Por Lázaro Fariñas*/Foto Virgilio Ponce -Martianos-Hermes-Cubainformación.- El país más poderoso del planeta Tierra le tiene declarada, hace sesenta y dos años, una guerra no convencional a un pequeño país que se encuentra a solo noventa millas de su costa. Esa guerra ha tenido el firme propósito de derrocar al gobierno allí establecido y cambiar el sistema imperante en el pequeño país.

Por Lázaro Fariñas*/Foto Virgilio Ponce -Martianos-Hermes-Cubainformación.- En realidad no veo nada raro ni extraño en el que las autoridades cubanas hayan denegado el permiso para una manifestación que algunas personas solicitaron. Cualquier gobierno del mundo puede y de hecho lo hace. Cuba está bajo un estado de guerra declarada por parte del gobierno norteamericano y en un estado de guerra, es muy entendible y aconsejable el que se restrinjan algunos derechos. En este caso en particular, nadie es tonto, por lo tanto, todos sabemos quiénes están detrás de esas peticiones. El mismo gobierno que le tiene el pie puesto en el cuello al pueblo cubano es el que paga, auspicia y dirige esos pedidos.

Por Lázaro Fariñas*/Foto Virgilio Ponce -Martianos-Hermes-Cubainformación.- Nuestro colega Lázaro Fariñas  escribió con mucho acierto unas nota que las  pongo a consideración  de ustedes con un comentario del internauta Manuel González Rodríguez

Por Lázaro Fariñas*/Foto Virgilio Ponce -Martianos-Hermes-Cubainformación.- El gobierno de los Estados Unidos ha comenzado a movilizar a miles de agentes policiacos, a miles de miembros de la Guardia Nacional y a centenares de miembros de la contra-inteligencia para patrullar las calles de la capital del país para reprimir las protestas pacíficas anunciadas para mañana, por si estas se vuelvan violentas y comienzan los manifestantes a destruir la ciudad. Los agentes van a estar armados hasta los dientes y con órdenes de utilizar la fuerza que sea necesaria para evitar el caos y la destrucción. En realidad, no veo nada extraño en que un estado utilice las medidas necesarias para mantener el orden ciudadano en caso de que personas violentas salgan a las calles con la intención maligna de crear un clima de inseguridad y desastre. Cualquier gobierno tiene el deber de proteger la paz ciudadana, cualquiera tiene el derecho de utilizar la fuerza para hacerlo en caso de que se vuelva necesario hacerlo. Lo que sí no veo justo, ni correcto, ni moral, es que sea ese mismo gobierno que hace uso de la represión policial para mantener el orden y la paz en sus calles, el que acuse a otro por hacer lo mismo que él hace.

Por Lázaro Fariñas*/Foto Virgilio Ponce -Martianos-Hermes-Cubainformación.- Me dijeron que la razón para que Joe Biden ( para Cuba, TRUMP II ) no mandara sus marines a Cuba fue que, en medio de las batallas imaginarias de los anti-cubanos para la liberación de la Patria, recibió el informe de inteligencia siguiente:

Por Lázaro Fariñas*/Foto Virgilio Ponce -Martianos-Hermes-Cubainformación.- Me voy a meter a dar una opinión sobre los asuntos internos de Cuba, cosa que muy poquísimas veces hago, y cosa que casi nunca me gusta hacer. Voy a tratar de ser lo más objetivo posible. La situación interna es bastante delicada en estos momentos. Hay dos factores principales que la hacen de esa manera, aunque siendo los más principales, por supuesto están muy lejos de ser los únicos.

Por Lázaro Fariñas*/Foto Virgilio Ponce -Martianos-Hermes-Cubainformación.- Y vuelvo sobre los cubanos que denigran a Cuba y a su pueblo y solo desean lo peor para aquella tierra y para aquellos que allí viven. Si Cuba compite en deportes, este tipo de cubano que vive en el exterior desea que pierdan y se alegran de la derrota. Si salen brigadas médicas a atender enfermos en lugares que lo necesitan, dicen que esos médicos son esclavos del gobierno. Si Cuba tiene buenos resultados con la natalidad infantil, la educación o el enfrentamiento al Corona Virus, dicen que eso es todo propaganda, mentiras que le meten los del gobiernos a las instituciones internacionales como la UNICEF, la OMS, la OPS, la CEPAL, etc. E decir que, para este tipo de persona odiadora, esos organismos internacionales están compuestos por una partida de imbéciles que los comunistas cubanos logran engañar con sus mentirosas estadísticas.