(Conferencia en la Casa de la Soberanía Miguel D´Escoto Brockmann de la UNAM, Managua,14-11-2023)

“… La más hermosa de todas las dudas / es cuando los débiles y desalentados levantan su cabeza / y dejan de creer / en la fuerza de sus opresores.”

Versos del poema titulado “Loa a la duda”. Autor, el gran poeta y dramaturgo, Bertolt Brecht.

Le dejaron solo. Pero examinaron secretamente su litera. Estaba forrada de provisiones; los colchones estaban repletos de provisiones, todos los rincones y las grietas estaban llenas de provisiones. Y, sin embargo, obraba cuerdamente. Estaba tomando precauciones contra otra posible hambruna, eso era todo. Se recobraría, dijeron los científicos; y así fue, antes de que el ancla del Bedford se clavara retumbando en la bahía …”

Últimas líneas del cuento titulado “Amor a la vida”. Autor, el gran escritor autodidacto, Jack London.

Podía haber elegido otros dos autores, por ejemplo nicaragüenses, o quizás alguna autora o autor de Palestina, pero los he elegido con la intención de que conozcan las palabras que me han llenado en algún momento. Se los dejo aquí porque en esas palabras veo al Pueblo Palestino.


¿Por qué Palestina es objeto de interés para los sionistas?

Después de la guerra civil norteamericana (1861 – 1865) los grupos evangélicos cristianos mesiánicos, protestantes llegados de Europa, llamaban a la creación de un Estado del “sionismo judío” en Palestina como un “mandato religioso”, tras el que vendría “la resurrección de los muertos, el regreso del Mesías y el fin de los tiempos”. Así lo exponían antes del mismísimo surgimiento del sionismo judío en 1896 en la prédica de Theodor Herzl, el ideólogo sionista que escribió “El Estado judío”. Llamó a su instalación primero en Argentina, Madagascar, o, Uganda, antes que proponerlo en Palestina. Visitó a Presidentes y reyes, llegó hasta el Papa, y ninguno le hizo caso.

En 1915 Inglaterra prometió a los árabes la independencia si colaboraban en la derrota del Imperio Otomano, correspondencia Husseim – MacMahon, todo un engaño.

En 1916 Inglaterra y Francia deciden repartirse Oriente Medio, llegan a un acuerdo secreto entre los ministros de exteriores Sykes (inglés) y Picot (francés), Libano, Siria y una parte de Turquía sería para Francia, y, Palestina, Jordania, una parte de Arabia Saudi e Irak se lo quedaría Inglaterra. Tras el triunfo de la Revolución soviética se descubre la documentación que guardaba el zar, y Lenin, en Izvestia lo denuncia el 23 de noviembre de 1917; era un acuerdo en el que había participado el zar de Rusia y por su participación en la guerra se iba a quedar con una parte de Turquía y sus estrechos, por eso guardaba la documentación que los revolucionarios descubrieron.

1917: El ejército turco es derrotado en Gaza- Berseba-Palestina en octubre.

El 2 de noviembre del mismo año, el ministro de Exteriores inglés, Balfour, entrega una carta al financiero Rothschild, como representante de la comunidad judía sionista, conocida como Declaración Balfour, la carta era para Chaim Weizmann, dirigente de la rama inglesa de la Organización Sionista Mundial, y en ella se dice que “el gobierno de su majestad contempla favorablemente el establecimiento de una patria nacional para el pueblo judío en Palestina”. No es ningún documento legal, no forma parte de un acuerdo internacional, es tan solo un papel que un individuo le entrega a otro, que luego van a hacerlo “legal” en San Remo en una reunión congresual en 1919. Aquel Theodor Herzl que intentó promover la ocupación de Palestina en los finales del siglo XIX , al que nadie escuchó, se frustró tanto que al final de su vida llegó a escribir que ojalá todos los judíos fuesen exterminados. Lo que ocurrió después vino del interés de los financieros sionistas askenazis que habitaban en el sur de Rusia, en Ucrania, Polonia, Alemania, Hungría, Austria, Centro Europa, que sin ser judíos adoptaron el judaismo para disponer de un elemento religioso de identidad, inventaron el hebreo, los judíos hablan el yidis, y adoptaron el Talmud, los 5 primeros libros del Antiguo Testamento, y aplican el Talmud con sentido político, lo presentan como un mandato divino a cumplir, es un código de conducta y lo muestran como un documento histórico. Es toda una cosmovisión.

