Geraldina Colotti - Resumen Latinoamericano / Cubainformación.- El narcogobierno de Iván Duque tiembla ante la presión del pueblo colombiano, que lleva más de diez días desafiando a balazos policiales. El hashtag «S.O.S. ¡Basta Duque! No más represión ”inunda las redes sociales. La represión inmediatamente bautizada por el expresidente Álvaro Uribe con un twitter de incitación a la masacre, ya ha provocado una treintena de muertos, un centenar de desaparecidos y unos mil heridos, algunos de ellos graves: golpeados por la técnica mortal del cegamiento, nueva forma de represión que hemos visto en acción en Francia, Chile y otras partes de América Latina.


También son numerosas las violencias sexuales contra manifestantes principalmente muy jóvenes, que denuncian el robo del futuro en el país más desigual de América Latina, que ya es el continente con más desigualdades del mundo. “Nos están matando”, denuncian esos jóvenes en otro hashtag que está llegando a los medios de comunicación y a todas las grandes instituciones internacionales.

Y comienzan a hacerse sentir las respuestas, así como los silencios cómplices de quienes, como el secretario general de la OSA, Luis Almagro, siempre están comprometidos con conspirar contra Venezuela y Cuba y evitar la victoria de gobiernos no bienvenidos a Washington en la región. Sin embargo, llegaron las «preocupaciones» de la ONU, la UE y también de Amnistía Internacional, que apoyó las denuncias de los manifestantes.

En Italia, Laura Boldrini, parlamentaria del PD y presidenta del Comité de Derechos Humanos en el mundo, también se hizo escuchar. En una Pregunta Parlamentaria al Canciller, Boldrini pidió al gobierno colombiano «qué acciones pretende emprender para promover espacios de diálogo para superar la crisis humanitaria de un país en el que -escribió- el 43% de la población es pobre, y en el último año, 2,8 millones de personas terminaron en condiciones de pobreza extrema ”.

En los videos que circulan, la violencia de la policía e incluso de grupos paramilitares disfrazados de civiles, son testimonios irrefutables. En un país donde los espacios de viabilidad para la oposición se han cerrado en sangre desde el asesinato del líder liberal Eliécer Gaitán, ocurrido en abril de 1948, el ataque también está dirigido contra aquellas organizaciones que, como la Jurisdicción Especial para la Paz, estan actualizando los datos de la gigantesca guerra contra el pueblo que lleva a cabo por todos los medios la oligarquía colombiana a la sombra de Washington.

Recientemente, el número de los llamados falsos positivos – personas asesinadas y definidas guerrilleros para justificar políticas de seguridad multimillonarias – se ha actualizado a 6.400. La Jurisdicción Especial es parte del Sistema Integral de Verdad, Justicia, Reparación y no Repetición, creado como parte del Acuerdo de Paz entre el gobierno, entonces presidido por Manuel Santos, y la guerrilla de las Farc-ep, suscrito en 2016.

La demolición de esos acuerdos, comenzando con la reforma agraria y pasando por la eliminación sistemática de los exguerrilleros y líderes sociales de las protestas que, desde entonces, han caracterizado a la resistencia popular, constituyen un fuerte combustible para las manifestaciones actuales. Iniciada como reacción a la reforma tributaria de Iván Duque para quitarles a los pobres y darles a los ricos, según la receta neoliberal, la protesta está adquiriendo características insurreccionales y resaltando una demanda de cambio estructural.

Con diversas modulaciones, la oposición de izquierda que trabaja en un Pacto histórico para las elecciones de 2022, intenta aprovechar las movilizaciones y evitar un baño de sangre que vislumbran los actuales centros de poder. Los continuos apagones organizados para apuntar a los líderes de las protestas con drones y armas infrarrojas, recuerdan esa bandada de aviones de combate que, mientras se firmaba el acuerdo de paz, se elevaba amenazadoramente en el cielo de Cartagena, el 26 de septiembre de 2016: el anuncio de la formidable campaña puesta en marcha por la derecha durante el referéndum, que ganó el «no» a los acuerdos y llevó a renegociarlos a la baja.

