Andrés Marí - Cubainformación / Fundació Vivint.- No sé si los campos para refugiados levantados por Europa –los homo-europeus--, en la isla griega de Lesbos, serán similares a los que levanta EEUU a los emigrantes latinoamericanos –excepto a los cubanos-- en la frontera con México o en el mismo país azteca, o a esos otros que no conozco establecidos en Australia, Japón, o en algún otro círculo del infierno creado por el homo-primermundista u homo-locus para aquellas personas que amenazan –aunque ni ellas sepan por qué creen eso de ellas por el solo pecado de su arribo-- a los predios de glamour, estupidez y locura del Primer Mundo.


Cree este homo-locus, con total seriedad, que si tales personas se juegan la vida en sus viajes, perfectamente  puedan traer en sus mentes algo, simplemente algo, de los llamados términos --ya calificados de infernales por la historia divulgada-- homo-soviéticus, homo-fidelistas, homo-chavistas, y hasta unos homo-lulistas, homo-correas. homo-evitus-, y algún que otro homo-extrañus todavía por aparecer y que siguen rondando las esperanzas del ser humano.

Lo cierto es que en los campamentos de Lesbos que he podido ver solo he visto tragedia y vergüenza: una inmensa tragedia en los que han huido de aquellos países que, para vergüenza  de otros, como EEUU, Europa, Japón, Canadá, Australia y todos esos que integran esas Coaliciones Internacionales que se especializan en crear y desarrollar el actual caos del mundo, han concebido la tragedia como de esas tierras a despedazar porque sus habitantes les robaban el petróleo u otras materias primas que ellos reclaman con los títulos de propiedad en bombas y bayonetas.

Revivir ahora mismo la belleza de las islas griegas y seguir escribiendo una nota crítica a la primera novela de un amigo en la sencillez de mi vida y que ya me va llevando unos 2 meses de intenso trabajo con amor, me resulta extraño, pues no se trata de una obra que exalte al homo-extrañus que parezco ser, sino de todo lo contrario.

Le estoy dedicando un enorme y precioso tiempo de mi mayoría de edad al análisis de una obra que plantea, como pocas conocidas, que la Cuba Revolucionaria que amo tanto es un infierno de ruina, desilusión, vacío, dolor, tragedia y caricatura “concebido por el diablo para unas gentes con especial disposición a ser gobernadas”, y que además de todo eso, según mi querido amigo, el autor, “el mayor mérito del texto consiste en presentar esa realidad de forma amena e incluso entretenida”.

Sí, podrían decirme que soy un homo-extrañus, pues voy a continuar el análisis que he prometido, entre otras cosas por el amor que siempre he sentido hacia mis amigos más queridos. Sé que algo, y algo muy importante, encontraré en su obra literaria, y no tendré el menor reparo en escribirlo, como también, desde luego –y que ya le dije, puesto que él conoce mis ideas sobre Cuba--, estos reales y verdaderos infiernos que ambos estamos viviendo en la isla de Lesbos…

https://www.rtve.es/alacarta/videos/en-portada/jaula-lesbos/5711592/

 

* Andrés Marí es escritor, profesor y actor cubano residente en Catalunya.

La Columna
Andrés Marí - Cubainformación / Fundació Vivint.- ¡Ay, mundo, qué has hecho de nosotros! ¡Cuántas esperanzas crearon en todos los pueblos del planeta las palabras de Juan Pablo II y Fidel Castro d...
Andrés Marí - Cubainformación / Fundació Vivint.- LA UNIÓN EUROPEA DEJA, AL PARECER DEFINITIVAMENTE, DE EXISTIR Y SE ENTREGA A LAS LOCURAS DE EEUU PARA ELIMINAR A LOS RUSOS. Así, ningún ruso podr&aacut...
Andrés Marí - Cubainformación / Fundació Vivint.- ¡¡VIVAN LOS PUEBLOS DE UCRANIA Y RUSIA!… ¡¡¡¡¡Y TAMBIÉN LOS DE PALESTINA, EL KURDISTÁN, YEMEN, SIRIA, LIBIA, ...
Lo último
Cuba, el huracán y la palma
Iroel Sánchez - La Pupila Insomne.- Todos hemos sido afectados por el impacto del huracán Ian. Es comprensible la lógica irritación de quienes llevan varios días sin servicio eléctrico: la pérdida...
Ver / Leer más
La Columna
No caerá
Gerardo Moyá Noguera*.- El criminal bloqueo existente del imperio/EEUU contra Cuba y demás países democráticamente elegidos por el pueblo, no pararán de luchar jamás. Esta es una lucha, casi interminable. La ...
La Revista