Por Lazaro Fariñas*/Foto Virgilio Ponce -Martianos.- digital@juventudrebelde.cu.- Un plan bien preparado se está llevando a cabo en los medios sociales para desacreditar a Cuba, para crear cizañas, para crear miedo y odio, para desinformar sobre la realidad cubana.Es justo decir que desde diferentes países del mundo están llevando una guerra cibernética contra la Isla, que recibe un constante bombardeo desde las redes sociales por diferentes vías y por diferentes formas. Ese barraje de propaganda enemiga no está solamente dirigido al interior del país, sino también al mundo exterior.


La idea es muy sencilla: tratar de crear una opinión pública que vea a Cuba como un país en pleno deterioro, un país en donde la ciudadanía está viviendo en un estado de terror, en donde diariamente hay muertos y desaparecidos, donde un estallido popular puede ocurrir en cualquier momento, donde la población se está muriendo de hambre por falta de alimentos, donde existe una dictadura brutal… Es decir, que a Cuba no se puede ir por el peligro que representa un viaje hasta allí, por lo que hay que cerrarla económicamente para castigar al Gobierno y defender a su pueblo.

Ese plan, estoy seguro, no se ha inventado en Miami o en Madrid. Ese plan tan bien diseñado viene desde las oficinas de la CIA en Washington, el Departamento de Estado y otras agencias de Estados Unidos para hacer creer que lo que ellos dicen es verdad, para que la criminal política actual no cambie, para que haya un estallido social en las calles cubanas, para lograr lo que, por décadas, tanto han buscado,

que es destruir el sistema imperante en la Mayor de las Antillas.

Desde el triunfo de la Revolución en 1959 a la fecha no ha existido ningún Gobierno de Estados Unidos que no haya querido cambiar el sistema cubano. El objetivo siempre ha sido el mismo, destruir el socialismo y volver a instaurar el injusto capitalismo que algunos mayores recordamos muy bien.

El problema es que todos esos planes de las distintas administraciones, por mucho que lo han intentado, han fracasado. Al principio rompieron relaciones diplomáticas, implantaron sanciones económicas, utilizaron bandas armadas, invasiones, terrorismo, intentos de matar al pueblo de hambre y cuantas opciones pudieron utilizar, y nada, un fracaso total.

El Gobierno revolucionario y su pueblo supieron enfrentar todo lo que les vino encima y salieron victoriosos una y otra vez. Definitivamente, el Gobierno cubano no hubiera podido defenderse de todos esos ataques si no hubiera tenido el respaldo mayoritario del pueblo. Hay que recordar aquel famoso informe del Subsecretario de Estado en el que afirmaba que «la mayoría del pueblo cubano apoya al Gobierno de Fidel Castro» y que, por lo tanto, había que buscar que el pueblo pasara hambre y desasosiego y se lanzara a las calles a derrocarlo.

Esa idea nunca ha cambiado. Lo que pasa es que ahora, en vez de utilizar explosivos plásticos, fósforo vivo o invasiones, utilizan sanciones y más sanciones, la guerra híbrida por vías cibernéticas, presiones a gobiernos e instituciones bancarias y acosos a los medios marítimos para crear dificultades con las exportaciones e importaciones cubanas.

Los gobernantes norteamericanos se escudan detrás de los anticubanos de Miami para justificar en parte sus planes, cosa que no es más que una soberana mentira. Clinton llegó a decir en Buenos Aires que la política de su país hacia Cuba estaba secuestrada por los cubanos de Miami. Se ha demostrado una y otra vez que eso es mentira, ni cuando la invasión de Playa Girón les hicieron caso a esos cubanos, y más recientemente, Obama hizo una serie de ajustes a esa política y tampoco les hizo caso a las objeciones miameras.

Se puede decir sin temor a equivocarse, que el puesto de mando de esta guerra cibernética que se está llevando contra Cuba está en la capital del país y no en la Calle Ocho de Miami, pues estos, los locales, no son más que simples peones asalariados que reciben las órdenes desde allá arriba.

Sigo diciendo que a pesar de las grandes dificultades que atraviesa el pueblo cubano con sanciones, guerras en las redes sociales, necesidades económicas de la población, escasez de alimentos, colas, etc., Cuba saldrá adelante

 

*Lazaro Fariñas, periodista cubano, residente en EEUU.

Estos textos pueden ser reproducidos libremente siempre que sea con fines no comerciales y cite la fuente

 

La Columna es un espacio libre de opinión personal de autoras y autores amigos de Cuba, que no representa necesariamente la línea editorial de Cubainformación.

La Columna
Por Lazaro Fariñas*/Foto Virgilio Ponce -Martianos.- digital@juventudrebelde.cu.- COMENTARIOS DESDE MIAMI. NUNCA HAN ENTENDIDO EL PROCESO CUBANO. Me monto en el carro para ir al mercado, la radio estaba encendida y en FM, y qu&e...
Por Lazaro Fariñas*/Foto Virgilio Ponce -Martianos.- digital@juventudrebelde.cu.- COMENTARIOS DESDE MIAMI. EL VIAJE A LA HABANA Bueno, fui a La Habana por cinco días y regresé hace dos días a Miami. No iba d...
Por Lazaro Fariñas*/Foto Virgilio Ponce -Martianos.- digital@juventudrebelde.cu.- Los EEUU vuelven a caer por knock out en la Asamblea General de la ONU, 187 a 2. Desde el principio de los años noventas la resolució...
Lo último
La Columna
La Revista