Geraldina Colotti - Resumen Latinoamericano / Cubainformación.- El 11 de septiembre de 1973, el golpe contra Salvador Allende en Chile allanó el camino para la devastadora política económica de los “Chicago Boys”. Los mecanismos por los que Washington decidió «hacer chillar a la economía chilena» – ataque a la moneda, bloqueo financiero, inflación inducida – son los mismos que le impuso a la Venezuela bolivariana mediante las «sanciones», multiplicados por la extensión global del capitalismo. No en vano, como está sucediendo ahora en el Ecuador del banquero Guillermo Lasso, después del golpe chileno, el Fmi ayudó al gobierno de Pinochet con enormes préstamos, mientras le negaba cualquier ayuda financiera al presidente Allende.


Medidas coercitivas unilaterales ilegales, que parecen aún más criminales en tiempos de pandemia, y que el gobierno bolivariano intenta apaciguar obligando a la oposición golpista, que las ha exigido en voz alta, a accionar con sus titiriteros para que las levanten.  Y mientras el narcogobierno colombiano de Iván Duque busca sabotear el proceso de diálogo en México, los halcones de Washington responden con nuevos chantages.

El encargado de Negocios de la Oficina Externa de Estados Unidos para Venezuela, James Story, aseguró que EE.UU. está “trabajando en nuevas sanciones con Canadá y la Unión Europea en caso de que no haya resultado en las negociaciones” en México.

El prófugo de la justicia venezolana Julio Borges anunció el nuevo plan de su compinches “guaidosistas” para quedarse con los activos que son propiedad del Estado venezolano. Borges tuvo la idea luego de que el Gobierno Duque se robó descaradamente a la compañía petroquímica Monómeros Colombo Venezolanos S.A, filial de Pequiven, debido a que la empresa muestra números rojos desde que Guaidó se adueñó de ella en mayo de 2019. La idea de Borges es que los activos en el exterior sean administrados por el Banco Mundial o el BID para beneficio de la República”, definidos “Protectores independientes”.

Jorge Rodriguez, presidente del parlamento y representante del Gobierno venezolano ante la mesa del diálogo con la oposición, respondió con un twitter: “En primer lugar, señor Jimmy, cálmese – escribió -. Lo noto ofuscado. En segundo lugar, es de una estupidez palmaria pensar ni remotamente que a estas alturas atenderemos sus presiones y espumarajos. En tercer lugar, mientras con más sanciones amenacen a Venezuela nuestra respuesta será la misma”, ya que, agregó, “este diálogo es entre venezolanos y venezolanas”.

El presidente Maduro ha por su parte advertido que Estados Unidos, su aliado el gobierno colombiano, y los sectores de oposición, liderados por Juan Guaidó, tratan de reventar los diálogos intervenezolanos.

Entretanto, en el marco de la sesión 48° del Consejo de Derechos Humanos que empezó el 13 de septiembre, organizaciones venezolanas y del resto del mundo han dirigido a la Onu un llamamiento conjunto a favor del levantamiento de la medidas coercitivas unilaterales contra Venezuela (para sumarse, suresddhh@gmail.com).

La carta recuerda que la aplicación de las llamadas “sanciones”, impuestas por EE.UU. y sus aliados, ha implicado un bloqueo de facto contra Venezuela, que infringe las obligaciones contraídas por los países que las imponen en materia de derechos humanos, y que ha tenido como propósito atacar la economía venezolana para acrecentar la presión sobre el país.

Se ha dificultado la capacidad del Estado venezolano de ejecutar sus responsabilidades internacionales en materia de derechos sociales, en particular las políticas de alimentación, salud, vida, educación, y el desarrollo, todo más agravado por el contexto de la pandemia de la COVID-19. Como efecto del bloqueo, los ingresos del Estado se contrajeron en un 99% y el país actualmente vive con el 1% de sus ingresos.

Contra Venezuela, los bancos y organismos internacionales, subordinados a Estados Unidos, han ido aún más lejos, aplicando el mecanismo de “sobrecumplimiento”, es decir, excesivo apego a las medidas sancionadoras, denunciado por el gobierno bolivariano en particular en lo que se refiere a los fondos destinados a la compra de vacunas contra el Covid-19. Como denunció Rusia, la histeria «sancionadora» viola incluso las reglas de la Organización Mundial del Comercio (OMC) y los intereses del sector privado, perseguidos por los vetos y chantajes del gendarme norteamericano.