¿Pueblo judío, o religión judía? ¿pueblo israelí?

Téngase en cuenta que no se puede hablar de “pueblo israelí” porque no tienen ninguna unidad, ni lingüistica, ni territorial, ni cultural, son europeos sobre todo, y de cualquier parte del mundo. La instalación de la entidad “sionista judía” en 1948 es fruto de la combinación de la teología redentorista mesiánica y del negocio colonial que quiere la aristocracia inglesa. En el régimen británico participaban y participan judíos sionistas y evangélicos cristianos, y la toma de Palestina les daba el cumplimiento de su “mandato de yave” y por otro la retención de una colonia en lugar tan estratégico, además de terminar con la preocupación que a la aristocracia le causaba la llegada de los emigrantes judíos de Europa. El negocio lo sellaron con el sionismo que, además, les había prestado su apoyo en la Primera Guerra Mundial con financiación, obteniendo la derrota de las potencias del Eje, Alemania, Austria-Hungría y el imperio turco que, por entonces, tenía como colonia todo Oriente Medio. De este modo la llegada de colonos, tanto desde Alemania nazi, que también negoció su envío, como lo que llevó a cabo el régimen imperial inglés fue la puesta en práctica de una invasión de gentes muy diversas que empezaron a llegar con el Mandato británico y, como se ha dicho, el flujo mayor llegó terminada la Segunda Guerra Mundial. Luego no hay tal pueblo judío.


 

Repaso histórico.

Antes que los sionistas, colonialismo inglés.

El 11 de diciembre de 1917, el general Allenby, inglés, tomaba Jerusalén.

Al año siguiente ingleses y franceses pisaban Palestina, y el 11 de diciembre de 1918 acababa la Primera Guerra Mundial. En 1919 celebran la Conferencia de París para que Inglaterra se asigne el Mandato sobre Palestina, y en 1920, del 16 al 26 de abril, legalizan su acuerdo en un congreso en San Remo.

De 1936 a 1938 los Palestinos entraron en guerra contra la ocupación inglesa buscando la independencia, pero fueron derrotados.

Fue bajo el Mandato Británico, que comenzó en 1922, cuando los ingleses incentivaron la emigración judía de colonos a Palestina, por entonces cerca del 94% de la población era Palestina. También desde Alemania nazi, desde 1933, enviaron a judíos jóvenes como colonos, hicieron negocios conjuntos y los sionistas llegaron a tener un cuerpo de ejército propio en el ejército nazi alemán.

¿Cómo llega el sionismo a pisar Palestina?

 

La partición aprobada en la ONU el 29 de noviembre de 1947, resolución 181, fue decidida por 33 votos, 10 abstenciones y 13 en contra de los Estados Árabes y Cuba, la sesión duró tan solo 3 minutos, y en 3 minutos los votantes que obedecían a Inglaterra entregaron el 54% del territorio a los colonizadores sionistas, que para entonces ya habían reunido el 30% de la población como colonos.

Solo 6 meses después, el 14 de mayo de 1948, los sionistas, un día antes de cumplirse el final del Mandato Británico, con lo que no se terminó, declararon el “Estado de Israel” con Ben Gurion a la cabeza, primer presidente de la entidad colonial, y entonces declaró que “aceptar la partición hecha en la ONU no nos compromete a renunciar a Cisjordania”.

Apoyados de semejante manera por el imperio inglés y los suyos, desataron en la misma fecha la guerra contra el Pueblo Palestino expulsando a la población a la pequeña parte de Cisjordania que no ocuparon, a Gaza, a Jordania, a Líbano, a campos de refugiados, en total a más de 750.000 habitantes. Destruyendo 500 ciudades y pueblos, robando su industria, sus cosechas, su dinero, y todo lo restante. El acontecimiento trágico de conquista colonial fue llevado a cabo por las bandas terroristas sionazis convertidas en ejército del ente israelí dedicado a la “limpieza étnica” sin que ninguna potencia se interpusiese ni prestase apoyo a Palestina ni se cumpliese la creación de su Estado. A ese acto criminal los Palestinos le han llamado Al Nakba, La catástrofe.

