Los asesinados en el tiempo del Mandato, por la noche, / escuchan la BBC y sollozan. / Los detenidos en la prisión de Acre deberían levantar / la huelga de la revuelta de 1936. / La gente de la Puerta de Mandelbaum sigue esperando / a que se abra por fin el infierno. / En algún lugar, / en el sitio más recóndito, / el lenguaje intenta componer al mundo. / Intenta encarnar en el desamparado / y despertarlo / de su vacío. / En algún lugar, / hay gotas de sangre que caen una a una / desde una palabra como si fueran / los pies de Jesucristo.

Poema titulado AHÍ. Autor el gran poeta palestino Najwan Darwish.

 

El accidente en el hotel Saratoga de La Habana, fue causado por un camión que transportaba gas licuado, ha causado 22 fallecidos y 80 heridos, puso en marcha a la población que se prestó inmediatamente al auxilio. En muy poco tiempo se contabilizaban más de 1.800 donaciones de sangre. He podido ver colas de todo tipo de personas que se ofrecían para dar sangre como ayuda a los heridos. Llamaba la atención que tanto hablar de Cuba para dañarla como es habitual, hoy no vi a esos propaganderos del capital entre los cientos de personas que conformaban aquí y allá, ante los centros de salud, a quienes ofrecían su ayuda. Y como no podía ser menos, desde todas las provincias de Cuba llegaban muestras de solidaridad y disposición para enviar lo que fuese necesario, de todos es sabido que la solidaridad resuelve problemas de inmediato, pero no hizo falta ayuda del exterior, La Habana se sobraba, y las muestras de hermandad fueron correspondidas con enorme agradecimiento.

En los años treinta / los nazis tuvieron la idea / de meter a sus víctimas en cámaras de gas. / Los verdugos de hoy son más profesionales: / meten las cámaras de gas / dentro de sus víctimas. / Al infierno, 2010. / Al infierno ustedes, ocupantes, ustedes y toda su / progenie. / Y que se vaya al infierno toda la humanidad si es como / ustedes. / Al infierno los barcos y los aviones, los bancos / y las vallas publicitarias, que se vayan todos al infierno. / “Al infierno …”, grito, / sabiendo muy bien / que yo soy el único / que vive allí. / Así que déjenme que me tienda / y descanse mi cabeza sobre las almohadas del infierno.

2ª Parte del ensayo de James Petras “Los intelectuales y la guerra”, título: De dobles demonios y del gran demonio. Editado por Hiru. Colección Sediciones 19.

Si el imperio había conseguido que los “Intelectuales de Izquierda Occidental” fuesen abandonando toda crítica hasta llegar a defender al imperialismo en sus guerras, el terrorismo que llevaba a cabo, las congtínuas violaciones del Derecho Internacional, su punto culminante fue en la guerra de Afganistán. James Petras declara que ese momento es el de mayor degradación, es el de su entrega absoluta, es el de mayor desprecio de principios morales y políticos. Llegaron a considerar la guerra imperialista de recolonización necesaria para acabar con la resistencia, a la que califican de “gentes traficantes y terroristas”. Esos que se proclaman “intelectuales” forman parte del ejército invasor, pero combaten desde la trinchera propagandística, su trabajo es el control de las mentes a las que pueden llegar. Petras pone el ejemplo: “… la cobardía moral estaba enraizada en el silencio intelectual sobre la lucha palestina, y cuando dicen algo hablan de “violencia” en el Oriente Próximo”. La tropa “intelectual de izquierda occidental” no tiene ninguna disposición para mostrarse contraria a la demolición de casas, la destrucción de tierras de labor, el robo del agua, los secuestros diarios de niños, adultos y ancianos, los asesinatos, … de todo lo relacionado con el Pueblo Palestino, esos “intelectuales” no ponen su voz por ese pueblo que se resiste a la invasión recolonizadora.

Compañeros obreros y campesinos, esta es la revolución socialista y democrática de los humildes, con los humildes y para los humildes.

Fidel Castro Ruz (1961)

Ramón Pedregal Casanova.

La Revolución cubana es uno de los sucesos más trascendentales del siglo XX. Una singular utopía, resultado de nuestro ser y en cuyo espacio vital se juntan sueño y realidad, imaginación y terrenalidad, haciendo gala de que ciertamente la cubanidad es también “la pasión por lo posible”.

Del libro Revolución Cubana. Algunas miradas críticas descolonizadas. Coordinador Luis Suárez Salazar. “La pasión por lo posible”, palabras del doctor Eduardo Torres-Cuevas expuestas en su conferencia “Cuba: el sueño de lo posible”.

Biden, ahora que sabemos que tu hijo y tu sois los dueños de los laboratorios en los que se fabricaba la Covid y se enviaba a China con aves migratorias a las que hacíais morir sobre un territorio específico con mecanismos que les instalabais, Biden, hablanos, danos una lección de Derechos Humanos.