Por Ivana Belén Ruiz Estramil - Asociación Euskadi-Cuba / Cubainformación.- Sosteniendo un lápiz...


Las manos que sostienen un lápiz por primera vez, debe de ser una de las imágenes más bonitas que existen, o al menos a mi me lo parecen. Manos acostumbradas al trabajo duro, el madrugar en la piel, ese que a temprana edad y tempranas horas, soportaba el calor del sol o el frío de los inviernos, gentes del “sol a sol y luna a luna” de las que nos hablaba Miguel Hernández. Manos temblorosas, quizás por el cansancio, quizás por la emoción, quizás por el orgullo, quizás por todas ellas.

Aprender a leer, aprender a escribir, ambas son complementarias e imprescindibles, pero permítanme centrarme en la escritura. Los despojados de las letras, tan a menudo estafados por los números, son hoy los que sostienen el lapicero con el que trazar sus vidas. Algunas voces sin cerebro ni corazón, mantenían ese ¿Qué más da que no sepan leer? Si son carne de trabajo invisible, ¿Qué más da que no sepan escribir? Si su historia no pasará a la Historia. Son los Nadies del compañero Galeano. Pero son ahora también los destinatarios de programas como el “Yo, sí puedo” que hace ya catorce años que se puso en marcha, cómo no, desde Cuba, y aunque su creadora, Leonela Reyls Díaz, no pueda celebrar con nosotros los triunfos cotidianos, seguro se sentiría orgullosa de los millones de personas que son ya dueños de su escritura.

El programa fue concebido para poder desarrollarse más allá de las fronteras cubanas, incluso con la posibilidad de adaptarse a otras lenguas (también claro las minorizadas y relegadas a la desaparición, porque “ya nadie quiere hablarlas”, dicen…), disponible también en Sistema Braille, para sordos y personas con problemas intelectuales leves. Para el proceso de aprendizaje, y poder hacerlo a la mayor brevedad posible y con una retención de contenidos óptima, el programa asocia números con letras, se integra a las necesidades de las personas y en el ámbito social, económico y político de la comunidad. El proceso de aprendizaje cuenta con un facilitador además de los materiales audiovisuales, pero para nada desarrolla el rol clásico de verticalidad y jerarquía educativa, sino que intenta hacer partícipe al individuo en todo momento, generando todo un clima de educación que sobrepasa incluso el propio aula, tal es así, que en las propias clases se reserva un espacio para el diálogo de las necesidades, inquietudes y quehaceres de los propios individuos, con el fin de que este aprendizaje están desarrollando se integre completamente en sus vidas y su comunidad.

Los logros conseguidos en estos años, dan fe tanto de la necesidad que existía de un programa como éste, así como también de las posibilidades que se abren cuando hay predisposición para hacer las cosas y demostrar un verdadero compromiso con los derechos de los individuos, porque sí, no podemos olvidar que la educación es un derecho fundamental recogido incluso en la Declaración Universal de los Derechos Humanos.

Desde los inicios hasta la actualidad, el programa ha alfabetizado ya a nueve millones[1] de personas alrededor del mundo, en todos los continentes, ajustándose a las especificidades idiomáticas y sociales. No importa el país, puede ser Australia u Honduras, Angola o el Estado español, lo importante es llevar las letras a aquellos desterrados del mundo de las palabras, escritas o por escribir.

El ansia por el aprendizaje no se termina aquí, así que para aquellos que deseen proseguir, se creó un programa con contenidos más avanzados, “Yo sí puedo seguir”, que continúa con la misma dinámica educativa.

Cuando lo extraordinario se hace cotidiano, estamos ante una Revolución, dijo el Ché en una ocasión, pocas cosas más extraordinarias puede haber que gente con ganas de aprender y gente con ganas de compartir.

Aquéllos, por tanto tiempo desterrados del lápiz, son hoy los escribas de su futuro. 


[1] http://www.avn.info.ve/contenido/9-millones-personas-han-sido-alfabetizas-programa-cubano-yo-si-puedo.

http://www.granma.cu/cuba/2015-01-21/nueve-millones-de-alfabetizados-con-el-programa-cubano-yo-si-puedo

La Columna
Este texto, en dos versiones, ha sido publicado en las revistas Viento Sur y Mundo Obrero Por Ivana Belén Ruiz Estramil - Asociación Euskadi-Cuba / Cubainformación.- En estos tiempos de fake news, y de “informaciones”...
Por Ivana Belén Ruiz Estramil - Asociación Euskadi-Cuba / Cubainformación.- Aun reconociendo que nuestras sociedades actuales mantienen “ciertas formas de control público y mecanismos democráticos” sobre la división de poderes dentro de los Estados ...
Por Ivana Belén Ruiz Estramil - Asociación Euskadi-Cuba / Cubainformación.- John Bolton mostraba recientemente su alter ego con una metáfora que ilustra a la perfección los intereses estadounidenses en la región. En una declaración a Univisión señal...
Lo último
La Columna
Vergüenza ajena (aquí te lo cuento)
CUBA No Es Miami.- Desde aquí se nos estruja el corazón por esos niños asesinados en #Texas. Sin embargo, no todos estamos así, la hierba mala nace y crece mala y hoy te lo mostramos... Pensaste que lo habías visto ...
La Revista