Andrés Marí - Cubainformación / Fundació Vivint.- El triunfo revolucionario cubano de 1959, el mismo que nació y fue acunado, cantado y abrazado por la inmensa mayoría de todos los cubanos, inició su crecimiento con los pies muy grandes. Como si no pudiera calzar zapatos adecuados, los probó todos y la fiesta se hizo tan innombrable que algunos sonrieron y otros lloraron. En los calores de Agosto y en los fríos febreros comenzó a padecer una rara dolencia.


Nanas bellas, otras no tanto, y algunas muy feas acunaban al pequeñuelo. ¿Qué podíamos hacer? El triunfo ya se repartía entre los más lastimados del planeta. Hombres y mujeres, jóvenes y viejos, médicos y maestros. El alba y el crepúsculo se juntaron. Avanzar de día o de noche con una estrella fue una canción.

Ciertos cantores quisieron ver el mundo y ciertos cantores hablaron demás. Ayay, mi triunfo querido, tan amado, ayay, fue mucho más de unos y mucho menos de otros. Los pies enormes se fueron haciendo pequeños según se acercaban los otoños. Las primaveras volaban con zapatos nuevos. Pero las caldosas siempre aparecieron. Y con ellas, los recuerdos.

La infancia fue brillante, la juventud se empinaba como fuera. Y en cierta edad, todos vimos la llegada de las nieblas. ¿Nos rendimos? ¡Atrás ni para coger impulso! El triunfo es el triunfo y nunca debe ser otra cosa, pero… Ya iba descalzo y algo desnudo. ¿Quiénes atizaron los fuegos para dañarlo? Solo responden la furia de los años y los temblores del alma.

¿Y nosotros, qué? Que los historiadores del futuro hagan los cuentos de antier y de ayer. Hoy, en plena madrugada, multiplicamos arrullos y canciones para todo lo que nos une. Es la fiesta del amanecer y solo en los abrazos emerge la belleza del triunfo. Volvemos y seguimos en la estrella con la que el mundo nos vio de pie para cuidarnos.

https://www.facebook.com/SNBPCuba/videos/216640925501718/

La Columna
Andrés Marí - Cubainformación / Fundació Vivint.- A pesar de no apoyarlo y mucho menos respetarlo al hacerse POR LA INJERENCIA DE EEUU, lo peor del espíritu cubano, y seguido por lo más ingenuo de nuestra pro...
Andrés Marí - Cubainformación / Fundació Vivint.- Dicen que rectificar, o matizar mejor dicho, es de sabios. Ya el presidente cubano lo había hecho en parte, ahora lo hace por entero: "que nunca falten entre lo...
Andrés Marí - Cubainformación / Fundació Vivint.- Algunos cubanos creen que la soberanía de un pueblo ha de estar siempre erguida. Otros creen que ‘eso’ es puro juguete del destino. No obstante, la difer...
Lo último
La Columna
La Revista