Andrés Marí - Cubainformación / Fundació Vivint.- El soroll de las abejas podría ser un milagro…, ¿o ya lo es?: “EL SOROLL DE LAS ABEJAS es candidata, a propuesta de varios Círculos Literarios, al Premio Bienal de novela Mario Vargas Llosa 2021 a la mejor novela publicada en lengua española en los dos últimos años”... Ya casi terminaba de revisarle y corregirle algunas cosillas para hacerla más comprensible cuando el Eduard Millán Forn, buen lector y amigo de Calella, me pregunta si “estoy haciendo concesiones”.


No supe contestarle y le pasé la interrogante al sabio amigo mexicano Rolando Barrientos Del Casal, y este fue algo burlesco: “Puedes corregirla completa y siempre será la misma, ¿por qué? Porque tu obra, afirmada en una sólida experimentación formal, es la lectura que hacen, o le permiten, o pueden hacer, múltiples personajes y sus ‘consciències’ que leen como nosotros, los lectores, sus historias en las palabras ya escritas. Nos pusiste a jugar en un puzle realmente muy divertido que nunca entenderás porque lo jugaste durante 10 años”... Ahora, cuando aquella primera edición de mi novela ya es un milagro, lo olvido y sigo trabajando en ella para hacer más accesible el juego.

“El evento lo convoca la Cátedra Vargas Llosa y la Fundación Internacional para la Libertad. El galardón, que está dotado con cien mil dólares, será entregado en Guadalajara, México, durante la IV Bienal Mario Vargas Llosa, que se realizará en el Conjunto Santander de Artes Escénicas de la Universidad de Guadalajara, del 13 al 16 de mayo de 2021”... Sé perfectamente que mi obra no obtendrá ese reconocimiento ante tantas magníficas y maravillosas novelas publicadas, pero estar al lado de ellas me provoca una extraña curiosidad. Nunca me han movido los Premios, me ponen muy nervioso y no sé qué decir. Ahora recuerdo los obtenidos con ‘El Italiano’ en Cuba, Ecuador y España y los reproches de numerosos familiares y amigos porque, en las tantas entrevistas hechas, agradecía “a mi Virginia, a nuestra hija María Lorena, a mi suegra Cuca, y a tantas otras personas que me permitieron escribirla”. Es mi verdad y, como toda esencia, es la que más disfruto.

Pero, sabiendo que mi verdad no es la única, la sola candidatura a este Premio me hizo diversas preguntas que también pasé a muchos amigos y compañeros de lucha de aquí, en Catalunya, de allá, en mi imprescindible Cuba, y de otras tierras igualmente queridas que se resumen en una: ¿Cumplo con lo que se me pide -como a todos los que optan a este Premio-, manifestando mi aceptación de participar en él y enviando 7 ejemplares de mi obra que, finalizado el evento, serán colocados en Bibliotecas de Hispanoamérica, según narran las Bases que lo convocan? En verdad, ¡quiero que mi obra se divulgue y se lea! Solo recibí “el alerta” que yo mismo me había dado: “No sé qué decirte hermano, sinceramente. Tienes claro que no te van a premiar. Y si pasara un milagro, tendrías que tener mil ojos porque esta gente no da puntadas sin hilo (o sea, tratarán de usar la obra). Pero, ¿por qué no arriesgarse si se tiene tu claridad y firmeza? Pero vaya, tengo la misma duda que tú, un abrazo!!” Y volví al maestro mexicano, pero de nuevo recibo una sonrisa socarrona: “¿No estás consciente que tu novela es una manipulación? En alguna parte puede leerse que ‘todos tenemos las mismas piernas, los mismos brazos, y la misma calentura’. Es verdad. Y también que no ganarás ese Premio, pero, como te dice esa persona, ‘si pasara un milagro’, envía tus libros a todo el mundo”.

Entonces volví a la paz que casi inunda toda mi vida. Creo que las únicas condiciones con las que concibo la libertad, como me dijo Abel Ernesto Tazende, es “la claridad y firmeza” de mis posiciones políticas. Mi obra, como dice Rolando, es la lectura de las palabras de millones de personajes y sus conciencias que, como estrellas fugaces, habitan los variados laberintos de los lectores que son quienes las vocean, las descifran y las comparten. Porque “la niña Belkis no puede seguir siendo una guía turística en los peligrosos senderos de los Hervideros de San Jacinto, en Nicaragua, ni los pensionistas de Canadá pueden seguir cobrando parte de sus pagas a cargo de las Minas de Guatemala, ni las familias afectadas por las Obras del Milenio, las que hace EEUU en Honduras y El Salvador, pueden seguir siendo tratadas como bestias cuando van a buscar las riquezas que tales obras les quitan”. ¿Cabrá eso en este Premio?… Porque el cambio del mundo será pacífico o no será, y nunca podrá alguien ser el sumo hacedor, aunque lo nombren grandes poderes o pueblos enteros.  El cambio del mundo no será el fruto de ninguna victoria ni de ninguna derrota, sino del mayor consenso logrado por la especie humana. De ahí que el feliz reconocimiento sea para todos los que vivimos en un mundo sin alternativas de futuro si no lo cambiamos.

