Paco Azanza Telletxiki - Cubainformación - Baraguá

1— La Revolución triunfó el primero de enero de 1959, cinco años, cinco meses y cinco días después de los asaltos a los cuarteles Moncada de Santiago de Cuba y Carlos Manuel de Céspedes de Bayamo.


2— La inmensa mayoría de la población cubana —protagonista activa de todo el proceso revolucionario, nadie debería obviar tan importante detalle—, siempre tuvo plena confianza en la persona que les dirigió durante casi 50 años. Y no es para menos. Con la larga y abnegada trayectoria de Fidel no podía ser de otra manera.

3— Cuando por cuestiones de salud el Comandante cedió el relevo, éste expresó en su mensaje al pueblo que a la vieja guardia le seguía otra generación de dirigentes que “cuentan con la autoridad y la experiencia para garantizar el reemplazo”, y que ésta, además, precede a otra “generación intermedia que aprendió junto a nosotros los elementos del complejo y casi inaccesible arte de organizar y dirigir una revolución”, el pueblo no pude hacer otra cosa que creerle, porque sabía que lo que decía era rigurosamente cierto. El paso del tiempo se ha encargado de confirmarlo.

4— Fidel fue —y de alguna manera lo sigue siendo— comunista de actitud, no sólo de los de carné. El líder histórico de la Revolución fue el comunista manifiesto que hoy tanto escasea y se necesita para llevar a buen puerto las causas justas de todo el mundo.

5— En la década de los 80 comentó que si un día la URSS desapareciera, incluso sola, Cuba seguiría siendo socialista. Llegó 1991, y los malos hábitos y errores de la dirigencia soviética acabaron derrumbando su propio proyecto.

6— Cuando esto hubo sucedido, muchos “amigos” de Cuba dejaron de serlo. La nueva y complicada situación fue destiñendo a todos los rojos artificiales. Unos fueron destiñéndose poco a poco; otros, desprovistos de vergüenza, lo hicieron más rápidamente. Se destiñeron hasta quedarse incoloros, transparentes; entonces se les vio el verdadero color que siempre tuvieron bajo la frágil capa de tinte rojo que les camuflaba.

7— No sin dificultad, Fidel y su Revolución —que es la de todo el pueblo, incluso la de muchísima gente de otros lugares del mundo— siguieron caminando por el mismo sendero ideológico de siempre, enarbolando la misma bandera; con éxito, a pesar de los innumerables y duros ataques recibidos.

8— Hoy, con un presidente de otra generación al frente, la Revolución cumple 62 años de esplendorosa e imprescindible existencia. 62 años de lucha y victorias. Que la contrarrevolución no se haga ilusiones. Como dijo Fidel, la actual, llegado el momento, será reemplazará por la generación intermedia. Y así sucesivamente. Todas mantendrán en alto la bandera del socialismo.

La Columna
Paco Azanza Telletxiki - Cubainformación - Baraguá.- Hace poco tiempo escribí que Chucho Valdés era un gusano (si a alguien le repugna esa palabra, lea entonces: contrarrevolucionario) y, como ejemplo de la afirmació...
Paco Azanza Telletxiki - Cubainformación - Baraguá.- Casi siempre que se habla de Ernesto Che Guevara se hace para destacar sus cualidades como guerrillero, su paso por el ministerio de industria, así como por la presidencia del ...
Paco Azanza Telletxiki - Cubainformación - Baraguá.- Conocí a Yunior García Aguilera hace casi once años. Aquella tarde, invitado por los y las compañeras de la AHS acudí a la presentación de va...
Lo último
La Columna
Cuba y sus científicos
Gerardo Moyá Noguera*.- Leo  en Juventud Rebelde la siguiente noticia: " La ciencia cubana está contribuyendo a salvar el país". No puede haber otra noticia más expresiva y verdadera  con su añad...
La Revista