Seguirían las guerras y durante la de 1967, Guerra de los Seis Días, el ente colonial invadió el Sinaí egipcio, los Altos del Golán sirios, Cisjordania, Jerusalén Este, y la Franja de Gaza, expulsando en varias etapas a 900.000 Palestinos más. Los cristianos evangélicos mesiánicos y apocalípticos estadounidenses consideraron un milagro la victoria sionista de 1967 y declararon que era la actualización de la profecía bíblica de la próxima llegada del Mesías, ¿sería casualidad que sus intereses imperialistas estaban en la misma línea?, de ahí lo que ellos llaman su “Destino Manifiesto”, y se entregaron a la defensa de la entidad colonial, y el lobby judío sionista se empleó en una nueva etapa de colaboración con ellos. Los cristianos evangélicos mesiánicos estadounidenses, adoptan también los cinco primeros libros de la Biblia, el Antiguo Testamento, y se alían con los sionistas en el mismo objetivo, que teológicamente sostiene que con el triunfo de israel llegará el Mesías y el mundo será suyo, es, como vemos, una cosmovisión integrada como una tarea política a realizar.

¿Antisionista, o antisemita?

Fue en Alemania nazi durante las campañas contra los judíos cuando nombraron como iguales a sionistas y a semitas, y de esa forma quedó englobada en un solo término dos corrientes distintas, el sionismo es una ideología de ultraderecha que buscaba su establecimiento de forma única, y proviniendo de los jázaros askenazis adoptaron la religión judía para no depender ni de Roma ni de Constantinopla, católicos y musulmanes, y con esa elección apartada de unos y otros, en tiempo del florecimiento del los Estados nación, vieron la posibilidad de crear su propio Estado nación. Si entonces se empleaba el término antisionista para referirse a los antisemitas, siendo cosas completamente distintas, en nuestros días vemos que tanto en EEUU como en Europa e Inglaterra se quiere legislar persiguiendo a quien se declare antisionista, como si fuese lo mismo que antisemita, buscando acusar de racismo a quienes, precisamente, defienden el respeto de los pueblos semitas, o si se prefiere de la región que habitan los pueblos semitas, y los sionistas, como hemos visto en su composición, no forman un pueblo, forman una ideología ultraderechista, no son semitas. Les dejo aquí unos párrafos de la declaración del Consejo Latinoamericano de Ciencias Sociales (CLACSO): “El antisemitismo es racismo y el antisionismo es anticolonialismo, … el sionismo (la ideología nacionalista que llevó a la creación del Estado de Israel como estado étnico judío) no es más que una opción política entre otras, que ha tenido entre sus mayores críticos a personas que también se reconocen como judías. Identificar a Israel con el conjunto de los judíos implica hacer corresponsables a estos últimos de las políticas israelíes, es decir, de su discriminación estructural hacia los palestinos, su constante violación de los derechos humanos y su vulneración sistemática del derecho internacional. Parece, cuando menos, una extraña manera de combatir el antisemitismo.

La idea de «derecho de autodeterminación de los judíos» es una formulación ideológica propia del movimiento sionista, y por tanto legítimamente criticable como cualquier otra opción política. Sobre todo cuando su implicación práctica no es sino el «derecho» a colonizar el territorio de Palestina, privando a su población nativa, a su vez, del derecho a existir y tener derechos en su propia tierra. El proyecto sionista, como todos los demás «derechos» coloniales, se sustenta en un relato que legitima la superioridad moral y civilizacional de los colonizadores sobre los colonizados. Lo que no puede ser calificado sino de racista, si entendemos el racismo como la naturalización de una relación de opresión y desigualdad en función de características étnicas, nacionales, religiosas y/o culturales.”

Si quiere saber exactamente qué es el sionismo apréndalo con lo que los sionazis hacen en Gaza, ahí está aplicado su ideario, extiéndalo hacia atrás en la historia y lo encontrará en 1948, 14 de marzo, 75 años de invasión encubiertos con cuentos mitológicos, ¿han visto cómo se borra la Historia? El silencio de la mayoría de los gobiernos, a pesar de saber lo que hacen los imperialistas y su brazo el sionazismo, nos ha llevado al borde de la desaparición del Pueblo Palestino de Gaza, a su holocausto. Hablando de holocausto, ¿saben que los sionazis siempre que pueden lanzan gritos “por lo que sufrieron en su holocausto”?, pero, ¿por qué los archivos al respecto no se pueden consultar?, ¿por qué en Alemania no dejan que se consulten?, ¿por qué los esconden? El historiador Ariel Umpierrez denuncia que lleva 30 años a la espera de que los abran. No hay nada como el “Mandato mesiánico” para ocultar sus matanzas y sus acusaciones.

 

Pongámonos en nuestros días.

