Ramón Pedregal Casanova


Los acuerdos o tratados con o del imperialismo siempre conllevan servilismo, sometimiento, y amenaza de intervención. Tanto el Banco Mundial, el FMI y otros órganos como la OTAN sirven a la imposición de sus “reglas” y sus actuaciones generan hambre, caos, o desmembran países y pueblos sometiendo a los inconformes al hambre, la pobreza, y la esclavitud. Encontramos, de partida, en el Derecho de los Tratados, sección III. Interpretación de los Tratados. Artículo 70.- Reglas generales.

1. Los términos de un tratado deberán interpretarse de buena fe y conforme al sentido natural y ordinario que deba darse a cada término:

a) en el contexto donde aparezca ese término en el tratado y en el contexto del tratado en su totalidad y

b) en el contexto de las normas de derecho internacional que estuvieren en vigor en la época de la conclusión del tratado. (y continúa).

En la más inmediata actualidad podemos comprobar cómo los imperialistas se burlan de todos los tratados, acuerdos, y demás formas de establecer respeto e igualdad en la relación entre los países. Ejemplos reconocidos: En la UE se analizaron 172 tratados o convenios y los países en desarrollo de 1970 a 2014, el documento tiene por título “Los tratados fiscales de la UE con los países en desarrollo, ¿predicar con el ejemplo?”, y en ese documento se nos dice que solo respeta el 40% de los derechos de imposición de los países en desarrollo. Y también se indica que los dos regímenes más injustos son el de España y el de Luxemburgo, el segundo es un paraíso fiscal, como lo es la City de Londres y otros en Europa, y es un Ducado medieval, y el primero, España es una monarquía con todas las características de régimen del mismo estilo. Todos los que forman la UE emplean los servicios administrativos y consultorías para que sus multinacionales sepan dónde invertir, donde roban más y mejor, y dónde no pagan o pueden eludir impuestos.

Por lo que respecta a EE. UU., que es dominante en el campo de la explotación del resto del mundo, traigo aquí los tratados o acuerdos contra los que se posiciona para amenazar al mundo entero: No está en el Tratado de desarme nuclear que en su día firmó con Rusia. No está en el de la Corte Penal Internacional. No está ya en el Plan de Acción Integral Conjunto firmado con Irán. No está en el Tratado de Fuerzas Nucleares de Alcance Intermedio. No está en el Tratado de Cielos Abiertos. No está en el Acuerdo de Kioto. No está en el Acuerdo de París. No está en los Acuerdos de persecución del genocidio. No está en el Tratado de prohibición de las bombas de racimo. Con Trump se fue de la UNESCO, abandonó la OMS, abandonó el Consejo de Derechos Humanos de la ONU, abandonó el Acuerdo Transpacífico de Cooperación Económica. El Imperio estadounidense está en contra, junto con Bután, de la mayoría de los tratados de Derechos Humanos, de 18 ha aceptado solo 5. Es el único país del mundo que está contra el Convenio de los Derechos del Niño, del que forma parte la UNICEF. También está en contra de la Convención sobre la Eliminación de todas las Formas de discriminación de la Mujer. También está en contra del Convenio de Derechos económicos, sociales y culturales. A todo esto, lo vemos en todas las guerras que hay en el mundo, por financiación, participación directa, generación de ejércitos de mercenarios, venta de armamento, y todo lo que de semejante crimen se desprende, comprendiéndose aquí todo lo referente a las guerras de 4ª generación, guerra informativa, guerra psicológica, guerra de proxi, guerra económica, ...

Los bloqueos, las mal llamadas “sanciones” se califican como actos de guerra, causan más muertes y todo tipo de desgracias que la guerra tradicional y sin embargo son ocultados como lo que son, crímenes de genocidio y de lesa humanidad. El imperialismo trata de ocultar su verdadero significado: castigos ejemplarizantes contra los pueblos que no se someten a sus intereses. El objetivo es infundir sumisión mediante el terror y el hambre en quienes piensen unirse a los que son independientes y soberanos, estímulo, guía y ejemplo a los restantes sometidos. Hoy más de la tercera parte de los pueblos se encuentran bajo esa agresión. El caso de Cuba es el más escandaloso, desde el triunfo de la Revolución, está sometida al fuego del asesino más grande que ha existido en la Historia, desde el año 1959 el imperio planificó y estableció el bloqueo manteniéndolo hasta hoy. La agresión estadounidense no ha hecho más que agudizarse, y es que Cuba es ejemplo de que otro mundo es posible, un mundo con Derechos, Igualdad y Soberanía. Y con Cuba, en Latinoamérica han crecido Nicaragua, Venezuela y Bolivia en sus Revoluciones transformadoras sociales, económicas y políticamente, sobresaliendo su Resistencia a la agresión imperial.