Es verdad que envié mi libro a numerosos amigos de varios países de Nuestra América y de otros más, -“a mis amigos, a mis queridos amigos”, está dedicada mi obra-, costeando unos portes que con gran gusto pude realizar y rogándoles que lo compartieran al serme imposible tantos gastos. Ello no me otorga ningún privilegio. Ya yo estaba preparado para el pequeño o gran sacrificio. También mi novela ya se encuentra en múltiples bibliotecas catalanas, incluidas la de Calella, Girona, Malgrat de Mar y la de Casa Amèrica Catalunya en Barcelona entre otras, e igualmente en algunas de nuestras naciones hispanoafroamericanas, aunque por estas últimas no pasé. También, y para su promoción, puse a la venta unos 20 libros en 3 librerías y a las que les agradezco el haberme facilitado que mi novela fuera presentada por Pilar Rocafort, en El Faristol, de Calella, por Pau Lanao, en la Llibreria 22, de Girona, y por Jordi Creixans, en La Pilona, de Malgrat de Mar. Vaya mi máximo agradecimiento a todos ellos, como a la librería Documenta, de Barcelona, que acogió 4 ejemplares de mi libro como a cualquiera de las otras maravillas que llenan sus estanterías.

El mismo afecto para los medios que divulgaron el hecho: El Punt Avui (Pau Lanao: https://www.elpuntavui.cat/societat/article/5-societat/1608669-he-fet-teatre-per-als-soldats-cubans-a-nicaragua-i-a-angola.html), Diari de Girona, (Albert Solé: https://www.diaridegirona.cat/ultima-dia/2019/06/03/al-proces-hi-ha-massa/984436.html), NouDiari d’Eivissa i Formentera, (Laura F. Arambarri: https://www.noudiari.es/2019/06/ibiza-es-la-columna-en-que-se-vertebra-todo-lo-que-sucede-en-mi-novela/), TV.Girona: (J.P: http://tvgirona.alacarta.cat/lentrevista/capitol/lentrevista---andres-mari---30052019), y El Periódico de Catalunya: (https://www.elperiodico.com/es/entre-todos/participacion/el-soroll-de-las-abejas-verdad-y-mentira-confabuladas-para-anular-la-realidad-189108). Iguales afectos a la Asociación de Cubanos “Juan Gualberto Gómez”, al Consulado de Cuba y al Partido Comunista de Canadá por presentar mi libro en el Día de la Cultura Cubana en la ciudad de Toronto, y por lo mismo a José Antonio Toledo, la Asociación de Cubanos en Andalucía “Tocororo” y al Consulado de Cuba en la ciudad de Sevilla. También, aunque no pude efectuarlas, a a los Cubanos de Málaga que preparaban una gira de presentaciones, y a Malena y Miquel, que ya me tenían fecha para realizar una versión teatral en su Espacio de TeatroCasArt, en Barcelona. Por último, a Jordi Planas y la Imprenta Pagès, en Catalunya, por la decisiva colaboración a través de l’Agenda Llatinoamericana para la edición del libro, y a Jose Manzaneda y a Cubainformacion.tv, en Euskadi, que me ofrecieron una Columna donde regularmente publico mis artículos de opinión: (https://cubainformacion.tv/la-columna/20190217/80586/80586-vindicacion-latinoamericana)

He oído y recibido más de 60 comentarios de todo tipo sobre mi novela y salvo los de mis queridas amigas Antonia Safil y Catalina Pulpillo, en ninguno de los otros hay confusiones con mis ideas sobre Cuba en la novela. La primera me dijo que “le agradaba que yo viera a Cuba como lo que es”, y  aunque le insistí que me explicara, al no ser ella simpatizante de la Revolución Cubana, le reiteré que yo sí, por lo que me dijo que ahora “tenía menos confianza en mí”. La segunda me dijo que “la novela era muy crítica con Cuba”, pero esta sí simpatiza con el movimiento revolucionario cubano y le respondí que “siempre lo he sido”, pero de ahí a condenarla, “¡jamás!”, y quedó zanjada su interpretación. Cuba falla en diversos órdenes, pero verdaderamente no es Cuba la que falla, no, falla el mundo que tolera un bloqueo como el que por más de 60 años sostiene EEUU contra la isla y que la obliga a fallar en múltiples aspectos, y también obliga a otros países, por dependencia del sistema capitalista mundial, a obedecer al único Imperio actual que ya va a un impredecible final y que no finalizará pacíficamente como sí terminó el bien diferente Campo Socialista Europeo.