Los sionazis se retirarían de Gaza en 2005, y en 2007, tras ganar las elecciones Hamas con un 73% de los votos, como ataque al Pueblo de Gaza impusieron el bloqueó por tierra, mar y aire, hasta hoy.

El sionismo fue denunciado por Lenin, figura en sus escritos, en los términos siguientes: “La idea sionista de una nación judía es una idea reaccionaria colonialista”. (Tomo 40 de sus Obras completas).

El historiador Edward Said declaró que el documento de Balfour “había sido hecho por una potencia europea acerca de un territorio no europeo basado en un desprecio total hacia la presencia y los deseos de la mayoría nativa en ese territorio”.

Debe señalarse otra característica: La entidad colonial es un ocupante de un país que le es ajeno, no es una “democracia”, no tienen Constitución, disponen de un cuerpo de ley que se va estableciendo conforme le conviene, no reconoce como ciudadanos a los autóctonos, por lo que les niega derechos básicos como vivir fuera de la zona y el gueto que le han dejado, levantar su casa, disponer de servicios mínimos como agua, tierra, servicios hospitalarios, centros de estudio, tiene aprobada la tortura, la pena de muerte para los Palestinos, ha hecho ya casi un millón de prisioneros, en la actualidad se calcula que hay más de 7.000 pues el gobierno de Netanyahu Ben Gvir, jefe de la policía, ha capturado 2.000, y emplea la “detención administrativa” que es la captura de cualquier Palestino y meterlo en prisión sin ninguna acusación ni juicio, tienen prisioneros a cientos de niños y niñas, mujeres y hombres ancianos, un gran número de ellos llevan en prisión más de 40 años, no permite que puedan ser visitados por los organismos internacionales, mantiene prisiones secretas, de las que solo se sabe de una en zona militar, no atiende a los enfermos y heridos mas que en lo básico, se emplea en el robo y comercio de órganos humanos de los asesinados, retiene los cuerpos de los mártires Palestinos en congeladores y cementerios “de números” en áreas militares, practica el apartheid, demuele barrios, pueblos, viviendas y expulsa a los habitantes para crear asentamientos, ha levantado un muro también ilegal para dividir Palestina y encerrar pueblos y ciudades impidiendo salir a sus habitantes, todo lo descrito es considerado por la Ley Internacional como “Crímenes de guerra”. Un dato más, tampoco tiene fronteras definidas, su proyecto es de ocupación colonial imperial de una gran parte de Oriente Medio, y desobedece, se aparta, de todas las resoluciones de la ONU.

Su ataque al Pueblo Palestino se caracteriza durante todos estos años por emplear el castigo colectivo, considerado como “Crimen de guerra y genocidio”. Si la ONU en 2018 declaraba que Gaza para el 2020 sería inhabitable y han pasado 3 años desde esa horrible fecha, es posible imaginar la situación de Gaza hoy, cuando el gobierno sionazi ha tirado el equivalente de más de dos bombas atómicas sobre la población encerrada en lo que se ha descrito como “la prisión – campo de concentración más grande del mundo”, Gaza - Palestina ha sido llevada a la peor Historia de la Humanidad, ¿puede imaginarse lo que es hoy Gaza bajo los bombardeos contra todo lo que permanece en pie, incluyendo refugios de la ONU, hospitales, centros sanitarios y colegios, almacenes de alimentos, agua, energía, después de haber cortado el paso de todo lo que aliviaría tanto dolor?

En los ojos de todos los seres humanos permanecen las imágenes de sufrimiento del Pueblo Palestino. Los sionazis ven así su dominio de los “goyim”, los que no somos sus seguidores creyentes del Antiguo Testamento que dice somos seres infrahumanos y que solo matándonos y esclavizándonos establecerán su reino.

La Resistencia Palestina.


 

Vayamos al momento actual: De entre la catástrofe causada por el brazo armado teológico de EEUU en la región, nos llegan, aunque escasamente noticias de la Resistencia, y digo escasamente porque los periodistas que han quedado en Gaza son perseguidos y asesinados también, ya han matado a 47.

