Jesús Arboleya - Progreso Semanal.- Todo el mundo esperaba que, como ha ocurrido en los últimos 29 años, la Asamblea General de la ONU aprobara, casi por unanimidad, una resolución de condena al bloqueo de Estados Unidos contra Cuba. Lo más interesante era observar la conducta que asumiría el gobierno de Joe Biden, ante lo que constituye la única condena del máximo órgano internacional a la política norteamericana.


Se partía del antecedente de la abstención que llevó a cabo el gobierno de Barack Obama en 2016. Todavía es recordado las muestras de satisfacción que expresó la entonces embajadora Samantha Power, actualmente administradora del USAID, al reconocer lo fallido de una política que terminó por aislar a Estados Unidos en el mundo. Fue un momento fugaz en la política de Estados Unidos hacia Cuba, que Donald Trump se encargó de sepultar con el retorno a la retórica y la práctica más agresiva contra el país.

Para los representantes de Trump no existía ningún conflicto al asumir esta actitud, les importaba un bledo la condena del resto del mundo y así lo hicieron saber de manera bastante explícita. Al decir de la entonces embajadora Nikki Haley: “Estados Unidos no temerá el aislamiento en esta sala ni en ningún otro ámbito (…) esta Asamblea no tiene la facultad de poner fin al embargo. El embargo está basado en el derecho estadounidense, que solo puede ser modificado por el Congreso de Estados Unidos. No, lo que está haciendo la Asamblea General - y lo que hace cada año – es montar una escena política”. 

Se supone que Biden es otra cosa y parece que esto mismo pensaba el infeliz diplomático al que tocó leer la insulsa y gastada explicación del voto norteamericano este año, toda vez que la embajadora, Linda Thomas-Greenfield, no quiso, o le orientaron, no presentarse en la sala. Efectivamente Estados Unidos ha vuelto, pero en el tema de Cuba se estrenó en la Asamblea General con su cara más decadente.  

La Columna
Jesús Arboleya - Progreso Semanal.- El llamado corredor migratorio mesoamericano, aquel que abarca a los países centroamericanos y México, para dirigirse a Estados Unidos, es el más nutrido hacia ese país, el mayor ...
Jesús Arboleya - Progreso Semanal.- ¿Qué se discute en Cuba actualmente? Como probablemente ocurre en casi todo el mundo, el tema central del debate popular en Cuba es lo relacionado con la crisis sanitaria generada por la pandem...
Jesús Arboleya - Progreso Semanal.- Las manifestaciones de descontento ocurridas el pasado 11 de julio en Cuba, han reforzado la idea de la necesidad de un diálogo nacional, que sirva para articular nuevos consensos y ampliar los mecani...
Lo último
No tenemos derecho a callar
Michel E. Torres Corona - Foto: Juvenal Galán - Granma.- A esa valentía, a ese compromiso con la verdad desde la Revolución, a ese modo ético y límpido de luchar por el socialismo en Cuba, se encomienda Con Fil...
Ver / Leer más
La Columna
Agradecimiento siempre
Gerardo Moyá Noguera*.- Desde esta página que nos brinda Cubainformación queremos dar encarecidamente las gracias al compañero hispano-venezolano y que vive desde hace mucho tiempo en La Habana-Cuba, Bartolomé Sanch...
Cuba es libre, independiente y soberana
Por Lázaro Fariñas*/Foto Virgilio Ponce -Martianos-Hermes-Cubainformación.- En realidad no veo nada raro ni extraño en el que las autoridades cubanas hayan denegado el permiso para una manifestación que algunas pers...
La Revista