Y aquí permítanme detenerme en el caso de Nicaragua, a la que me acerco con admiración y todo respeto desde el triunfo de la Revolución Sandinista, sin olvidar las nuevas Revoluciones transformadoras de Venezuela y Bolivia. La resistencia del pueblo nicaragüense al imperialismo le infligió la primera derrota militar y moral, fue en la conocida Batalla de San Jacinto (1856), un puñado de soldados con un armamento viejo y sin apenas municiones, hasta el punto de dar con el triunfo a pedradas, derrotó al ejército invasor dirigidos por el filibustero Walker, les aporto una dirección de consulta: https://diariobarricada.com/2022/09/14/la-batalla-de-san-jacinto-defendiendo-la-soberania-de-la-patria-y-de-la-region-centroamericana/

Y Augusto Cesar Sandino, el General de hombres libres, (1895-1934), dio continuidad y establecería el punto de partida de los Revolucionarios que hoy hacen a Nicaragua territorio libre de imperialismo, por lo que es sometido a injerencias, amenazas, intentos contrarrevolucionarios desde su comienzo, incluyendo el minado de sus puertos para impedir que Nicaragua pudiese ser observada como un Pueblo y un País que atrajese a otros. Hasta ese crimen de lesa humanidad fue superado por la Revolución Sandinista, los gringos fueron condenados por el Tribunal Internacional de La Haya, la única vez en la Historia en que el imperialismo ha sido reprobado y castigado a pagar una multa millonaria, que como es su carácter, su esencia, desobedeció. El FSLN ha sacado al Pueblo de Nicaragua del hambre, de la extrema pobreza, era el segundo país del mundo en ese extremo, ha alfabetizado a toda la población, ha establecido la energía eléctrica en todo el país, ha construido las mejores comunicaciones de toda la región, ha elevado a la mujer nicaragüense a los primeros puestos del mundo destacados por la igualdad, llegando al punto de disponer en todos los niveles de gobernación y en su mismo Parlamento el que la mujer ocupe el 50% de los puestos de cualquier responsabilidad. Ha conseguido que su infancia sea considerada una parte especialmente cuidada de la ciudadanía, tanto en educación (gratuita para todas las edades) como en alimentación y cuidado. Ha conseguido el casi total autoabastecimiento de alimentos. Ha conseguido ser considerado ser considerado en los organismos de Derechos Humanos de la ONU como un ejemplo de buen gobierno, dejando en el ridículo internacional a aquellos contrarrevolucionarios y financiados por EE. UU. para difundir un informe sin ningún contraste con los parámetros establecidos en el panorama internacional. De la misma forma ha sufrido un intento de golpe de Estado en 2018, y sufre un bloqueo de EE. UU., al que acompaña la UE, y se ve amenazada por los voceros del estado profundo del imperio, esos que se ocultan tras la industria mercenaria, el polígono militar industrial, Wall Street, el mundo financiero, … Los Revolucionarios que hoy engrandecen el mejor espíritu libre y más defensor de los derechos del pueblo nicaragüense, los continuadores de Sandino y hacedores de un mundo en transformación más y más humano, sostienen que sus representantes son el Presidente Daniel Ortega y la Vicepresidenta Rosario Murillo, y así son reconocidos por todos los pueblos que aman las Revoluciones sociales transformadoras y los pueblos que aspiran a ello, y de la misma manera lo aprueban los organismos internacionales, por más que les duela a los imperialistas EEUU-UE.

Por último, hay que realzar la disposición del Gobierno Revolucionario Sandinista para proteger a su pueblo y abrir paso al cambio de la realidad del mundo. Sus compromisos internacionales impulsan la multipolaridad, las relaciones de entendimiento común entre los gobiernos y los pueblos, las relaciones de amistad y colaboración, las relaciones de protección entre los que defienden los Derechos Humanos, entre quienes rechazan el servilismo y la explotación del otro.

 

Ramón Pedregal Casanova es autor de los libros: Gaza 51 días; Palestina. Crónicas de vida y Resistencia; Dietario de Crisis; Belver Yin en la perspectiva de género y Jesús Ferrero; Siete Novelas de la Memoria Histórica. Posfacios. Y, Palestina es Palestina. Presidente de AMANE, perteneciente a la Asociación Europea de Apoyo a los Detenidos Palestinos. Miembro de la Red en Defensa de la Humanidad e Integrante de la Red de Artistas, Intelectuales y Comunicadores Solidarios con Nicaragua y el FSLN.

 

La Columna es un espacio de opinión personal y libre de las personas autoras y no necesariamente tiene por qué representar la de Cubainformación.

La Columna
Expulsen a las representaciones y con ello irá al cajón de la basura histórica el reconocimiento del ente colonial. Si dicen reconocer a Palestina no sostengan un establecimiento que se levanta contra toda la Ley Internacional, c...
“Solo el 6% de los europeos ve a EEUU como un garante “muy fiable” de la seguridad europea durante la próxima década.” “El 6% de los alemanes se opone a la conducta israelí en la guerra en Gaza, (enc...
¨Solo unos pocos acertarán a sospechar e incluso a comprender lo que realmente sucede”, palabras de Allen W. Dulles, quien fuera director de la CIA....
Lo último
La Columna
La Revista