Wilkie Delgado Correa* - Cubainformación


«Todos los días tengo gran número de visitas. Dicen que vienen a conocer a su padre».

Este tercer domingo de junio, establecido como día de los padres en Cuba, todos los hijos rendirán un homenaje íntimo a sus padres y abuelos como homenaje y culto de una tradición hermosa.

Y a la vez este día será ocasión para mirar hacia la historia de la nación que somos los cubanos, hacia la misma raíz del hecho fundador de nuestra libertad e independencia. Y será ocasión para una vez más visitar o recordar a quien por varias razones ha sido considerado el Padre de la Patria: Carlos Manuel de Céspedes. 

Como es conocido este título se ha asignado a las figuras fundadoras de la independencia de las naciones. Céspedes fue esa personalidad que inició y lideró la lucha libertaria, fue el primer presidente de la República de Cuba en Armas y dio la libertad a los esclavos. Pero además, con su actuación consecuente y su ideario demostró su excepcional conducción al frente de la revolución cubana. En la respuesta al general español que le ofrecía la libertad de su hijo prisionero a cambio de que abandonara la lucha libertaria que había iniciado el 10 de octubre de 1868, esto quedó explícito en la frase: «Oscar no es mi único hijo, lo son todos los cubanos que mueran por nuestras libertades patrias».      

En su lucha revolucionaria Carlos Manuel de Céspedes pasó por las más duras pruebas en la forja de su gloria. Al final de la jornada, tal vez, siempre le acompañara en su conciencia aquella frase que anotara en su diario el sábado 17 de agosto de 1872: «Los libertos franceses de Santiago de Cuba me llaman el amo de la guerra».    O  cuando relatara la visión que tenían de él los cubanos humildes: «El campamento es un pueblo: se han refugiado en él como 200 familias que huyen del furor de los españoles… Todos los días tengo gran número de visitas. Dicen que vienen a conocer a su padre».

Carlos Manuel de Céspedes y Castillo nació en Bayamo el 18 de abril de 1819 y murió en combate el 27 de febrero de 1874 en el poblado de San Lorenzo en la Sierra Maestra. Inició el levantamiento armado contra España el 10 de octubre de 1868 y el 11 de abril de 1869 fue designado Presidente de la República de Cuba en Armas. Fue Mayor General del Ejército Mambí.

En ese altar sublime de la Patria que es el cementerio de “Santa Ifigenia”, descansan y luchan los restos mortales del Padre de la Patria con su ejemplo indeleble en la historia, junto a otros tres grandes –Mariana, Martí y Fidel- muy cerca uno de otro, junto con una pléyade numerosa de mártires y héroes, compañeros de combates e ideales.

 

*Doctor en Ciencias y Doctor Honoris Causa. Profesor Titular y Consultante. Profesor Emérito de la Universidad de Ciencias Médicas de Santiago de Cuba. Premio Nacional del MINSAP al Merito Científico por la obra de toda la vida.

 

La Columna es un espacio de opinión personal y libre de las personas autoras y no necesariamente tiene por qué representar la de Cubainformación.

La Columna
Wilkie Delgado Correa* - Cubainformación.- Al rendirle homenaje en el cementerio de Santa Ifigenia donde reposan sus restos mortales, hagámoslo como él expresara: “Cantemos hoy ante la tumba inolvidable, el himno de la vida...
Wilkie Delgado Correa* - Cubainformación.- Las madres son engendro y parto de toda la humanidad....
Wilkie Delgado Correa* - Cubainformación.- El pueblo cubano es sin duda la obra más grandiosa, humana, hermosa, útil y perdurable de la Revolución cubana....
Lo último
La Columna
La Revista