Norelys Morales Aguilera - Blog "Isla mía" / Cubainformación.- Este momento de pandemia por el COVID-19 sería oportuno que Estados Unidos muestre una muestra de generosidad y alivie el bloqueo a Cuba y las sanciones a otros países.


En el papel, las sanciones unilaterales de Estados Unidos dicen que los suministros médicos están exentos. Pero esto es una ilusión. Mentiras.

No podemos esperar de la dictadura imperial un ápice de humanismo. Campea la agresividad y países como Cuba, Venezuela, Irán o China reciben sus lacras.

Al mismo tiempo el capitalismo mundial exhibe el lado inhumano del sistema. La salud neoliberal, privatizada e incapaz de proteger a toda su población colapsa en muchos países.

El "ejemplo" mundial de Estados Unidos es deprimente, con un sujeto al mando como Donald Trump, llevando al límite el capitalismo del desastre.

La crisis en desarrollo por la pandemia del coronavirus opera como un termómetro del capitalismo contemporáneo, escribe el periodista argentino Fernando Rosso. Tiene razón.

Los países bloqueados como Cuba y Venezuela y férreamente sancionados como Irán, no pueden esperar indulgencia. No la tiene Estados Unidos ni los llamados países centrales, timoratos ante el imperio.

Pero, los pueblos no entienden que son sus gobiernos, como pretende Estados Unidos, los culpables de sus males, sino el agravamiento que suponen las sanciones.

Los sancionadores quedan al juicio de la historia y por cierto, muy mal parados.

La Columna
Norelys Morales Aguilera - Blog "Isla mía" / Cubainformación.- Si alguien tiene dudas de la intensa campaña a fondo del gobierno de Estados Unidos contra Cuba puede hallar la respuesta en los hechos y declaraciones de l...
Norelys Morales Aguilera - Blog "Isla mía" / Cubainformación.-  Como en el Juego del Calamar la "exitosa" entrega de Netflix, la manipulación de Yunior García Aguilera, sus voceros, su proyecto Arc...
Norelys Morales Aguilera - Blog "Isla mía" / Cubainformación.-  Las cartas están sobre la mesa. Bien le vienen las caretas a Junior García Aguilera y compañía, si no se supieran los antece...
Lo último
La Columna
La Revista