Andrés Marí - Cubainformación / Fundació Vivint.- El final de los cubanos no es “Patria o Muerte”, sino “Venceremos”, y entre nosotros la mentira tiene el rabo muy corto, bastante sucio y demasiado feo. El alma de los cubanos no le viene por la planta de sus pies, sino que ya está en ellos, y demasiado grande, bastante limpia y muy hermosa.

Andrés Marí - Cubainformación / Fundació Vivint.- Resulta extremadamente curioso cómo todos nos expresamos, en cuerpo y alma, en palabra y acción, a través de un cuerpo ideológico y político que, con suficiente claridad, dice quienes somos y qué queremos. No obstante, muchos lo niegan e incluso pueden gritarnos no interesarles la política o que las derechas y las izquierdas son dos ‘sabandijas’ que nos persiguen para alimentar sus intereses y sus egos mientras ellos, ‘los nada políticos, se inclinan con el brazo derecho que es al que responden hasta el pozo de sí mismos. Aunque esto algunas veces también se da en los del brazo izquierdo, pero ya estos son más complicados de desentrañarles sus verdaderas entrañas.

Andrés Marí - Cubainformación / Fundació Vivint.- La dignidad tiene un precio, la indignidad, otro. Mientras la primera no se resalta, la segunda se hunde en el espectáculo del cuerpo y en su desnudez se pone en venta para herir a todos los sentidos, hasta el alma que en sus despojos huye de esa muerte que nunca será su patria.

Andrés Marí - Cubainformación / Fundació Vivint.- Resulta extremadamente curioso cómo todos nos expresamos, en cuerpo y alma, en palabra y acción, a través de un cuerpo ideológico y político que, con suficiente claridad, dice quienes somos y qué queremos. No obstante, muchos lo niegan e incluso pueden gritarnos no interesarles la política o que las derechas y las izquierdas son dos ‘sabandijas’ que nos persiguen para alimentar sus intereses y sus egos mientras ellos, ‘los nada políticos, se inclinan con el brazo derecho que es al que responden hasta el pozo de sí mismos. Aunque esto algunas veces también se da en los del brazo izquierdo, pero ya estos son más complicados de desentrañarles sus verdaderas entrañas.

Andrés Marí - Cubainformación / Fundació Vivint.- No está pasando en Catalunya exactamente igual a las elecciones que nos ofreció Saramago en su excelente novela ‘Ensayo sobre la lucidez’…, pero ¿qué necesidad había de celebrarlas, a pesar de la advertencia de los especialistas médicos en plena ola de la pandemia? Ninguna, y ninguna por esos ya más de 20 mil muertos en el territorio y los que faltan…, esos que debían ser la máxima preocupación de los políticos y de todas las instancias de la democracia que tenemos…

Andrés Marí - Cubainformación / Fundació Vivint.- Enamorado, sí, pero no por imaginar a un territorio más rico, sino por imaginarlo más pleno junto a la plenitud de todos los pueblos. No para comprarlo por el dineral que se tenga, porque si fuera así ya no se estaría hablando de un pueblo, sino de una mercancía en La Bolsa de Valores. Tampoco estoy enamorado de su independencia por su capacidad de haberse dado una lengua propia, una cultura diferenciada de otras, ni por su larga historia, porque si fuera así se me parecería mucho al Estado de Israel, que se creó por la venganza hacia el mal que otros le hicieron, y ningún pueblo puede existir felizmente en la venganza: lo vemos en el exterminio que intenta ese país con Palestina.

Andrés Marí - Cubainformación / Fundació Vivint.- El soroll de las abejas podría ser un milagro…, ¿o ya lo es?: “EL SOROLL DE LAS ABEJAS es candidata, a propuesta de varios Círculos Literarios, al Premio Bienal de novela Mario Vargas Llosa 2021 a la mejor novela publicada en lengua española en los dos últimos años”... Ya casi terminaba de revisarle y corregirle algunas cosillas para hacerla más comprensible cuando el Eduard Millán Forn, buen lector y amigo de Calella, me pregunta si “estoy haciendo concesiones”.

La Columna