Andrés Marí - Cubainformación / Fundació Vivint.- Hoy, miércoles 6 de mayo de 2020, en el Congreso de Diputados de España, se ha desgranado todo el antiguo bagaje del basurero  en que determinados partidos políticos han puesto a las palabras en su insignificancia, a las frases en su bella inoperancia, a la formación de ideas en un decálogo para mentir y manipular los datos jugando con la verdad, al diálogo en la renuncia a la decencia, el entendimiento, la cooperación y la solidaridad entre las regiones y, sobre todo, a redibujar el mapa donde una intención estatal de signo popular, la coalición PSOE-PODEMOS, puede ser lanzada a los brazos oportunistas de la derecha que, casi ya, el pueblo español había puesto en el basurero de la historia y que hoy, toda esa basura aun no vencida, vuelve a estremecer el máximo recinto de la soberanía del país para gritarnos que sigue con muy buena salud y que aquí, excepto los privilegiados de siempre, la ciega obediencia a EEUU y la total subordinación al sistema de despilfarro de los recursos para la vida que el capitalismo primer-mundista entraña, todo y todos los demás no son esenciales para nuestra civilización.


 

Pero creamos que eso no es así. Para ello existe el serio análisis y la crítica pertinente, salvo la no confianza en el gobierno con sus intentos por la solución de los problemas con la pandemia: ¿se prorroga por 15 días más el estado de alarma para vencer juntos la gravedad planteada o se suspende para cometer un error absoluto? Error que nadie podría decir sus consecuencias.

Bien clara es la explicación del gobierno para prorrogar el estado de alarma, pero solo lo es si los diputados no se quedan en lo que al parecer es  intrínseco a la naturaleza humana: el lucimiento del discurso individual; o en la corriente política que identifica ese discurso: el protagonismo de su posición; o también como la competencia con otra formación política en la esfera regional: el asegurarse el voto en ella; y todo ello por encima del objetivo colectivo: los cuidados a la vida de todos por encima del valor de cada representante, sus posiciones políticas e ideológicas, su pertenencia a una región o a lo más lejano de la realidad española: la exigencia de una imposible radicalización social a un gobierno que no tiene las condiciones para ella porque tampoco la tiene el país en su conciencia revolucionaria.

Quizás, como parte de lo que nos toque al finalizar la pandemia, y tal vez como inicio de una concienciación en las necesidades de ruptura con el sistema capitalista que daña a todos los pueblos, todas, absolutamente todas las personas que los integran, entiendan y compartan que la Política no es un asunto solo de los políticos y que, aun viéndola como una sucia costumbre  hablar de ella, razonen cada vez más sobre ella y la hagan suya, porque sencillamente es en la Política donde todos nos salvamos o nos quedamos al margen y otros deciden si somos dignos de una u otra cosa.

El señor Sánchez, que antes de formar coalición con PODEMOS y acceder a la presidencia del gobierno español, se manifestó casi siempre como un político al uso con las electorales tonterías de casi todos los políticos de España y parecía casi un chulito de la Política, está representando su papel con notable nota. Es de elogiar. Y si los otros partidos políticos del arco progresista y de izquierda, creyendo que su talante califica en el perfecto histrionismo del teatro que pueda estar haciendo, no lo apoyan con justa contundencia y se unen a lo más rancio de la historia española, entonces sí quedará demostrado que han preferido moverse en el teatro y no con el hombre que, siendo el mismo que “no podía dormir si gobernaba con Pablo Iglesias”, cambió como persona y manda obedeciendo a los españoles que eligieron la coalición que él preside. Así, el NO de estos compañeros está muy lejos de ser alegre.

La tristeza es inmensa, pero si no la sentimos de frente y la volvemos a sentir mil veces más recorriendo nuestros cuerpos, hoy, en contra del camino que empezamos a desandar de la basura con las visiones más esperanzadoras de España, la coalición gobernante puede sufrir un golpe fulminante. En este Reino de ayer y de hoy, el posible cambio de apoyos a las urgencias del país planteadas por el gobierno puede significar que este renuncie o deba, por elemental decisión para huir del caos, regresar al basurero.

Por supuesto que todo entre humanos es rectificable y mejorable, todo, absolutamente todo, y si el alma realmente tiene la fuerza necesaria para vencer a la tristeza, todo puede volver al camino de la siempre prudente alegría.

 

* Andrés Marí es escritor, profesor y actor cubano residente en Catalunya.

La Columna
Andrés Marí - Cubainformación / Fundació Vivint.- ¡Dios mío, todo estaba preparado! Y al fallar el golpe blando en la isla, tal y como sabían sus promotores que sucedería y ya habituados a los m&...
Andrés Marí - Cubainformación / Fundació Vivint.-  Dices estar por la libertad y contra el bloqueo, o sea, estás CONTRA LAS CRIMINALES SANCIONES DE EEUU A CUBA. Pero ¿SABES QUE ELLAS SON LA MÁXIMA...
Andrés Marí - Cubainformación / Fundació Vivint.- A pesar de no apoyarlo y mucho menos respetarlo al hacerse POR LA INJERENCIA DE EEUU, lo peor del espíritu cubano, y seguido por lo más ingenuo de nuestra pro...
Lo último
La Columna
Ómicron, Cuba y el mundo
Flor de Paz - Cubaperiodistas / Cuba en Resumen / Cubainformación.- A casi tres años de la aparición del nuevo coronavirus, la variante Ómicron, recién identificada en el sur de África, vuelve a saltar las al...
La Revista