Andrés Marí - Cubainformación / Fundació Vivint.- A propósito de un intenso debate sobre el concepto del “revolucionario” que, entre otras cuestiones relacionadas, sostuvimos algunos compañeros en los blogs “La pupila insomne” y “La Joven Cuba” fundamentalmente, ahora nos aparece un sustancial aporte para que sepamos distinguir bien qué es lo que más contribuye a la división de los cubanos en vez de a su acercamiento. Se trata del artículo de Fernando Ravsberg “¿Se puede ser revolucionario y  conservador?” que, luego de aparecer en su blog, corre veloz con su infantilismo por múltiples direcciones de correos electrónicos diciendo: “En Cuba se desfiguró el significado de la palabra “revolucionario”, adjudicándosela a todo aquel que proclame verbalmente su apoyo al sistema socialista. Algunos incluso reciben un salario, viajes al extranjero, automóvil, gasolina, vacaciones en hoteles y otros privilegios por dedicarse a “defender la revolución” en Internet.”

Andrés Marí - Cubainformación / Fundació Vivint.- La guerra, la incomprensión de la paz, la pesadilla de la realidad, la mal llamada democracia donde los medios sirven a poderosos enemigos de los pueblos, todo junto y seguro que mucho más hay en el espectáculo de cada día.

Andrés Marí - Cubainformación / Fundació Vivint.- Todos nos erizamos ante la posibilidad de que engrosemos algún ejército contra Cuba. Por ello no basta la alerta del agravamiento de un problema que, aún siendo útil el aviso, necesita una mayor creatividad en su visión para conjurar sus peligros. Es demasiada la agresión que aguanta Cuba de los Estados Unidos para ignorar que ahí está la raíz de sus entuertos.

Andrés Marí - Cubainformación / Fundació Vivint.- Que se haya abierto en Cuba un paisaje de conflictos y desafíos con la palabra le da miedo a algunos, lo siento, a mí me da mucha paz. Todo eso forma parte de ese conocernos que tanto necesitamos los cubanos para seguir y seguir adelante con ese camino pleno de aprendizajes que es la construcción del compromiso con las luchas liberadoras.

Andrés Marí - Cubainformación / Fundació Vivint.- Hace algún tiempo escribí un artículo donde me refería a unas palabras pronunciadas por uno de los máximos líderes de la Revolución Cubana y en las que hablando de uno de sus principales enemigos, lo caracterizaba con una bella palabra.

La Columna