Detrás de la retórica que se repitió en la reunión preparatoria del G20 sobre la salud en Roma, está la realidad de la explotación capitalista y el imperialismo que, después de sacrificar la vida de miles de trabajadores durante la pandemia en el altar de las ganancias, ahora descadena los despidos y sigue con el chantage de las patentes contra los pueblos del Sur. En el mundo, se han suministrado 5 mil millones de vacunas, pero casi el 75% de las dosis han terminado en diez países.

De los mil millones de dosis que se suponía que debía donar a los países “pobres”, la Unión Europea ha entregado solo 200 millones. Y solo este 7 de septiembre, Venezuela recibió las primeras vacunas, adquiridas a través del mecanismo Covax, una política puesta en marcha por la Organización Mundial de la Salud (OMS) para ayudar a los países víctimas de bloqueos financieros y económicos. Mientras tanto, como denuncian los periodistas Michel Collon y Jean Araud, continúa la campaña de descrédito contra el socialismo bolivariano y la efectividad de su lucha contra el covid. Utilizando poderosos organismos corporativos, como Médicos Unidos Venezuela USA, la revista Nature disputa las cifras oficiales dadas a conocer por el gobierno bolivariano, al tiempo que toma al pie de la letra las proporcionadas por los gobiernos amigos de EE.UU., Colombia y Brasil.

Mentiras rechazadas por un cuestionario de cuantos y cuantas han podido averiguar el compromiso y los resultados obtenidos por el gobierno bolivariano en la lucha contra el covid-19. De hecho, la alianza estratégica con Cuba y los acuerdos comerciales con China y Rusia se han sumado a las políticas de salud públicas y de proximidad que, a pesar de los ataques del imperialismo, han seguido poniendo en el centro la vida de las personas y no la búsqueda de ganancia. Y ya está en marcha la distribución de la segunda dosis de vacuna Sputnik, recién llegada al país.

Como en la época de Allende, y luego hace veinte años después del ataque a las Torres Gemelas y la posterior invasión de Afganistán, los medios hegemónicos han construido su narrativa, imponiendo la visión de los vencedores. A pesar del evidente fracaso de los planes del gendarme norteamericano, considerando el excesivo poder alcanzado en los países capitalistas por los aparatos de control ideológico, la batalla para revertir la tendencia no es nada fácil.  Difundir la verdad de Venezuela, desenmascarar la hipocresía violenta de las «sanciones», es un estímulo y un antídoto al virus del capitalismo para los pueblos del planeta.

La Columna
Geraldina Colotti - Resumen Latinoamericano / Cubainformación.- Desde 2002, un decreto presidencial emitido por Hugo Chávez establece que en Venezuela el 12 de octubre se celebra como el Día de la Resistencia Indígena, fun...
Geraldina Colotti - Resumen Latinoamericano / Cubainformación.- Se ha hecho injusticia. El diplomático venezolano Alex Saab fue extraditado a Estados Unidos, con la complicidad del gobierno de Cabo Verde. Saab fue capturado ilegalmente ...
Geraldina Colotti - Resumen Latinoamericano / Cubainformación.- Romper el cerco y desactivar el sabotaje interno, para dedicarse a la recuperación del país, fuertemente golpeado por el multiforme ataque del imperialismo. Esta es ...
Lo último
No tenemos derecho a callar
Michel E. Torres Corona - Foto: Juvenal Galán - Granma.- A esa valentía, a ese compromiso con la verdad desde la Revolución, a ese modo ético y límpido de luchar por el socialismo en Cuba, se encomienda Con Fil...
Ver / Leer más
La Columna
Cuba libre
Gerardo Moyá Noguera*.- Siempre con el respeto a la opinión diferente,  cualquiera que venga de quien venga, la manifestación solicitada por algunos miembros de Patria y Vida y apoyada y auspiciada por el imperio y por la CI...
La Revista