Pero hablemos de la Resistencia Palestina que no es solo Hamas, ¿saben que el régimen de la entidad colonial ha prohibido a los medios de su establecimiento y a los que están en el resto de los países “occidentales” que se hable de “organizaciones palestinas” o de “Resistencia”? Quieren que se exponga solo la imagen de Hamas y se la califique continuamente de “terrorista” con el fin de situarla en equivalencia con el ISIS, y que la “Resistencia” aparezca como la creadora del terror para sus “democracias” coloniales imperialistas. Ocultan que se denomina la “Resistencia” al Movimiento de Liberación en el que están unidas todas las organizaciones del Pueblo Palestino, que son, si no me equivoco, 14, hay unidad Palestina frente al enemigo común.

Y situados en este punto, en esas pocas grabaciones que se escapan al control estadounidense sionazi, habrán visto el valor, la disposición para combatir al invasor, la conciencia que impulsa a los combatientes Palestinos, la capacidad de creación de respuesta que manifiestan enfrentándose sin protección y frente a frente, al ejército criminal mesiánico que se propone asesinar hasta a los niños de pecho, ejército colonial que armado por el imperialismo estadounidense y europeo, se considera uno de los 4 más fuertes del mundo. El mensaje que envían los combatientes Palestinos tiene, por lo menos, dos partes: lo más importante es la decisión de luchar, y, su ejemplo de cuestionar la falsedad del sionazismo.

Los sionazis con EEUU-Europa, intentando negar el reconocido “Derecho a la Resistencia” han pretendido oponer “su derecho a la autodefensa”, y debe saberse que la ONU le niega ese derecho a la potencia colonial: el 2 de noviembre el Representante de Rusia ante las Naciones Unidas, Vasily Nebenzya, declaró en la sesión especial de la Asamblea General sobre Palestina: “el derecho a la autodefensa en el conflicto palestino-israelí no cubre a israel porque es un estado ocupante”.

Tareas urgentes.

¿Cuáles son las tareas internacionales más urgente a realizar por los gobiernos y pueblos que defienden el Derecho de los Pueblos a su libertad?: Exigir un alto el fuego. Expulsión de embajadores sionazis, cerrar sus embajadas. Exigir un juicio internacional a los genocidas sionazis. Que se haga llegar inmediatamente a la Población de Gaza alimentos, medicinas, instrumental médico, agua, energía eléctrica y combustible. Que se proporcione refugio a la población en el mismo Gaza y que se emprenda la reconstrucción de la Franja. Que se cree un fondo internacional de países donantes que inviertan y controlen. Que se ponga en práctica la acción de descolonización. Que todos los prisioneros sean puestos el libertad. Que se aplique la ley internacional tanto en la conservación de Palestina en general, sin muros y sin bloqueos, como en Jerusalén en particular, y con la Ley se haga respetar la Mezquita de Al Aqsa y todos los santos lugares islámicos y cristianos.

En el cumplimiento de las resoluciones de la ONU entra, sin duda, la número 194 que da el derecho a los refugiados a volver a su tierra y a su casa.

La organización consensuada por los representantes Palestinos será la que se haga cargo de sellar el fin de la ocupación, respaldados por la Conferencia Internacional que garantice el respeto a Palestina.

Todo lo expuesto debe conllevar la inmediata aprobación de la independencia del Estado de Palestina, teniendo a Jerusalén Este como capital, considerando como mínimas las fronteras de 1967.

 

Ramón Pedregal Casanova es autor de los libros: Gaza 51 días; Palestina. Crónicas de vida y Resistencia; Dietario de Crisis; Belver Yin en la perspectiva de género y Jesús Ferrero; Siete Novelas de la Memoria Histórica. Posfacios. Y, Palestina es Palestina. Presidente de AMANE, perteneciente a la Asociación Europea de Apoyo a los Detenidos Palestinos. Miembro de la Red en Defensa de la Humanidad e Integrante de la Red de Artistas, Intelectuales y Comunicadores Solidarios con Nicaragua y el FSLN.

 

 

La Columna es un espacio de opinión personal y libre de las personas autoras y no necesariamente tiene por qué representar la de Cubainformación.

La Columna
Expulsen a las representaciones y con ello irá al cajón de la basura histórica el reconocimiento del ente colonial. Si dicen reconocer a Palestina no sostengan un establecimiento que se levanta contra toda la Ley Internacional, c...
“Solo el 6% de los europeos ve a EEUU como un garante “muy fiable” de la seguridad europea durante la próxima década.” “El 6% de los alemanes se opone a la conducta israelí en la guerra en Gaza, (enc...
¨Solo unos pocos acertarán a sospechar e incluso a comprender lo que realmente sucede”, palabras de Allen W. Dulles, quien fuera director de la CIA....
Lo último
La Columna
La Revista