Varios alcaldes de derecha han querido el estado de emergencia y la intervención especial del ejército, que efectivamente ha cerrado las ciudades donde las manifestaciones son más intensas. Duque ya ha anunciado que, por serias razones de orden público, podría solicitar el estado de » conmoción interior” que le permitiría asumir plenos poderes.

El candidato que se considera primero en las urnas si las elecciones fueran hoy, es Gustavo Petro, de Colombia Humana, quien ya habría sido el ganador en las pasadas elecciones presidenciales si todo se hubiera hecho con regularidad y no a través de burdas estafas que, sin embargo, no llevaron protestas del señor Almagro, como sucedió, por el contrario en Bolivia para desencadenar el golpe de estado de 2019 contra Morales.

Uno de los actores del Pacto Histórico es el partido Comunes, actual forma política y denominación que ha tomado esa parte de la guerrilla de las Farc que sigue en el Parlamento. Todos piden caracterizar esta fase de la lucha de masas con un punto fijo que marca una victoria y al mismo tiempo obliga al gobierno de Duque a desenmascarar aún más su engaño, mostrando su irreformabilidad.

El gobierno envió una carta formal de invitación para el 10 de mayo al portavoz del Comité Nacional de Huelga, Francisco Maltés Tello, con la intención de «escucharnos y avanzar en lo fundamental». Pero está claro que nadie cree en la retórica del ambelle Duque. Hasta el momento, ni el retiro de la reforma fiscal ni la renuncia del ministro de Hacienda han sido suficientes para la plaza.

 A la espera de la reunión, anunció Maltés Tello, la huelga continúa. Y el consenso se expande día a día a sectores empobrecidos por las políticas neoliberales, que desafían el miedo sembrado por los aparatos de propaganda que definen «vandalismo terrorista» la demanda de un cambio que ya no puede posponerse.

Desde las montañas de Colombia, las Farc-Ep, segunda Marquetalia, han lanzado un nuevo comunicado en video para respaldar los motivos de la protesta. En nombre de la guerrilla colombiana, habló Iván Márquez, uno de los comandantes que tomó las armas, por considerar fracasados los acuerdos de paz.

En el último mes, es el segundo pronunciamiento público importante de la guerrilla. El primero dejó claro que los ataques a la revolución bolivariana que se están produciendo en el estado Apure, en la frontera con Colombia, no son obra de las Farc, que se consideran parte del proyecto bolivariano de la Patria Grande. Un concepto que Márquez también recordó en este video-comunicado para hacer un llamamiento a los militares colombianos para que no vuelvan el rifle contra su propio pueblo.

 «Maldito sea el soldado que apunta con su arma a su pueblo. La libertad es el único objeto digno de sacrificio en la vida de los hombres ”, dijo el Libertador, cuyas hazañas independentistas se celebran en América Latina en este Bicentenario. Las Farc han señalado como ejemplo «la unión cívico-militar» que, en Venezuela, constituye el arquitrabe del socialismo bolivariano, e han invitado a los militares a desobedecer. Y ya son muchos los pronunciamientos públicos de jóvenes militares colombianos que están optando por desobedecer.

“La sorda arrogancia de Duque es la causa de esta hermosa protesta por la dignidad y el despertar de las conciencias”, dijo Márquez. Este gobierno de vándalos y represores ya sabe que el pueblo tiene la fuerza para derrotarlos, y el pueblo ha visto que, si lucha unido bajo la bandera del cambio, no habrá mal gobierno que lo resista. Si este pueblo heroico marcha al palacio de Nariño, apoyado por policías y militares con sentimiento de patria y humanidad, tendremos un nuevo gobierno ya sea por la fuerza irresistible de las masas o por la vía constitucional. Eso es seguro».