El fin del Imperio de EEUU puede ser apocalíptico si el mundo no se prepara y cuida tal final. Allí y en las democracias occidentales rige el mal derecho de los propietarios, y según se agigantan las propiedades privadas, estas los llevan a ser los amos de vacunas, diversas enfermedades, élites educativas, hambres, poderes culturales absurdos, órdenes mediáticos dañinos y son sembradores del caos y la muerte en quienes se les opongan. Estos ‘propietarios’ defenderán sus patentes y sus dominios en el mundo. Lo vemos en dos hechos: En EEUU se condena el asalto al Capitolio de Washington y al mismo tiempo se apoya a un “presidente encargado” de Venezuela que se niega a cumplir las leyes de su país y pide sanciones y una intervención militar en su propia tierra. Todos sabemos que son los pueblos los que más sufren tales medidas. ¡Demasiado miedo debe tenérsele a Cuba y a Venezuela para agredirlas tanto y con tanta saña querer destruir sus procesos liberadores!

Pero dejemos para otra ocasión estas contradicciones entre ‘los propietarios’ del alma del mundo y sigamos con lo que ahora me ocupa. Una buena parte de los comentarios sí mostraron su rareza ante “el torrente narrativo en la estructura de mi novela” y ello les dificultaba la lectura y algunos me decían haberse perdido y abandonarla. En eso es en lo que aún trabajo con rabioso dolor. Mi querido amigo Xavier Joanpere Olivé, ese ser humano hecho con tanta ternura y para bien de todos los que lo conocimos, quería presentarla en Reus solo para polemizar en la ciudad una idea expresada por un personaje de mi obra: “el comunismo no piensa”. Pero Xavier se fue como uno más de sus chistes y no pudimos disfrutar el rico encuentro con la gente que tanto mi obra necesita. Aquella idea va creciendo en Europa y en España, donde la vemos en esos que quitan los versos de Miguel Hernández del Cementerio de La Almudena en Madrid y que, conviviendo con otros que cultivan la alegría de volver a ponerlos, nos grita que estamos mezclados y eso, tal vez, sea lo que más ha de movernos a seguir juntos porque solo juntos encontraremos las mejores ideas.

He enviado mi carta para participar en el Premio y los 7 ejemplares solicitados, habiendo advertido que al ubicarse la acción central de mi novela en Barcelona, existe un mínimo espacio donde se habla y se defiende la lengua catalana. Espero no recibir ningún señalamiento que pueda descalificarla por ese breve matiz en mi obra. Y ahora termino con lo escrito por otra amiga grande, Malena Espinosa, que, quizás por ser teatrista como yo, pudo asumir el sentido coral del montaje escénico en el que transcurren todas mis historias y sus recuerdos: “En su estilo de construcción novelística, su dinamismo es comparable a determinados ritmos de la vida en movimiento que, como en el teatro, los personajes entran, salen, se intercalan o reaparecen para definitivamente desaparecer. Y es que esta novela nace de una honestidad y fidelidad emanadas del corazón”. Así seguiré escribiendo como el espléndido y real milagro que me permite seguir viviendo.

* Andrés Marí es escritor, profesor y actor cubano residente en Catalunya.

La Columna
Andrés Marí - Cubainformación / Fundació Vivint.- ¡Dios mío, todo estaba preparado! Y al fallar el golpe blando en la isla, tal y como sabían sus promotores que sucedería y ya habituados a los m&...
Andrés Marí - Cubainformación / Fundació Vivint.-  Dices estar por la libertad y contra el bloqueo, o sea, estás CONTRA LAS CRIMINALES SANCIONES DE EEUU A CUBA. Pero ¿SABES QUE ELLAS SON LA MÁXIMA...
Andrés Marí - Cubainformación / Fundació Vivint.- A pesar de no apoyarlo y mucho menos respetarlo al hacerse POR LA INJERENCIA DE EEUU, lo peor del espíritu cubano, y seguido por lo más ingenuo de nuestra pro...
Lo último
La Columna
La mano de Fidel
José A. Amesty R.- Parece que Fidel, al igual que Bolívar, nos mira “sentado aún, en la roca de crear”, parafraseando a Martí, vigilante y desvelado, atento a los acontecimientos y preocupado por el destino del...
Fidel, protagonista intemporal
Ese pueblo al que despreciaban, ese pueblo de analfabetos, hizo una revolución tan profunda como no la había hecho todavía nunca antes ningún pueblo de América. ¡Y la hizo frente al imperialismo yanqui, que es...
La Revista