacionales de radio y los obispos de la Iglesia Católica acceden a los medios en las principales celebraciones litúrgicas como la Semana Santa, Día de la Caridad y la Navidad, con misas televisadas.

De esta verdad no dicen una sola palabra.

¿Qué más pruebas necesitan los yanquis para reconocer la existencia de una plena libertad religiosa en Cuba?

Sus falacias son políticas, como parte de la estrategia para demonizar a Cuba.  La incluyen en la lista del Departamento de Estado para fabricar otro pretexto que justifiquen sus sanciones contra la Revolución y para ello, en agosto de 2022, le ordenaron a la ONG Prisoners Defenders, creada en España y financiada con fondos de la USAID, (CIA), elaborar un informe donde inventan las “violaciones” a la libertad religiosa.

La mencionada ONG, fue fabricada para deformar la realidad cubana en Europa y está presidida por Javier Larrondo, un empresario cubano-español quien se ufana de tener “una vasta experiencia en la implementación de proyectos pro democráticos en Cuba”, aunque su carrera ha sido comercial y de marketing, dedicado a sus negocios privados.

 

Para tener una idea real de esa ONG, basta decir que entre sus miembros se encuentran elementos del efímero grupúsculo Archipiélago, creado por Yúnior García, aquel que convocó a protestas callejeras después del 11 de julio 2021 y paralelamente recogía su pasaporte visado en el consulado español de La Habana, para abandonar sigilosamente el país.

Informaciones publicadas en la prensa, aseguran que el informe que enviaron al Departamento de Estado, se basó en sólo 56 entrevistas, de las cuales 21 personas declararon haber sufrido algún acto de persecución por parte del gobierno. 

Solamente países que mantienen su soberanía, como Birmania, República Popular China, Cuba, República Popular Democrática de Corea, Eritrea, Irán, Nicaragua, Pakistán, Rusia, Arabia Saudita, Tayikistán y Turkmenistán, integran la llamada lista de países de “preocupación especial”.

Para preparar a la opinión pública, en enero del 2023 el Nuevo Herald divulgó un artículo sobre el tema, donde afirmaba:

“Un estudio reciente del Observatorio Cubano de Derechos Humanos (OCDH) con sede en Madrid, ofrece una imagen preocupante de cómo es la vida de las personas creyentes en Cuba, para quienes la vigilancia, la censura en Internet y las restricciones de viaje son habituales y, como muestran los testimonios de líderes religiosos independientes documentados por Instituto Republicano Internacional (IRI), el régimen usa la intimidación, el acoso y la detención arbitraria de estos líderes para reducir la influencia de las comunidades religiosas”.

Pero como la mentira tiene piernas cortas, ese mismo artículo reconoce el crecimiento exponencial de las iglesias cristianas evangélicas en las últimas tres décadas”, y para tergiversar la verdad añadieron que: “el crecimiento se ha producido a pesar de la constante persecución y vigilancia por parte del Estado”.

Realmente causa risas los disparates que escriben, porque si realmente tuvieran acoso y persecución, no pudieran crecer exponencialmente en los últimos 30 años.

Así son las acciones que soporta con un estoicismo admirable, el pueblo cubano desde 1959, reconocido por el apoyo totalitario de las naciones que integran la ONU, cuando votan anualmente contra la inhumana guerra económica, comercial y financiera mantenida por los Estados Unidos, tan “preocupados” por la libertad religiosa en Cuba, mientras violan con maldad, ensañamiento y alevosía los mandamientos de la ley de Dios.

Sabio fue José Martí al señalar:

 

“A la maldad se le castiga con dejar que se enseñe”

 

 

La Columna es un espacio libre de opinión personal de autoras y autores amigos de Cuba, que no representa necesariamente la línea editorial de Cubainformación.

La Columna
Artur González / Heraldo Cubano.- Desde Miami, un periodista de origen cubano que ha hecho carrera gracias a la Revolución, hizo un programa del 17 al 21 de junio del 2024, titulado “La Isla de los espías”, exhibido e...
Artur González / Heraldo Cubano.- Desde Miami, la llamada capital del Odio contra Cuba, escudriñan todo lo que sucede en la Isla para criticar y amplificar los más mínimos detalles, con el fin de satanizar el sistema que n...
Artur González / Heraldo Cubano.- El pasado 9 de junio del 2024 la embajada de Estados Unidos en La Habana que, en vez de trabajar por el mejoramiento de las relaciones entre los dos países, persiste en ser un centro de subversió...
Lo último
Ser cubano: Fernando Luis Rojas
Vocesenlucha.- Semilla audiovisual de la entrevista a Fernando Luis Rojas, pensador cubano y director del Fondo Editorial Casa de las Américas. Conversamos en este avance de la entrevista realizada en La Habana en febrero de 2024 sobre el ser ...
Ver / Leer más
La Columna
La Revista