Artur González / Heraldo Cubano.- Cuando en febrero del 2022 Rusia inició el conflicto armado con Ucrania, para defender a los rusos que residían en zonas que declararon su anexión a Moscú, de inmediato Estados Unidos y sus subordinados europeos, acordaron imponer fuertes sanciones e incluso al propio presidente Vladimir Putin y a varios funcionarios.


Otro paso fue fortalecer a la OTAN con la incorporación a esa alianza militar, de países cercanos a Rusia que siempre habían mantenido una posición de neutralidad, con el sueño de invadirla tal como hicieron los alemanes durante la II guerra mundial.

Unido a esto, los yanquis se lanzaron a entregar millones de dólares y armamento a Ucrania, arrastrando en ese torbellino a los europeos, con el trasnochado anhelo de vencer a los rusos, olvidándose de la historia y de la calificación que hiciera Allen W. Dulles, ex director de la CIA, cuando en un estimado de inteligencia sobre la URSS en los años 50 del siglo XX, los llamó “el más irreducible pueblo en la tierra”.

Ante los fracasos de Ucrania en la ofensiva lanzada con armamento yanqui, de Alemania y el Reino Unido, malgastando los miles de millones de dólares recibidos, Estados Unidos, la Unión Europea, Australia, Canadá, Japón, Reino Unido, Nueva Zelandia y Suiza, incrementaron las sanciones con la esperanza de asfixiar la economía rusa, siendo entre otras las siguientes:

Sanciones a particulares, empresas y organizaciones. Medidas sobre visados a rusos. Prohibiciones de importación y exportación de todo tipo. Medidas relacionadas con los servicios financieros y entidades bancarias de Rusia. Sanciones con el petróleo, el gas y la transferencia de tecnología para refinar petróleo. Sanciones al transporte y prohibición a la aviación civil de utilizar corredores europeos. Recuperación y decomiso de activos rusos en Europa y Estados Unidos.

La más reciente, aplicable a partir del 1 de enero del 2024, es que los 27 países de la Unión Europea no podrán comprar diamantes naturales y sintéticos rusos, así como joyas con diamantes que procedan directamente de Rusia, a menos que se destinen a fines industriales. Tampoco podrán adquirir diamantes de origen ruso que hayan sido tallados y pulidos en otros países.

Estas sanciones en la práctica se convirtieron en un bumerán contra las economías europeas, afectadas seriamente por la prohibición del comercio con Rusia, de las que salió beneficiado Estados Unidos quien se convirtió en el principal suministrador del gas y armas a la Unión Europea.

Ante la resistencia de Rusia, el desespero yanqui y europeo es total, por las derrotas infringidas a Ucrania y el crecimiento de su economía, a pesar de que las sanciones ya van por el paquete número 22, desde que se inició el conflicto.

Sin embrago, muy diferente es la actuación de Estados Unidos y la Unión Europea sobre Israel y su primer ministro Benjamín Netanyahu por su genocidio contra Palestina, que no han recibido una sola sanción, e incluso Estados Unidos de forma cómplice y desvergonzada, ha vetado en tres ocasiones la propuesta de resolución presentada en el Consejo de Seguridad de la ONU, para obligar a Israel a cesar los constantes bombardeos contra la población civil.

Israel bombardea hospitales, centros de refugiados, mezquitas, iglesias y escuelas palestinas, con la marcada intensión de exterminar a niños y mujeres, a fin de evitar el crecimiento de nuevas generaciones de palestinos. Invadió con sus tropas toda la franja de Gaza y ha destruido cuanta edificación permanezca en pie, convirtiendo esa cruzada en un holocausto criminal similar al que ejecutaron los nazis, ante la complacencia de Washington y Bruselas.

La cifra de palestinos asesinados se acerca a los 30 mil en casi tres meses y a pesar de esta realidad, muy distante a la del conflicto ruso ucraniano, Estados Unidos no deja de respaldar a Netanyahu, ni de suministrarle dinero y armamento con el que asesina diariamente a personas inocentes, convirtiéndose Washington en cómplice de ese genocidio que no tiene justificación alguna.

Oponerse abiertamente a una resolución que obligue a Tel-Aviv a cesar los bombardeos, es la mejor prueba de la hipocresía yanqui en temas de derechos humanos, debiendo ser sancionado e incluido en la lista de países terroristas y violadores de todos los derechos humanos.

¿Con qué moral pueden los yanquis alzar la voz para acusar de violar los derechos humanos, a los países que mantienen su independencia y soberanía?

Estados Unidos y todos sus presidentes deberían ser condenados y juzgados por los crímenes cometidos en los siglos XX y XXI, contra los pueblos de Japón, Corea, Viet Nam, Laos, Camboya, Cuba, Panamá, Nicaragua, República Dominicana, Granada, Afganistán, Irak, Libia, Siria, por solo citar algunos de los que más han sufrido acciones criminales de ese imperialismo.

La prueba de su actuación canallesca se percibe en el apoyo que brindan a los países que mantienen posiciones políticas a fines a las de ellos, sin importarle los crímenes que cometan, como hicieron en América Latina con todas las dictaduras que impusieron mediante los golpes de estado diseñados y financiados por la CIA, a pesar de las violaciones a los derechos humanos, en contra de la democracia que tanto manipulan a su conveniencia.

Por eso cada día crece el rechazo y desprecio de los pueblos hacia los yanquis, ante su estructurada maquinaria para matar a quienes desean ser soberanos y trabajar a favor de los desposeídos, mientras ellos respaldan y financian a los que oprimen y asesinan a pueblos inocentes.

Razón tiene José Martí al afirmar:

“Ver en calma un crimen, es cometerlo”

 

 

La Columna es un espacio libre de opinión personal de autoras y autores amigos de Cuba, que no representa necesariamente la línea editorial de Cubainformación

La Columna
Artur González / Heraldo Cubano.- El asalto a la sede diplomática de México en Ecuador, el 5 de abril del 2024, para detener al ex vicepresidente Jorge Glas, quien estaba en calidad de asilado en esa misión, demostró...
Artur González / Heraldo Cubano.- El 7 de abril del 2024, el terrorista connotado Orlando Gutiérrez Boronat, residente en Miami la capital del Odio, escribió un artículo para el Nuevo Herald, titulado “¿Por qu...
Artur González / Heraldo Cubano.- El gobierno de Estados Unidos mantiene el engaño y la mentira respecto a su política contra la Revolución cubana, con la pretensión de que el mundo crea que los problemas econ&oacut...
Lo último
La Columna
ILP
Gerardo Moyá Noguera*.- El pasado día 9 de abril  se presentó en el parlamento en Bruselas la iniciativa  legislativa popular, sí, popular..Han oído y leído bien?  con la única pretensi&...
La Revista