Andrés Marí - Cubainformación / Fundació Vivint.- Muchos respaldan las elecciones municipales, regionales y nacionales como el mayor factor de cohesión democrática para los pueblos y no perciben que estos procesos electorales son disputados con programas de gobierno por distintos partidos políticos que casi nunca los cumplen. Pero el apoyo de la ciudadanía a la libertad, dictada y revisada por los más poderosos que los reyes, legitima una guerra donde casi siempre vencen los enemigos de los pueblos.


Casi ninguno de los partidos políticos se somete a algún control popular que pueda certificar que sus programas son incumplibles porque afectan a ciertos intereses de clase que poseen la capacidad para determinar su ejecución. Sobran los señalamientos, aunque más o menos puedan expresarse. Continuamente se nos dice que la victoria debe ser para el mejor ejército. El pueblo solo maneja la frágil arma del voto, pero son esos intereses de clase los que manipulan, con sus Mass Media, el disparo. La ley es para todos, excepto para los reyes y los más poderosos que ellos. Esa clase confeccionó la libertad. Así, las lides multipartidistas con sus programas forman una ecuación infantil. El miedo nos ronda si alteramos el orden.

Con la escasa aprobación del 36% del censo salió adelante en el 2006 el nuevo Estatut de Catalunya. Fue recurrido al Tribunal Constitucional y en el 2010 se le recortaron 14 artículos y se sometió a interpretación otros 27. Artículos que ya incorporan, sin conflictos, Andalucía y Valencia. En encuestas de ese año un 86% de catalanes imaginó la autodeterminación y todos los partidos políticos hicieron su agosto. El Sistema comenzó a actuar como siempre lo hace con los pueblos y los pueblos infantiles respondieron: ‘no me importa lo que quieres tú; solo me interesa lo que quiero yo’. Los reyes sonrieron. Y los pueblos también. Fuimos a la guerra y caímos en sus manos al olvidar que son los pueblos los máximos garantes de su trabajo, su comida y su paz. Algo sencillo: la autodeterminación se lleva al juzgado.

* Andrés Marí es escritor, profesor y actor cubano residente en Catalunya.

La Columna
Andrés Marí - Cubainformación / Fundació Vivint.- ‘EL OJO QUE TV’. Nuevo programa en Cuba para repensar un país mejor fomentando el diálogo sincero y sin tapujos, pero, aun cuando se puede hablar ...
Andrés Marí - Cubainformación / Fundació Vivint.- Dicen que los cubanos “o no llegamos o nos pasamos”, vaya, que nunca tenemos ningún    punto medio y que jamás seremos dignos del e...
Andrés Marí - Cubainformación / Fundació Vivint.- Desde hace unos años paso largos meses en Ottawa, Toronto y hace muy poco en Barrie, una bella ciudad frente al lago Simcoe. A esta se ha mudado mi hija a una casa p...
Lo último
La Columna
El imperio EEUU mortalmente herido
Gerardo Moyá Noguera*.- Ningún jefe de estado europeo ni mucho menos del imperio/EEUU dice algo positivo sobre las vacunas que los científicos cubanos han realizado y que, gracias a todos ellos, la población en su conjunto...
Venta del litio
Gerardo Moyá Noguera*.- "Yo no soy político, puedo decir la verdad" dixit Pablo Iglesias de Unidas Podemos. ¿Quiere decir con estas afirmaciones que los políticos españoles mienten? Parece ser que sí...
La Revista