Basta Duque, dijeron las Farc. “No más represión militar o trato de guerra contra un pueblo indefenso. Detenga el uso desproporcionado de la fuerza. No ataque a la gente con helicópteros, no los intimide con sobrevuelos de aviones día y noche sobre la ciudad, no corte la luz para disparar a los participantes de la protesta. Retire a sus sicarios y paramilitares. Ahora sabemos quiénes son los que están asesinando a los líderes sociales -agregaron-. Conteste, presidente Duque, a las exhortaciones de la ONU y de la UE, detenga la represión, dé cuenta de los muertos y desaparecidos. No se arriesgue a decretar un estado de conmoción interior porque la gente no lo respetará y lo inundará. Escuche al pueblo y su clamor, presidente, no mienta y no engañe más. Es verdaderamente cínico de su parte decir que la protesta está financiada por el narcotráfico, cuando usted llegó a la presidencia gracias al financiamiento de estas bandas mafiosas. Es el dinero del narcotráfico que la convirtió en presidente de la república, recaudado por su amigo el Neñe Hernández «, dijo las Farc en referencia a la investigación judicial que mostró cómo el conocido narcotraficante había dirigido la campaña electoral de Duque durante siete meses.

“Su padrino político, el innombrable – continuó Iván Márquez – es el verdadero conductor de este narcostato, y eso pesa mucho en las negociaciones. Pedimos a la fuerza pública que no se deje utilizar más por unos oligarcas egoístas y violentos que han convertido una institución que, por mandato del Libertador, debe defender las garantías sociales, en un ejército privado que piensa en su lucro y su permanencia en el poder. No hay respeto por los uniformados. Pero, ustedes, soldados, puedes ser como Chávez, estar del lado del pueblo y con el pueblo mismo, en la unión cívico-militar. Debes apoyar el acuerdo político nacional para restaurar la verdadera democracia con justicia social y plena soberanía ”.

El innombrable es el expresidente Álvaro Uribe, quien parece aguantar todas las tormentas y temporadas, incluidas las numerosas indagatorias judiciales que destacan sus responsabilidades en las masacres en Colombia. En entrevista con CNN, Uribe se mostró nervioso, impugnando también los llamados de la ONU, Amnistía Internacional e incluso la UE, que por una vez no se volvieron hacia Venezuela sino también hacia el invencible vasallo principal de Estados Unidos en el continente latinoamericano:»Todo el mundo se equivoca», dijo el expresidente, al volver a defender la labor de las fuerzas del orden y los militares, desplegados en las calles y sus «derechos humanos».

Y si ese primer twitter de Uribe fue retirado como instigador de la violencia, en otros posteriores el expresidente siguió haciendo alarde de su doctrina de “guerra civil permanente” y “terrorismo vándalico” como la esencia principal de las protestas, para ser tratado como un problema de seguridad nacional y para considerar a los manifestantes como objetivos militares. En este sentido, es interesante notar cómo Uribe utiliza el concepto de «revolución molecular» en un sentido diametralmente opuesto al que introdujo el filósofo francés Félix Guattari a finales de los años setenta.

 En su visión, Guattari definió la revolución como el resultado natural de la lucha de clases, designada para derrocar al capitalismo trastornando y renovando todos los aspectos de la realidad. Para criminalizar la protesta, Uribe se apoya en cambio en la distorsión del concepto llevada a cabo por los teóricos de la extrema derecha chilena, quienes luego hicieron escuela. “Debemos resistir -dijo Uribe- a la revolución molecular disipada que impide la normalidad, crece y te rodea”.

Un concepto utilizado por un gurú de los medios de comunicación chileno, el nazi Alexis López, según el cual en Colombia, pero también en otras partes de América Latina, se está dando un nuevo modelo de acción revolucionaria horizontal para deconstruir el estado del orden establecido: a través de conductas “que normalizan paulatina y cotidianamente las disposiciones y conductas con miras a alterar el estado de normalidad social del sistema dominante, con el fin de derogarlo y reemplazarlo”.

Con esto en mente, se estaría produciendo un nuevo adoctrinamiento de los jóvenes a través de las redes sociales para llevarlos a nuevas formas de comunismo. Tesis que López también ha difundido recientemente en la Universidad Militar de Nueva Granada.

Gustavo Petro dijo que Uribe y López tienen visiones similares a las de la secta Trumpista norteamericana Qanon. Sin embargo, reposicionado en su contexto adecuado, el concepto de revolución molecular de la memoria guattariana, fotografía las formas de respuesta de clase en el desastre posterior al siglo XX y las formas a través de las cuales se configura una nueva unidad de clase fuera de las representaciones institucionales burguesas, y en los contextos comunitarios del continente.

Los pueblos indígenas colombianos, de hecho, particularmente afectados por la contaminación y destrucción alternativa del cultivo de coca, han sido los protagonistas de anteriores oleadas de protesta que han preparado la actual. La lucha del pueblo colombiano indica el cuadro de problemas y posibles soluciones en esta fase de reinicio global del capitalismo.

“Detrás del miedo, está el país que quiero”, dicen los carteles de jóvenes que luchan contra el terrorismo de Estado, que reivindica su arrogancia, respaldado por el gran gendarme occidental. Y los objetivos internacionalistas están muy presentes en las marchas. Por otro lado, en la economía de guerra de Colombia, en segundo lugar en gasto militar, las relaciones del gobierno con el israelí se vislumbran en el control del territorio, y la solidaridad con el pueblo palestino es visible en estas luchas.

En Colombia, los pueblos indígenas y afrocolombianos pobres viven, de hecho, la misma situación de apartheid. Mirando a una de las ciudades más combativas en estas protestas, Cali, puedes hacerte una idea de lo que está en juego. Cali tiene el puerto más importante del Pacífico, pero el 90% de los habitantes de Cali es pobre.

La ciudad en sí fue diseñada para marcar la división entre ricos y pobres. Sin embargo, estas protestas, que también tienen un fuerte valor simbólico como sucedió en Estados Unidos, están cambiando la geografía del territorio, reemplazando estatuas y nombres de calles y reclamando espacios. Uno de los nombres más populares es Plaza de la Dignidad. La dignidad de la lucha de clases, que desafía la visión acomodaticia según la cual el mundo está dividido en víctimas y victimarios, como quieren que creamos en Europa.

 Y mientras el gobierno acusa al socialismo bolivariano de ser el inspirador de las protestas, circulan carteles que dicen: entre los manifestantes colombianos se ha descubierto un peligroso caraqueño: un tal Simón Bolívar.

Concluimos con una invitación a ver un emocionante video filmado desde en Medellín. Una ciudad colombiana en lucha en la que una orquesta dirigida por una compañera (ya amenazada de muerte), rodeada de una multitud de banderas y carteles, toca la música del Inti Illimani, el siempre verde “El pueblo unido, jamás sera vencido”. Un deseo para que  se vuelva a tocar también en nuestras partes, donde, en lugar de pedir poder popular, los jovenes protestan para ir a tomar un aperitivo sin normas de bioseguridad.

La Columna
Geraldina Colotti - Resumen Latinoamericano / Cubainformación.- “Lo explicaré de una manera coloquial y sencilla.. Estados Unidos odia al Socialismo. ¿Porque? Porque si el pobre progresa lo pueden explotarlos menos. Y el ca...
Geraldina Colotti - Resumen Latinoamericano / Cubainformación.- “Leer Independiza”, la lectura te hace independiente. Este es el lema de la Filven número 17, la Feria Internacional del Libro que se realiza en Caracas del 4 a...
Geraldina Colotti - Resumen Latinoamericano / Cubainformación.- Desde 2002, un decreto presidencial emitido por Hugo Chávez establece que en Venezuela el 12 de octubre se celebra como el Día de la Resistencia Indígena, fun...
Lo último
La Columna
Patriotismo cubano
Gerardo Moyá Noguera*.- Me consta que muchísimos ciudadanos/as europeos y del mundo entero conocen muy poco o nada sobre Cuba. Me refiero a lo que venimos diciendo y denunciando abiertamente casi todos los días. Todos los atentad...
A los dirigentes europeos
Gerardo Moyá Noguera*.- La Revolución cubana podemos afirmar rotundamente que es obra del pueblo cubano y mantenida por sus dirigentes gubernamentales, como Fidel Castro Ruz. Gracias a todos ellos, Cuba y  su pueblo se han mantenid...
La Revista